Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-02-2016

La historiadora Laura Banadiba destaca el potencial de esta metodologa para el compromiso de los escolares con el presente
Historia oral en las aulas

Enric Llopis
Rebelin


Historiadora argentina, especializada en metodologa de la historia oral y presidenta de Otras Memorias (asociacin para la difusin y enseanza de la historia oral), Laura Benadiba (Buenos Aires, 1966) se acerc a este mtodo historiogrfico hace 20 aos. No saba muy bien entonces de qu trataba la historia oral, pero vi que algo despertaba la entrevista que realizaba un chico de 15 aos a un inmigrante judo polaco; cmo ese joven poda experimentar la entrevista como un puente respecto a otra inmigracin, la que l -y los muchachos argentinos- vivan en el presente respecto a los inmigrantes bolivianos. Cuando esta profesora de Secundaria inici su camino, lo hizo directamente desde la prctica. En la poca haba una extensa bibliografa y proliferaban los debates tericos, por ejemplo entre la historiadora argentina Dora Schwarztsein y la mexicana Eugenia Meyer. Pero a Laura Benadiba le preocupaba especialmente la construccin del conocimiento histrico en el aula. No se trata de memorizar, sino de que los chicos puedan comprometerse con su presente.

 

Hay una batalla por la Memoria Histrica hoy en Argentina? Coincidiendo con la victoria de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales de noviembre de 2015, el peridico La Nacin encabezaba un editorial con el titular No ms venganza. El ministro de Cultura de Buenos Aires y director del Teatro Coln, Daro Loprfido, declar recientemente que la cifra de 30.000 desaparecidos (durante la dictadura militar) se construy en una mesa. A juicio de la directora del programa de historia oral de las Escuelas ORT, no se trata de un litigio por la memoria histrica, sino de un enfrentamiento poltico entre el Frente para la Victoria, de Scioli, y Cambiemos, de Mauricio Macri, que se reproduce asimismo en las redes sociales. Son unas afirmaciones prfidas y aberrantes. Por otro lado, Laura Benadiba recuerda que desde 2003 los gobiernos de Nstor y Cristina Kirchner se legitimaron de algn modo, adems de por la coyuntura econmica, por principios como memoria, verdad y justicia. Pero se limitaban al periodo 1976-83. No se toc la actuacin de los ejecutivos peronistas previos a 1976. Los gobiernos deciden qu Memoria hay que recordar.

Benadiba es autora de libros de texto y material divulgativo en materia de Ciencias Sociales. Tambin ha compilado Otras memorias. Testimonios para la transformacin de la realidad y escrito Historia oral, relatos y memorias (2007), Recursos Metodolgicos para ensear Ciencias Sociales. La historia oral, los jvenes y el pasado (2012) y Espacios y prcticas en la historia oral. Experiencias desde el compromiso (2013), entre otras obras. Una parte de la Academia ha visto en ocasiones con recelo este mtodo de investigacin, al considerar que la memoria puede conducir fcilmente a errores y a una falta de rigor en los testimonios. Pero en la historia oral se siguen siempre unos pasos en los que se ha de ser estricto, aclara la investigadora argentina, que ha participado, junto a los historiadores Ricard Camil Torres y Cristina Escriv, en un acto sobre Presente y futuro de la historia oral en la Universitat de Valncia. Cuando el historiador entrevista a la fuente, tambin la est construyendo. Y ha de hacerlo a partir de una metodologa rigurosa. La entrevista se filma ntegramente en vdeo; el investigador ha de conocer previamente al entrevistado, y saber que ha vivido el proceso histrico que se aborda; adems, se ha de indagar antes en otras fuentes, no facilitar previamente cuestionarios y trabajar con un guin semi-estructurado, que permita repreguntar. Por supuesto, el entrevistado responder lo que en ese momento quiera, pero eso puede pasar tambin con un peridico, archivo o estadstica.

No hay una verdad objetiva, zanja la docente. Adems, actan otros vectores como las luchas de poder. Por ejemplo, quien dirige una universidad es la persona que determina qu se considera o no historia oral; hay personas que no tienen en cuenta a los entrevistados, y que usan la historia oral como un negocio, o la limitan a feudos y cotos cerrados. Con todo, se trata de fuentes muy directas, que enriquecen la investigacin y dejan pistas para abrir lneas nuevas. Requieren un contraste, pero tambin las fuentes escritas, aclara la historiadora argentina. Laura Benadiba ha optado por el trabajo en las aulas, con menores de Jardines de Infancia, Primaria, Secundaria, jvenes discapacitados, del medio rural y tambin villas de emergencia. En el ejercicio de la entrevista, para el que forma grupos de diferentes edades y especialidades, se acortan las distancias entre generaciones, los escolares refinan el vocabulario y han de realizar un esfuerzo de comprensin. El hecho de transcribir las conversaciones mejora la capacidad de redaccin y estimula el esfuerzo por encontrar sinnimos. El proceso motiva a los alumnos, ya que habitualmente permanecen hasta que termina el periodo escolar.

De las prcticas de historia oral surgen testimonios como el de un superviviente del campo de exterminio polaco de Treblinka, donde el nazismo extermin durante la segunda guerra mundial (entre 1942 y 1943) a centenares de miles de personas, sobre todo judos polacos. El entrevistado contaba que cuando se divida a la gente para destinarla a los trenes (rumbo al campo de concentracin) o a la fbrica (en el caso de que conocieran algn oficio), l se sinti un afortunado. El hecho de poder trabajar le liber del centro de internamiento, lo que no ocurri con su mujer e hijo. Sinti culpa por ello. El relato de la experiencia hizo que su vstago en Argentina pudiera conocer, aos despus, el pasado del padre.

En otro ejercicio con mujeres rabes en Argentina, alguien del pblico (hijo de una de las entrevistadas) pudo visualizar a su madre, el rostro y las palabras, antes de que padeciera la enfermedad de Alzheimer. Es decir, uno no puede medir las consecuencias de trabajar con la historia oral, remata la investigadora. El libro Historia oral, relatos y memorias (Maipue) recoge experiencias como la del Proyecto ARCA (Argentina-Catalunya), desarrollado en 2006 con el ttulo La persistencia del silencio despus de la dictadura. La iniciativa trataba de recuperar aspectos de la vida cotidiana y permita a los alumnos aprender historia desde el mbito ms cercano, la familia. Tras un periodo de capacitacin previa, una alumna argentina recuerda la entrevista que sobre la dictadura le hizo a un profesor de Matemticas, que form parte del ejrcito: l contaba que viva como en una realidad paralela que le deca cmo manejarse, qu saber y qu no saber; esto influye en el da de hoy de esa persona. En el libro Espacios y prcticas en la historia oral (Maipue) se cita el caso de un nio de seis aos, Nicols, que tras preguntar a sus padres y abuelos cmo era la escuela en el pasado, compara esa realidad con el presente que l vive, lo que le lleva a tomar conciencia de la necesidad de cambios.

En cuanto a los referentes que toma para su trabajo, la presidenta de la Asociacin Otras Memorias destaca, entre otros, a uno de los grandes tericos de la historia oral, Alessandro Portelli, especialidad que ha hecho compatible con las clases de Literatura Anglo-Americana en la Universidad de Roma La Sapienza. Musiclogo y colaborador del diario il Manifesto, tambin es autor de textos como Historia y memoria, la muerte de Luigi Trastulli. En el prlogo de Espacios y prcticas en la historia oral, afirma: La madurez metodolgica y la credibilidad cientfica se convierten en afiladas armas de la batalla poltica de las ideas y de la memoria. Asimismo resalta al historiador Ronald Fraser, autor de Recurdalo t y recurdalo a otros. Historia oral de la guerra civil espaola, quien le anim a continuar con su trabajo, de la manera en que yo lo haca, ante enfrentamientos ocurridos a lo largo de la labor investigadora. Y la investigadora Cristina Escriv, que durante una dcada tutoriza prcticas de investigacin en el Instituto Obrero a alumnos de la Facultat d'Histria Contempornia de la Universitat de Valncia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter