Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-01-2016

Procesos constituyentes actuales para volver a la incapacitacin del pueblo con representacin tutelar

Diego Hidalgo Morgado
Rebelin


En realidad, todos los partidos de Espaa impulsan o pretenden impulsar un proceso constituyente. Por supuesto, tambin el PP, otra cosa es que tal proceso no sea democrtico y se oculte su naturaleza.

Quisiera dejar unas reflexiones sobre los modelos de Proceso Constituyente que se nos plantean y cmo utilizan una mala comprensin de la idea de representacin para encubrir un sistema antidemocrtico que incapacita al pueblo.

Antes que nada necesito establecer unas bases para ubicarnos. La democracia es, como sistema poltico, ese en que el pueblo es reconocido como un sujeto poltico activo y pleno, y acta efectivamente en poltica como tal, lo que requiere el reconocimiento institucional y normativo de la capacidad de los grupos que componen al pueblo.

La mayora de los sistemas polticos de la tradicin hegemnica occidental han tenido al pueblo, y a la mayor parte de grupos sociales, como objetos de la poltica o como sujetos incapaces. Las instituciones y los conceptos polticos que hemos heredado de esta tradicin reproducen esa incapacitacin.

Hace poco ms de un siglo, los grupos excluidos en esa tradicin comenzaron a protagonizar levantamientos exitosos (el levantamiento de los nadies). Esto inicia la exigencia y construccin de democracia tal y como hoy la entendemos (hoy no llamaramos democracia a un sistema representativo censitario como los burgueses), la construccin de sociedades sin privilegios ni incapacitacin de las mayoras. Pero las minoras privilegiadas que ocupan los poderes poltico-financieros, intentan reconstruir la sacralidad de sus prerrogativas ms all de la capacidad del pueblo para impugnarlas, y tratan de devolver al pueblo a una situacin de incapacitacin poltica (al menos, respecto a la posibilidad de anular o cambiar los privilegios como pilares del poder de estas minoras), reconstruyendo las bases de la legitimidad de su obediencia a las instituciones existentes. El neoliberalismo es un proceso contra lo que Huntington llam el exceso de democracia, que era el levantamiento de los grupos tradicionalmente excluidos, lo que debera ser el autntico significado democracia.

Para m, el 15M o los movimientos sociales y ciudadanos actuales son parte de este levantamiento y de la construccin del significado democracia: la accin poltica directa del pueblo como un sujeto poltico capaz.

Contra esta construccin de democracia que ha estallado en Espaa en los ltimos aos, se nos interponen ahora dos procesos constituyentes antidemocrticos que reeditan, con matices, las bases de la incapacitacin del pueblo desde el propio proceso constituyente y tratan de reconstruir la legitimidad de la posicin de obediencia del pueblo y adems, buscan imponer ms all de cualquier decisin democrtica estatal los privilegios de las minoras ms poderosas.

La cuestin clave, a mi modo de ver, es que ambos procesos pretenden reeditar la incapacitacin del pueblo como democracia, en ambos casos, basndose en el psimo uso y comprensin que se ha impuesto de la idea de representacin (que lleva a confundir gobierno representativo tutelar con democracia). Una idea que debera servir para ampliar la capacidad del pueblo, pero al utilizarse de forma tan errnea, es la herramienta perfecta para usurparle su poder e incapacitarlo, en su propio nombre!. Necesitamos entender qu es la representacin.

En el fondo, el TTIP, a pesar de suponer una nueva legitimidad que no podra llamarse democrtico ni siquiera en el sentido vaco e incapacitante del pueblo (antidemocrtico) hegemnico, en ltima instancia, requiere la aceptacin de los representantes como tutores: el pueblo debe ser incapacitado para que el representante ejerza el poder en su nombre sin que el pueblo pueda actuar ni controlar al representante, sino tan solo obedecer y debiendo aceptar los tratados firmados como si fuera la voluntad del pueblo dado que este no puede cuestionarlo al estar incapacitado.

TTIP: EL MAYOR PROCESO CONSTITUYENTE ANTIDEMOCRTICO

Desde hace unos aos, se est produciendo un proceso constituyente de las lites. Se est construyendo un nuevo modelo de Estado, de derechos y de poltica. El seoro concedido al lobby bancario del BCE sobre la poltica pblica monetaria, la extensin del privilegio de monedaje de los bancos, el traslado de decisiones a instituciones internacionales de funcionamiento no democrtico, los rescates (anulacin de derechos para rescate de la burbuja especulativa), etc... son un autntico proceso constituyente, en tanto que construyen una nueva configuracin de derechos, instituciones, marco de legitimidad, etctera.

Actualmente, el tramo crucial de este proceso es el TTIP. El TTIP forma parte de un proceso constituyente. As que no es cierto que el PP est en contra de un proceso constituyente, y el PSOE y Ciudadanos tan solo quieran un proceso de reforma sin revisin o de revisin referido tan solo al modelo territorial. Para nada, los tres han apoyado un Proceso Constituyente radical que modifica la estructura de Estado y de reconocimiento de derechos, incluso el poder judicial, al apoyar el TTIP. En todo caso se podra decir que estn en contra de un Proceso Constituyente en el que se permita intervenir al pueblo, al menos respecto de ciertas decisiones sobre derechos econmicos.

Es un proceso constituyente que va a reconfigurar la estructura de los derechos de los ciudadanos, instituyendo unos derechos superiores (en realidad, privilegios) para las multinacionales con unas protecciones nicas. Va a construir un fuero judicial especfico para las multinacionales, va a destruir las garantas del poder judicial y va a cambiar la naturaleza de las decisiones del Estado, etc...

Es el Proceso Constituyente ms antidemocrtico que se est impulsando actualmente. No es que el pueblo no pueda participar, es que ni siquiera puede tener acceso a informacin sobre los trabajos previos.

El plus antidemocrtico del TTIP responde, ms bien, a la visin de Huntington del exceso de democracia que ha llevado a que las minoras ms poderosas busquen formas para llevar ms all de cualquier posibilidad de accin o cuestionamiento del pueblo aquellas cuestiones clave de los privilegios financieros y la apropiacin como seoros de las actuaciones y poderes estatales keynesianas para dirigir el flujo de capital hacia mayores cotas de desigualdad (acumulacin por desposesin).

Para el resto de contenidos propios de un Proceso Constituyente, s se aceptan los procesos tutelares tradicionales a travs de gobiernos representativos.

Cmo han logrado tal avance en capacidad antidemocrtica de decisin tan solo comparable con el avance en desigualdad que vivimos?i. Creo que esta aceptacin de instituciones no democrticas y sus decisiones no se explica por una supuesta confianza hacia el mbito internacional (ms bien hay desconfianza en muchos pases clave). Lo que sucede es que se ha logrado un nuevo marco de legitimidad a travs del mbito internacional, como ha quedado patente en la lucha por la claudicacin de Grecia al saqueo contra los derechos del pueblo griego para el ensimo (pero no ltimo) rescate de la burbuja financiera.

En el origen de la teora poltica moderna, con la idea de contrato social o de consentimiento del pueblo se construy originariamente una defensa de la legitimidad de los gobiernos, bajo la idea de que el pueblo lo haba aceptado, haba delegado y por tanto, deba obedecer porque deba respetar sus compromisos. Esta idea fue impugnada por reformuladores como Rousseau que defendieron que de la misma forma que se poda dar el consentimiento, poda ser retirado o modificado con la misma validez, y que era invlido la delegacin absoluta (en el fondo, algo parecido deca ya Bodin). Con esta reformulacin, la legitimidad de las instituciones quedaba por debajo de la capacidad de decisin y accin del pueblo, lo que permita el avance de la democracia.

Creo que las lites privilegiadas han encontrado una nueva forma de legitimidad que permite colocar a unas instituciones antidemocrticas y sus decisiones ms all del pueblo para impedir la reforma de sus privilegios. Ya no son los acuerdos de un pueblo consigo mismo (contrato social), sino los acuerdos de un pueblo con otro (tratados internacionales). Durante el chantaje para la claudicacin de Grecia, esta legitimidad fue la que se defendi por encima de la decisin del pueblo griego en referndum: Grecia deba respetar los acuerdos tomados con otros pueblos cuya voluntad democrtica tambin deba ser respetada.

Esta es la nueva lgica constitucional, ms all de la voluntad del pueblo y del contrato social, para construir la obediencia del pueblo ante las instituciones en las que no puede participar. Pero no es mas que un nuevo desarrollo de las viejas lgicas de incapacitacin del pueblo. Y contina refugindose en la psima comprensin poltica de lo que es el efecto representacin (los tratados son firmados por tutores en representacin del pueblo incapaz y se aceptan las decisiones de estas instituciones antidemocrticas porque los participantes son representantes), y en que an no hemos impugnado como antidemocrtico cualquier sistema que se base en la incapacitacin del pueblo.

Para explicarlo mejor, debemos meternos de lleno con el segundo tipo de Proceso Constituyente antidemocrtico que se nos plantea en estos das.

EL PROCESO CONSTITUYENTE LIMITADO DE REPRESENTACIN TUTELAR

La incapacitacin del pueblo se refleja y se cocina en el Proceso Constituyente, en el que ya el pueblo es incapacitado y los tutores usurpan toda capacidad de ejercicio de su poder.

En un proceso constituyente en que se tiene al pueblo por incapaz, el pueblo tan solo es utilizado para elegir gobernantes (o elegir Asamblea Constituyente), y para legitimar su propia obediencia al rgimen incapacitante, es decir, en el mejor de los casos votar la ratificacin.

Este es el Proceso Constituyente que se ha extendido por el siglo XX. Este es el proceso que la Constitucin Espaola de 1978 arrastra de las Leyes Fundamentales de Franco bajo las que esta Constitucin fue redactada.

De un proceso as solo puede surgir la reproduccin del papel del pueblo como sujeto obediente e incapaz, un nuevo gobierno representativo disfrazado de democracia.

El Proceso Constituyente incapacitante previsto en la Constitucin Espaola siguiendo las Leyes Fundamentales de Franco y la herencia de los gobiernos representativos (no democrticos) es la que proponen partidos como el PSOE y Ciudadanosii. Adems, solo prevn que se pueda someter a reforma o revisin una parte que no respondera en ningn caso al avance democrtico que se estaba pidiendo desde los movimientos sociales, y sobretodo se trata de decisiones que no afectaran a las bases de poder y privilegios de la minora ms poderosa. El resto de decisiones se trabajan en el TTIP de forma que estn ms all de la posibilidad de ningn pueblo de cambiarlas por s solo.

Cambiar todo (la estructura del Estado) para que nada cambie y se reproduzca la incapacitacin del pueblo, destruyendo la reivindicacin de democracia real, mientras se construye un rgimen superior con una legitimidad mayor.

Estos son los dos procesos antidemocrticos con los que se reacciona contra el levantamiento de los nadies y sus formas actuales (como el 15M, Occupy y otros movimientos) para reeditar, afianzar y ampliar el sistema poltico incapacitante del pueblo. Ambos funcionan en ltima instancia en base a la excusa de la representacin, sencillamente porque tenemos una lamentable comprensin de lo que es representacin, que nos lleva a aceptar cualquier cosa como democracia. Creo que es necesario que entendamos qu es la representacin y cmo funciona.

Qu es representacin?

El significado democracia, para m, implica que el pueblo acte efectivamente en poltica como soberano. Suele decirse que, en grandes estados, esto no puede hacerse si no es a travs de la representacin poltica. Se trata de un error de enfoque. Hay un mal entendimiento de lo que es representacin.

En general, la representacin es un efecto a terceros de varios tipos de relaciones entre dos sujetos. Representacin no es un concepto que explique la relacin que existe entre el pueblo soberano y las instituciones polticas, sino que es un efecto de dicha relacin respecto a terceros. En la representacin poltica, el tercero es el pueblo como sbdito o la ciudadana, si se prefiere. El efecto representacin en poltica conlleva que el ciudadano (o el pueblo como sbdito) debe obedecer a las instituciones dado que a sus ojos son representantes del soberano legtimo (del pueblo como soberano), y en ltima instancia debe aceptarlos como una representacin de su propia voluntad.

Para analizar si el sistema poltico existente reconoce al pueblo como soberano, habra que analizar qu tipo de relacin es la que existe entre el pueblo y las instituciones, que produce la representacin poltica.

Hay muchos tipos de relaciones entre dos sujetos que producen el efecto representacin. Este efecto siempre consiste en que el representante ejerce la capacidad de obrar o de hacer en nombre del representado (ante terceros), como si fuera el representado. La gran diferencia entre los tipos de relaciones que producen representacin estar en que en unas al representado se le niega cualquier tipo de ejercicio de su capacidad de obrar, es incapacitado y el representante queda como su tutor; mientras en otras, al representado se le reconoce el ejercicio de su capacidad de obrar conjuntamente y por encima del representante (existen formas de accin directa -en sociedades, asamblearias- que son reconocidas como vlidas por las instituciones y que tendrn efectos jurdico-polticos ms all de las decisiones de tales instituciones), por lo que su capacidad de obrar no se niega, sino que se ampla, y se construye una relacin del tipo mandar obedeciendo (dos instancias con capacidad de hacer pero en la que la representada, que puede definirse como soberana, siempre controla, en ltimo trmino, a la otra, a su representante).

Volviendo a la poltica, en un tipo de relaciones que producen representacin, las tutelares, el poder del pueblo es usurpado y el pueblo es reducido a una mera herramienta u objeto obediente de la accin de los representantes, a los que no puede controlar ni limitar.

En otro tipo de relaciones, las democrticas, el poder del pueblo es ampliado y el representante es una herramienta al servicio del pueblo, bajo su control y subordinado a sus directrices.

Esto se saba claramente en la teora poltica antes de que se sedimentara el modelo final de sistema poltico burgus representativo ms extendido por occidente.

La representacin democrtica no puede ser la tutelar del gobierno representativo

La representacin comienza a pensarse en poltica para dar legitimidad a gobiernos no democrticos. De hecho, el nombre gobierno representativo se utilizaba para gobiernos no democrticos, que se basaban en la creencia de que el pueblo es incapaz de decidir y pensar por s mismo, por lo que necesita tutores que le guen. As, las instituciones son pastores, tutores del pueblo, y la tutela produce representacin. Esto es una estratagema vergonzosa, porque el pueblo solo se considera capaz para aceptar ser gobernado como incapaz y as legitimar la obediencia al gobierno en la voluntad de alguien a quien se le niega la validez de su voluntad para otra cosa que no sea obedecer, o como mucho, elegir a quien obedeceriii.

Por contra, ciertos tericos defensores de la democracia pensaron que en grandes estados, se poda conseguir un sistema poltico democrtico estableciendo una relacin de mandato o de otras formas de relacin democrtica representativa entre el pueblo como soberano y las institucionesiv.

La representacin se presenta como conveniente o necesaria para la democracia en grandes estados porque permite ampliar la capacidad de hacer del pueblo. Pero se ha olvidado, con el tiempo, que hay relaciones que producen representacin que efectivamente amplan la capacidad de obrar o hacer del representado, pero hay otras que la usurpan. El modelo de representacin del gobierno representativo es tutelar y por tanto no vehicula la democracia, sino la incapacitacin del pueblo. Esto no es democracia, y no nos representan: nos tutelan.

La diferencia entre ampliar la capacidad de hacer de alguien con un representante o incapacitarle y someterle a un tutor, como dice la Enciclopedia de Diderot y D'Alambert, est en que se reconozcan como vlidas acciones y decisiones directas del representado, incluso se articulen para ello, en caso necesario, las instituciones y herramientas que sean precisas para que pueda darse esta accin y decisin directa del representado por s mismo sin necesidad de intervencin de los representantes o incluso en contra de ellosv.

Pero en un momento determinado, el modelo de gobierno representativo ingls se extendi y acept como modelo democrticovi.

La reivindicacin por una nueva poltica: democracia entendida como reconocimiento del pueblo como sujeto poltico activo. El significado democracia

Los movimientos sociales actuales, para m, tienen una cosa definitoria en comn: la exigencia de que el pueblo sea tenido por sujeto poltico activo, negando la legitimidad de todo sistema poltico que se base en su incapacitacin. Esto es lo que hacen y lo que construyen estos movimientos. Es una de las principales reivindicaciones detrs del grito Esto no es democracia y del No nos representan (no nos representan: nos incapacitan y nos tutelan).

Los Procesos Constituyentes recientes de Islandia, Ecuador, Bolivia, y otros, han sido modelos de procesos en los que el pueblo ha tenido realmente un papel activo. Adems, las constituciones que han aprobado abolen el esquema institucional de la representacin tutelar poltica. El pueblo no est limitado, como defenda Mill en el gobierno representativo no democrtico, a elegir representantes y a lo sumo ratificar sus decisiones para asegurar la obediencia; el pueblo es un sujeto activo cuya capacidad se reconoce para elegir medidas y participar en la construccin de estructuras institucionales y el diseo y redaccin de propuestas.

Algo maravilloso del 15M era que no era un movimiento meramente reivindicativo, siempre lo entend como una lucha constituyente: la construccin de una nueva poltica ejerciendo esa nueva poltica en s. No peda el significado democracia para la palabra democracia que est escrita en nuestras constituciones, el 15M era en s el significado democracia: un levantamiento de los grupos tradicionalmente excluidos de la poltica, del pueblo, para realizar accin poltica como sujeto poltico activo que rechaza las posiciones de incapacitacin en las que se ve encerrado.

Pero parece que ya nos han construido un camino de vuelta al redil, como siempre hacen los regmenes pastorales.

Con la nueva lnea de procesos constituyentes y constitucionalismo, con los movimientos actuales como el 15M a travs de asambleas locales, o con el nuevo modelo de partidos con estructuras para vehicular la participacin del pueblo como sujeto poltico activo; se est construyendo autntica democracia y aboliendo los sistemas representativos tutelares. El mayor golpe contra estos avances sera desembocar en un proceso constituyente en el que el pueblo vuelva a ser relegado a un papel de incapaz y sometido a la accin de tutores, con las nicas capacidades de elegir tutores y como mucho, ratificar sus acciones para validarlas.

Es nuestra tarea construir un proceso constituyente diferente, que suponga el fin de los gobiernos representativos y la representacin tutelar, de la incapacitacin del pueblo y la usurpacin de su poder. Un proceso en el que el pueblo sea un sujeto poltico activo por encima de sus representantes y ms all de ellos, que funcione con un mandar obedeciendo. El inicio de la constitucin de un sistema que cumpla con el significado democracia.

No creo que el final de todo este camino desde el 15M sean las elecciones ni los nuevos partidos. Siempre pens que una cita clave sera la lucha por un Proceso Constituyente democrtico, en el que el pueblo acte como sujeto pleno. Y creo que ahora es el momento de esa batalla. Es el momento de seguir como ese pueblo que se ha alzado como sujeto capaz y no conformarnos con cualquier propuesta de reforma constitucional. Es el momento de apretar los dientes. Es el momento de renacer para nacer plenamente.

P.S.: Hay algo ms que ya no quisiera dejarme, y que es esencial si consideramos un Proceso Constituyente como forma de salir de la incapacitacin. La salida de los regmenes de incapacitacin, en nuestra normativa civil (para una persona que ha sido incapacitada por problemas mentales de los que se ha curado, o para un menor que ha llegado a la edad adulta) tiene un elemento muy importante que es la rendicin de cuentas.

El tutor debe rendir cuentas de lo que ha hecho mientras tena bajo su poder la persona, el trabajo y el patrimonio del incapacitado. Se pueden anular medidas que tom, y se le pueden exigir responsabilidades personales si utiliz ese poder en su provecho o el de sus amigos.

De la misma forma, un proceso constituyente democrtico, en el que se pretendiera este final de la incapacitacin del pueblo, debe tener este estudio de las medidas heredadas, de su legitimidad, su posible nulidad, y la determinacin de la posible responsabilidad que deba exigirse a esos tutores que usaron su poder en su beneficio y el de sus amigos.

Notas:

i Esta ofensiva antidemocrtica solo se ha podido conseguir en el mbito internacional, porque imagnense a la todopoderosa Merkel dicindole a los alemanes que va a negociar un tratado que reconfigurar el Estado alemn y todos los derechos alemanes, pero que lo va a hacer en secreto y prohibir a los ciudadanos alemanes el acceso a informacin sobre estos trabajos hasta 30 aos despus de haber firmado el tratado. Estoy convencido de que los y las alemanes no lo permitiran. An menos los franceses y francesas. Pero todos los permitimos en el mbito internacional.

ii Podemos parece proponer un proceso diferente, sobretodo a la vista del funcionamiento interno del partido, que sigue ese esquema de que los rganos representativos no sean tutelares, y las Asambleas locales funcionan como soberanas por encima de tales rganos. Tambin debera ser as puesto que propone como mnimo la inclusin del referndum revocatorio, que es un avance contra la incapacitacin del pueblo. Pero hasta donde yo conozco, no ha dejado claro que el proceso constituyente que propone sera participativo desde Asambleas locales o no. Por ltimo, UP-IU s ha dejado bien claro que el Proceso Constituyente sera participativo y en l el pueblo no tendra un papel incapacitado.

iii Esto es lo que defendan autores como J. S. Mill o Guizot, reconociendo que estos no eran sistemas democrticos. Para estas ideas, el pueblo era incapaz para decidir en general, y solo tena capacidad para elegir gobernantes.

iv Era la que defenda Rousseau en El Contrato Social, que atacaba al gobierno representativo ingls como gobierno que usurpa el poder del pueblo. Paine o Robespierre, al defender la representacin democrtica, especficamente aclaraban que el pueblo deba siempre poder actuar fuera de las instituciones que le representaran (democracia es el sistema en el que el pueblo acta por s mismo en todo lo que puede y en lo que no, acta a travs de representantes). El formulador de la idea de soberana, Jean Bodin, deca que el soberano que delegaba el ejercicio total de su soberania no era soberano en realidad. La famosa Enciclopedia de Diderot y D'alambert, tampoco era ajena a estas diferencias. Deca que los representantes polticos tenan diferente naturaleza (como puesto o rol en unas instituciones) segn las capacidades que se reconocan al pueblo.

v Por eso, nuestras normas de sociedades de adultos, civiles y mercantiles, prohben la existencia de sociedades de adultos libres donde no se reconozca como rgano soberano a una asamblea de democracia directa de los socios, donde todos pueden actuar directamente por encima de la directiva o el Consejo de Administracin, que son el rgano representativo. En la normativa espaola se prohbe la incapacitacin en todas las sociedades de adultos libres salvo para el pueblo.

vi En el caso de la Revolucin Francesa, a pesar de que existan miles de propuestas de todos los sectores del pueblo (los famosos cuadernos de queja), el proceso que constituy el nuevo rgimen se hizo por una minora de la lite burguesa sin permitir el acceso ni la participacin de los grupos ms desfavorecidos del pueblo, que fue tratado como incapaz. De un proceso as sali un rgimen incapacitante, probablemente el paradigma de incapacitacin del pueblo en adelante: el poder soberano reside en el pueblo pero solo puede ejercerse por delegacin; es decir, el pueblo no puede ejercer su poder, es incapaz, y esa soberana de un incapaz es la que legitima la obediencia a las instituciones.

Diego Hidalgo Morgado es miembro de La Otra Constituyente y Asambleas Ciudadanas Constituyentes.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter