Portada :: Venezuela :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-01-2016

La poltica econmica necesaria

Simn Andrs Ziga
Aporrea


El Gobierno venezolano acaba de designar un equipo econmico con algunas caras nuevas y, al mismo tiempo, propuso un Consejo Nacional de Economa Productiva y finalmente, declar un estado de Emergencia Econmica, basado -esto ltimo- en sus atribuciones constitucionales.

La lucha por la hegemona y el control de la conduccin de la poltica econmica es, en Venezuela, uno de las aspectos ms resaltante de estos das. La derecha desempolv su arsenal neoliberal, con poca creatividad y originalidad, y ahora controla la Asamblea Nacional con el poder de modificar leyes y destituir ministros. Su intensin es restaurar el sistema poltico que le garantizaba el control absoluto de los capitalistas del aparato del Estado y del gobierno. Su estrategia es lograr acortar la duracin del perodo presidencial de Nicols Maduro, apoyndose en un desgaste de su apoyo poltico popular.

Estamos frente a un dilema, ya que la derecha quiere que el gobierno asuma el costo poltico del ajuste macroeconmico para terminar de enterrar moralmente el ejemplo que durante estos 16 aos despleg el chavismo. Por otro lado, el Gobierno y la dirigencia poltica chavista debe dar seales de capacidad en la toma de decisiones, y de coherencia con los principios de defensa de los intereses populares. Si el gobierno asume un ajuste macroeconmico tradicional, ser su epitafio. El impacto sobre las condiciones de vida de los trabajadores y la incoherencia con el discurso que promueve el socialismo, se convertirn en el entierro poltico de la actual dirigencia y un grave revs para el proceso revolucionario.

Si el Gobierno no toma decisiones contundentes seguir perdiendo credibilidad como la ha venido haciendo en este ltimo ao.

Desde el Ejecutivo, la eleccin de la composicin del equipo econmico fue una decisin que combin tanto el reparto de poder entre los diferentes grupos que cohabitan la actual dirigencia poltica del chavismo, como la necesidad de colocar a gente con profundidad conceptual y criterios estratgicos radicales, aunque con escasa experiencia gubernamental.

Por primera vez, desde que se inici el perodo del presidente Maduro, surgen enfoques claramente diferenciados dentro del chavismo, sobre cmo abordar la actual coyuntura econmica. Resalta que, en algunas de las propuestas (como la de Vctor lvarez y Rodolfo Sanz), a pesar de los contornos aparentemente revolucionarios (Sanz llega al cinismo de citar a Engels), recurren a las visiones convencionales, ms cercanas a la perspectiva conservadora del pensamiento econmico hegemnico, apuntando a lo que se ha mal denominado el pragmatismo en poltica econmica que, en este caso, encubre un proceso de negociacin de una posible transicin poltica con los factores del gran capital nacional y trasnacional.

Estos agentes buscan la privatizacin, la apertura incondicional a la inversin extranjera, y posicionar la idea que el chavismo fue un error absoluto en trminos econmicos. Ninguna de estas propuestas menciona la responsabilidad del capital financiero, especialmente la participacin de la banca nacional en el proceso de desestabilizacin econmica. La conveniencia y la complicidad se hacen funcionales con la necesidad de preservar los privilegios logrados en el disfrute de las mieles del poder.

En este sentido, la discusin se torn altamente relevante, porque tiene de fondo una confrontacin que est cargada de visiones con intereses contrarios a los intereses populares.

Ms de uno estar pensando, a esta altura, que lo importante es resolver los problemas concretos que est atravesando la economa venezolana, especialmente los problemas econmicos que sufre el pueblo, tal como la inflacin y escasez. Que, en ese mismo sentido, estar pensando no es tiempo de reflexin (o de diagnsticos) sino de accin (de medidas concretas). Pero resulta que las decisiones concretas necesitan de una visin estratgica para continuar la transicin al socialismo. Las decisiones concretas suelen estar impregnadas de ideologa y de una concepcin del mundo que bien puede ser la de los sectores econmicos dominantes.

Con el objeto de dar una contribucin a la discusin sobre la orientacin de la poltica econmica, a continuacin enunciamos algunos criterios estratgicos y medidas de poltica econmica.

a) Criterios estratgicos para una poltica econmica necesaria

  1. La medidas de ajuste no las debe pagar el pueblo trabajador, la deben pagar los capitalistas
  2. La poltica econmica no debe disminuir la soberana ni la independencia nacional, debe reafirmar la capacidad del gobierno para: 1) manejo de la renta petrolera (mantener el control de PDVSA y de la distribucin de divisas); 2) defensa de las actividades productivas estratgicas que actualmente estn en manos del Estado (banca, industrias bsicas, comercio y servicios de salud, transporte y telecomunicaciones, electricidad, educacin); 3) defender los derechos laborales, especialmente la estabilidad laboral y la remuneracin justa; 4) mantener y perfeccin la supervisin y regulacin por parte del Estado de las actividades financieras (especialmente bancarias), comerciales y productivas, evitando la accin de los monopolios, la especulacin cambiaria y financiera y la fuga de capitales.
  3. El financiamiento de la brecha externa (por la cada de los precios del petrleo) debe hacerse evitando aumentar el endeudamiento externo con el capital financiero especulativo y evitando la penetracin de la inversin transnacional
  4. La poltica econmica debe incorporar como protagonista principal los trabajadores y a aquellos productores (artesanales, manufactureros, agrcolas) que estn dispuestos a defender la soberana nacional promoviendo el fortalecimiento del mercado interno y la produccin nacional. Esta incorporacin debe expresarse en mecanismos de participacin: mesas de consulta; elaboracin de una poltica econmica desde abajo; un consejo econmico donde se presenten las propuestas productivas sectoriales

b) Medidas de coyuntura.

Las medidas de coyuntura se dividen en dos niveles. Las primeras se refieren a medidas para rescatar la credibilidad y legitimidad del en la gobernabilidad revolucionaria. Las segundas se refieren a medidas concretas en los tradicionales nodos de la poltica econmica

b.1. Recuperar la credibilidad y las expectativas revolucionarias

1) Destitucin del directorio del BCV y nombramiento de un directorio formado por personas que: a) estn capacitados profesionalmente; b) que tengan solvencia tica y moral; 3) que al menos uno de sus miembros sea representante de los trabajadores y de las organizaciones populares; 4) que no tengan vinculacin (directa, indirecta o encubierta) con la banca (nacional e internacional) ni con el resto de los grupos econmicos dominantes.

2) Solicitar una revisin de la situacin patrimonial de los presidentes, ministros, directores, viceministros y gerentes (o los cargos equivalentes) que han estado a cargo de las empresas pblicas, organismos pblicos y ministerios del rea econmica (en los ltimos 13 aos), especialmente la CVG, BANCOEX, BANDES, FONDEN, BCV, BANFOANDES, Banco Agrcola, Ministerio de Finanzas, Ministerio de Alimentacin, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Industria y Comercio (, y PDVSA.

3) Solicitar una investigacin a los grupos econmicos, por la fuga de capitales y la manipulacin del endeudamiento externo. Especialmente, determinar la responsabilidad de la banca nacional (privada y pblica) en la especulacin cambiaria, la manipulacin de los bonos en dlares y la fuga de capitales. Esta investigacin debe establecer responsabilidades, con nombres y apellidos, de aquellos que hasta ahora no han sido mencionados en las propuestas de auditora de la derecha, ni de la llamada izquierda chavista crtica. Por ejemplo, investigar de dnde sac Banesco recursos (de al menos de 4.000 millones de dlares) para comprar bancos en el exterior; de dnde los sac el BOD para la adquisicin y fusin con Corpbanca y de dnde iba a sacar el BOD, los miles de millones de dlares para comprar el Banco Santander (antiguo Banco de Venezuela) cuando Chvez par la negociacin y mand a nacionalizarlo.

4) Solicitar a la autoridad fiscal una averiguacin para detectar los parasos fiscales de estos grupos econmicos. Activar los tratados de doble tributacin.

5) Sustituir la actual directiva del SENIAT, de la Tesorera Nacional y de la Gerencia de Finanzas de PDVSA y colocar a personas con alta solvencia tica y capacidad profesional

6) Centralizar el manejo de tesorera de los Fondos del Estado, especialmente BANDES, BANCOEX, FONDEN y otros Fondos. No pueden seguir actuando descoordinadamente

7) Reactivar la Comisin Central de Planificacin y sacarla de la sepultura donde la metieron los castas que dentro del gobierno han acumulado recursos financieros con el manejo de contratos de proyectos de inversin. Adems de permitir Jerarquizar y priorizar las inversiones en sintona con una poltica de uso racional de los ingresos fiscales

El pueblo est consciente que la corrupcin y el manejo personal del poder, no es solo un atributo de los representantes de la IV Repblica, sino que algunos autodenominados hijos de Chvez, son fruta podrida involucrados en un proceso de acumulacin originaria basado en la apropiacin delictiva de los recursos pblicos. Si se desea realmente hacer revolucin, hay que limpiar el camino de la escoria que hace perder la fe y la esperanza en la revolucin socialista.

b.2. Medidas de poltica econmica

1) Establecer una meta de recuperacin del nivel de reservas internacionales a travs de: a) Establecer una meta de produccin y venta de oro al BCV; b) manejo de pasivos y activos externos; y, c) racionalizacin en la administracin de divisas

2) Recomponer el Control de Cambio bajo un esquema ms flexible pero ms fuerte. Eso significa establecer un sistema de administracin de divisas que est integrado a los siguientes subsistemas: a) una mejora de la supervisin aduanera y fiscal (SENIAT); b) que se apoye en un sistema de precios referenciales; y, c) el sistema de inmigracin.

3) Desarrollar un sistema de control de salidas de capitales. El control de cambio no es suficiente para controlar la salida de capitales. El falso el supuesto que con solo el control de cambios se evita la fuga de capitales.

4) Proponer una meta de produccin agrcola, especialmente aquellos rubros vegetales sensibles como las hortalizas, cebollas, pimentn, tomate, papa, pltanos, cambures, caraota, maz y otros que consideren necesarios

4) Proponer una meta de produccin y una limitacin de importacin de rubros animales que se consideren necesarios para la dieta necesaria de protenas.

5) Convocar y garantizar la participacin de los productores agrcolas (en todos sus niveles) y de las experiencias agroecolgicas, comunales y de la economa social

6) Apoyar de forma masiva y con apoyo tecnolgico la iniciativa de la agricultura urbana. Realizar una campaa de difusin hacia la poblacin

7) Retomar el programa de Compras Gubernamentales y el Programa de Sustitucin Eficiente de Importaciones, con el esquema y la metodologa aplicada en los aos 2004-2005. Evitando que se convierta en un mecanismo de apropiacin de los grandes monopolios privados.

8) Canalizar los recursos de la banca pblica y privada hacia estas actividades y hacia esos rubros

9) Establecer un estricta regulacin, supervisin y control a las actividades de la banca privada y pblica a travs del marco legal y normativo vigente.

10) Solicitar financiamiento a la balanza de pagos, para fortalecer las reservas internacionales, al grupo de los BRICS

11) No seguir comprometiendo financiamiento para proyectos de inversin sin antes hacer una jerarquizacin y priorizacin de los mismos.

12) Activar a la Comisin Central de Planificacin colocndola bajo el mando de la Vicepresidencia Econmica y evitando que los cualquiera de los grupos que hoy comparten el gobierno la controle.

13) Convocar y establecer una mesa de coordinacin con los sectores productivos de comercializacin y establecer metas de distribucin y produccin.

14) Retomar seriamente las propuestas de integracin regional, especialmente las propuestas de integracin productiva, financiera y econmica en general. Superar la retrica de la integracin con la prctica de la integracin.

En esta lucha por la hegemona y el control de la conduccin de la poltica econmica, ganar quien logre en el corto plazo conquistar las expectativas, bien sea hacia la revolucin o hacia la restauracin. Curiosamente una situacin que actualmente se presenta como colapso del proceso revolucionario y de la economa, puede convertirse en una situacin donde se retome la iniciativa hacia la senda popular, independiente y revolucionaria.

Fuente: http://www.aporrea.org/actualidad/a221432.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter