Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-02-2016

A 30 aos del Referndum e la OTAN (I)
El PSOE, clave de bveda de la dominacin

ngeles Maestro
Rebelin


Parte I. De la Dictadura de Primo de Rivera a las elecciones de 1982.

El prximo 12 de marzo har 30 aos de la votacin en el Referndum sobre la permanencia del Estado espaol en la OTAN. Un ajustado resultado a favor del SI permiti que la Pennsula Ibrica y sus archipilagos se hayan convertido en instrumentos privilegiados de la estrategia imperialista euro-estadounidense en una escalada blica sin precedentes desde el final de la II Guerra Mundial.

Cuando el ruido de los bombardeos se escucha cada vez ms cerca, cuando en medio de criminales polticas de austeridad aumentan los gastos en Defensa y Seguridad al tiempo que se avanza en la jibarizacin de las pocas libertades que quedaban, en definitiva cuando guerra y fascismo vuelven a conformar las polticas de un capitalismo en crisis sistmica, es imprescindible tener bien identificados los hechos y sus responsables.

El impasse poltico que ha sucedido a las elecciones del 20 de diciembre abre fundamentalmente dos posibilidades de gobierno en el Estado y en ambas aparece el PSOE. Una de ellas sera un pacto de izquierdas del PSOE con Podemos y otras fuerzas polticas. Esta opcin es vista con esperanza por los sectores populares frente a la temida y ms probable coalicin PP-Ciudadanos-PSOE. En este artculo pretendo refrescar la memoria acerca de la abyecta trayectoria de la direccin del que fue el primer partido poltico de la clase obrera en temas cruciales para el escenario de guerra que se abre ante nosotros.

La deriva poltica de Podemos hacia la indefinicin poltica, extirpando cualquier propuesta rupturista de su discurso y de su programa, as como la de IU, ha sido analizada en otros trabajos. Sin embargo estimo que es necesario insistir en la caracterizacin del PSOE como partido que en mucha mayor medida que el PP siempre ha sido la clave de bveda para garantizar que para las clases dominantes todo siguiera atado y bien atado.

La confirmacin de la integracin en la OTAN y la entrada en la CEE, ambos hechos sucedidos en 1986, constituyen para muchos analistas el fin de la Transicin. La consumacin de la incorporacin de Espaa en las estructuras claves del Bloque Occidental culminaba la derrota infligida por las clases dominantes de la Dictadura - a las que se sumaba una nueva burguesa surgida de las privatizaciones del PSOE a una clase obrera que pudo amenazar con convertir el final del franquismo en un proceso con tintes revolucionarios tanto o ms serios que los que alumbr la Revolucin de los Claveles en 1974.

Los elementos claves de este proceso denominado como Transicin, y justamente ensalzado por todos los poderes establecidos, fueron la complicidad del PCE 1 que controlaba los resortes fundamentales del movimiento obrero y popular y la recreacin del PSOE.

En 1979 el PSOE conmemoraba el centenario de su fundacin con el curioso lema 100 aos de honradez. A un observador desinformado de la poca le hubiera extraado que tras una dursima dictadura, un partido socialista y obrero exhiba como hecho identificatorio el que sus dirigentes no hubieran metido la mano en la bolsa pblica2, cuando obviamente no haban participado en gobierno alguno desde la II Repblica La sabidura socarrona de una clase obrera que se haba forjado en la dura lucha contra la Dictadura sobre la hegemona comunista, iba a arrojar luz y completar tan escueto lema: 100 aos de honradez...y 40 de vacaciones

Y es que efectivamente el partido de Pablo Iglesias creado, como otras organizaciones socialistas, al calor de la Comuna de Pars - primer intento de asaltar los cielos - y de races genuinamente marxistas, estuvo desaparecido durante las cuatro dcadas de la Dictadura. Sobre esa ausencia casi absoluta del PSOE y la UGT de las duras luchas obreras y populares, que fueron minando el Rgimen y confiriendo a la oposicin una fuerte identidad de clase, se fue edificando el relato mistificado de la Transicin. La historia oficial escrita una vez ms al servicio de las clases dominantes y cuyo mximo exponente de masas fue la serie de TVE La Transicin espaola3 - ha sido edificada sobre la infravaloracin del movimiento obrero ms potente y estructurado de Europa occidental que adems incorporaba a sus luchas concretas objetivos polticos como Libertad, Amnista y Derecho de Autodeterminacin de los Pueblos

La contradictoria historia del PSOE tuvo otros episodios anteriores en los que sus principales dirigentes protagonizaron oscuros episodios de colaboracin, no slo de clase, sino con las dos dictaduras que ocuparon la historia de buena parte del siglo XX.

Entre 1923 y 1930, en un periodo marcado por la victoria de la revolucin sovitica y el auge del fascismo, dos de sus ms destacados lderes Julin Besteiro y Largo Caballero colaboraron estrechamente con la Dictadura de Primo de Rivera apoyada por la Monarqua y por la Iglesia, contribuyendo decisivamente a legitimarla; el primero teoriz la conveniencia de participar de sus instituciones y el segundo lleg a formar parte del Consejo de Estado. Todo ello mientras se suspenda la Constitucin, se disolvan los ayuntamientos y se intervena la Mancomunidad de Catalua, se extendan los somatenes al medio urbano y a todas las provincias, y se declaraba el estado de guerra. Al tiempo que el PSOE mediante el control de UGT - aseguraba la paz social y se integraba en el Consejo del Trabajo, la represin ms dura se cerna sobre la otra gran fuerza obrera, la CNT, y sobre el PCE, creado en 19204.

En marzo de 1939, un sector del PSOE encabezado por Julin Besteiro5, ejecut junto al cenetista Cipriano Mera y al coronel Segismundo Casado el golpe de Estado contra el gobierno del tambin socialista Juan Negrn, entregando Madrid a los fascistas6. La ignominia de esta traicin que abri las puertas al exterminio de cientos de miles de hombres y mujeres, mientras se justificaba para acabar con el sufrimiento de la guerra y por el compromiso de Franco de respetar la vida de los vencidos es uno de los hechos que ms celosamente oculta la historiografa oficial7.

Los 40 aos de vacaciones no fueron bice para que el PSOE desempeara un papel clave en la Transicin. Su escassima presencia en los movimientos de lucha contra la Dictadura o precisamente por ello no le impidi protagonizar episodios como el que documenta Joan Garcs8, citando un informe del embajador de EE.UU. en Madrid al Departamento de Estado. El gobierno norteamericano planeaba minuciosamente el postfranquismo con un mensaje claro: antes de que Franco deje de mandar deben hacerse preparativos para asegurar que Espaa contina bajo un gobierno fuertemente pro-occidental. Joan Garcs relata as las relaciones de dirigentes socialistas con la embajada de Washington en Madrid, citando los informes oficiales correspondientes dirigidos al Departamento de Estado: Algunos ofrecimientos a colaborar en stos planes llegaron espontneamente a los servicios de EE.UU., como el de Carlos Zayas Maritegui de la Agrupacin Socialista Universitaria -ASU- o los socialistas del interior (en disidencia con la fraccin del PSOE asentada en Toulouse, Francia), quien aparece informando asiduamente a la Embajada sobre personas de sensibilidad socialista suceptibles de sumarse a combatir al Partido Comunista si recibieran los apoyos materiales que buscaban. Zayas sealaba, entre otros, a Joan Ravents Carner en Barcelona, a Jose Federico de Carvajal y a Mariano Rubio Jimnez en Madrid .... El mismo autor da cuenta de que durante el postfranquismo, Felipe Gonzlez sent a Zayas en el Parlamento, a J. Ravents le hizo embajador en Francia, a F. de Carvajal, presidente del Senado y a Mariano Rubio, gobernador del Banco de Espaa, ...

En 1974 se viva un auge del movimiento popular marcado por las luchas victoriosas de liberacin nacional que iban a tener sus mximos exponentes en la derrota de EE.UU. por el pueblo vietnamita y en el fortalecimiento de la izquierda latinoamericana. En Europa se reflejaba en la revolucin portuguesa del 25 de abril, en el resurgir de la izquierda griega tras la derrota en referndum de la monarqua fascista que haba apoyado la dictadura de los coroneles auspiciada por EE.UU. 9 y en las potentes luchas obreras y estudiantiles en Francia, Italia y Alemania. En el Estado espaol, mientras Franco comenzaba su agona fsica, la descomposicin del rgimen se aceleraba en la misma medida que se fortaleca la lucha obrera y popular.

Existe abundante documentacin que acredita cmo las cancilleras de Francia y la Repblica Federal Alemana trabajaron coordinadamente con EE.UU. precisamente en la direccin que los dirigentes del PSOE haban propuesto algunos aos antes al Embajador USA en Madrid: apoyar econmica, meditica y organizativamente a un partido socialista capaz de neutralizar la hegemona comunista tras la muerte de Franco.. En 1984, responsables de la fabrica de armas Flick declaraban ante una comisin del Bundestag haber financiando al PSOE; an en 1992 se informaba al Parlamento alemn de que la fundacin Ebert, ligada al SPD, continuaba hacindolo 10 .

Cuando pregunt por todo esto a Pablo Castellano, ex dirigente del PSOE y diputado de Izquierda Unida en varias legislaturas, adems de certificar el rigor y la veracidad del trabajo de Garcs, aadi esto: Antes del Congreso de Suresnes, se hablaba de Nicols Redondo secretario general entonces de la UGT , de Felipe Gonzlez y del propio Pablo Castellano como posibles candidatos a la secretara general del PSOE. Un mes antes, todo el mundo supo que el Pentgono se haba decidido por Felipe Gonzlez.

Otro de los documentos claves para establecer el cdigo gentico del PSOE como instrumento del imperialismo es el libro de Alfredo Grimaldos: La CIA en Espaa (2006). En l se amplan los testimonios ofrecidos por Garcs al respecto y se recogen las declaraciones como las del ex agente de la CIA Philip Agee a la revista Zona Cero en marzo de 1987: Dentro del Programa Democracia elaborado por la Agencia, se cuida con especial atencin a las fundaciones de los partidos polticos alemanes, principalmente a la F riedrich Ebert Stiftung del Partido Socialdemcrata y la Konrad Adenauer Stiftung de los democristianos. Estas fundaciones haban sido establecidas por los partidos alemanes en los aos cincuenta y se utilizaron para canalizar el dinero de la CIA hacia esas organizaciones, como parte de las operaciones deconstruccin de la democracia, tras la Segunda Guerra Mundial. Des pus, en los sesenta, las fundaciones alemanas empezaron a apoyar a los partidos hermanos y a otras organizaciones en el exterior y crearon nuevos canales para el dinero de la CIA. Hacia 1980, las fundaciones alemanas tienen programas en funcionamiento en unos sesenta pases y estn gastando cerca de 150 millones de dlares. Operan en un secreto casi total. () Las operaciones de la Friedrich Ebert Stiftung (Fundacin del SPD), fascinan a los norteamericanos, especialmente sus programas de formacin y las subvencio nes que hicieron llegar a los socialdemcratas de Grecia, Espaa y Portugal, poco antes de que cayeran las dictaduras en esos pases e inmediatamente despus 11

Tras el decisivo papel jugado por el Partido Socialista Portugus de Mario Soares repetidamente acusado de estar en nmina de la CIA para yugular la Revolucin de los Claveles, tuvo lugar el tormentoso XXVIII Congreso del PSOE en mayo de 1979. En l, el Secretario General Felipe Gonzlez qued en minora con su tesis que propugnaba el abandono del marxismo, resultado que no acept y dimiti de su cargo.

Una de las voces que se alzaron en apoyo de las tesis de Gonzlez fue el viejo profesor Tierno Galvn, de formacin marxista, fundador del Partido Socialista Popular 12 y recin elegido alcalde de Madrid. Sus argumentos fueron as de sutiles: si no se hace s maana mismo los alemanes cortan la financiacin del partido, [y] en unos das ms los tanques ocupan las calles de Madrid.

El partido qued a cargo de una gestora presidida curiosamente por el ya citado candidato a colaborar con EE.UU. a cambio de sus tareas anticomunistas Jose Federico de Carvajal. Tres meses despus y tras los arreglos correspondientes las aguas volvieron a su cauce. Se celebr un nuevo Congreso que acept la propuesta de Gonzlez y este regres a la Secretara General.

El camino para ser considerado por el imperialismo euro-estadounidense como uno de los nuestros estaba abierto.

Notas:

1 El papel del PCE y de CC.OO. ha sido analizado por mi, entre otros, en estos trabajos http://www.lahaine.org/est_espanol.php/la_fuerza_de_la_memoria_y_el_poder_const

http://www.lahaine.org/est_espanol.php/el-hundimiento-del-engranaje-de

2 Treinta y seis aos ms tarde, precisamente eso mismo ser o no corrupto bastara para definir el debate poltico en una campaa electoral.

3 Rodriguez, Emmanuel. (2015) Por qu fracas la democracia en Espaa. La Transicin y el Rgimen del '78. Reciente libro en el que se desmontan los mitos de la Transicin y se cuestiona su xito desde el punto de vista de la estricta democracia. Lo hace desde la imprescindible afirmacin de que el Rgimen de la Transicin fue, como todos los sistemas polticos, un rgimen de clase.

4 El golpe de Estado de Primo de Rivera, con el decidido apoyo de Alfonso XIII, fue respondido con la convocatoria de una huelga general por UGT y CNT, que no tuvo el suficiente respaldo. Ambos sindicatos fueron ilegalizados, as como el embrionario PCE, sus dirigentes encarcelados al tiempo que la dursima represin incluidos los asesinatos se abata sobre la clase obrera.

5 Segn informa Joan Garcs, en su trascendental libro Soberanos e intervenidos (1996), pg 156, no slo Jualin Besteiro, sino tambin Indalecio Prieto y Largo Caballero apoyaron el Golpe del coronel Casado.

6 http://marquetalia.org/2013/12/10/traicion-la-republica-3-el-golpe-de-estado-de-casado/

7 Afortunadamente, historiadores de la talla de ngel Vias y Fernando Hernndez , han reconstruido con un apoyo documental abrumador, la ignominia de los traidores y de potencias como Francia y Gran Bretaa, y la dignidad del gobierno Negrn apoyado por el PCE. Como demuestran exhaustivamente su objetivo prioritario era, no tanto esperar a la internacionalizacin del conflicto con el desencadenamiento de la II Guerra Mundial, sino sacar de Espaa a decenas de miles de dirigentes sindicales y polticos que sin duda iban a caer asesinados por Franco. El desplome de la Repblica (2009)

8 Garcs, J. (2009). Soberanos e Intervenidos. Pg 161

9 El rey Constantino, hermano de la ex reina Sofa, fue expulsado de Grecia. An as vendi en Londres el tesoro real, patrimonio pblico, en 14 millones de euros http://www.mundiario.com/articulo/politica/griegos-no-olvidan-expolio-familia-constantino-saco-pais-tesoro-real-y-vendio-londres-142-millones-euros/20140309142223015995.html

10 Ibid. Pg. XX

11 Grimaldos, A. (2006) La CIA en Espaa. Pg 150

12 El PSP, junto al PCE y otros partidos, form parte de la Junta Democrtica que abogaba por la ruptura con la Dictadura. Tras el xito electoral del PSOE en 1977, sus exiguos resultados (6 diputados) y la marginacin por parte del primero de sus dirigentes, el PSP se integra en el PSOE en 1978.

Artculo escrito para la revista Espineta y Caragolins

ngeles Maestro. Red Roja

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter