Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-02-2016

Masivo repudio a PEGIDA en las calles de Dubln
Y no pasaron

Jos Antonio Gutirrez D.
Rebelin


El da 6 de Febrero la organizacin fascista PEGIDA, grupo anti-musulmn que ha venido creciendo en toda Europa, organiz manifestaciones continentales para agitar sentimientos racistas, xenfobos y anti-humanitarios. En toda Europa el neofascismo levant cabeza de la mano de la Islamofobia, agitada por los medios oficiales y muchos alternativos. Los medios internacionales cubrieron esas manifestaciones, pero casi no mencionaron un pas en el cual se impidi que este grupo marchara. Ese pas fue la Repblica de Irlanda. Ac no hay una izquierda con nfulas coloniales, ni con una supuesta superioridad ilustrada. Ac el espritu igualitario atraviesa a las organizaciones populares que desde todos los sectores ideolgicos, desde los inmigrantes a los ciudadanos de a pie, se dieron la mano para impedir que el fascismo se tomara la calle para envenenar el ambiente con su txico mensaje anti-refugiados e islamofbico. PEGIDA haba convocado a las 3 de la tarde, pero desde la 1,30 una muchedumbre de dos mil personas se haba agolpado determinada a no dejarlos reunirse para invocar al odio. Fueron llegando y, aunque contaron con la proteccin policial, no cumplieron su cometido. Como todo fascista, son bravucones con los dbiles y los vulnerables. Pero cuando se les enfrenta con decisin, unidad y valenta, salen volando como fugaces mariposas. Qu espectculo ver a esos cabezas rapadas salir corriendo por la calle, mendose de miedo!

Es que como deca el anarquista espaol Buenaventura Durruti, muerto en 1936 enfrentando al franquismo, al fascismo no se le discute, se le destruye. Para eso hace falta decisin y valor. Menos retrica vaca y ms accin. Pero tambin debemos saber llegar a ese sector del pueblo que, en el juego de este sistema que pone a competir a pobres contra pobres por una migaja de pan, cae redondo en la trampa del fascismo y cree que los refugiados o los inmigrantes son los culpables de todos sus males. Hay que tener pedagoga con estos sectores y firmeza con el fascismo organizado. Las noticias anuncian que 62 personas en el mundo son ms ricos que la mitad de la humanidad y no pasa nada: pero por ah un refugiado tiene un celular de ltimo modelo, y ah entonces si se pone el grito en el cielo. El rico puede seguir parasitando de la pobreza de media humanidad sin que nadie les perturbe la digestin. Al refugiado en cambio, hay que sacarle hasta los ojos si hace falta. Y eso est ocurriendo en la civilizada Europa, que se cree guardin ltimo de los derechos humanos.

Detrs de esos cabezas rapadas y de los grupos de matones aterrorizando a extranjeros, est el racismo estructural, institucionalizado en Europa, donde ya comienzan a imponerse las expropiaciones a los refugiados y en Inglaterra se est hablando de poner manillas rojas a los refugiados para identificarlos. En Alemania se reparten folletos a los inmigrantes y refugiados donde se les dice que no est permitido toquetear a las mujeres! Hombre, como no ha habido pocos gringos metidos en turismo sexual en todo el mundo, qu tal si a los europeos o los norteamericanos se les diera un folleto en la entrada de cada pas explicndoles que no pueden tener sexo con menores de edad? Ah s que pondran el grito en el cielo. Pero a los inmigrantes en Europa s que nos pueden tratar como criminales.

Peor an: se nos trata como predadores. Predadores del seguro social, predadores de servicios, predadores de trabajo, y ahora hasta como predadores sexuales. La deshumanizacin del otro est a la orden del da. Despus de aos de trabajar, contribuir, pagar servicios, ayudar a construir comunidades, todo el lenguaje del servicio migratorio se construye como si uno no tuviera derechos sino que solamente pudiera aspirar a la misericordia y la benevolencia de la raza superior. El lenguaje del servicio migratorio es un lenguaje que construye no-ciudadanos, que construye la anttesis al sujeto de derechos. Como lo seal durante la manifestacin la republicana Lynn Boylan, el fascismo y la pobreza van de la mano, tal cual el imperialismo va de la mano con los refugiados . Esta es la fuente que alimenta a PEGIDA, las aventuras imperiales y la crisis econmica. El fascismo, sencillamente, capitaliza los prejuicios anti-musulmanes para levantar nuevamente su ftida cabeza.

Marcharon en otras partes de Europa. Pero en Dubln se les envi un mensaje claro. Ac no hay espacio poltico para el fascismo. Este mensaje se dijo con pedagoga y con fuerza, con argumentos y con determinacin. Este mensaje se dijo al frente de la vieja oficina de correos, desde donde en 1916 comenz la revolucin truncada de quienes soaron con una repblica de iguales. Los espritus de ese viejo edificio, incendiado y bombardeado por el Imperio Britnico, se sentiran orgullosos de que su ejemplo no fue en vano. Ac no levantarn cabeza, porque dijimos No Pasarn y no pasaron. Aunque lo intenten diez mil veces, diez mil veces ms volveremos a estar ah.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter