Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2016

Nuestra Fe es revolucionaria

Paul Salgado
Rebelin


San Cristbal de las Casas, Mxico

Las expectativas son altas en el estado ms pobre y marginado de Mxico en cuanto a la inminente visita del primer Papa latinoamericano de la Iglesia Catlica. Se espera que esta visita aclarar la oscuridad que rodea a la militarizacin y a la guerra de "baja intensidad" que sigue desgarrando a las comunidades indgenas de Chiapas ms de 20 aos despus el levantamiento zapatista.



Conmemoracin de los 18 aos de la masacre de Acteal

El Vaticano ha anunciado que el 15 de febrero, en la catedral de San Cristbal de las Casas, Francisco orar y presentar sus respetos frente a la tumba de Samuel Ruiz Garca, el Obispo mexicano que una vez fue considerado un zapatista 'comandante' por la lite poltica, quien envi soldados, tanques y helicpteros militares contra su congregacin indgena campesina, en un intento por destruir su resistencia al colonialismo persistente que continua tratndolos como siervos.

Durante cuatro dcadas, el obispo Samuel Ruz organiz a las comunidades indgenas ms pobres y marginadas en las montaas y exuberante selva tropical en la frontera sur de Mxico, elevando la conciencia entre los tzotziles, tzeltales, choles, tojolabales y otros descendientes del original Maya, para reclamar sus tierras ancestrales y para exigir, no simplemente sus derechos constitucionales y polticos, sino su derecho a la dignidad y el respeto de su patrimonio cultural y lingstico.


Retrato del obispo Samuel Ruiz Garca colocado para la ceremonia y misa en la misma conmemoracin en Acteal

El trabajo cauteloso y poco conocido del Papa argentino entre los pueblos ms pobres y barrios ms marginales en Buenos Aires durante las dictaduras militares de extrema derecha de su pas, tiene eco en la obra del obispo Ruiz. Esta es una conexin que est lejos de pasar desapercibida por las comunidades indgenas en Chiapas, quienes an hoy enfrentan la violencia de los paramilitares organizados por finqueros y terratenientes, por los campesinos soportando constantes actos de desplazamiento de sus territorios ancestrales y la represin del Estado por parte de la polica y los militares cuando intentan resistir.

Organizadores de las comunidades indgenas Chol en la selva Lacandona, el corazn de la resistencia zapatista en curso, citan las propias palabras del Papa en comunicados, exigiendo un trato justo para los migrantes centroamericanos que cruzan la frontera y pasan a travs de su territorio, evadiendo a los militares mexicanos, tratando de llegar a los trenes de mercancas que podran llevarlos a la frontera con Estados Unidos:


Oracin silenciosa enfrente de la iglesia donde ocurri la masacre

"Tenemos que luchar para vivir, para vivir con dignidad y tenemos que decir que No a una economa de la exclusin y la desigualdad que mata y margina a las masas de gente ... sin trabajo, sin horizonte, no hay salida que emigrar, superando tantas adversidades por la oportunidad de una vida mejor".

Los sobrevivientes de la infame masacre de Acteal, una masacre de 45 personas, en su mayora nias y nios y mujeres -muchos de ellos desplazados de sus tierras por las amenazas y la violencia- quienes se encontraban apiados en la iglesia catlica de su comunidad tzotzil en las montaas de Chiapas, cuando fueron asesinados con machetes y balas por paramilitares contratados, tambin declararon su fe en que el Papa "va a estar al lado de los pobres. l ha dicho que quiere una Iglesia de los pobres y para los pobres, y oramos que va a estar con nosotros, como siempre lo estuvo nuestro querido jTatik (Padre) Samuel Ruz".

Campesinos catlicos se han unido en las comunidades indgenas en todo el espectacular paisaje de Chiapas, para organizar 'Pueblo Creyente', quienes pertenecen a congregaciones de iglesias diferentes que salen a las calles para expresar activamente su adhesin a la demanda central de la teologa de la liberacin catlica -que la iglesia pone los pobres, los indgenas, los trabajadores y los campesinos, ante todo y en primer lugar- siguiendo la demanda del Papa para buscar "alternativas creativas ... a la dictadura sutil del capital y sus injusticias".



Murales en Oventik, Chiapas, una comunidad autnoma Zapatista

El Pueblo Creyente, en sus declaraciones, proclama las palabras del Papa en la Reunin Internacional de Movimientos Populares en Bolivia el pasado verano, como justificacin de su lucha: "Ustedes, los ms humildes, los explotados, los pobres y los excluidos pueden y hacen mucho ... debemos decir sin miedo: queremos un cambio, un cambio real, ya que este sistema econmico no se aguanta, no lo aguantan los campesinos, no lo aguantan los trabajadores, no lo aguantan las comunidades ... el futuro est en sus manos, en su capacidad de organizarse y promover alternativas creativas".

Samuel Ruiz ofreci palabras como estas a menudo, ya que en 1975, cuando escribi un libro titulado 'La Teologa Bblica de la Liberacin' -apropriando a Cristo como un profeta revolucionario- y consistentemente, en los idiomas de las comunidades indgenas en las que predic, y como cuando l organizaba campesinos en su lucha contra los terratenientes ricos, y protega a los migrantes durante su escape de las dictaduras militares centroamericanas apoyadas por los Estados Unidos.

La adhesin del obispo Ruz a la teologa de la liberacin y sus denuncias de la complicidad de los polticos mexicanos en la perpetuacin de la situacin colonial de los indgenas y los pobres en Chiapas, inquietaron al Vaticano y le valieron la hostilidad sin tregua de los ricos y poderosos en Mexico.

Despus de una dcada de sigilosa organizacin poltica de los Zapatistas entre las mismas comunidades en las que Ruiz haba predicado, una insurreccin guerrillera estall en 1994, y en este momento cuando la mxima autoridad de la Iglesia Catlica en Mxico, el cardenal Juan Sandoval Iiguez, implor a los catlicos "a no caer presa de los pensamientos irracionales ni a la direccin de Samuel Ruiz".

Incluso despus de que Ruiz explic cuidadosamente que los indgenas en Chiapas haban "sido empujados ms all de los lmites de su paciencia, se haban cansado de las promesas del gobierno y crean que no haba otro camino ms que tomar las armas," sus compaeros obispos lo denunciaron por "perder su imparcialidad" y, el entonces presidente de Mxico, Ernesto Zedillo, personalmente acus a Ruiz de seguir una "teologa de la violencia".

La ideologa revolucionaria y anti-capitalista Zapatista no es religiosa, pero no hay duda de que el trabajo insistente de Ruiz en el aumento de la conciencia y la confianza de los campesinos indgenas en todo Chiapas, contribuy a la rebelin, y a la resistencia continua Zapatista -as como de las innumerables organizaciones autnomas y radicales en las comunidades a lo largo de las montaas del estado- no se podra explicar sin entender su fe revolucionaria.

Las oraciones del Papa frente a la tumba de Samuel Ruiz se vern, entre los tzotziles, tzeltales, choles y otros pueblos indgenas que se estn organizando para resistir a los intentos implacables del Estado, los terratenientes y los ricos, para mantenerlos en un estado de pobreza y sometimiento colonialista, como una reivindicacin de la lucha del obispo por la justicia, el respeto y la dignidad de los oprimidos.

La imagen de un Papa latinoamericano ofreciendo sus respetos ante el retrato de Ruiz, en la catedral en la que el obispo exigi a la Iglesia Catlica colocar a los ms pobres y marginados -los indgenas- en el centro de su fe y prctica, exigir que todo Mxico reconozca que la lucha por la justicia ya no es representada solamente por un sacerdote en solitario, trabajando pacientemente y sin reconocimiento en comunidades remotas de las montaas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter