Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2016

xodo y traicin
Cmo se origin la Nakba siria

David Hearst
Middle East Eye

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo.


El secretario de Estado de EE.UU. John Kerry estuvo a punto de revelar sus verdaderas ideas al ser abordado en Londres por dos trabajadores humanitarios sirios tras el fracaso de las conversaciones de Ginebra la semana pasada.

Cuando esas personas le acusaron de no hacer nada para proteger a los civiles de la matanza a la que estn siendo sometidos en Alepo, Kerry replic: No me culpen a m, culpen a los representantes de su oposicin, responsabilizando de la ofensiva del gobierno al hecho de que la oposicin abandonara las conversaciones.

Kerry se puso nervioso: Qu quieren que haga? Declarar la guerra a Rusia? Es eso lo que quieren? les respondi Kerry segn el trabajador humanitario. Luego, el secretario de Estado les anticip que habra tres meses de bombardeos durante los cuales la oposicin resultara diezmada.

Esta conversacin fuera de micrfono est muy alejada del discurso oficial, segn el cual Rusia e Irn haban ofrecido un alto el fuego a Washington. Las observaciones de Kerry diferan del mantra continuamente repetido por el Departamento de Estado de EE.UU, segn el cual la
brutalidad de Bashar al-Assad contra el pueblo sirio haba contribuido a facilitar el crecimiento del Estado Islmico. Ahora daba la impresin de que los sirios que sufren la brutalidad de Assad eran responsables por las bombas de barril que les arrojaban.

Tras mltiples declaraciones sobre que el ejrcito de Assad estaba a punto de derrumbarse y los nefastos programas de entrenamiento de la CIA, los rebeldes sirios han sido traicionados por el pas que les conmin a alzarse hace cinco aos.

Las protestas de Deera comenzaron de forma pacfica. Eso lo testifica todo el mundo. Fueron cuatro los factores que convirtieron dichas protestas en un levantamiento armado: la brutalidad de la respuesta del rgimen, la decisin de Assad de liberar a los yihadistas de la prisin de Sednaya (una accin que islamiz a la oposicin), la intervencin en Libia y la intervencin de las potencias extranjeras, Irn y Arabia Saud.

El escenario existente en la actualidad en la frontera con Turqua es una consecuencia directa de la mini-intervencin de Obama en Siria: un chorreo continuo de armas pero limitado a 16 balas por combatiente al mes. El Ejrcito Libre Sirio ha informado de que lleva 4 meses sin recibir armamento. Si en Libia, Obama se jact de estar dirigiendo la intervencin desde la retaguardia, en Siria, se est retorciendo las manos desde la retaguardia.

No cabe duda de que la poltica de Kerry se ha adaptado a la intervencin de Rusia, segn demuestra el encuentro de Kerry con Riyad Hijab, coordinador general del Comit de Altas Negociaciones, el ente creado en Riad en respuesta a los llamamientos a la unidad de EE.UU.

Kerry dijo a Hijab que las conversaciones deban empezar antes del fin de los bombardeos; que no haba plazos para la salida de Assad; que el objetivo de las negociaciones era conseguir un gobierno de unidad nacional; y que si la oposicin no acuda a Ginebra, Estados Unidos les retirara su apoyo. Michael Ratney, enviado especial de EE.UU. para Siria, intent suavizar las cosas afirmando que se haba producido un malentendido a causa de un fallo en la traduccin.

Pero Hijab entendi a Kerry con toda claridad. La conversin damascena de Kerry se produjo en cuatro etapas. La primera fue el ataque de Assad con armas qumicas a las posiciones de la oposicin en Ghota, al este de Damasco, que allan el camino para la mediacin rusa que persuadi a Assad de destruir su reserva de armas qumicas. Esto proporcion un buen argumento a Rusia frente a Kerry, que por aquel entonces se negaba a reconocer la autoridad de Assad: si Assad tena la legitimidad suficiente para poder negociar con l la entrega de su arsenal qumico, era evidente que tena que conservar la jefatura del Estado en un gobierno de transicin.

De cualquier manera, tena que ser reconocido como cabeza de Estado. Kerry acept esa lgica y ah contina.

La segunda fue Mosul, una ciudad defendida por cuatro divisiones del ejrcito iraqu entrenadas por Estados Unidos a un coste de 25.000 millones de dlares que fue tomada por 350 combatientes del Estado Islmico (EI). La tercera fue la intervencin rusa del 30 de septiembre. El ltimo clavo del atad de la poltica siria de Kerry fueron los ataques del pasado noviembre en Pars. Poco a poco, Kerry empez a contemplar a Assad como el menor de los males. Kerry acept la tesis del ministro de asuntos exteriores ruso, Sergei Lavrov, segn la cual Rusia ha salvado a Damasco de caer en las garras del EI.

Kerry est peligrosamente cerca de considerar el conflicto sirio como un combate binario entre dos tipos despiadados de dictadura: Assad y el EI. Esa es la manera en que el propio Assad, Rusia, Irn y muchas de las autocracias rabes, desde Egipto hasta Jordania y los Emiratos rabes, encuadran el conflicto. Y es una de las principales razones por las que el EI est cobrando fuerza.

Para poder ver el conflicto a travs de este prisma, hace falta estar convencido de que la oposicin a Assad est formada exclusivamente por extremistas salafistas, apoyados por la doctrina wahabista de Arabia Saud y la idea imperial de sultanato turco de Erdogan. Hace falta estar convencido de que los rebeldes sirios, como el EI, pretenden imponer una teocracia brutal en un estado laico.

Es decir, es preciso eliminar de este escenario las caras y las opiniones de la mayora sun de la poblacin. Es preciso hacer odos sordos al testimonio de 4,6 millones de refugiados registrados por el ACNUR. Que ni siquiera son los nicos. En Alepo se est preparando otro gran xodo. Existen 150.000 civiles en Alepo occidental, ocupado por los rebeldes, y otros 250.000 en la zona. Alrededor de 70.000 van de camino hacia la frontera turca como consecuencia del bombardeo ruso y los avances gubernamentales y 31.00 estn esperando en la frontera.

El viceprimer ministro turco Numan Kurtulmus declar el pasado lunes que podra haber 600.000 personas desplazndose hacia Turqua.

El testimonio de los refugiados

Por qu huyen? De quin huyen? Se sienten obligados a hacerlo porque los yihadistas imponen las leyes de la Sharia? Estn huyendo del abrazo clido de una repblica liberal, laica y multiconfesional, tal y como Assad gusta de presentarla? Si el ejrcito sirio es una fuerza disciplinada, como sostienen sus defensores, por qu cientos de miles de civiles se sienten aterrorizados ante la idea de ser liberados por l?

Recientemente pas una semana en los campos de refugiados de la frontera septentrional de Jordania planteando estas preguntas, paseando de tienda en tienda en busca de respuestas. Lo que sigue es una muestra representativa de lo que me contaron.

Meteb era funcionario, director del departamento de transportes en Baba Amr. Homs se convirti en el epicentro de las protestas contra el gobierno, despus de que las protestas en Deraa fueran reprimidas mediante una operacin militar a gran escala. Una brigada del Ejrcito Libre Sirio, formada por desertores del ejrcito sirio realiz una emboscada contra las fuerzas gubernamentales en los alrededores de Baba Amr en octubre de 2011 y acometi la defensa del barrio. Cuando fracas la misin de paz rabe (segn testigos, el ejrcito sirio escondi sus tanques bajo falsas dunas de arena, ocultando su presencia de los monitores), el ejrcito lanz una ofensiva en febrero de 2012.

Durante seis meses no hubo armas en absoluto. La gente solo empez a utilizar armas cuando presenci la brutalidad del rgimen. La polica obligaba a las mujeres a desnudarse y las suba a los tanques para que la gente las viera, afirm Meteb.

Uno de los oficiales que comandaba la operacin le salv la vida. Avanzaron [el ejrcito sirio] por nuestra aldea, casa por casa, arrestando o disparando. Queran dar una leccin a la zona. Yo fui uno de los 16 detenidos por el comandante. No s por qu me perdonaron la vida.

Fue deseo de Dios. Todos los dems fueron masacrados con ametralladoras. Disparaban a la gente en sus casas y dejaban all sus cuerpos para que se pudrieran. Muchos de mis primos y de las mujeres de mi familia fueron asesinados. Ese das masacraron a 1.661 personas.

Todos los refugiados tienen alguna fecha precisa grabada en su mente. La de Meteb era febrero de 2012. La de Anud, el 6 de diciembre de 2013. Fue el da en que sali de su casa, con su marido y ocho hijos, desplazndose por la noche de aldea en aldea. Colocaron a un hombre contra una valla y lo usaron como blanco para prcticas de tiro. Los soldados hacan apuestas sobre quin le dara, recuerda. Mohamed cuenta cmo capturaron a dos guardias de seguridad, les ahorcaron y les descuartizaron con una motosierra.

Segn Anud, el ejrcito llega primero, seguido por la Shabiha [milicias sectarias a sueldo del Estado]. Ya no tenemos ejrcito. Tenemos iranes con machetes. Se limitan a masacrar. Si te rindes, te masacran. Lo he visto con mis propios ojos. Te cortan el brazo derecho, o la cabeza. Ya no existe un ejrcito sirio. Son los iranes los que hacen esto. Son extranjeros.

Roban nuestros bienes. Si sientes la tentacin de defenderte, te matan y luego saquean tu casa y la prenden fuego.

Suleimn huy de su aldea situada a 27 km. de Alepo. La aldea est rodeada por montaas. No haba all ningn hombre armado, ningn terrorista. El 3 de diciembre de 2012, la fuerza area nos arroj 42 bombas de barril y dispar misiles Grad. Murieron alrededor de 1.500 personas.

Farhan, un agricultor de los alrededores de Homs cuenta: Somos campesinos. No bamos en contra del rgimen. Fue el rgimen quien nos atac. Nos masacraron. Si venan a ofrecernos proteccin, por qu nos bombardearon, por qu nos sitiaron, por qu impedan que nos llegara el pan?

Samar iba en un coche con su marido y sus cuatro hijos cuando llegaron a un control de carretera. Detuvieron a Said. De eso hace tres aos. Mi marido era agricultor. Espero que Dios me lo devuelva algn da. Tiene 37 aos.

Las historias se suceden una tras otra, tienda tras tienda.

Un informe publicado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU ofreca poca esperanza a Samar y otras personas como ella. Segn el mismo, el gobierno sirio llev a cabo una violencia sistemtica y a gran escala contra los prisioneros de sus centros de detencin, equivalente a la exterminacin. Sirvan de muestra dos fragmentos reproducidos a continuacin.

En el departamento de inteligencia de la Fuerza Area de Alepo, un detenido tena grandes sufrimientos causados por la infeccin de una herida en su pierna, causada durante la tortura. Incapaz de mantenerse en pie, le colocaron provisionalmente en un corredor en el exterior de su celda, sin ninguna atencin mdica. Despus de unos das, otros compaeros detenidos observaron que estaba muerto. Posteriormente, su familia pudo recuperar el cadver a travs de canales no oficiales. En un principio, a causa de las torturas y de lo demacrado que estaba, solo pudieron reconocerle por una placa identificativa, afirma el informe de la ONU.

En 2014, en un centro de detencin controlado por la 4 Divisin del ejrcito sirio, un prisionero sufri la mutilacin de sus genitales durante las torturas. Muri tres das ms tarde desangrado y sin recibir tratamiento. Un detenido de la Seguridad Militar en Homs fue testigo de la paliza que recibi un hombre anciano, que posteriormente fue colgado del techo por las muecas. Los guardias le quemaron los ojos con cigarrillos y perforaron su cuerpo con un objeto de metal afilado y caliente. Tras permanecer en la misma posicin durante tres horas, el
hombre muri.

El informe de la ONU tampoco deja exculpa al grupo rebelde relacionado con al-Qaeda, al-Nusra. El 9 de julio de 2015, una alianza de grupos armados capitaneada por al-Nusra tom la base area de Abu Al-Douhour (provincia de Idlib), hasta entonces en manos del ejrcito sirio.

Alrededor de 70 soldados fueron ejecutados en la pista de aterrizaje y la propia al-Nusra public la fotografa de los cadveres, afirma.

Cuando se pregunta a los refugiados sirios en Jordania, algunos de los cuales estn pasando su tercer invierno en tiendas de campaa, qu les empujara a regresar, responden con pocas palabras.

Yasin, un constructor que no tom parte en el alzamiento y que perdi a tres de sus primos por las bombas de barril, dijo: Paz y seguridad. Poda el ejrcito sirio proporcionrselas?

Yasin me mir fijamente como si estuviera loco.

Habra alguna posibilidad de que Meteb pudiera vivir bajo el control del ejrcito sirio? No.

Todos los que estn aqu te dirn lo mismo. Con una poblacin de 80.000 personas, al-Zaatari, el mayor campo de refugiados de Jordania tiene el tamao de una ciudad pequea. Decenas de miles de tiendas se sitan fuera del mismo.

Meteb se queda meditando la respuesta algo ms rato. Si hubiera una autntica reconciliacin nacional, y suponiendo que quienes cometieron estos crmenes tuvieran que responder por ellos ante la justicia. Sabemos que el rgimen es, en ltimo trmino, responsable por estos crmenes. Si no se puede lograr la reconciliacin nacional, es imposible la coexistencia.

Los nuevos palestinos

Para estas personas, por no hablar de la comunidad en general, Assad ha perdido completamente su legitimidad. No hay un alto el fuego, ni un gobierno de unidad nacional preparado para cambiar esta realidad poltica. Por otro lado, el Estado sirio, su ejrcito y sus instituciones han perdido gran parte de su autoridad y sobreviven exclusivamente gracias a la intervencin extranjera, por parte de Rusia, Irn y Hezbol. La agencia oficial de noticias iran, Fars, ha dejado de alimentar la ficcin de que los Guardianes de la Revolucin solo estn presentes en Alepo como asesores.

Esta agencia inform recientemente de la muerte del general Mohsin Ghajarian y seis voluntarios. AFP inform de la muerte de ms de 100 soldados iranes desde el inicio de la campaa de bombardeos de Rusia en septiembre del ao pasado.

Las afirmaciones de Rusia en el sentido de que han salvado al Estado y no a su presidente son falsas, y no solo por el objetivo de sus bombardeos. Lo cierto es que han salvado el cuello de Assad, de momento, a costa de debilitar an ms el Estado sirio. Rusia entr en el conflicto afirmando la imposibilidad de una victoria militar. Ahora Assad cree lo contrario. Con cada nuevo xodo de refugiados, el Estado se debilita y las posibilidades de paz desaparecen.

Abandonados por Estados Unidos, traicionados por los gobiernos rabes, sin posibilidad de acceder a Europa, estos refugiados son una realidad poltica cada vez ms importante. Existe un paralelismo entre su suerte y la de los palestinos tras la creacin de Israel en 1948.

Ambos representan una poblacin mayoritaria expulsada por una fuerza militar superior, con apoyo colonial. Ambos fueron convencidos por los gobiernos rabes de que regresaran pronto a su tierra y de que dichos gobiernos rabes lucharan por ellos. Ambos han sido traicionados.


David Hearst es editor jefe del Middle East Eye y fue director de la seccin internacional del Guardian.

Fuente: http://www.middleeastmonitor.com/articles/middle-east/23827-exodus-and-betrayal-how-a-syrian-nakba-was-created

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y Rebelin como fuente de la misma.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter