Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2016

Entrevista a Antoni Batista, autor de Otegi, la fora de la pau (La Campana)
Arnaldo Otegi es un preso poltico

Enric Llopis
Rebelin


Est previsto que el secretario general de Sortu y uno de los dirigentes principales de la izquierda abertzale, Arnaldo Otegi, salga el prximo 1 de marzo de la prisin de Logroo, donde cumple una condena de seis aos y medio por el llamado caso Bateragune. A pesar de los procesamientos, inculpaciones y las penas de prisin, si hay que ponerle cara a la paz en Euskadi es la de Otegi, sostiene el periodista Antoni Batista (Barcelona, 1952) en el libro Otegi, la fora de la pau, editado en 2015 por La Campana. Adems de profesor universitario, el autor ha sido corresponsal en el Pas Vasco durante 25 aos, sobre todo en La Vanguardia. Tambin ha trabajado en los diarios Avui y Ara.

Fruto de los aos de corresponsala en Euskadi son ocho libros, entre otros, Terror y negligencia. Hipercor y la construccin periodstica de ETA, Diario privado de la guerra vasca; Euskadi sin prejuicios; Madariaga. De las armas a la palabra o Adis a las armas. Una crnica del final de ETA. Asimismo ha cubierto como enviado especial la primera Intifada, iniciada en 1987, o en Irlanda la fase ms dura del conflicto, as como el proceso de paz de Stormont (1998). El periodista cataln ha presentado su libro sobre Arnaldo Otegi en el Centre Octubre de Valencia.

-Afirmas que si se pretende poner un rostro a la paz en Euskadi, ste es el de Arnaldo Otegi, aunque la paz sea un xito global. Y que el dirigente de la izquierda abertzale aparece en un momento clave, cul?

Hay que interpretar la paz como un proceso. Un transatlntico no gira en seco, sino que necesita espacio. La paz de Argel (1989), que fue muy corta; la de Lizarra (1998) fue la ms importante, porque es la primera vez que ETA va ms all de una tregua tctica. Otegi debuta entonces firmando como mximo responsable de la izquierda abertzale, y est claro que si l no firma ETA no declara una tregua indefinida. All arranca precisamente mi relacin con Arnaldo Otegi. En 2004, 2005 y 2006 tuvimos la paz del gobierno de Zapatero; y despus, la paz definitiva, con la renuncia de ETA a la lucha armada.

-Visto en perspectiva, despus de tantas dcadas de conflicto, ha habido inters por parte del estado espaol en que ste permaneciera abierto o se prolongara? Crees, incluso, que en algn momento ha podido alimentarlo?


No creo que el estado espaol haya alentado el conflicto, en ningn caso. Otra cosa es que un conflicto que el estado no ha propiciado en definitiva el responsable es ETA- le vaya bien para determinados intereses estratgicos, aun cuando le vaya terriblemente mal, porque las vctimas son las vctimas y se es un precio altsimo. Esto lo explica bien Arzalluz en lo que llamaba la teora de la lcera sangrante, es decir, un estado puede soportar una cuota de violencia determinada, pero un estado profundamente centralista como el espaol se est viendo en el caso cataln-, no puede soportar un proceso de independencia. Es la teora de Arzalluz

-Han sido las conversaciones para la paz un territorio minado?


En la tregua de Argel, el gobierno espaol tena pocas cosas que ofrecer a una organizacin que ellos llaman terrorista como ETA. En cambio, si aguantaban las conversaciones podan marear la perdiz, lo que les interesaba porque evitaban vctimas. Yo creo que a ETA tambin le hubiera venido bien la estrategia de marear la perdiz, porque la distensin hubiera cundido mucho antes de lo que finalmente lo hizo: la guerra lleva a la guerra y la paz a la paz. Por fortuna la gente se acostumbra en seguida a vivir en una sociedad no tensionada. En Argel creo que ETA rompi la tregua precipitadamente. En cambio, una nueva generacin, que es la de Arnaldo Otegi, Joseba Pemach o Pernando Barrena, personas que tienen entre 50 y 60 aos y que son quienes hoy llevan las riendas, dan un salto adelante y estn en condiciones de materializar la paz. De hecho, lo hacen. En ETA destacara a gente coetnea de los citados, como Mikel Antza y sobre todo el papel fundamental de Josu Urrutikoetxea (Josu Tenera).

-Otegi ingres en prisin en octubre de 2009 por el caso Bateragune. Fue una condena poltica?


Si hay una cosa meridianamente clara es que Arnaldo Otegi es un preso poltico.

-Cmo explicaras lo que en instancias judiciales, polticas y medios de comunicacin se denomin el entorno de ETA?


Esto obedece, creo, a una estrategia de Mayor Oreja y tambin del juez Garzn, que es la de la mancha de aceite. Es decir, intentar extender al mximo lo que es ETA. Pasan de lo que sera normal en una legislacin democrtica garantista (es criminal quien comete un crimen y su cmplice directo), a criminalizar a quienes le son prximos, en este caso el partido poltico de la izquierda abertzale; por esta extensin, pasan a criminalizar a todo el independentismo vasco. En un momento dado incluyeron tambin al PNV. Creo que la mxima expresin de esta extensin del terrorismo es la Ley de Partidos del ao 2002, a mi modo de ver la ley ms antidemocrtica aprobada por el estado espaol desde 1977. Implicaba la prohibicin de un partido poltico.

-Cmo caracterizan los medios de comunicacin espaoles la figura de Otegi? Se constata algn cambio con el paso de los aos?


Hice un estudio acadmico, una tesina, sobre el tratamiento en los peridicos del conflicto vasco. Cog ms de 900 noticias en una dcada, desde el atentado de Hipercor en 1987. En los medios ms importantes del estado espaol, el conflicto se vea sobre todo a partir de fuentes de la judicatura, el Ministerio del Interior y la polica. Se daba, por tanto, una versin hostil a lo que ellos, legtima o ilegtimamente, defendan. Hoy, la visin que se da de Euskadi desde Espaa es tambin de fuentes parciales o totalmente hostiles al independentismo, aunque sea sin violencia. Pero es lo que estamos viendo tambin en Catalua, donde nunca prcticamente se ha pegado un tiro.

-Cmo has desarrollado, en ese contexto, tu trabajo de corresponsala en el Pas Vasco?


Yo hice mi periodismo alternativo. Estoy en contra de la violencia, de cualquier tipo de muerte o vejacin de los derechos. Eso en cuanto mi tica. Mi deontologa, que es mi tica profesional, consiste en dar voz a todas las fuentes que intervienen en un conflicto. Coga las fuentes oficiales Ministerio del Interior, Gobierno Civil, jueces, fiscales o fuerzas de seguridad del estado-, pero tambin daba voz a la izquierda abertzale y a la misma ETA. Le hice la primera entrevista a Arnaldo Otegi en un medio de referencia del estado espaol, La Vanguardia, antes slo haba aparecido en los medios propios.

-Tuviste libertad para realizar ese periodismo alternativo?


En el Avui estuve muy cmodo hasta que un determinado momento. Escriba en cataln, en mi lengua, yo no me hubiera ido del peridico. Pero me fui precisamente cuando me prohibieron publicar una entrevista con un dirigente de ETA. En ese momento me fui a La Vanguardia, medio del que tena una oferta desde haca tiempo. Y pude all publicar finalmente esa entrevista en diciembre de 1989 a Julen Madariaga, fundador de ETA y quien defendi en su momento la teora de la lucha armada.

-Se acabaron entonces las dificultades?


Para que un periodista pueda hacer su trabajo, siempre tiene que haber un director que le d confianza. Mi amigo Juan Tapia fue un gran director de La Vanguardia, y tuvo que aguantar algn envite. Por ejemplo, a raz de la publicacin de la entrevista con Arnaldo Otegi, en septiembre de 1998, recibi una llamada del presidente Aznar, quien le pregunt por qu el peridico publicaba en portada entrevistas con terroristas. Le sugiri adems que tomara alguna medida con el periodista. Juan Tapia se mantuvo en su sitio. En la presidencia Aznar con mayora absoluta y con el cambio en la direccin del diario, pas a la seccin de Cultura y me dediqu a mi otra especialidad, la Msica.

-En el prlogo del libro, firmado por el militante de la CUP, David Fernndez, se recoge la siguiente frase de Gerry Adams: La negociacin verdaderamente difcil siempre es con los tuyos. Ests de acuerdo?


Otegi negoci, y bien, con diferentes ramas del estado espaol, especialmente con el PSOE, ya que eran los aos de hegemona del partido socialista. Pero tambin tuvo que negociar con una parte de los suyos, que tenan, entre ellos, la autoridad moral de ser quienes empuaban las armas y estaban en las crceles, para convencerles de que su posicin no llevaba a ninguna parte. Esa negociacin fue muy difcil. Porque una gente que llevaba 30-40 aos luchando militarmente por una idea, si no se ha conseguido, por qu no continuar luchando? En ese punto Arnaldo tuvo un papel muy importante.

-Acusado, procesado, condenado o preso por pertenencia a banda armada, apologa y enaltecimiento del terrorismo, injurias a la corona, induccin a acciones violentas durante una huelga general, intento de reorganizar la izquierda abertzale Indica esto un ensaamiento especial con la figura de Arnaldo Otegi?


Precisamente porque Otegi es el rostro de la paz, que supone que la lucha por la independencia entra en cauces democrticos, intentan criminalizarlo. Aquello que no pueden ganar en las urnas, lo intentan en los tribunales. La experiencia de los vascos es lo que estamos viendo hoy en da en Catalua: lo que no ganan en las urnas lo llevan al Tribunal Constitucional

-Cmo definiras la relacin del lder abertzale con el PNV y los empresarios vascos?


Buena, porque Otegi es una persona muy dotada para dialogar. Ya en la legislatura de Lizarra se vio que apuntaba posibilidades de ser Lehendakari. Es un hombre que trasciende el partido, un poltico de estado. Para desgracia de los dems, los empresarios tienen en las superestructuras gente inteligente, que vieron cmo Otegi tena posibilidades de ser presidente del Pas Vasco. Sectores empresariales y del PNV fueron receptivos a hablar con l.

-Le llev esta relacin a adentrarse en el pragmatismo o a moderar los postulados de izquierda?


Lo que tiene la izquierda convencida es que sabe a qu se puede renunciar y a qu no. A lo que puede renunciar, lo negocia. Y a lo que no, se mantiene firme. Recuerdo una frase que me dijo Martin McGuiness, hoy viceprimer Ministro de Irlanda, y en su da negociador del Sinn Fin adems de excomandante del IRA, cuando estaba negociando la paz con los britnicos: Los precios no se negocian, saldrn todos. Y salieron todos. Hoy no hay presos del IRA en las crceles irlandesas. Arnaldo Otegi hizo un planteamiento que empez otra gente, por ejemplo Julen Madariaga o Antxon Etxebeste, negociador de ETA en Argel. La reflexin estratgica planteaba que con violencia no se lograra la independencia en la Europa democrtica. Pero, democrticamente, haba una oportunidad. Se trataba de renunciar a la violencia, polticamente, porque perjudicaba a la independencia. Adems, Arnaldo Otegi, que es una persona de convicciones ticas, lo defenda tambin desde una solidez moral: no ms muertos, ni torturas, ni crceles, como conviccin democrtica.

-Preguntado de otro modo, se centr Otegi respecto a lo que por ejemplo propona Herri Batasuna (HB) en la dcada de los 80?


No, porque si admitimos esto caeramos en lo que el historiador Josep Fontana denomina presentismo, es decir, juzgar con criterios de hoy lo que ocurri hace 30 aos. Lo que haca HB en los aos 1978-79, en aquel contexto, no es comparable al trabajo de la generacin posterior de la izquierda abertzale, 20 aos despus. En aquel momento, ellos definieron una estrategia. Recuerdo que cuando muri Franco, pensbamos que con la dictadura terminara tambin la lucha armada; yo se lo pregunt a un dirigente de ETA, que me respondi: No luchbamos contra Franco, sino contra Espaa. Hacan el planteamiento de que la Constitucin no tena un apoyo mayoritario en el Pas Vasco y, por tanto, no tenan capacidad de decisin. A su juicio, la democracia era inexistente en Euskadi. Difcilmente podan haber hecho otro planteamiento quienes estaban all

-Y qu ocurri despus?

Tena que pasar un tiempo y una generacin. La democracia espaola tampoco estaba consolidada hubo un golpe de estado en 1981- y tampoco la Unin Europea. Hoy, la UE es un marco, guste o no, y la autarqua es ms limitada. As, las posibilidades de caminar hacia la independencia por cauces democrticos son mucho mayores que en 1981. Aunque esto no justifica que se siguiera la va violenta, ya que a mi juicio esta va, desde una perspectiva tica, no se debera haber empleado jams

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter