Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-02-2016

El No nace en Washington

Atilio A. Boron
La Jornada


Una conspiracin contra el proceso de cambio que encabeza el presidente Evo Morales est en marcha. Tiene su epicentro en Washington DC y se implementa por medio de operadores polticos bolivianos y extranjeros. Utilizan el argumento de una presunta defensa de la democracia y lucha contra la corrupcin y el narcotrfico y su objetivo es evitar que el S obtenga la victoria en el referndum de reforma de la constitucin poltica del Estado del prximo 21 de febrero.

Nunca como hasta ahora, con mtodos menos visibles para la ciudadana, Estados Unidos est respaldando decididamente, a travs de sus agencias para la subversin como el Instituto Nacional Demcrata (NDI por sus siglas en ingls) y el Instituto Republicano Internacional (IRI por sus siglas en ingls) ambas con recursos entregados por el Fondo Internacional para la Democracia (NED por sus siglas en ingls), las acciones de la oposicin boliviana destinadas a impedir que el referndum del 21 de febrero represente un paso ms en la consolidacin del proyecto poltico que lidera Evo Morales, un presidente indgena que ha cambiado radicalmente Bolivia.

El carcter de la brutal ofensiva estadunidense se explica por la importancia que tiene Bolivia hoy para los procesos de cambio en Amrica Latina, particularmente despus de las elecciones presidenciales en Argentina y legislativas en Venezuela.

Ya antes de la expulsin del embajador estadunidense Philip Goldberg y en pleno intento de desestabilizacin separatista, la CIA actuaba mediante operadores como Joseph Humire. En fechas ms recientes fue el vicecnsul Ari Avidar uno de los principales operadores, quien tuvo que dejar el pas una vez que se comprob que compraba informacin a dirigentes afines al proceso de cambio, tal y como demostr en una investigacin el semanario La poca y el programa Ojo con los Medios del canal Abya Yala en 2015. Al no ser efectivas las acciones violentas perpetradas, los actos racistas (en Sucre, Santa Cruz y Pando), las manifestaciones antigubernamentales extremadamente hostiles (en Tarija y Cochabamba), y las acciones abiertamente subversivas y antipatriticas (separatismo de la Media Luna y el fallido golpe de Estado cvico-prefectural de 2008), hoy la derecha boliviana, en coordinacin con organismos relacionados con la NED como son el NDI y IRI, toman la iniciativa y financian actividades con fines subversivos de grupos polticos y activistas opositores mediante fondos del Congreso estadunidense.

Dentro de esos objetivos de desestabilizacin se encuentra la movilizacin de agentes y operadores en inteligencia y espionaje, el fortalecimiento de la actividad poltica ciudadana contra el gobierno, y la distorsin meditica utilizando temas sensibles como narcotrfico, corrupcin, transparencia, libertad de expresin, gobernabilidad y otros desde la perspectiva estadunidense. La utilizacin de la memoria de un nio muerto, de otro en su acto de bautizo y de la ex pareja de Evo Morales para poner en duda la moral del presidente ha sido uno de sus golpes ms bajos y arteros, en el tpico estilo de las campaas subversivas estadunidenses.

Entre esas renovadas tcticas destaca el financiamiento de actividades polticas opositoras, la llegada de agentes y asesores, supuestamente capacitadores de jvenes, mujeres e indgenas en temas de democracia, que en realidad tienen el objetivo de organizar grupos de conspiradores y activistas polticos e instruirles en el uso de un discurso antigubernamental que esgrima el argumento de la alternancia como cimiento de la verdadera democracia y estigmatice la repostulacin del presidente Morales.

Segn denuncias efectuadas en los ltimos aos por medios alternativos como Rebelin, Alai, Telesur y La poca, entre las decenas de agentes estadunidenses que llegaron a Bolivia en los ltimos aos estn Alton Eugene Dawsey, Gregory Reynolds Alston, Richmond Paul Blake, Alejandro Lee Johnson, Donald Loren Frerichs y Geofrey Frederich Schadrak. Asimismo, la embajada de Estados Unidos en La Paz utiliza personajes que, bajo la fachada de hombres de negocios, desarrollan labores de inteligencia para la CIA y la DEA. Tal es el caso de los operadores David Wayne Paiz y Bert Davi Castorino. No son los nicos; a ellos se suman agentes de la inteligencia poltica y militar, muchos de ellos especializados en la lucha contra el narcotrfico, pero que en Bolivia tienen el objetivo de desprestigiar polticamente a Evo Morales y sus colaboradores. Entre este ltimo grupo, que han ingresado al pas con un visado de turismo, hemos podido identificar a Salvador Leyva y Edgar Fernando Fritz.

Los vnculos entre los operadores

En agosto de 2015 lleg a Bolivia un operador poltico de origen costarricense llamado Vctor Hugo Rojas, director para los Asuntos Internacionales del NDI, quien se reuni con dirigentes de la oposicin como Soledad Chapetn y con representantes de Samuel Doria Medina, Jorge Tuto Quiroga, Rubn Costas y Luis Revilla, con el fin de coordinar acciones para daar la imagen del gobierno de Evo Morales. Junto a Rojas lleg Claudio Ortiz, un chileno experto en tcnicas de accin poltica que organiz un curso para el partido de Costas en Santa Cruz.

Rojas se comprometi a volver a Bolivia antes de los tres meses, es decir, entre finales de octubre y principios de noviembre, lo que no pudo hacer debido a la denuncia que hizo el presidente Evo Morales sobre la activa presencia del NDI en Bolivia con fines subversivos. Pero el NDI envo desde Lima a dos tcnicos peruanos Cecilia Ormeo (asistente de Rojas) y Rafael Sotomayor, para reunirse con la gente de Soledad Chapetn y Rubn Costas, adems de opositores de Beni, Cochabamba y Tarija.

El NDI tiene nexos con agencias de inteligencia como la CIA, y con instituciones estadunidenses supuestamente dedicadas a la cooperacin internacional. Su presencia persigue desestabilizar al gobierno de Bolivia. Uno de sus enlaces ms activos en Bolivia es Luis Beccar, quien forma parte de la Oficina de Asuntos Polticos de la embajada de Estados Unidos en La Paz y a la vez es uno de los principales enlaces de la esa sede diplomtica con lderes opositores como Tuto Quiroga, al parecer su preferido.

Por otra parte, un informe1 elaborado por el Centro Andino de Estudios Estratgicos en 2013, detalla los sujetos, mecanismos y modalidades de la conspiracin contra el gobierno boliviano. El eje de accin est compuesto por el IRI, el NDI y la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en ingls), cuyos planes de desestabilizacin se disfrazan de programas de cooperacin con fuerzas democrticas de Bolivia. Asimismo, segn el programa Ojo con los Medios, de los periodistas Andrs Sallari y Mariano Vzquez, en 2014 Norma Pirola, Mauricio Muoz y Marcelo Antezana, asamblestas de oposicin, viajaron a Estados Unidos para reunirse con el ex marine y activista del IRI, Joseph Humire, a quien le pidieron capacitacin, apoyo poltico y recursos econmicos. Humire responde al senador ultraconservador estadunidense John McCain.

Los recursos que financian la campaa por el No en Bolivia, no solamente salen de los bolsillos de las antiguas lites polticas y econmicas que se fugaron de Bolivia para no responder ante la justicia por sus delitos, como Gonzalo Snchez de Lozada, Carlos Snchez Berzan o Branko Marinkovic, sino tambin de los bolsillos del contribuyente estadunidense. De acuerdo a fuentes bien informadas, la embajada de Estados Unidos en La Paz ha aportado alrededor de 200 mil dlares para la campaa contra la reforma de la Constitucin, recursos que son administrados en Bolivia por fundaciones y organizaciones ciudadanas y por lderes juveniles que organizan manifestaciones, marchas, seminarios, cursos y otras actividades democrticas. Entre 2003 y 2014, la NED desembols ms de 7.7 millones de dlares para el financiamiento de casi 20 instituciones en Bolivia, siempre con objetivos polticos.

Aunque todos se unen en torno al No, lo que los divide es el acceso a los recursos y la preferencia, tal como ha denunciado el presidente Evo Morales. Todo indica que para la embajada gringa los preferidos son Tuto Quiroga del PDC y Snchez Berzan del MNR (actualmente monitoreando la campaa desde EU), mientras que para el NDI y el ala menos conservadora de la legacin son Costas, Revilla, Chapetn y Patzi.

Todo ello apunta a desprestigiar al gobierno boliviano por medio de acusaciones de corrupcin y narcotrfico, dado que no ha sido posible vencerlo polticamente. Una conspiracin que va ms all de las fronteras de Bolivia y que tiene su epicentro en Washington DC. Y es que como dijo el presidente Evo Morales, esta campaa (el referndum del 21 de febrero prximo) va a ser pueblo boliviano contra el imperio estadunidense, sa va a ser la lucha.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/02/11/opinion/031a1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter