Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2016

"Antena 3" y Venezuela
La necesidad de una democratizacin del poder de los medios de comunicacin

Anbal Garzn Baeza
Rebelin


Una vez ms se hace evidente como la mayora de los medios de comunicacin espaoles, vinculados a los poderes fcticos, acaban dirigiendo hacia dnde debe "debatir o razonar" la sociedad en los bares, paradas de trenes o en las comidas de casa, adems de dirigir parte las rdenes del da de las instituciones polticas; desde secretarios de partidos, parlamentarios a militantes de base. Un ejemplo fue la nota manipulada del pasado 20 de enero por parte del noticiero del canal de Antena 3, medio audiovisual de la millonaria corporacin privada Atresmedia, que emita los supuestos "vnculos" de Venezuela con PODEMOS, la CUP, y ETA. Nota que haca reflejar la realizacin de un supuesto viaje "secreto" de lderes polticos, periodistas e intelectuales, asociados al independentismo cataln, vasco o con la fuerza estatal de Podemos, a la capital venezolana. Esta nota, que dio el toque de clandestinidad sin serlo [1], poco inform de la transparencia de los asistentes a su visita a Caracas por el X Encuentro de la "Red de Intelectuales, artistas y movimientos sociales en defensa de la Humanidad".

Lo importante aqu no es slo si Antena 3 manipul (que es ms que evidente) o dijo la verdad, si el chavismo financia la CUP, Podemos y ETA (que es ms que mentira), o un sin fin de posibles argumentaciones. Lo importante de este fenmeno social comunicativo es que los medios, manipulando o no, deciden sobre que debemos debatir en la sociedad. Ese 20 de Enero muchas cosas pudieron suceder en Espaa (manifestaciones medioambientales contra grandes empresas, protestas contra desahucios, alguna que otra corrupcin municipal, o batalla sindical,...) o en el mundo (alguna reunin diplomtica de los pases ms poderosos, aprobacin de algn decreto transcendental en la ONU, causas y consecuencias de la baja del petrleo, conflicto en Siria o Ucrania,...) pero no tuvieron ni una imagen en ese telediario como si lo tuvo esta nota tergiversada. Una decisin que produjo el mecanismo simple de crear una noticia con subjetividad poltica, generar en base a este mensaje debate social (saturacin del tema en facebook, whats app, twitter, el vis vis, o muchos otros medios de comunicacin,..), y finalmente tener que justificarse los actores viajantes protagonistas de esa noticia como hizo Anna Gabriel de la CUP [2] o Mara Jos Aguilar de Podemos Castilla la Mancha [3].

Ese objetivo de "justificarse" es un mecanismo muy utilizado por los medios del poder que ha llevado a la situacin constante de que lderes de los partidos de la izquierda rupturista deban argumentar sus comportamientos organizativos, ya sean buenos o malos, mientras el establishment poltico del bipartidismo y la monarqua tienen va libre para actuar sin justificarse al ser los actores dominantes del modelo hegemnico. Una situacin que pone en evidencia el estrecho vnculo del poder poltico y econmico con los medios de comunicacin, dejando el mundo de la informacin con escasez democrtica y plural.

Un primer ejemplo del vnculo poder poltico-econmico y medios es cuando el primero decide cuando alguien es enemigo de la poltica nacional. Un ejemplo evidente fue el juego del ataque de los medios de comunicacin a los partidos de izquierda con el caso de Irn. Podemos fue atacado constantemente por medios de comunicacin sobre tener vinculaciones con el gobierno de Irn por ser financiado el programa de televisin de Pablo Iglesias, Fort Apache, por el canal internacional de Irn Hispan TV. Siendo en todo momento Podemos una cosa, proyecto poltico colectivo, y el programa otra muy diferente, proyecto profesional de Pablo Iglesias. Justamente cuando el bloqueo de la Unin Europea y los pases del Consejo de Seguridad de la ONU hacia Irn se va extinguiendo tras los pactos del programa nuclear iran (G5+1) el mismo gobierno espaol se acerca al gobierno persa para fortalecer comercio e inversiones bilateralmente. En los medios Irn ya no es un objetivo. El poder decide cuando un actor internacional es enemigo o amigo de la poltica espaola, y los medios reiteran la clasificacin. Ahora ya no es noticia en los medios criticar a Podemos sobre Irn porque ya no es enemigo del poder espaol. Lo mismo sucede con el caso de Cuba y de China, dado que han aumentado las relaciones bilaterales y comerciales con Espaa (visitas a estos pases por delegaciones empresariales y autoridades del gobierno del PP) ya no son ejemplos mediticos de ataque contra la izquierda en general. Hubiera hecho Antena 3 lo mismo si el viaje en lugar de Caracas fuera a La Habana o Pekn? En definitiva, Podemos ha tenido que justificar constantemente su no relacin poltica con Irn, algo que no tendr que hacer ahora el establishment espaol una vez abiertos los canales bilaterales. El pragmatismo de la derecha se olvida de su historia y sus principios.

Y una segunda situacin es, mientras los medios dan boom negativo de posibles vnculos internacionales de los partidos de izquierda se genera silencio, o incluso boom positivo, de los partidos del establishment. Los medios se inundan de la supuesto relacin CUP-Podemos-ETA con Venezuela, a la vez que poco se habl de otros movimientos, muy denunciables, por parte del bipartisimo. Desde la participacin del lder del PSOE, Pedro Snchez, en el poderoso Club de Bilderberg que rene hermticamente a los actores ms opulentos de Occidente y causantes de la crisis internacional de 2008, o el vnculo del PP, y la misma monarqua espaola, con regmenes represivos autoritarios como Israel o Arabia Saudita. Poco acento meditico despectivo se le dio a la visita oficial del expresidente extremeo Alberto Monago con el expresidente de Israel Simon Peres en 2013, conocindose en la comunidad internacional las violaciones constantes de Derechos Humanos contra el pueblo palestino.

A todo esto, la sociedad espaola no slo necesita un cambio democrtico en las estructuras econmicas, polticas, y sociales, tras el desgaste del Rgimen del 78, sino tambin la democratizacin, pluralidad, y la objetividad (con su correspondiente auditoria de la comunicacin) en los medios de comunicacin, tanto privados como pblicos. Romper con la enfermedad social de que unas manos privadas o una lite nos digan que debemos debatir cada da (muchas veces con manipulaciones mediticas como el ejemplo de Antena 3) segn los objetivos polticos y econmicos del Rgimen. Y construir una alternativa democrtica participativa que diferentes actores de la sociedad civil, como representantes de la pluralidad social, sean el consejo consultivo y auditor ciudadano de los medios que haga de "embudo democrtico" en muchos de nuestros debates diarios en bares, redes, instituciones polticas, en casa o en el trabajo. Los medios de comunicacin no estn para decirnos como la Religin que es el Bien o el Mal (medio de control), los medios de comunicacin deben ser espacios para que los actores plurales de una realidad Social construyan sus mismas realidades polticas (participacin y debates).


Notas

[1] http://www.cubainformacion.tv/index.php/america-latina/66835-como-antena-3-pretendio-convertir-x-encuentro-mundial-de-intelectuales-en-reunion-secreta-a-cuatro-bandas

[2] http://www.publico.es/politica/articulo-gabriel-viaje-secreto-venezuela.html

[3] http://www.huffingtonpost.es/2016/01/25/podemos-antena3-eta-venezuela_n_9067084.html


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter