Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2016

Ayer tuve una pesadilla

Lolo Rico
Rebelin


Ayer tuve una pesadilla:

Estaba en la crcel con los titiriteros. Y cuando expresaba mi extraeza por estar all comprenda, como si me clavaran una flecha, que me haban privado de libertad por ser la madre del programa de TVE La Bola de Cristal.

Me resultaba fcil de entender como haba llegado a aquella situacin. No hubiera sucedido de no haber aprendido el arte de las marionetas con Jim Henson o si no hubiera ledo con gran inters el psicoanlisis de los cuentos de hadas de Bruno Bettelheim, donde analiza meticulosamente los relatos de Andersen y de los hermanos Grimm. Si me hubiera conformado con no sentir ni pensar.

Le por primera vez en El Psicoanlisis de los Cuentos de Hadas Piel de Asno o la historia del incesto que pretende realizar un padre a su hija. O Hansel y Gretel, donde los padres arrojan a los peligros del bosque a sus dos hijos. O Los Zapatos Rojos, donde los pies de la pequea bailarina se desangran como castigo por amar el baile. Podra seguir con el novio que entierra debajo de un rbol el dedo meique de su amada cortado por l mismo. Tambin podra hablar de las madres que se comen a sus hijos, etc

Qu barbaridad!, llegu a decirme alguna vez. Pero el gran Bettelheim, dueo de la sabidura y conocedor del alma humana me convenci de lo contrario hablndome de la magia de la fantasa, de sus efectos preventivos o curativos y la importancia de la ficcin en el desarrollo de los nios. Y adems, todos estos cuentos, recogidos por los hermanos Grimm o por Perrault, se limitaban a reunir tradiciones orales populares. Es que el pueblo entero era terrorista?

No hay que tener tanto miedo a la fantasa ni a la libertad.

Me aproxim al arte de los tteres cuando fui a Munich por encargo de TVE a recibir unas clases impartidas por Jim Henson. l me ense como se aproximaba la rana Gustavo hasta la cmara o se alejaba hasta el infinito; recursos profesionales. Nunca me dijo que arrojar a los hombres importantes por encima de la barandilla del teatrillo fuera un delito o que preguntar a los nios Le mato? para que ellos gritaran s o no segn su criterio fuera una accin terrorista. Tampoco llamaban violencia a golpear con el garrote a determinados personajes.

Despus lleg la Bola de Cristal y tuve aciertos y desaciertos, como cualquier otro profesional. Tambin me censuraron, de hecho termin el programa como castigo a un sketch en el cual se cuestionaba la enseanza privada.

Tuve la suerte de no ir a la crcel a pesar de que hubo algunos peridicos dela derecha que lo solicitaron en alguna ocasin. Vosotros, queridos titiriteros, habis tenido menos suerte. Me figuro que Franco dej bien atado el camino que conduce a la ley de Murphy, pero fuisteis tan ingenuos que no os distis cuenta de que lo peor estaba por llegar.

Me solidarizo con vosotros. Me pongo de vuestra parte y de parte de la fantasa, de la magia y de la ficcin. Sobre todo me pongo al lado de la cultura, de la sensibilidad y de la intuicin. Y no olvidemos la libertad de expresin. Carecen de todo ello quienes os metieron en prisin.

Deseo que pronto nos veamos en las calles, porque esto significar que os han dejado salir de donde no deberais estar y que continuis con vuestro trabajo.

Un abrazo compaeros.

Lolo Rico. Realizadora de televisin, creadora de La Bola de Cristal

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter