Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-01-2016

Los activistas de derechos humanos de Israel no son traidores

Michael Sfard
New York times

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


 

Manifestantes en Tel Aviv protestaron el mes pasado contra un vdeo que acus a los activistas de derechos humanos de"agentes extranjeros". (Foto de Baz Ratner / Reuters)

 

En marzo de 1968 mi padre era miembro del comit de estudiantes de la Universidad de Varsovia que ayud a dirigir las enormes protestas para exigir la reforma del Gobierno polaco comunista. El Gobierno respondi con una campaa de desprestigio para tratar de deslegitimar a los lderes de las protestas, alegando que estaban actuando en inters de las potencias occidentales o -en provecho de los sentimientos antisemitas generalizados- en un complot judo-sionista contra la Repblica Popular de Polonia.

En otras palabras, el Gobierno calific a mi padre y sus amigos de agentes extranjeros. Traidores.

Mi padre fue detenido por tres meses y expulsado de la universidad. Despus de su liberacin se fue con su familia a Israel, donde nac. A diferencia de mi padre yo crec en un ambiente que dio la bienvenida a la discusin poltica libre y permiti a las personas como yo convertirse en activistas de derechos humanos y crticos de nuestro Gobierno. Cuando reclam hace unos aos -despus de otro ataque de la derecha a las organizaciones de derechos humanos israeles- que habamos llegado "al fondo de la fosa," mi padre me regal una sonrisa de complicidad. "El pozo es mucho ms profundo de lo que piensas", dijo.

Mi padre tena razn. Durante el mes pasado, he empezado a ver su verdadera profundidad.

El 15 de diciembre un grupo ultranacionalista israel lanz un video que retrata a cuatro defensores de derechos humanos israeles como agentes plantados por estados extranjeros para ayudar a los terroristas. El video de 68 segundos, que hizo rpidamente su camino a travs de las redes sociales de Israel, muestra cuatro disparos defotos policiales y afirma que "mientras nosotros luchamos contra el terror, ellos luchan contra nosotros".

El video es calumnia pura y simple y una incitacin indignante. Tambin es la evolucin natural de un proceso liderado por el Gobierno de Israel. La ministra de Justicia Ayelet Shaked merece ser la duea de los derechos de autor por endilgar a las organizaciones de derechos humanos el papel de "agentes de gobiernos extranjeros". Durante aos ha liderado una campaa para convencer a la opinin pblica israel de que tales organizaciones son el largo brazo de las potencias extranjeras.

El mes pasado, en su papel de ministra,Shaked introdujo un proyecto de ley que obligara a los miembros de los grupos de derechos humanos aindicar en cada comunicado y publicacin que estn "financiados por entidades extranjeras". El proyecto de ley tambin requerira que los trabajadores de derechos humanos llevasen insignias identificativas cuando se renan con funcionarios del Gobierno israel. La semana pasada el proyecto de ley pas su primer obstculo legislativo y recibi el apoyo de la coalicin gobernante. La Knesset votar en las prximas semanas y probablemente pasar.

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, no ha condenado el video. Esto est en lnea con la incitacin continua de su Gobierno contra los defensores de derechos humanos israeles que se oponen a casi cinco dcadas de ocupacin israel de los territorios palestinos, su poltica de asentamientos y el abuso sistemtico de los derechos de los palestinos. La represin del Gobierno, adems de ser peligrosa para la sociedad israel es, en ltima instancia, un medio para que el Gobierno de Netanyahu pueda continuar profundizando la ocupacin y la opresin de millones de palestinos. Despojados de los derechos civiles y con poca influencia sobre su futuro, ellos slo pueden soar con los derechos y el espacio poltico que los israeles -incluso los activistas de derechos humanos israeles- todava disfrutan.

Con una sincronizacin que parecacoordinada con el lanzamiento del video, los ministros de Defensa y Educacin anunciaron que desde ahora seprohbe ala organizacinRompiendo el silencio -un grupo de militares veteranos israeles que se oponen a la ocupacin-hablar con unidades militares y en las escuelas. Ambos ministros han calumniado a la organizacin tildndola de antiisrael.

La incitacin contra los defensores de los derechos humanos es parte de una mayor embestida del Gobierno a las libertades democrticas. Proyectos de ley y leyes apoyadas por varias coaliciones de Gobierno lideradas por Netanyahu desde 2009 hasta hoy siguen acotando los lmites del discurso y el activismo en Israel. Incluyen sanciones a cualquier persona que llama al boicot de los asentamientos israeles y tienen poder para cortar la financiacin de las instituciones que conmemoran el Nakba (la palabra rabe para "catstrofe" que se utiliza para describir la expulsin de los palestinos de sus hogares cuando se cre el Estado de Israel en 1948). Y ahora hay un aumento de los esfuerzos para restringir legalmente el trabajo de las organizaciones de derechos humanos.

Israel se est convirtiendo en una "democracia tcnica", un pas que utiliza al unsono los martillos de la legislacin y la incitacin a la huelga por disidencia. Este entorno ha permitido que florezca la incitacin al odio contra los defensores de derechos humanos israeles hasta el punto de poner en riesgo su seguridad.

La complicidad del Gobierno es especialmente peligrosa debido a las limitaciones de las leyes sobre incitacin en Israel. La ley israel no tipifica como delito la incitacin al odio poltico, a diferencia de las expresiones de odio dirigidas a los grupos raciales, tnicos y religiosos. La Declaracin sobre los Defensores de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas del ao 1999 obliga a los Estados a tomar medidas proactivas contra la estigmatizacin de los defensores de los derechos. Esto incluye la condena a la agresin y la incitacin en su contra.

Israel est fracasando en este sentido. El Gobierno de Netanyahu se est poniendo en el mismo lado que los pases que no slo no protegen a los defensores de derechos humanos, sino que fomentan su acoso, como Rusia, China y Egipto y la Polonia comunista de la juventud de mi padre.

Pero incluso mientras el Gobierno israel emplea la incitacin al estilo sovitico para silenciar a los defensores de derechos humanos Israel sigue siendo una sociedad abierta. Y esto obliga a todos los israelespreocupados por los derechos humanos a mantener elevadas nuestras voces contra la injusticia. Como dijo una vez el telogo y filsofo judo Abraham Joshua Heschel: "En una sociedad libre algunos son culpables, pero todos son responsables". Como una segunda generacin de "topos", s que no vamos a ser disuadidos por la incitacin o por la persecucin legislativa.

 Michael Sfard es abogado de derechos humanos israel y trabaja como asesor legal en organizaciones israeles como Rompiendo el Silencio, Yesh Din y a la Fundacin de Defensores de Derechos Humanos.

Fuente: http://www.nytimes.com/2016/01/06/opinion/israels-human-rights-activists-arent-traitors.html?mwrsm=Facebook&_r=0

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter