Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-02-2016

El rebote

Vctor Pablo Castellanos Garca
Rebelin


Toda accin genera una reaccin, o explicado por las sabias palabras del fsico clsico, Sir Isaac Newton, segn su tercera ley, cuando un objeto ejerce fuerza sobre otro, el receptor reacciona ejerciendo una fuerza de igual magnitud y direccin, pero en sentido opuesto esto, es del conocimiento pblico pero no necesariamente notorio, lo estudiamos en secundaria, pero pasa inadvertido en nuestra vida cotidiana.

No podra afirmarse que algo tan exacto como las leyes del movimiento promulgadas por el sabio ingls pueda aplicarse de manera estricta a la historia. Repasando las pginas escritas por quienes resultan vencedores, encontraremos pasajes de impunidad o de precios muy bajos pagados por quienes accionaron; genocidios que parecen saldados con alguna reflexin o leyenda que reivindica que: s, fue una lstima matar a tanta gente, pero por duro que les suene; lo hecho, hecho est.

Sin embargo no cabe duda de que siempre hay consecuencias. Si un lder que busca reivindicar a su gente coquetea con los poderosos, es anulado del modo ms descarado, incluso ejemplar. Buena muestra es Cipriano Castro en la Venezuela de principios del siglo XX, o el Gadafi de la Argelia de unos cien aos despus, y un sinnmero de episodios entre esos dos hitos que, si no nos dedicamos a estudiarlos, pasan desapercibidos como algo natural, igual que los principios newtonianos que aprendemos en bachillerato.

Las historias pueden ser romnticas. Alguien dir que la iglesia anglicana naci porque el rey Enrique VIII ejerci el derecho a divorciarse para garantizar que su linaje prevaleciera, dado que ese linaje, tal como Dios mismo lo decidi, era superior. Otros, materialistas, asegurarn que la burguesa inglesa del siglo XVI le ofreci al monarca financiar la guerra que l quera, a cambio de bienes que los catlicos tenan en su poder.

Lo que es cierto es que Enrique VIII se divorci y se qued con los bienes de los monasterios y nunca ms envi un centavo al Papa; tambin es cierto que decapit a su segunda esposa, Ana, esa por la que se divorci sin consentimiento papal para tener un heredero varn. Tuvo la creatividad de acusarla de usar brujera para enamorarlo. Si fue por dinero o por amor depende de quin lo cuente, de cualquier modo naci la iglesia anglicana.

Si revisamos las disertaciones acerca del Chile de Allende, habr quienes digan que el modelo nunca funcion y que la gente se dio cuenta de que abrazar el capitalismo es la nica forma de obtener bienestar, otros dirn que no es el modelo sino la ineficiencia o corrupcin de quienes lo aplicaron. Una tercera opinin explica que se aplic un plan para estrangular al hombre que prometa justicia y bienestar a travs del trabajo y la educacin para todos, no falta quien asegura que el pueblo es un traidor o un cobarde que dej que pisotearan sus esperanzas a cambio de una hogaza de pan; sin lugar a dudas otros lo atribuirn a la divina providencia, al destino o a una suerte de tragedia latinoamericana. Lo cierto es que la moneda fue bombardeada un 11 de septiembre y la muerte de Allende signific una de las ms cruentas dictaduras de Amrica Latina, ttulo espantoso en una regin donde los gobiernos totalitarios homicidas protagonizaron el pinculo del oprobio.

As mismo podemos escuchar versiones de cmo o por qu el socialismo del siglo XXI hoy sufre importantsimos reveses, pero ms all de las causas (que deben ser objeto de profundo anlisis) las consecuencias son visibles. Vemos claramente la reaccin; lo que ocurre, aunque especulemos acerca de por qu ocurri.

Miles de versiones, romnticas o materialistas ven la luz, entretanto, las consecuencias de haber permitido que la derecha abarque los espacios conquistados en los ltimos aos son tangibles, demasiado quiz... presentes en un remolino de contradiccin, sobre todo si esas derechas tuvieran planeado sobrevivir a travs de la va democrtica.

Los movimientos contrarrevolucionarios que calaron en el imaginario de los votantes en Venezuela y Argentina, actan desmesuradamente, desgastando en semanas la popularidad que les cost una dcada de gastos y financiamientos millonarios construir.

En trminos materiales, en el extremo caribeo de Amrica del Sur se pretenden aprobar leyes que la mayora no debera aplaudir, aunque la mayora coloc en el poder a ese parlamento lleno de propuestas risueas. Por ejemplo, si cambia la legislacin respecto a ms de un milln de viviendas que construy el gobierno durante los ltimos aos, centenares de miles de familias podran quedar en la calle; si eso ocurriera, no slo se afecta a las familias desalojadas sino a todos los dems o es que esperan desalojarlas tambin del pas?

En el extremo patagnico de esa misma Amrica, en menos de dos meses de gobierno del flamante primer mandatario electo por poco ms de la mitad de los ciudadanos en edad de votar, quedan en la calle unos 12 mil empleados pblicos y sobre otros 60 mil cuelga la espada de Damocles y a los ciudadanos que abrazaron el cambio o no, les toca recibir la noticia del aumento de las tarifas de servicios bsicos, derivada de la eliminacin de subsidios.

Volviendo a Caracas, si se perdonan todos los delitos de asociacin para delinquir, agavillamiento, y otros muchos propuestos en el proyecto de Ley de Amnista y Reconciliacin Nacional que promueve la bancada mayoritaria del nuevo parlamento, quedarn excarcelados o libres de cualquier persecucin por parte de la ley, quienes, desde el primero de enero de 1999 hasta el da en que se promulgue, hayan secuestrado y extorsionado; quienes conformaron bandas para cometer ilcitos, o cualquier otro delito en grupo, incluso se perdonar la delincuencia organizada como la estipula el artculo 37 de la Ley Orgnica Contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo en Venezuela.

Entretanto, en Buenos Aires, el fisco deja de percibir ms de 3 mil 500 millones de dlares por un ajuste en los aranceles a la soja y horas despus se anuncia la eliminacin de retenciones a las exportaciones industriales, lo cual slo beneficia a los conglomerados econmicos e implican menos recursos para la cosa pblica.

En Venezuela prometen libertad para quienes con armas largas, y frente a las cmaras de televisin o de telfonos celulares, se enfrentaron a la autoridad para evitar ser arrestados, tras haber explicado pblicamente cmo degollar personas en la va pblica, y cuyas instrucciones fueron puestas en prctica al pie de la letra.

Estarn en libertad los que incendiaron preescolares llenos de nios, quienes detuvieron la produccin petrolera durante meses costndole al pas miles de millones de dlares en daos, prdidas e incumplimientos de contratos; quienes impidieron que pasaran las ambulancias con moribundos o bomberos que pretendan apagar incendios; as lo dicen los artculos del documento ya aprobado en primera discusin, que en su denominacin habla de congeniar a los venezolanos, pero parece que la reconciliacin es con los delincuentes.

Y en Argentina se le ofrece mil por ciento de ganancia a los acreedores de los fondos buitres.

En este punto vale la pena detenerse a observar cmo la ecuacin rebota y el ocho acostado que representa el infinito se dibuja nuevamente la reaccin se vuelve accin y el efecto causa: los factores (trtese de ineficiencia, incomunicacin, torpeza, miopa, propaganda, odio o traicin) ejercieron una fuerza en los sujetos polticos argentinos y venezolanos, estos reaccionaron para darle paso a las derechas en los espacios pblicos y ahora ellas reaccionan de manera desconcertantemente negativa para la paz social.

Agoreros de lo obvio explicaron mil veces que si la derecha volva al poder iba a arrasar con cualquier vestigio de socialismo, castigando a todos con sus formas trasnochadas de destruccin de la dignidad, pero incluso los ms recalcitrantes esperaban una luna de miel. Tal parece que no hay tiempo para eso.

Actuando velozmente, en su apuro siembran en los ms radicales una euforia rabiosa, en los cados de la mata una alegra boba y en quienes siguieron apostando a la dignidad, an despus de las muchas de decepciones, una profunda indignacin.

En medio de esta crisis econmica mundial, la frmula restauradora se pinta muy fea para todos y promete, en contraposicin a la oferta electoral, malestar generalizado; como si no hubiera un maana.

A pasos agigantados se avanza hacia la desazn de la mayora. Es efectivamente la oportunidad para que vuelva el proyecto socialista recargado luego de permitir, a punta de torpeza y desatinos, que, en un ciclo muy corto, la ciudadana descubra que el camino emprendido en este siglo es el correcto... necesitado de muchas rectificaciones, pero definitivamente el correcto.

Pero por qu tan fcil. el 2020 y 2021 sern aos para la consagracin del socialismo?Ser realmente la contrarrevolucin restauradora tan torpe? O enmascaran la bsqueda de un rebote quirrgicamente planeado?

Qu pasar cuando incluso quienes entregaron la confianza al cambio se hasten del descaro. Esperan realmente que la gente comn se resigne a perder la dignidad conquistada en la ltima dcada? Estn dispuestos quienes accedieron hace pocos meses al poder a entregarlo en pocos aos? Si es as, para qu lo procuraron con tanto ahnco.

Qu ocurrir cuando la masa crtica de los pueblos reciba, como pago a su confianza, la debacle de su forma de vida, esa que aunque hasta ahora austera le permiti sentirse duea de su destino. Cabe preguntar si la lgica reaccin de los ciudadanos cuando se lancen a la calle, se convierta en la causa justificada para una nueva escalada de violencia y represin.

El rebote es inevitable, y la acelerada forma de engendrar causas para l resulta desconcertante, cuando el efecto de las medidas avasalladoras se convierta en causa, qu reaccin tienen preparada quienes hoy azuzan con el malestar. Hacia dnde rebotar esta fuerza imprimida, que es mucha muchsima. Debemos preguntarnos cules sern las consecuencias de lo que ocurre y ubicar las causas para no repetirlas si tenemos la oportunidad de reorganizar el Socialismo del Siglo XXI.

[email protected]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter