Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Egipto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-01-2016

Lettere dal carcere en el ao V de la Revolucin Egipcia

Laura Galin
Disparamag


En 1926, con 35 aos de edad, Antonio Gramsci fue encarcelado en la prisin de San Vittore, Miln. Su encarcelamiento tena un objetivo claro: silenciar un cerebro revolucionario. Nada menos conseguido. Durante ms de 20 aos Gramsci, desde la crcel, continu con su actividad poltica y escribi adems de los Cuadernos, fundamental obra terica para entender sus postulados sobre el marxismo cultural, ms de 500 cartas a allegados y familiares, cargadas de un profundo afecto y comprensin por la condicin humana. En ellas se cuestionaba la necesidad del afecto en el carcter revolucionario: Pero cuntas veces me he preguntado si era posible ligarse a una masa cuando nunca se haba querido a nadie, ni siquiera a la familia, si era posible amar a una colectividad cuando no se haba amado profundamente a criaturas humanas individuales.

Noventa aos despus, la Revolucin egipcia tambin se escribe desde la crcel. Da tras da nos llegan los testimonios de los ms de 41.000 prisioneros polticos que Egipto tiene entre rejas. El pasado mes de diciembre, el fotgrafo Shawkan, bajo arresto desde agosto de 2013 por fotografiar la masacre de la plaza cairota de Rabaa al-Adawiyya, nos relataba que an sigue vivo porque sabe que no est slo, que nosotros, los que le escuchamos, le damos vida. Ahmed Said, encarcelado desde noviembre por participar en una manifestacin conmemorativa de 2011, ha decidido reconocer su conexin con la Revolucin, aunque eso le lleve a continuar su encarcelamiento: Hice lo que hice para sentirme libre y para poder reclamar mi libertad antes de que se convirtiera en una simple memoria.

El recuerdo, la memoria, la solidaridad y el acompaamiento de los presos polticos en Egipto garantiza la supervivencia de la Revolucin en su quinto aniversario, que se cumple estos das. Las constantes torturas, las condiciones infrahumanas, la falta de recursos mdicos y de abrigo ante el fro invierno, han sido denunciadas por los familiares de los detenidos de la prisin de Al-Aqrab, una de las prisiones de mxima seguridad de el pas, a travs del hashtag Aqrab es una tumba. De la misma manera, Maysun al-Masri, la hermana de Mahienour al-Masry, la clebre activista de Alejandra, relataba las condiciones de hacinamiento: ms de 27 detenidas en celdas de seis metros cuadrados tienen que dormir unas encima de las otras. Y pese a todo, los actos de resistencia se suceden da tras da. Las huelgas de hambre, una constante desde 2013, se erigen como verdaderos actos de resistencia. Apropiarse del nico espacio de autonoma disponible es reclamar la libertad comn.

Y es que, en el ao V de la revolucin, las desapariciones forzosas, las detenciones y los registros en el propio domicilio son una constante en la vida cotidiana, y, sobre todo, entre los jvenes, principales sospechosos de cualquier disenso poltico. Semanas previas a la celebracin del aniversario, cientos de jvenes activistas fueron arrestados y detenidos en los cafs o sus domicilios de El Cairo y Alejandra, y centros culturales, como el famoso Townhouse, un espacio artstico situado en el centro de El Cairo, cerrados. Estas medidas represivas son sin duda el devenir de un rgimen que pierde apoyos entre la poblacin, y que, con una economa hundida y un Sina incontrolable, la paranoia contrarrevolucionaria ahonda an ms en su incapacidad de legitimarse a ojos nacionales e internacionales. Motivos para la suspicacia no le faltan al rgimen de Sisi, porque los egipcios no han dejado, a pesar de la represin, de seguir conservando la memoria. En las ltimas semanas han proliferado diferentes eventos en Facebook que invitan a celebrar el V aniversario. La necesidad de preservar la narrativa de la revolucin es tal que tras el arresto del miembro del Sindicato de Mdicos Taher Mokhtar el pasado 14 de enero por su participacin en la Plaza Tahrir en 2011, el hashtag #I_participated_in_January_Revolution se hizo viral. Ante el intento de demonizacin de 2011, se torna fundamental conservar el recuerdo y una utopa que la contrarrevolucin quiere a toda costa silenciar.

En 1937, Gramsci falleci tras una larga enfermedad en la crcel, mientras la contrarrevolucin y el fascismo se cean sobre Italia. Prevenir que la Revolucin egipcia acabe de la misma manera depende en parte de nuestra capacidad de seguir escuchando su narrativa y alimentando la empata y la solidaridad con la misma. Dar voz a una generacin cuyo principal enemigo es el inmovilismo de los regmenes autocrticos rabes, que cada vez convencen ms y mejor a gobiernos y ciudadanos europeos de a pie de que son la nica solucin al auge del terrorismo en la regin, es un primer paso para garantizar la supervivencia de la Revolucin. Si los egipcios nos ensearon que otro mundo era posible, que la poltica se haca en la calle y se reclamaba en las plazas, dejar que desaparezca entre barrotes es abandonar tambin nuestro propio sueo de cambio, el de aqu, de este norte del Mediterrneo. Porque, como dice Islam Khalil en una de sus cartas desde la crcel: Estoy hablando de todos nosotros.


Fuente original: http://disparamag.com/extramuros/lettere-dal-carcere-el-ano-v-la-revolucion-egipcia



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter