Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Yemen
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2016

Yemen, una guerra muy britnica

Dan Glazebrook
Russia Today

Traducido del ingls para Rebelin por Beatriz Morales Bastos.


Gran Bretaa es uno de los principales causantes del desastre humanitario de proporciones picas desatado sobre Yemen.

Desde que en marzo de 2015 empez la campaa de bombardeos saudes contra Yemen han muerto al menos 10.000 personas, incluidos ms de 630 nios. Segn UNICEF, las violaciones de derechos humanos se han disparado hasta llegar a un nivel de unas 43 personas y ms de 10 nios asesinados al da. La ONU afirma que el 73% de las muertes de nios son consecuencia directa de los ataques areos.

Se ha atacado una y otra vez a objetivos civiles. A los pocos das de empezar los ataques areos se bombarde un campo de refugiados, lo que provoc la muerte de 40 personas y ms de 200 quedaron mutiladas, y en octubre fue atacado un hospital de Medecins sans frontieres. Se ha atacado a escuelas, mercados, depsitos de grano, puertos y una fbrica de cermica. Sobra decir que segn el derecho internacional todo ello supone crmenes de guerra, como lo es toda la campaa de bombardeos que carezca, como esta, de un mandato de la ONU.

Ms all de sus vctimas inmediatas, los ataque areos y el bloqueo que les acompaa (un crimen atroz contra un poblacin que importa el 90% de sus necesidades bsicas) estn creando una tragedia de dimensiones picas. En agosto de 2015 Oxfam advirti de que aproximadamente 13 millones de personas luchaban por encontrar lo suficiente para comer, lo que supone la mayor cantidad de personas que padece hambre registrada nunca. Despus de cinco meses Yemen parece Siria al cabo de cinco aos, coment en octubre el presidente de la Cruz Roja Internacional. Al mes siguiente la ONU inform de que 14 millones de personas carecan ahora de acceso a la atencin mdica y que el 80% de la poblacin de 21 millones de personas del pas depende de la ayuda humanitaria. Calculamos que ms de 19 millones de personas no tiene acceso a agua segura ni a servicios sanitarios, ms de 14 millones de personas carecen de seguridad alimentaria, entre los que se incluyen 7.6 millones de personas en unas graves condiciones de inseguridad alimentaria y casi 320.000 nios est extremadamente desnutridos, declar a los periodistas en noviembre el Coordinador Humanitario de la ONU. Calcul que unos 2.5 millones de personas se han convertido en refugiados a causa de la guerra. El diciembre la ONU advirti que el pas estaba al borde de la hambruna y millones de personas corran peligro de morir de hambre.

Las declaraciones de los ministros del gobierno britnico se preparan para dar la impresin de simpata por las vctimas de esta guerra y oprobio por sus responsables. Tenemos que ser claros, el uso de la violencia para obtener logros polticos y la prdida vana de vidas que ello implica son completamente inaceptables. La reciente violencia no solo daa el proceso de transicin poltica de Yemen, sino que podra alimentar nuevas tensiones y fortalecer la posicin de al-Qaeda en la pennsula Arbiga, lo que supone una amenaza para todos nosotros. [] Quienes amenazan la paz, la seguridad y la estabilidad de Yemen o violan los derechos humanos tienen que pagar un precio por sus acciones, afirm en septiembre de 2014 el secretario de Estado de Asuntos Exteriores Philip Hammond.

Desde luego. Por lo tanto, se poda haber pensado que cuando los saudes empezaron su escalada generalizada de la guerra seis meses despus de que Hammond hiciera estas declaraciones lo lgico era que el gobierno britnico se hubiera indignado.

Pero no. El da despus de que los saudes empezaran la Operacin Tormenta Decisiva David Cameron llam personalmente por telfono al rey saud para insistir en el firme apoyo poltico de Gran Bretaa a la accin saud en Yemen.

A lo largo de los meses siguientes Gran Bretaa, suministrador desde hace tiempo de armas a la monarqua saud, aument su suministro de material de guerra hasta lograr el dudoso honor de superar a Estados Unidos y convertirse en su principal suministrador de armas. Desde que empezaron los bombardeos el gobierno britnico ha concedido ms de cien nuevas licencias de exportacin de armas y solo en los seis primeros meses de 2015 Gran Bretaa vendi por valor de ms de 1.750 millones de libras a los saudes, ms del triple de la media bianual normal, casi obscena, de Cameron. La inmensa mayora de este equipamiento parece ser para aviones de combate y misiles lanzados desde el aire, incluidas ms de 1.000 bombas. Actualmente los aviones de fabricacin britnica suponen ms de la mitad de la fuerza area saud. Como seal The Independent, los aviones suministrados por Gran Bretaa y los misiles de fabricacin britnica han participado en los ataques areos casi diarios contra Yemen llevados a cabo por la coalicin de nueve pases dirigida por Arabia Saud.

Las organizaciones benficas y los grupos de defensa de los derechos humanos son unnimes en considerar que sin lugar a dudas el patrocinio britnico ha facilitado enormemente la carnicera en Yemen. El gobierno [britnico] est alimentando el conflicto que causa un sufrimiento humano insoportable. Es el momento de que el gobierno deje de apoyar esta guerra, afirm el director ejecutivo de Oxfam Gran Bretaa, Mark Goldring. La directora de Amnista Internacional Gran Bretaa UK, Kate Allen, afirm: Reino Unido  ha alimentado este conflicto atroz a travs de temerarias ventas de armas que violan sus propias leyes y el tratado mundial de comercio de armas que en su momento defendi [...] la opinin legal confirma lo que afirmamos desde hace mucho tiempo, que la venta continuada de armas por parte de Reino Unido a Arabia Saudita es ilegal, inmoral e indefendible.

En opinin de Edward Santiago, director de Save the Children en Yemen, la renuencia de Reino Unido a condenar pblicamente el coste humano del conflicto de Yemen da la impresin de que las relaciones diplomticas y las ventas de armas acaban con las vidas de los nios de Yemen, mientras que Andrew Smith de la Campaign Against the Arms Trade [Campaa contra el Comercio de Armas] ha escrito que los aviones de combate y las bombas de Reino Unido han desempeado un papel fundamental en la catstrofe humanitaria que se est desatando sobre el pueblo de Yemen. Destacados juristas, incluido Philippe Sands, han afirmado que Gran Bretaa viola claramente el derecho internacional por vender armas que sabe que se utilizan para cometer crmenes de guerra.

Ahora se ha sabido que en esta guerra no solo se estn utilizando armas britnicas sino tambin personal britnico. Segn Sky News, seis asesores militares britnicos estn integrados en las fuerzas areas saudes para ayudar con la seleccin de objetivos. Adems, 94 miembros de las fuerzas armadas de Reino Unido sirven en el extranjero desempeando tareas para fuerzas desconocidas que se cree que es la coalicin dirigida por Arabia Saud, segn The Week, aunque el gobierno se niega a decir dnde estn exactamente.

De hecho, puede que incluso los ataques areos britnicos en Siria estn en parte motivados por el deseo de apuntalar la cada vez menor guerra en Yemen. Al ser preguntado recientemente en el parlamento Philip Hammond tuvo que admitir que ha habido una disminucin de las misiones de combate areas de los aliados rabes en Siria desde que Gran Bretaa entr en la campaa area ah debido a los retos del conflicto de Yemen.

Para el parlamentario nacionalista escocs Stephen Gethins, esto sugiere que al intensificar los bombardeos en Siria, los pases occidentales estaban disculpando [a los Estados rabes] de hacerlo para permitirles centrarse en el conflicto Yemen, lo cual era especialmente necesario dado que ha ido disminuyendo el apoyo de Estados como Jordania, Marruecos y Egipto a la campaa de Yemen. Resulta particularmente irnico que el supuesto compromiso de los parlamentarios britnicos de destruir al ISIS en Siria en realidad est facilitando una guerra en Yemen cuyo beneficiario directo es el ISIS.

Por ltimo, vale la pena examinar el apoyo britnico a la candidatura saud a ser miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Los informes del Consejo pueden ser muy influyentes. De hecho, fue la condena incriminatoria (y ahora sabemos que fraudulenta) este Consejo a Gadafi lo que proporcion el pretexto humanitario para la la guerra de la OTAN en 2011 contra la Jamahiriya libia. Y la reciente expulsin por parte del gobierno de Yemen del enviado de Derechos Humanos de la ONU muestra lo sensibles que son a las crticas los fiscales de la guerra yemen. Por lo tanto, sera particularmente til para quienes estn desencadenando el infierno en Yemen tener el Consejo de la ONU lleno de simpatizantes para ahogar cualquier crtica este trimestre.

As pues, Gran Bretaa es la principal fuerza externa que facilita la guerra contra el pueblo de Yemen encabezada por Arabia Saud. Al igual que los saudes Gran Bretaa est deseando aislar a Irn y trata de destruir a los hutis como el medio principal para lograrlo. Al mismo tiempo Gran Bretaa parece encantada de ver que al-Qaeda y el ISIS sustituyen a los rebeldes hutis a los que estn bombardeando, se supone que al considerar que nueva base para operaciones de desestabilizacin terrorista en toda la regin sirve a los intereses britnicos.


Dan Glazebrook es un escritor poltico independiente que escribe para RT, Counterpunch, Z magazine, The Morning Star, The Guardian, The New Statesman, The Independent and Middle East Eye, entre otros. Su primer libro, Divide and Ruin: The Wests Imperial Strategy in an Age of Crisis, fue publicado por Liberation Media en octubre de 2013. Consta de varios artculos escritos desde 2009 en los que examina las relaciones entre el colapso econmico, el auge de los BRICS, la guerra contra Libia y Siria y la austeridad. Actualmente investiga para un libro sobre el uso por parte de Estados Unidos y Gran Bretaa de los escuadrones de la muerte sectarios contra Estados y movimientos independientes desde Irlanda del Norte y Amrica Central en las dcadas de 1970 y 1980 hasta Oriente Medio y frica hoy en da.

Fuente: https://www.rt.com/op-edge/328560-yemen-war-saudi-bombing-uk/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter