Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-02-2016

Quin puede ufanarse de los xitos del Plan Colombia?

Secretariado del Estado Mayor Central de las FARC-EP
Rebelin

Un reciente titular de la agencia EFE se encarg de notificar al pas, que los Estados Unidos y Colombia celebrarn muy pronto los 15 aos del Plan Colombia en la Casa Blanca.


El acto tendr lugar, segn la informacin difundida, el da 4 de febrero de 2016, en Washington, y a l asistirn en primer lugar los Presidentes Barack Obama de los Estados Unidos y Juan Manuel Santos de Colombia. Tambin figuran como invitados los ex Presidentes norteamericanos Bill Clinton y George Bush, y los colombianos Andrs Pastrana y lvaro Uribe.

De acuerdo con declaraciones del ex mandatario Andrs Pastrana a la misma agencia, se trata estrictamente de la celebracin de los xitos del Plan Colombia acordado 15 aos atrs por el Presidente Clinton y l mismo. Segn Pastrana, los xitos a que se refiere no son otros que un fortalecimiento de las fuerzas militares del pas como nunca en la historia, que permiti una poltica de seguridad democrtica y llevar a la guerrilla a una mesa de negociaciones. Asimismo asegur que dicho Plan permiti el fortalecimiento de unas instituciones que estaban al borde del abismo, una poltica social exitosa y el tratado del libre comercio con EE.UU., que era la base del Plan Colombia.

El sentido de las declaraciones de Pastrana traen a su vez a la mente las afirmaciones del General John F. Kelly, jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, quien, en un artculo publicado en el mes de mayo de ao anterior en el Nuevo Heraldo de Miami, asegur que el Plan Colombia, el paquete de asistencia militar proveniente de los Estados Unidos valorado en nueve mil millones de dlares y aprobado en el ao 2000, les ha mostrado el caminopara derrotar al Estado Islmico, otro enorme reto para los Estados Unidos y sus aliados.

El general Kelly, que titula su artculo La resolucin de Colombia merece respaldo, afirma en l algo revelador: Colombia nos ha enseado que la batalla del relato es quizs la ms importante de todas. Es decir, que lo ms importante no reside en lo que efectivamente suceda, sino en lo que se logre inculcar en la mente de la gente. Una guerra puede perderse o fracasar en sus propsitos, pero lo que cuenta en verdad es lo que se haga creer al gran pblico.

Es evidente a estas alturas que los proclamados xitos del Plan Colombia solamente hacen parte de la batalla del relato, una de cuyas escenas centrales ser la celebracin de su aniversario.

Es fcil concluirlo, pues desde su planteamiento inicial estaba asentado en falsedades. Segn se afirm a principios de siglo, el Plan Colombia tena como objetivo fundamental el combate contra el narcotrfico, dentro de la estrategia general norteamericana de guerra contra las drogas. Por ser Colombia entonces el principal exportador de cocana hacia los Estados Unidos, el Plan apareca as como un fuerte respaldo econmico y militar por parte de USA, al gobierno y al pas que ms se esforzaban en una ya larga confrontacin con los carteles mafiosos.

Quince aos despus la realidad sigue siendo prcticamente la misma, en cuanto se refiere a la produccin y exportacin de cocana y otras sustancias narcticas de origen colombiano.

A mediados de 2015, cuando se dio a conocer el informe de monitoreo de la Oficina de Naciones de Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), presentado conjuntamente con el gobierno colombiano, la conclusin resumida fue que los cultivos de coca y la produccin potencial de cocana en Colombia aumentaron en 2014. Los primeros crecieron un 44%, ya que pasaron de 48.000 hectreas en 2013 a 69.000 hectreas en el ltimo ao, mientras que la produccin del alcaloide pas de 290 toneladas a 442, lo que significa un aumento del 52%. Triste panorama para calificarlo como un xito. Adems las noticias dan cuenta de cmo en muchas regiones del pas los campesinos han abandonado el cultivo de la coca, para reemplazarlo por el de marihuana, que crece de modo exorbitante a raz de otra serie de factores.

Habra que tener en cuenta que uno de los pilares fundamentales del plan de erradicacin de cultivos de uso ilcito estuvo centrado en el PECIG o Programa de erradicacin de cultivos ilcitos, pese a las mltiples denuncias de instituciones internacionales, organizaciones no gubernamentales, estudiosos y comunidades acerca de los graves daos a la salud humana, ambientales, sociales y econmicos no slo en Colombia sino en pases vecinos como Ecuador.

Pues bien, en abril de 2015, la Agencia Internacional para la Investigacin del Cncer de la Organizacin Mundial de la Salud, clasific al glifosato como probablemente cancergeno para los seres humanos. Con base en ello, el Ministerio de Salud de Colombia recomend al Ministerio de Justicia suspender las fumigaciones. Y el 14 de mayo de 2015, el Consejo Nacional de Estupefacientes decidi suspender las fumigaciones areas con glifosato contra los cultivos considerados de uso ilcito, ante la abrumadora evidencia de que las denuncias eran ciertas. Quin puede ufanarse entonces de los xitos del Plan Colombia?

Por su parte, segn las declaraciones de Andrs Pastrana, uno de sus mayores xitos fue el fortalecimiento sin antecedentes de las fuerzas armadas colombianas, y la poltica de seguridad democrtica que oblig a la guerrilla a sentarse a la Mesa de Conversaciones. Sorprende el cinismo del ex Presidente, pues sabe perfectamente que cuando se concibi y empez a aplicar el Plan Colombia, las FARC-EP se hallaban sentadas con su gobierno en un proceso de conversaciones de paz. Sabe bien el seor Pastrana que ms bien fue la implementacin inconsulta y descarada de dicho plan, lo que vino a enrarecer y echar a pique el proceso de paz del Cagun.

Ahora bien, lo que todos saban entonces era que el Plan Colombia no era lo que se deca en pblico, sino que consista en una gigantesca operacin contrainsurgente que pretenda absurdamente dos cosas. La primera de ellas, la derrota militar de las guerrillas, particularmente de las FARC-EP. Y la segunda, dotar al Estado colombiano de un aplastante aparato de represin militar, judicial, poltica y social, que le permitiera, por la fuerza, garantizar la completa implementacin de los paquetes econmicos neoliberales ordenados por el FMI y el Banco Mundial. No es gratuita la cnica afirmacin de Pastrana cuando asegura que la base del Plan Colombia era el Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos.

Ya l mismo se haba quitado la careta, cuando en sus memorias sobre la poca reconoci que el proceso de paz del Cagun slo haba tenido como objeto un papel distractor, para ganar tiempo, mientras el aparato militar colombiano se agigantaba para derrotar definitivamente la insurgencia. En ese sentido cabe ms bien la aseveracin contraria. En cuanto a la derrota de esta, el Plan Colombia demostr en la prctica su ms absoluto fracaso. Antes que alcanzar la victoria, el conflicto armado colombiano alcanz su pico ms alto en la historia, dando lugar a la ms horrorosa campaa de crmenes de guerra y de lesa humanidad, y a la ms aberrante violacin de los derechos humanos por parte del Estado colombiano, en contra de millones de compatriotas que pagaron con su sangre, su despojo y su sufrimiento los costos de esa aventura.

A comienzos del ao 2014, la Unidad de Vctimas de la Fiscala General de la Nacin, entidad inclinada a adjudicar a la insurgencia el mayor porcentaje de crmenes posible por cuenta del conflicto, public sus cifras sobre las vctimas del conflicto colombiano en el perodo comprendido entre 1984 y 2013. En dicho perodo, de mayoritaria ejecucin del Plan Colombia, la entidad registraba 5.368.138 casos de desplazamiento forzado, 636.184 homicidios, 93.165 desapariciones forzadas, entre otra larga lista de horrores que los gobiernos de los Estados Unidos y Colombia seguramente festejarn el 4 de febrero como uno de sus mayores xitos.

Mientras que en el ao 1985 el nmero de vctimas imputables al conflicto alcanzaba la cifra de 11.971, y la suma de todas ellas entre ese ao y 1999 llegaba a 1.140.661, el ao 2000, primero de la implementacin del Plan Colombia, produca la impresionante cifra de 455.776 vctimas. Y la suma de todas ellas desde ese mismo ao al 2013, es decir durante la ejecucin del plan que tanto enorgullece a quienes se renen a aplaudir sus xitos, produjo la espantosa cifra de 5.130.816 vctimas, es decir cinco veces ms vctimas que todas las que produjo el conflicto antes de entrar en vigencia el engendro criminal que se llam Plan Colombia.

Por su parte, el Centro Nacional de Memoria Histrica, creado por la administracin de lvaro Uribe Vlez, registr la ocurrencia de 1982 masacres entre 1980 y 2012, es decir un total de 5,1 masacres por mes, y todos sabemos que tal cifra comenz a crecer desbordadamente a comienzos de la dcada de 1990, alcanzando su mayor grado de demencia a comienzos de este siglo, precisamente en coincidencia con la entrada en vigor del Plan Colombia. Ni una sola vez en este pas se registr un combate entre las fortalecidas fuerzas armadas colombianas y los grupos paramilitares causantes de la inmensa mayora de las matanzas de humildes colombianos.

Est de ms referirse a las ejecuciones extrajudiciales, denominadas eufemsticamente falsos positivos, asesinatos impunes de civiles inermes cometidos por el Ejrcito Nacional, para presentarlos como guerrilleros dados de baja en combate. Para nadie es un secreto que tal prctica se convirti en sistemtica a partir de la entrada en vigor del Plan Colombia.

No resulta extrao que el gobierno de los Estados Unidos cite a sus cipayos para celebrar con ellos la consumacin de sus peores prcticas. La larga y dolorosa experiencia de Nuestramrica nos demuestra que los intereses geoestratgicos de Washington, sus planes de saqueo de recursos naturales y la biodiversidad, los intereses econmicos de sus compaas transnacionales y de sus fabricantes de armas, unidos a sus anhelos de dominacin global, dan para concebir los ms inhumanos proyectos de intervencin y desestabilizacin en nuestros pueblos.

La memoria de nuestros muertos y el dolor de millones de vctimas por cuenta del Plan Colombia no sern olvidados. Colombia recuperar su plena soberana y su pueblo alcanzar la democracia y la justicia verdaderas. La leyenda rosa que hoy difunden al mundo se desmoronar por el peso de su propia infamia.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter