Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2005

Entre el empleo y la deportacin

Katherine Stapp
IPS

El huracn Katrina desnud ambigedades del gobierno de Estados Unidos, que no descarta la deportacin de inmigrantes indocumentados damnificados pero libr de sanciones a los empleadores que los contratan.


  El Departamento (ministerio) de Seguridad Interna se niega a garantizar que los inmigrantes desplazados por el huracn Katrina no sern deportados si acuden al gobierno en busca de ayuda.

Mientras, empresas que participan en la reconstruccin y la limpieza de las localidades afectadas en el sudoriental golfo de Mxico contratan a un ejrcito de trabajadores indocumentado, muchos de ellos por un da.

Pero las vctimas indocumentadas de la tormenta no han encontrado una clida bienvenida en los lugares en los que han buscado refugio.

Las autoridades ya han detenido a tres inmigrantes que se dirigieron a la ciudad de El Paso, en el estado de Texas, y a dos que eran evacuadas en autobs desde la costa del golfo de Mxico al oriental estado de Virginia.

Janet Murguia, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, organizacin de defensa de la comunidad latinoamericana, expres profunda preocupacin porque el gobierno urge a los damnificados a solicitar ayuda mientras el Departamento de Seguridad Interna se niega a asegurar que no detendr a los indocumentados.

"Esto podra exacerbar las carencias de la ya sobrecargada salud pblica y las crisis de seguridad generadas por Katrina", dijo.

En una solicitud hecha en ingls y espaol a principios de este mes, el Departamento de Seguridad Interna ha alentado a todas las vctimas del huracn Katrina, incluidos los inmigrantes indocumentados, a buscar asistencia.

El presidente mexicano Vicente Fox tambin anunci por televisin que las autoridades estadounidenses le haban prometido que "aquellos que no estn documentados en el momento no estarn sujetos a absolutamente ninguna presin o persecucin".

La Raza y otras organizaciones solicitaron al gobierno que diera a los evacuados indocumentados el mismo tratamiento que a los ciudadanos estadounidenses y residentes legales.

Pero, una semana despus, el Departamento de Seguridad Interna se ha negado a garantizar pblicamente que la informacin sobre el estatus de inmigracin sea ocultado a las agencias de aplicacin de la ley, dijeron abogados a IPS.

Tres de los detenidos --ninguno de los cuales tiene antecedentes penales-- haban buscado refugio en el centro de convenciones de El Paso. Los hombres, dos de Guatemala y uno de Filipinas, fueron liberados. Antes, les indicaron que deban presentarse ante la justicia, la cual decidir si sern deportados.

Organizaciones de apoyo a los inmigrantes, as como 18 legisladores, quieren que el gobierno otorgue un "estatus de proteccin temporal" a los inmigrantes indocumentados afectados por la tormenta. La cantidad es indeterminada, pero se estima que unos 300.000 personas de origen latinoamericano vivan en la regin del Golfo en el momento de la catstrofe.

"El Departamento de Seguridad Interna se ha negado consistentemente a proteger la informacin" sobre el carcter de la residencia de los inmigrantes indocumentados, "as que pienso que el peligro" de deportacin "contina siendo real", dijo a IPS Cecilia Muoz, de La Raza.

"Esto nos pone en un dilema real", indic. "En algunos casos, las agencias humanitarias privadas estn confundidas en cuanto a qu hacer (en trminos de informar o preguntar sobre el estatus inmigratorio) y muchos carecen de una capacidad bilingstica."

En una carta enviada el da 21 al secretario (ministro) de Seguridad Interna, Michael Chertoff, La Raza y otras organizaciones sealaron que las acciones de la agencia representan un cambio radical con respecto a la poltica anterior de suspender la aplicacin de las leyes migratorias durante la atencin de catstrofes.

Esa fue la poltica seguida tas los huracanes del ao pasado en Florida y los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington.

"Estas detenciones tuvieron un efecto absolutamente escalofriante", agreg Muoz. "Las organizaciones que trabajan en las comunidades afectadas estn diciendo que la gente ha sido reacia a presentarse. Un hombre en un refugio dijo que oy que, si uno se presenta, lo ponen en un avin".

A los inmigrantes indocumentados tambin se les ha impedido recuperar las pertenencias que pudiera quedar en sus hogares, dado que slo la gente capaz de probar que es residente legal puede inspeccionar propiedades en reas golpeadas por la tormenta.

"Hemos estado tratando de ubicar a esos desplazados", dijo a IPS Juan Esquivel, director del programa Adelante de la Asociacin para el Avance de los Mexicano-Estadounidenses, con sede en Houston, Texas.

"Hemos encontrado a algunos; otros estn intentando ocultarse. En vez de buscar apoyo del gobieno, la gente est luchando para encontrar refugio con familiares en otras reas por miedo a ser enviados de regreso (a sus hogares)", seal.

"No han aprovechado muchos de los servicios ofrecidos, tales como las tarjetas de dbito de 2.000 dlares que fueron repartidas. Casi ningn hispano solicit esas tarjetas", cont.

El Consulado de Honduras estima que 40.000 inmigrantes de esa nacin centroamericana pueden haber sido forzados a abandonar sus hogares debido a Katrina.

Las autoridades mexicanas dicen que una cantidad similar de sus ciudadanos estaban viviendo en Louisiana, la mayora de ellos en Nueva Orleans, la ciudad ms azotada por el huracn.

Mientras tanto, informes periodsticos indican que trabajadores mexicanos y centroamericanos indocumentados ya estn llegando a Louisiana sudoriental como parte del esfuerzo de reconstruccin.

El Congreso rpidamente asign 62.000 millones de dlares a las tareas de asistencia, pero funcionarios de Louisiana alegan que necesitarn 250.000 millones de dlares en ayuda financiera federal para recuperarse.

Esto se traduce en un enorme e inesperada ganancia para la industria de la construccin, una de las principales fuentes de empleo de inmigrantes latinoamericanos. De los 12 millones de personas de origen latinoamericano que viven indocumentados en Estados Unidos, al menos 17 por ciento trabajan en la construccin, muchos en el sur de Estados Unidos.

Casi inmediatamente despus de la tormenta, el presidente George W. Bush suspendi en Lousiana y reas de Mississippi, Alabama y Florida afectadas por el huracn las leyes federales segn las cuales los contratistas del gobierno deben pagar como mnimo el "salario dominante", el promedio del salario de un sector de actividad en un rea geogrfica determinadas.

El Departamento de Seguridad Interna tambin otorg inmunidad a los contratistas que empleen trabajadores sin permisos oficiales de trabajo.

No es la primera vez que la comunidad latinoamericana juega un rol clave en ayudar a Estados Unidos a recuperarse del desastre.

Casi 40 por ciento de los trabajadores que reconstruyeron el Pentgono luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 eran latinos, y otros cientos --en su mayora indocumentados-- fueron contratados para limpiar la zona baja de Manhattan tras el colapso de las Torres Gemelas.

A muy pocos se les dio equipamiento para protegerse del asbesto, de metales pesados y de la combustin txica de productos que cubran los escombros.

En Nueva Orleans, donde las aguas que sobrepasaron los diques de contencin tenan petrleo, productos qumicos y otros contaminantes, los equipos de limpieza y construccin probablemente enfrentarn una situacin txica similar.

"Nuestra preocupacin, ms que nunca, es que, ahora que la reconstruccin ha comenzado, los contratistas estn empleando a miles de hispanos, documentados e indocumentados, que sern forzados a trabajar en condiciones insalubres", dijo Esquivel a IPS. "Necesitamos controlar esta situacin muy de cerca para asegurarnos de que sus derechos humanos sean protegidos." (FIN/2005)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter