Portada :: EE.UU. :: Katrina, con el neoliberalismo al cuello
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2005

El negocio ya no es Iraq, sino Nueva Orleans

Pratap Chatterjee
IPS


El da en que el huracn Katrina impact en el sudoriental estado de Louisiana, Robert Boh vio las imgenes del desastre en la casa de sus familiares en el cercano estado de Arkansas, donde se haba trasladado buscando refugio.

Como presidente de la mayor compaa de construccin en Nueva Orleans, estaba confiado en que cientos de miles de diques que l y sus competidores haban edificado en la ciudad durante dcadas controlaran las inundaciones.

"Nunca se me ocurri" que el canal de la calle 17 cedera, dijo Boh. "Me qued impactado".

Al otro da, los telfonos comenzaron a sonar. Una de las llamadas era del Cuerpo de Ingenieros del Ejrcito para solicitar la reparacin de los diques y el sistema de alcantarillado de la ciudad.

Imposibilitado de acceder a su oficina en Nueva Orleans, ya que el agua cubra hasta el primer piso del edificio, Boh se traslad a la cercana localidad de Baton Rouge para tratar de ayudar a salvar a la ciudad donde su padre se inici en el negocio de la construccin hace 96 aos.

Helicpteros militares Blackhawk y Chinook lanzaron sacos de arena sobre las brechas en los diques, mientras los empleados de la empresa Boh Brothers trababan contrarreloj.

El desastre provocado por Katrina supuso un gran impulso financiero para las empresas constructoras de Nueva Orleans. Los contratos y el dinero federal lleg a raudales y Boh Brothers fue una de las mayores beneficiadas.

Luego de hacer las reparaciones de emergencia, Boh Brothers fue subcontratada para expulsar el agua estancada en la ciudad por el Grupo Shaw, firma con muchos vnculos con el gobierno y que haba trabajado en la reconstruccin de Iraq.

Luego, el estado de Louisiana firm un contrato por 30,9 millones de dlares con Boh Brothers para reparar un puente interestatal daado por el huracn.

Sin embargo, este contrato es muy pequeo si se lo compara con los miles de millones de dlares destinados a los gigantes de la industria: Halliburton, Bechtel y Flour.

La Agencia Federal para la Administracin de Emergencias (FEMA) y el Ejrcito destinaron en total unos 62.500 millones de dlares en asistencia a los sureos estados de Alabama, Louisiana y Mississippi, sin incluir los gastos en la reconstruccin de diques. Esto signific una gran atraccin para las firmas constructoras.

"Hay una gran similitud entre las ganancias por una guerra y las ganancias por un desastre" natural, dijo Danielle Brian, directora del grupo Proyecto para Supervisar el Gobierno.

Brian subray que Joseph Allbaugh, ex jefe de campaa del presidente George W. Bush y ex director de la FEMA, es ahora asesor tanto del Grupo Shaw como de Halliburton, empresa de la que fue gerente general el actual vicepresidente Dick Cheney.

Sin embargo, la portavoz de Halliburton, Melissa Norcross, asegur que Allbaugh no ha sido "consultado sobre ningn contrato especfico que est considerando la compaa".

"Estamos preocupados porque hemos escuchado de muchos contratos en las reas afectadas por Katrina con las mismas compaas que fueron a Iraq, sin el tipo de transparencia que siempre demandamos", afirm el senador Richard Durbin, del opositor Partido Demcrata.

La entrega de contratos para la reconstruccin de Iraq estuvo caracterizada por falta de transparencia, corrupcin e ineficacia. Sin embargo, los contratos ms importantes para reparar Nueva Orleans fueron ganados por las mismas compaas, que gozan de fuertes vnculos con el gobierno.

Y tampoco parece coincidencia que sean las mismas personas dentro del Cuerpo de Ingenieros del Ejrcito las que otorgan estos contratos y de la misma manera: por tiempo ilimitado, en forma rpida y con pocas exigencias.

El comandante del Cuerpo, Carl Strock, y el brigadier Robert Crear, trabajaron en 2003 en el Proyecto para Restaurar el Petrleo Iraqu, el tristemente clebre contrato de Halliburton.

Strock fue una de las cinco personas que el 1 de septiembre de 2003, en una reunin secreta en Bagdad, vot a favor de pagarle a Halliburton 500 millones de dlares de las propias arcas de Iraq para ese proyecto. Ningn iraqu pudo participar de ese encuentro.

Al presidir el 26 de febrero de 2003 una reunin en el Pentgono (sede del Departamento de Defensa) para estudiar la viabilidad de ese proyecto, Strock gan cierta notoriedad. Menos de tres semanas despus de que fue firmado el contrato con Halliburton, l y Crear posaron para fotos con representantes de la empresa en los campos petroleros de Al Zubair, al sur de Iraq.

Cuando Bunnatine Greenhouse, una funcionaria del Ejrcito, revel los detalles detrs de los contratos que Halliburton haba ganado en Iraq, Strock se encarg de que fuera degradada a pesar de su excelente historial en 23 aos de servicio.

Greenhouse fue privada de su posicin dentro de la elite del Servicio Ejecutivo Senior (SES), grupo de funcionarios elegidos rigurosamente para asumir cargos tcnicos y gerenciales estratgicos.

"La expulsin de Greenhouse del SES est basado en su desempeo, y no se trata de una represalia por ninguna revelacin de supuestas irregularidades", dijo Strock a la prensa entonces.

Halliburton obtuvo ganancias en Iraq por ms de 12.000 millones de dlares. Una serie de auditoras divulgadas por el Partido Demcrata en junio mostraron que la empresa hizo gastos "cuestionables" por 1.003 millones de dlares.

Hoy, Strock y Crear estn de regreso en el Cuerpo de Ingenieros del Ejrcito, supervisando contratos de emergencia tras el huracn Katrina en colaboracin con la FEMA y la Armada.

El 15 de septiembre se dio un paso importante para solucionar el problema de los contratos con la creacin de un inspector general del Departamento de Seguridad Interna para investigar supuestos casos de corrupcin y fraude en los proyectos lanzados despus de Katrina.

El mismo da, los senadores demcratas Joseph Lieberman y Susan Collins presentaron un proyecto de ley en el Congreso que le concede poderes al inspector general de la reconstruccin de Iraq para supervisar los gastos en los proyectos en infraestructura en ese pas.

* Pratap Chatterjee es el editor jefe de la organizacin no gubernamental CorpWatch.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter