Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-02-2016

Los diputados-taxi

Guillermo Almeyra
Rebelin


Como habamos previsto, la primera minora en la Cmara Baja (compuesta por 118 bancas, es decir, 98 diputados kirchneristas ms sus aliados) se est disolviendo como nieve al sol. Esta semana 14 diputados de la misma formaron un bloque justicialista separado del Frente para la Victoria kirchnerista y, junto con cuatro gobernadores y decenas de alcaldes del FpV y unos 6 diputados justicialistas disidentes, venden al menudeo su voto y su apoyo poltico a Mauricio Macri a cambio de fondos nacionales. Estos diputados-taxi, que bajan la banderita que ostentan en cuanto les ofrecen un pago, expresan la existencia en el peronismo, desde sus orgenes, de una tendencia conservadora, neoliberal, clericalfascista que tambin integr Macri en su formacin con Carlos Menem, el Salinas de Gortari del Plata.

Por eso los 18 diputados taxistas del Justicialismo no tendrn problemas en sumar sus votos a los 85 macristas y en relegar as al FpV al papel de segunda minora (85 ms 18, o sea 103, contra 100). Seguramente, adems, el bloque actual del kirchnerismo seguir disgregndose y el FpV corre el riesgo de perder posteriormente la mayora absoluta de que dispone en la otra Cmara, la de Senadores.

La unidad organizativa del aparato estatal peronista (presidencia, gobernadores, senadores y diputados, alcaldes) dependi siempre exclusivamente de las prebendas y los apoyos econmicos arbitrarios que otorgaba el Primer (o Primera) Clientelista del pas a los barones-mendigos que, a su vez viven del clientelismo y de lo que les dejan sus feudos.

El peronismo ni con Pern ni mucho menos despus de l con la forma del kirchnerismo tuvo doctrina o un corpus de ideas comunes. Se construy, en los dos primeros gobiernos de Pern (1946-52 y 1952-55), mediante la alianza entre un sector de militares nacionalistas de derecha y conservadores y dirigentes sindicales socialistas, sindicalistas revolucionarios y anarquistas que le dieron a un coronel hasta entonces desconocido (Pern) un puente hacia el movimiento obrero que le permita contrarrestar la presin de los sectores dominantes y de la expresin de stos en las fuerzas armadas. Esta alianza militar-sindical tena como objetivo construir una Argentina capitalista libre de dependencias y, desde el Estado, formar una burguesa nacional independiente de la oligarqua y del imperialismo.

Pern utilizaba un movimiento obrero que tena ideologa y direccin capitalista pero lo tema, se opuso siempre a las huelgas y, cuando tuvo que optar entre armar a los obreros y llamar a los soldados a la insubordinacin o escapar del pas, prefiri la fuga a poner en peligro el sistema y, como resultado de esa opcin de clase, la Argentina padeci largusimas dictaduras militares antiobreras y asesinas. Para controlar desde el exilio una resistencia obrera que se radicalizaba y l no diriga, recurri a un partido el Justicialista- burocrtico, derechista y corrupto, que los trabajadores peronistas jams reconocieron y en varias ocasiones ni siquiera apoyaron con su voto. La inmensa mayora de los millonarios dirigentes sindicales justicialistas, tal como como los lderes de ese partido, sirvieron en efecto a todos los patrones y estn dispuestos a seguir hacindolo.

Pern y sus sucesores se basaron siempre en la conviccin de que la poltica es responsabilidad de los vrtices estatales y desde all desciende como gracia de quienes deciden, los cuales, como Luis IV, proclaman el Estado soy yo al igual que los neoliberales. Es esa la razn por la cual existen vasos comunicantes entre la derecha peronista (como Macri, el alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodrguez L., los diputados- taxi y los gobernadores kirchneristas del Opus Dei) y la explicacin tambin de la fuga hacia el macrismo de los ex primeros ministros de Cristina Fernndez de Kirchner Alberto Fernndez y Sergio Massa o del reclutamiento de su vicepresidente Amado Boudou en la derecha que apoy a la dictadura.

La derecha que responde a las grandes transnacionales y la otra derecha nacional y popular que quiere tambin defender las ganancias capitalistas pero se apoya ms bien en el mercado interno y en la media industria nacional comparten los mismos valores y aborrecen la lucha de clases cuando quienes se movilizan son los trabajadores mientras apoyan la ofensiva clasista mundial del capitalismo contra stos. Por lo tanto, nada podr impedir que el kirchnerismo siga dando trnsfugas al macrismo. Sobre todo cuando el aparato kirchnerista no se ha hecho la menor crtica por la preparacin perfecta del desastre que sufri, no emite ningn balance ni explicacin, la ex presidente- tan locuaz siempre- ahora calla y no encuentra otra forma de resistir que reforzar el Partido Justicialista es decir, un retroceso histrico del progresismo hacia la derecha burocrtica, corrupta e impotente.

Eso difunde desmoralizacin y deja a los trabajadores kirchneristas y a los sectores pobres de las clases medias hurfanos de direccin y de objetivos polticos. Tambin plantea a la izquierda construir un plan de lucha que no sea solamente defensivo y que refuerce la autoorganizacin y la confianza en s mismos de las vctimas de la feroz ofensiva de los grandes capitalistas y de su gobierno macrista y conduzca al derribamiento de ste. O sea, un plan poltico-sindical que desarrolle la solidaridad y la creatividad obrera y que pase por encima de la burocracia sindical, que es un instrumento del Estado capitalista.

Las consignas en el orden del da son unin en la lucha, autoorganizacin, democracia sindical, pluralismo poltico pero sin acallar las diferencias ni dejar de lado la responsabilidad del kirchnerismo en el triunfo de Macri y en esta ofensiva del capital. Si en el curso de las prximas luchas los dirigentes kirchneristas resucitasen, segn sea lo que propongan se podr golpear juntos al macrismo pero a condicin de marchar separados.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter