Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-02-2016

La democracia en Cuba

Victor Mayorga
Rebelin

Simposio Internacional Cuba en la Historia, celebrado en Lima los das 4, 5 y 6 de febrero de 2016


Agradezco al Congresista de la Republica Manuel Dammert, al c. Gustavo Espinoza, a los integrantes de SOLICUBA por invitarme a participar en este importante Simposio Internacional CUBA EN LA HISTORIA, y compartir en esta segunda sesin con la excelentsima embajadora de la Republica de Nicaragua, Seora Marcela Prez Silva, y compaero Nicols Picado representante de la Repblica Bolivariana de Venezuela y respetable concurrencia.

Me permitir abordar un tema que siempre ha generado intensos debates: La Democracia en Cuba. Para los grupos de poder internacionales y nacionales , partidos polticos de derecha que representan los intereses de aquellos, inclusive determinadas organizaciones que se autodenominan de izquierda afirman que en Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador no existe democracia, sino dictadura, autoritarismo, violacin de derechos Humanos, no hay elecciones libres, inexistencia de partidos polticos y otras patraas. Veremos si estas calumnias tienen asidero

CONTEXTO INTERNACIONAL

Amrica Latina es escenario de cambios importantes, de un nuevo despertar en el camino de la emancipacin, de la liberacin del dominio imperialista, de la reivindicacin de la soberana de los pueblos y su firme decisin de no ser ms el patio trasero de EEUU. Sin embargo debe sealarse que se est viviendo en plena disputa porque los capitalistas no se resignan a su derrota en las urnas. El neoliberalismo desesperadamente busca reacomodarse, sobre todo, despus de haber triunfado en las elecciones generales en la Argentina, y en las elecciones legislativas en Venezuela. Pases hermanos que resisten las acciones antinacionales, antipopulares y antidemocrticas como el afn golpista al Presidente Nicols Maduro. Las transnacionales mediticas y las elites polticas promueven estas acciones.

LA DEMOCRACIA SECUESTRADA

Para muchos es incuestionable la legitimidad de la democracia contempornea. Afirmacin que resulta muy discutible, pues como dice el premio Nobel de literatura Jos Saramango la democracia actual es rehn de los poderes econmicos, y democracia que no puede resistir las presiones del poder econmico para proteger el inters de sus ciudadanos es una democracia sin fuerza, una mentira, un engao, y agrega, vivimos en una democracia secuestrada, bloqueada, amputada. Esta conceptualizacin nos ensena que la democracia capitalista no est cumpliendo con sus obligaciones bsicas. La democracia social est fuera de la agenda del neoliberalismo, sufren grandes retrocesos importantes conquistas sociales como la proteccin de la Salud, Seguridad Social, Educacin, Cultura, Acceso a los Servicios Pblicos, Vivienda. Lo que se ve, y como dice EMIR SADER, politlogo brasileo, es la destruccin de los derechos sociales, la consolidacin de la hegemona de una nacin sobre otra, as como la perdida de la capacidad de los ciudadanos de decidir sobre los destinos de sus pases.

La democracia secuestrada no permite ni por lo menos la accin de los pueblos y sectores que luchan y exigen un mundo nuevo, o que se rebelen contra el dominio del capital financiero, de producirse se desatan represiones brutales.

En nuestra Amrica a partir de Mjico se constitucionalizaron derechos sociales y econmicos pero desde que se impuso el neoliberalismo estos logros fueron desconocidos, pisoteados enseorendose la desigualdad y la exclusin social. La economa irrestricta del mercado, el abstencionismo del Estado que deviene en inoperante para enfrentar las desigualdades sociales y econmicas.

La experiencia nos ensena que en nombre de la democracia electoral nos convocan a elecciones para votar no para gobernar ni participar en la solucin de nuestros problemas. De ah la importancia de rediscutir lo que se entiende por democracia, lo que entendemos por las alternativas nuevas que nos presentan Cuba, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua Sandinista.

LUCHA POR LA DEMOCRACIA EN AMERICA LATINA

Cinco siglos antes de cristo, Atenas, fue la cuna de la democracia, sin embargo an hoy buscamos perfeccionarlas, encontrar caminos amplios para la liberacin nacional. Sobre el objetivo de la liberacin el politlogo y socilogo Marcos Roitman nos dice: Plantearse una propuesta de liberacin supone optar por un proyecto donde el control social del poder se realice plenamente y donde la democracia surja como un espacio de articulacin social, lograr el dominio colectivo sobre el ejercicio del poder.

Con el triunfo de la Revolucin Cubana en enero de 1959 se abri la ruta para procesos polticos liberadores del dominio oligrquico, de recuperacin de la soberana, de la dignidad. En la dcada del 70 resultan triunfantes dos procesos poltico revolucionarios por la democracia y la liberacin nacional el triunfo electoral de Salvador Allende y la Unidad Popular y, el 19 de julio de 1979 la victoria de la Revolucin Sandinista contra una de las dictaduras oligrquico- militares ms antiguas de Amrica latina, la dinasta Somoza. El triunfo del FSLN ejerci influencia en movimientos poltico sociales de Amrica Latina. En 1998 el triunfo electoral y revolucionario del querido Comandante eterno HUGO CHAVEZ FRIAS, en el 2005 el triunfo electoral de Evo Morales en Bolivia y, en el 2007 la victoria electoral de Rafael Correa en Ecuador. Estas victorias configuran un nuevo panorama poltico en Amrica Latina, e impulsan un nuevo escenario constitucional como garanta de una verdadera democracia participativa, y como dice el autor canadiense Arnold August una democracia en movimiento. Tres son los procesos constituyentes que se realizaron para redactar una nueva constitucin poltica, las mismas que fueron aprobadas previo referndum: La Constitucin Bolivariana de Venezuela en 1999; la puesta en vigor de la nueva Constitucin de Ecuador en octubre del 2008; finalmente la promulgacin de la vigente Constitucin del Estado Plurinacional de Bolivia el 7 de febrero del 2009.

ALGO SOBRE LA DEMOCRACIA ESTADOUNIDENSE

La Revolucin Cubana que abri el camino para la liberacin de los pueblos oprimidos de Amrica Latina y el Caribe, no solo ha sido vctima de actos terroristas contra ciudadanos cubanos, contra instalaciones industriales, pesqueras, invasiones como la de Playa Giron, del embargo econmico y financiero, sino tambin en base a calumnias y difamaciones se han sembrados dudas sobre si Cuba es un pas con o sin democracia, si las elecciones son libres o manipuladas.

La terrible maquinaria meditica mundial, y sus repetidoras de la regin no se cansan de denunciar al gobierno revolucionario de Cuba de violador de los DD.HH; autoritario, represivo o el sonsonete dictadura castrista. Veremos que tras estos malvolos adverbios se esconde la enorme diferencia de visin, de concepto, de prctica de la democracia,

Sin embargo, para conocer y comprender la democracia cubana hay que estudiarlo en relacin a la democracia de EEUU, Venezuela, Ecuador y Bolivia. Por consiguiente, para analizar la democracia en Cuba en la actualidad hay que evaluar en contexto de las opiniones preconcebidas de la democracia basada sobre el etnocentrismo estadounidense, incluida la libertad de prensa promovida por los Estados Unidos, como precisa el autor canadiense Arnold August.

La democracia en Cuba se diferencia de la democracia estadounidense porque el sistema poltico de este pas est basado en el individualismo y sobre la propiedad privada, que fue y es garantizada y protegida constitucionalmente desde el mismo principio; en cambio la Revolucin Socialista Cubana tiene como objetivo prioritario y fundamental el bienestar econmico y social de su pueblo, no est sustentada en la acumulacin ilimitada de la propiedad privada, sino en la propiedad social y colectiva.

Desde la Declaracin de Independencia de los EE.UU se establece como derecho natural e inalienable al igual que la vida, la libertad la bsqueda de la felicidad, es decir. La bsqueda de la propiedad privada; al respecto el autor canadiense ya citado dice: desde Jefferson hasta el presidente Barack Obama, los Estados Unidos no han podido abstenerse de preservar a lo largo de su historia la propiedad privada en perjuicio de otros valores mucho ms positivos provenientes de la poca de la ilustracin y la revolucin francesa.

EL DERECHO AL VOTO

El proceso electoral norteamericano es complejo, y no es oportunidad para tratarlo, sin embargo, para los fines de esta exposicin, veremos si en el gran pas del Norte, primera potencia mundial, autodenominado paladn de la democracia la participacin poltica en las elecciones es del 100 por ciento, o de la mayora de los ciudadanos en edad de sufragar, o existen limitaciones. Los afronorteamericanos carecan del derecho al voto, solo despus de una prolongada lucha por la democracia y por los derechos civiles se logr la aprobacin de la Ley del Derecho al Voto. Esta Ley no se cumple a plenitud, pues como dice Arnold August: Hasta el da de hoy a un buen nmero de afronorteamericanos se les impide votar a pesar de la Guerra Civil, las tres enmiendas constitucionales y la ley del derecho al voto de 1965.

Otra causa de impedimento al sufragio es cuando la persona que ha sido condenada por un delito mayor y despus de haber cumplido su condena se les priva en muchos casos del derecho al voto, a menudo de por vida. Los ms afectados con esta prohibicin son los afronorteamericanos que en alta proporcin purgan prisin.

Otra parte importante de la poblacin en edad electoral que no tiene a derecho a sufragar son las personas que no son ciudadanos como los latinos residentes. En esta calidad no debera merecer reclamos, pero, sino tienen la condicin de ciudadanos estadounidenses porque los enrolan en el ejrcito

EXPORTACION DE LA DEMOCRACIA ESTADOUNIDENSE

Dijimos anteriormente que EEUU se autoproclama como un pueblo superior a los dems del planeta tierra, y como el arsenal de la democracia y por tanto en su papel de gendarme internacional calificar si tal o cual pas es democrtico o no. Con este criterio el gobierno estadounidense ha condenado a Cuba, ha promovido la expulsin de este heroico pas de la Organizacin de Estados Americanos en 1962, prohibiendo su participacin en las seis primeras Cumbres de Amrica, fracasando esta prohibicin en la VII Cumbre realizada en Panam a la que asisti Cuba. Pese al restablecimiento de las relaciones diplomticas entre Cuba y EE.UU y que an persisten problemas como el levantamiento del embargo econmico, financiero y comercial, y la devolucin de Guantnamo, el Pas del Norte no cesa en su afn de pretender el cambio del sistema poltico de la Revolucin Socialista de Cuba e imponer el modelo de su democracia.

No podemos dejar de mencionar que ante el primer sntoma de oposicin a la poltica estadounidense, o por decidirse a gobernar soberanamente sin injerencia alguna, el imperio rpidamente promueve golpes de Estado como sucedi en Honduras con el golpe contra Manuel Zelaya. Presidente democrticamente electo; o el golpe parlamentario en el ano 2012 contra Fernando Lugo, presidente de izquierda electo constitucionalmente; las intentonas de golpe contra Nicols Maduro, presidente de la Repblica Bolivariana de Venezuela, electo democrtica y constitucionalmente. No obstante de haber fracasado en sus criminales intentos en los aos 2013, 2014, 2015, actualmente persisten en este objetivo amparados en mayora parlamentaria de la Asamblea Nacional. La consigna es la misma restablecimiento de la democracia, de la libertad, de partidos polticos. Engaan con que la existencia de muchos partidos es sntoma de buen funcionamiento democrtico. Entonces desde este punto de vista como entender la democracia. Para contestar nos apoyamos en Marcos Roitman que dice: Desde su axioma se extrae la siguiente premisa. La democracia es un juego entre partidos, su objetivo, disputar cargos .pblicos para gestionar fondos y controlar las decisiones que orientan el proceso econmico-social al interior del capitalismo

CUBA LA DEMOCRACIA DEL PUEBLO

Han transcurrido ms de cinco dcadas de la Revolucin Cubana periodo en el que se ha consolidado y permanentemente ha merecido el apoyo del pueblo, sin embargo contina en la actualidad el debate internacional sobre Cuba y los temas de la democracia, elecciones, partidos polticos, medios de comunicacin, juzgando al sistema poltico de acuerdo a los cnones norteamericanos a partir de la supuesta superioridad del sistema multipartidista (en realidad bipartidismo) competitivo.

La historia de Cuba es una de lucha por su independencia, por su soberana, primero del imperio espaol y luego del imperialismo yanqui. Esta lucha por la independencia y la liberacin nacional siempre conto con el apoyo del pueblo cubano. Desde el triunfo de la Revolucin Cubana el primero de enero de 1959 se va construyendo una democracia participativa, una democracia en movimiento como denomina Arnold August.

En la repblica socialista de Cuba el tema de elecciones estuvo en agenda, y el propio comandante en jefe Fidel Castro Ruz, en un acto de masas realizado el 25 de marzo de 1959 menciono la posibilidad de celebrar elecciones, los asistentes a la concentracin unnimemente rechazaron la propuesta porque las masas consideraron que haban elegido el camino de la revolucin y a sus lderes. En este mismo acto, Fidel dijo: Estar a favor de las elecciones, pero elecciones que realmente respeten la voluntad popular, mediante procesos que pongan fin a las maquinaciones polticas; igual respuesta se dio en junio de 1959. En esta ocasin Fidel dijo: Hay democracia en el gobierno. El gobierno al servicio del pueblo, no de camarillas polticas u oligarquas. Estas consultas son un claro ejemplo de participacin popular. El pueblo comprenda y senta que por primera vez se reconocan derechos sociales y econmicos, que solo una verdadera democracia puede proporcionar. Fidel dijo: Tenemos democracia hoy, por primera vez en nuestra historia. En los primeros aos despus del primero de enero de 1959 el proceso revolucionario promovi la participacin activa del pueblo en la realizacin de las transformaciones socioeconmicas. La respuesta de Estados Unidos a esta frrea unidad de los lderes cubanos, de Fidel Castro con su pueblo les obligo a reconocer que no exista oposicin poltica efectiva contra el naciente gobierno revolucionario. Por consiguiente la conclusin a que llego Estados Unidos fue la imposicin del bloqueo contra Cuba con la letal intencin de provocar hambre, desesperacin y el derrocamiento del rgimen segn documento desclasificado (del foreign relation) transcrito por Arnold August en su libro Cuba y sus vecinos. Democracia en movimiento. Ante el peligro de los actos terroristas, invasin, sabotajes, surgimiento de contrarrevolucionarios, etc, el gobierno revolucionario de Cuba en cumplimiento de su programa de gobierno y del programa del Moncada realizo transformaciones democrticas desde el inicio de la revolucin.

El comandante en jefe Fidel Castro, en el informe central que presento ante el primer congreso del Partido Comunista de Cuba de 1975 dijo: Que se iniciaba una etapa enteramente nueva en la historia de la patria, que el camino seria largo y duro, pero que unidos estrechamente al pueblo, marcharamos adelante. Llegaba el momento de cumplir las promesas de Moncada. Hasta este momento el pueblo nunca fue escuchado por las clases dominantes y sus representantes como el dictador Fulgencio Batista. Empezaba una nueva historia para el pueblo.

Cules fueron las medidas iniciales? Estas se encuentran sealadas en el informe central presentado por Fidel Castro ante el primer congreso del Partido Comunista de Cuba, entre otras la confiscacin inmediata de todos los bienes mal habidos por los funcionarios del sangriento rgimen. El viejo ejrcito que haba reprimido cruelmente al pueblo fue totalmente disuelto, asumiendo la funcin correspondiente a las fuerzas armadas el glorioso ejrcito rebelde.

La administracin pblica fue saneada de elementos que haban sido cmplices de la tirana; la erradicacin inmediata de los actos de malversacin de fondos pblicos, las prebendas y la funesta practica de cobro de sueldos sin desempear el cargo.

Los obreros despedidos de su centro de trabajo bajo la tirana, fueron reintegrados a sus cargos.

Otras medidas democrticas es la intervencin de la compaa de telfonos, monopolio yanqui implicado en turbios negocios con la tirana contra los intereses del pueblo.

Se rebajaron hasta el 50% los alquileres que pagaba el pueblo.

Las playas que eran exclusivas y discriminatorias para favorecer a la burguesa se declararon de uso pblico.

Otras medidas importantes fue la promulgacin de la primera ley de reforma agraria; la rebaja de las tarifas elctricas, poniendo fin a los abusos de otro poderoso monopolio imperialista; se suprimi radicalmente el juego, el trfico de drogas y el contrabando.

Este programa de realizaciones era seguido con hostilidad creciente por el imperialismo yanqui, los crditos comerciales de Estados Unidos fueron suprimidos.

La respuesta de la revolucin y del pueblo, entre otras, fue la democratizacin mediante las organizaciones de masas y la participacin de estas, crendose as un vnculo directo entre el pueblo, el proceso poltico y las transformaciones socioeconmicas que tenan lugar en aquel momento. Un ejemplo de la participacin fue la creacin de los comits de defensa de la revolucin de manera espontnea. Se constituyeron los barrios alcanzando su organizacin a todo el pas. Estos comits actuaron como virtuales gobiernos locales, realizando actividades polticas y sociales as como de vigilancia.

Otro ejemplo de participacin en el sistema poltico cubano son las Milicias Nacionales Revolucionarias.

Un factor de cambio importante que contribuyo a la participacin poltica y social se materializ en la campaa de alfabetizacin iniciada en 1961. En esta campaa tuvo una importante participacin la Federacin de Mujeres Cubanas.

Otros pasos importantes de profundizacin de la democracia, constituye la sustitucin de los antiguos municipios y provincias del gobierno de Batista en gobiernos locales, formados por representantes locales de organizaciones polticas y de masas. Esta fase es importante para comprobar los pasos que se dieron de la participacin poltica en Cuba, fue el primer intento sistemtico de crear instituciones gubernamentales con cierto grado de responsabilidad ante el pueblo.

ELECCIONES EN CUBA

El tema de las elecciones nunca fue soslayado, por el contrario mereci atencin del gobierno revolucionario, sobre todo porque tena que construirse la nueva estructura del Estado, para lo cual era indispensable una nueva constitucin poltica. Dada la importancia de estos objetivos el Partido Comunista de Cuba comprendi que era necesario continuar profundizando la participacin efectiva del pueblo en el sistema poltico. Entre otras tareas fue presentar un proyecto de constitucin y crear un sistema electoral ms participativo y eficaz. La elaboracin del proyecto se encomend a una comisin especial del Partido Comunista Cubano, con expertos en asuntos constitucionales y con representantes de organizaciones de masas, como los CDR. El proyecto de constitucin fue sometido a debate pblico por un periodo de dos meses, de la que se recibieron numerosos aportes, con la participacin de millones de personas. El proyecto de constitucin aprobado fue sometido a un referndum mediante voto universal y secreto, con una participacin del 98% de los votantes. El 97.7% vot en favor de la constitucin. Meses despus se celebr elecciones por primera vez a nivel municipal en todo el pas. En Noviembre del mismo ao de 1975, los delegados municipales eligieron a los delegados provinciales quienes a su vez lo hicieron para los diputados a nivel nacional. El Partido Comunista de Cuba no ha participado en ningn proceso electoral hasta la fecha, porque nunca ha sido un partido electoral, pero si ejerce un liderazgo en el desarrollo de instituciones y procesos electorales democrticos.

Las elecciones se realizan en tres niveles: Municipal, provincial y nacional. Hay dos tipos de elecciones: Generales y parciales. Las generales se celebran cada cinco aos. Constan de dos fases. En la primera incluyen la nominacin y eleccin de delegados a las asambleas municipales efectundose la nominacin en cada barrio.

En la segunda fase se eligen candidatos como delegados a las asambleas provinciales y como diputados a la ANPP. Esta asamblea nacional es el rgano supremo del poder estatal tambin conocida como parlamento. El 24 de febrero del 2013 la comisin de candidaturas de este mximo rgano dirige el proceso de nominacin para la eleccin del presidente, el vicepresidente y secretario de la ANPP y del consejo de Estado de entre los diputados. Ello incluyo por ejemplo, la eleccin de Ral Castro al cargo de presidente del consejo de Estado y del consejo de ministros, quien en este caso era diputado directo electo.

Anteriormente dijimos que en el modelo etnocentrista Estado Unidense el rasgo ms importante de la democracia son las elecciones, representan su quintaescencia, enteramente representativa, sin embargo es excluyente y discriminatoria como hemos visto anteriormente, en el caso de la democracia en Cuba es una democracia participativa y no solamente representativa. Los ciudadanos, lejos de ser excluidos tras las elecciones, como sucede en Estados Unidos y en otros pases del mundo, participan de muchas maneras en el ejercicio del poder. Las elecciones en Cuba no se basan en programas o plataformas competitivas, los electores no son consumidores porque los candidatos no ofertan promesas que luego no van a cumplir. As por ejemplo en los aos 2013 y 2014 se elabor una nueva ley general del trabajo, proyecto que se someti al debate pblico, de las organizaciones sindicales que con la direccin de la central de trabajadores de Cuba elaboraron las propuestas para mejorar o perfeccionar el proyecto de ley. Solo despus de este amplio debate se someti el proyecto que inclua las sugerencias o modificaciones, a la asamblea nacional popular que previo debate aprob la vigente ley de trabajo. As se demuestra el grado de participacin. La va de los Estados Unidos se basa sobre una competencia y pugnas feroces todo en nombre de las elecciones. Finalmente queremos reiterar el Partido Comunista de Cuba no tiene derecho a proponer candidatos. Su objetivo no es necesariamente participar en la poltica electoral. No obstante los medios del establishment occidental y los blogueros disidentes insisten en desinformar a la opinin pblica internacional en lo que se refiere al desempeo del PCC en el proceso de nominacin.

ALGO SOBRE EL PARTIDO NICO - ALTERNANCIA ES DEMOCRACIA

El bipartidismo est muy anclado en los Estados Unidos y en otros pases como Espaa. Son dos marcas de la misma poltica una ms agradable y otra menos agradable los diferencian pequeos matices, las disputas entre los dos partidos parece un partido de tenis. Entre los partidos demcrata y republicano de los Estados Unidos podramos decir que tienen puntos diferentes sobre el problema del embargo contra Cuba, sobre la CELAC, sobre la instalacin de bases militares, sobre la organizacin de golpes de Estado, indudablemente que no, ambos partidos apuestan por el statu quo, para garantizar el gobierno de las elites, del 1% ms rico de los Estado Unidenses que se quedan casi con la cuarta parte de los ingresos del pas de cada ao, que controla el 40% del patrimonio privado, de acuerdo a lo dicho por Joseph E. Stiglitz.

La propaganda neoliberal en su terco afn de deslegitimar a gobiernos progresistas de Latinoamrica critican la reeleccin constitucional, sealando que no permite la alternancia en el gobierno lo cual es inconstitucional y dictatorial. Una vez ms el cuestionamiento es unilateral ya que no preguntan ni critican a la seora Angela Merkel que busca su cuarta reeleccin en el 2017 para gobernar 16 aos como canciller alemana.

Finalmente queda claro que el bipartidismo no es garanta de democracia ni mucho menos el multipartidismo porque todos ellos tienen como objetivo preservar el statu quo, condenar a la Revolucin Cubana, al proceso emancipatorio de Venezuela, Ecuador y Bolivia, y de no cambiar el modelo econmico neoliberal, y esto no es democracia real si no poltica que permite la participacin popular en una sola fecha: las elecciones.

Bibliografa:

Arnold August, CUBA Y SUS VECINOS-DEMOCRACIA EN MOVIMIENTOS

Fidel Castro Ruz, INFORME CENTRAL PRESENTADO ANTE EL PRIMER CONGRESO DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA 1975

Carlo Galli, EL MALESTAR DE LA DEMOCRACIA, Fondo de Cultura econmica.

Norbert Lechner, DEMOCRACIA Y UTOPIA: LA TENSION PERMANENTE Fondo de Cultura econmica.

Maurizio Fioravanti, LOS DERECHOS FUNDAMENTALES. Editorial Trotta.

Frei Betto, LA MOSCA AZUL, Reflexin sobre el poder en Brasil.

Marcos Roitman Rosenmann, LAS RAZONES DE LA DEMOCRACIA EN AMERICA LATINA, 2007.

Lilian Fiallo Monedero y Abraham Zaldivar Rodriguez, EMPODERAMIENTO: Un nuevo reto del constitucionalismo Latinoamericano, 2012.

Victor Mayorga. Exembajador de Per en Cuba

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter