Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-01-2016

La propuesta de un Espacio de Convergencia contra la actual UE supera las 8.600 adhesiones a los dos das de la convocatoria
Madrid acoger una Conferencia Europea contra la austeridad entre el 19 y el 21 de febrero

Enric Llopis
Rebelin


El centro social y cultural Matadero de Madrid acoger los das 19, 20 y 21 de febrero unas jornadas europeas contra la austeridad y por una Europa democrtica, sostenible e igualitaria, cuya programacin se concretar prximamente. Las jornadas contarn con debates, grupos de trabajo y exposiciones abiertas a la participacin ciudadana. El objetivo de la iniciativa es, segn los promotores, generar un espacio de confluencia entre personas, movimientos y organizaciones que se oponen al actual modelo de Unin Europea. Se trata de romper con el rgimen de austeridad de la UE y democratizar radicalmente las instituciones, adems de ponerlas al servicio de la ciudadana, explican.

La iniciativa se convoca despus de una entrevista al exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, publicada por el diario italiano L'Espresso el pasado 23 de diciembre, en el que el economista anunci el lanzamiento de un movimiento paneuropeo para democratizar la UE y superar la fragmentacin actual de la izquierda. De acuerdo con esta idea, el prximo 9 de febrero est prevista la presentacin del Democracy in Europe Movement (DiEM 25) en el Teatro Volksbhne, emplazado en la Plaza Rosa Luxemburgo de Berln.

El llamado a la confluencia viene aguijoneado por palabras como las del actual presidente de la Comisin Europea, Jean-Claude Juncker: No puede haber decisiones democrticas contra los Tratados Europeos. Recientemente Juncker ha pedido asimismo para el estado espaol un gobierno estable y que se constituya lo antes posible, en sintona con el argumentario del Partido Popular. Se da la circunstancia de que este curtido dirigente europeo (presidente del Eurogrupo entre 2005 y 2013) y miembro del Partido Popular Social Cristiano luxemburgus, tuvo que abandonar en diciembre de 2013 la presidencia del Gran Ducado por las diversas irregularidades cometidas por los servicios secretos, como escuchas ilegales y malversacin de fondos pblicos. Jean-Claude Juncker fue entre 2005 y 2013 primer ministro de Luxemburgo, pas que que pese a no ser considerado por la Comisin Europea un paraso fiscal, ha suscrito acuerdos secretos con ms de 300 multinacionales para que aligeraran su carga impositiva, segn las revelaciones del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigacin.

Anunciadas el 15 de enero, las jornadas incluyen un llamamiento por un Plan B contra la austeridad y los recortes en el viejo continente, al que puede adherirse cualquier ciudadano con su firma en http://planbeuropa.es/llamamiento/. Dos das despus de que se hiciera pblica la conferencia europea, el manifiesto contaba con ms de 8.600 adhesiones, entre otras la del filsofo, lingista y activista Noam Chomsky; la presidenta del Transnational Institute, Susan George; el economista y exministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis; el portavoz del Comit por la Anulacin de la Deuda del Tercer Mundo (CADTM), Eric Toussaint; el exministro de Hacienda alemn y cofundador de Die Linke, Oskar Lafontaine; la abogada y expresidenta del parlamento griego, Zoe Konstantopoulou; el cineasta Ken Loach; el socilogo James Petras; los economistas Costas Lapavitsas y Michael Hudson; y la Coordinadora de la Auditoria Ciudadana de la Deuda en Brasil, Maria Lucia Fatorelli, entre otras.

La necesidad de un espacio de confluencia frente a la actual UE se apoya en el ejemplo de Grecia, subraya el llamamiento, que afirma defender una visin solidaria e internacionalista. Frente a la austeridad se plantean, adems, diferentes propuestas: una poltica fiscal justa; el cierre de parasos fiscales; la remunicipalizacin de los servicios pblicos; el reparto igualitario de todos los trabajos (incluyendo los cuidados en condiciones de dignidad); un modelo productivo basado en las energas renovables y reformar o abolir el pacto fiscal europeo (denominado formalmente Tratado de Estabilidad, Coordinacin y Gobernanza en la Unin Econmica y Monetaria). La adopcin de estas medidas implicara un giro en el paradigma dominante, contra el que ya se han impulsado movimientos como Blockupy, la Campaa No al TTIP, el Alter Summit, las Euromarchas y la huelga general europea de 2012, entre otros. Sin embargo, es necesaria una mayor coordinacin y cooperacin prctica para la movilizacin a nivel europeo, afirma el llamamiento.

Rubricado por los eurodiputados de Izquierda Plural, Marina Albiol y Javier Couso; los diputados de Podemos en el Parlamento Europeo, Miguel Urban y Lola Snchez; la diputada autonmica de la CUP, Anna Gabriel; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el primer edil de Cdiz, Jos Mara Gonzlez Kichi y el concejal de Economa y Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Snchez Mato, el manifiesto por un Plan B se sustenta en el siguiente diagnstico: La actual UE est gobernada de facto por una tecnocracia al servicio de los intereses de una pequea, pero poderosa, minora de poderes econmicos y financieros. Esta situacin, agrega el documento, ha permitido el resurgimiento de los discursos de la extrema derecha y de planteamientos xenfobos y nacionalistas en muchos pases de Europa.

Tampoco el rgimen de crisis de la UE iniciado en 2008, que privatiza los bienes comunes y destruye los derechos sociales y laborales, afronta las causas de la gran recesin, es ms, se basa segn el manifiesto suscrito por ms de 150 polticos y activistas sociales en la privatizacin de los bienes comunes y la destruccin de los derechos sociolaborales, la desregulacin del sistema financiero y la captura corporativa de las instituciones de la UE a travs de los grandes lobbies y las puertas giratorias. Prueba de estas soluciones falsas y teidas de opacidad son los Tratados de Libre comercio e Inversin (TTIP) como el que negocian actualmente la Unin Europea y Estados Unidos, el Acuerdo Integral de Economa y Comercio (CETA) entre Canad y la UE; o el Acuerdo en Comercio de Servicios (TISA) en el que participan 23 pases.

Uno de los puntos de partida para el manifiesto y las jornadas es el anlisis de lo sucedido en julio de 2015 en Grecia: Un golpe de estado financiero ejecutado desde la Unin Europea y sus instituciones contra el gobierno de Tsipras. La consecuencia de ello fue que el pueblo heleno continu sometido a las polticas de austeridad, que haban rechazado en dos ocasiones en las urnas. La conclusin del proceso, segn los promotores del llamamiento por un Plan B, es que las instituciones actuales de la UE son incompatibles con la democracia y con el cumplimiento del rol de garantes de los derechos bsicos que exigen los ciudadanos. Frente a la hegemona de las polticas austeritarias se han alzado voces y movimientos como Por un Plan B en Europa, Austerexit o DiEM 25, que han denunciado el chantaje del Tercer Memorando de Entendimiento impuesto al pas heleno. Otro de los puntos en los que insisten los activistas es la respuesta insolidaria, incluso xenfoba, de la Unin Europea y los estados miembros ante la llegada de refugiados de Oriente Medio y frica. Oficialmente la UE sostiene una retrica favorable a los derechos humanos, pero el manifiesto por un Plan B subraya la hipocresa de este discurso, como puede apreciarse en las polticas comerciales o en la venta de armas.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter