Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Revoluciones en el mundo rabe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-01-2016

De las revoluciones populares al estancamiento poltico

Adel Sulaiman
Middle East Monitor

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Han pasado cinco aos desde que los jvenes tomaron las calles para protestar contra las condiciones sociales que soportaban en los pases rabes. Al hacerlo, rompieron las barreras del miedo y la frustracin y adoptaron lemas revolucionarios en las confrontaciones con los regmenes opresores de la regin que llevaban varias dcadas perpetundose en el poder. De hecho, la naturaleza oligrquica de los regmenes rabes llevaba vigente tanto tiempo que llegaron a ser sinnimos de los nombres de sus lderes: Hosni Mubarak, en Egipto; Zein El Abidine Ben Ali en Tnez; Muamar Gadafi en Libia; Ali Abdul Saleh en el Yemen y Bashar Al-Asad en Siria.

A finales de 2010, en cuestin de semanas y hasta el comienzo de la primavera de 2011, las revueltas populares encendieron las calles y en las plazas del mundo rabe el pueblo exigi pan, libertad y la cada del rgimen. Los resultados de estas revoluciones populares fueron veloces y excitantes de inmediato. En Tnez, Ben Ali y su familia dejaron el pas el 14 de enero de 2011. En Egipto, Hosni Mubarak renunci a la presidencia y se la entreg a las fuerzas armadas el 11 de febrero. El fin de Gadafi en Libia fue brutal tras morir asesinado el 20 de octubre. El Reino de Arabia Saud y el resto del Consejo de Cooperacin del Golfo (CCG) jugaron un papel crucial acordando la renuncia de Saleh en el Yemen y transferiendo el poder a Abd Rabbuh Mansur Hadi el 27 de febrero de 2012, todo ello como parte de un gobierno de transicin. En Siria, las fuerzas revolucionarias populares se encontraron con la violencia de las fuerzas armadas del pas.

Todo lo anterior llev a los analistas occidentales a etiquetar esos acontecimientos como la Primavera rabe. Se esperaba que los pacficos movimientos revolucionarios llevaran a los pases rabes hacia Estados civiles y democrticos que permitieran que sus ciudadanos ejercieran su libertad y voluntad poltica. Por desgracia, nada de esto se ha conseguido realmente incluso despus de los cinco aos del supuesto perodo transitorio posterior a la Primavera rabe. Cada pas ha seguido un camino diferente, un camino que no tiene nada que ver con los eslganes revolucionarios que una vez llenaron las calles.

Estos caminos revolucionarios, cuyo objetivo era alcanzar la libertad y la dignidad, se han transformado en violentas crisis polticas y conflictos militares multidimensionales. En este contexto es importante que recordemos los muchos derroteros que ha ido siguiendo la causa palestina, aunque sin olvidar que por su propia naturaleza sigue siendo an muy diferente del resto. Debemos tener presente su larga trayectoria y cmo se ha ido transformando de causa rabe-israel en conflicto palestino-israel. La liberacin de Palestina se ha visto reducida a las demandas para que Israel vuelva a las fronteras de junio de 1967. El mundo ya no habla de causa a menos que sea dentro del marco de los Acuerdos de Oslo o de la reanudacin de las negociaciones entre la Autoridad Palestina y el gobierno israel. Hay, desde luego, alguna que otra referencia ocasional a la necesidad de levantar el asedio a la Franja de Gaza.

De esta forma, la causa rabe por excelencia ha pasado de ser una lucha existencial a un asunto de fronteras. Esta transformacin del conflicto palestino llev ms de sesenta aos, mientras que las transformaciones post-Primavera rabe necesitaron de menos de cinco aos. Los pueblos pasaron de exigir la cada del rgimen a suplicar el fin del bao de sangre, a que se libere a los prisioneros, a que se busque a las personas desaparecidas. Pasaron de exigir libertad a pedir que el Estado se reuniera con ellos en un punto intermedio para un acuerdo patrocinado por el Estado mismo.

Lejos de conspiraciones y de la idea que somos una Ummah que est siendo atacada por Occidente al estilo de las cruzadas y los asentamientos coloniales, debemos tener en cuenta la realidad de los ltimos cinco aos y todo lo que ha sucedido con las revoluciones de la Primavera rabe. La chispa se inici en Tnez, donde la sociedad civil pudo forjar acuerdos con diversos grupos que se haban distanciado del rgimen de Ben Ali. Los islamistas pudieron volver a escena y tener en cuenta los puntos de vista y equilibrios tanto regionales como internacionales. Se puso lmites a la institucin militar y tanto la izquierda poltica como el movimiento de jvenes pudieron trabajar junto a los partidos islmicos para encontrar una va hacia la reforma y reconciliacin nacionales, alcanzndose un acuerdo que pudieron aceptar todas las partes y el Cuarteto para el Dilogo Nacional Tunecino fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz.

En Egipto, icono en muchos sentidos de la Primavera rabe, el mundo se qued atnito cuando tras dieciocho das de revolucin, cay la mayor autoridad del pas durante sesenta aos, Mubarak, el 11 de febrero de 2011. Sin embargo, los acontecimientos tomaron un extrao giro y el camino posrevolucionario no fue ni reconciliatorio ni revolucionario. Los actores ms importantes sobre todo la Hermandad Musulmana y el ejrcito- trabajaron en su propio beneficio y decidieron no tomar parte en el dilogo. Sin entrar en los detalles del golpe, que son bien conocidos, Egipto se ha deslizado por ominoso camino restaurando los aparatos del Estado profundo, que saben aprovechar bien las contradicciones regionales e internacionales.

Quedan tres pases y los tres representan un claro modelo de la transformacin de las revoluciones en crisis polticas despus de pasar primero por perodos de transicin o calma, como en los casos de Tnez y Egipto.

Siria se ha transformado en el campo de batalla de un conflicto militar abierto en el que se han involucrado actores regionales e internacionales como Rusia, EEUU, Turqua e Irn. La continuada presencia de Bashar Al-Asad y de su rgimen ha colocado a su ejrcito en lucha contra Daesh y docenas de milicias de la oposicin. La ONU ha mandado a un enviado especial para mediar y muy pocas personas recuerdan ya la pacfica revolucin siria en este preciso momento.

En Libia, Gadafi y lo que representaba ha llegado a su fin y sin embargo el pas tiene an que tomar una senda revolucionaria y hay pocas seales de algn movimiento hacia la reconciliacin. Libia est ahora dividida entre diversas tribus y facciones con dos gobiernos y ministerios en Trpoli y Tobruk, adems de otras facciones que estn representadas por milicias armadas. Como en el caso de Siria, la ONU ha nombrado un enviado especial para la crisis y ya nadie habla de la revolucin libia.

En cuanto al Yemen, Ali Abdul Saleh se ha vuelto atrs de su acuerdo con Arabia Saud y el CCG y ha creado en cambio una alianza con los hutes. Saleh ha vuelto tambin la espalda a Hadi y su gobierno, por lo que Arabia Saud form una coalicin y lanz una operacin militar integral que se inici a finales de marzo del ao pasado. La ONU lleg a cambiar a su enviado especial en Yemen y el Consejo de Seguridad aprob otra resolucin mientras la crisis evolucionaba a un conflicto entre Saleh y los hutes en Sanaa y Hadi en Aden. Tampoco se habla ya de la revolucin yemen.

Lo repito de nuevo, no estamos hablando de teoras conspirativas o de que la Ummah rabe-islmica est siendo atacada por Occidente. El objeto de este artculo han sido las revoluciones populares, por las que muchas personas han dado sus vidas, docenas han sido arrestadas y millones se hallan exiliadas o desplazadas. Sin embargo, a pesar del anhelo popular de libertad, hay muchas partes que han trabajado para crear artificialmente estas crisis polticas y conflictos. Cundo se sacudirn los pueblos el sentimiento de derrota que est acosndoles? Cundo volvern a dirigir las revoluciones hacia sus verdaderos y deseados caminos para que podamos tener autnticos Estados modernos, democrticos y civiles?


Este artculo se public originalmente en lengua rabe el 8 de enero de 2016 en Al-Araby Al-Jadid.

El general Adel Sulaiman es director del Strategic Dialogue Forum.

Fuente: https://www.middleeastmonitor.com/articles/africa/23300-from-popular-revolution-to-political-impasse

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter