Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2005

Capital financiero vs desarrollo (VII)
La lucha de clases se agudiza en el siglo XXI

Santiago Nunez Castro


1.-El debate de moda y que nos impone la realidad:

Los diferentes tericos del sistema imperante, importantes acadmicos que han hecho del conocimiento cocificado su mudos vivendis, elaboraron y continan elaborando teoras que intentan interpretar la realidad que estamos viviendo y declararon posiciones muy coherentes sobre la marcha que tomara la sociedad en el siglo XXI.

Los acontecimientos nos muestran que el futuro es ahora y que cualquier hiptesis o teora que se plantee, para sustentarse tiene que estar cimentada en hechos y datos concretos y cientficos, ya que los cambios se producen rpido en el contexto real, por lo que algunos acontecimientos estn sirviendo como variables e indicadores que ponen a prueba cualquier posicin aventurera.

Es innegable que la reaparicin de la guerra en el escenario poltico mundial, luego del ataque a las torres gemelas, dejo evidenciado que la guerra del siglo XXI no solo seria econmica como lo estableci el profesor de economa norteamericano Lester Thurow en su libro La guerra del siglo XXI y que luego reafirmo en su otro libro El futuro del Capitalismo, pero tambin dejo evidenciado que no era el fin de la historia como lo estableci Francis Fukuyama. Terico que adems entenda que la nueva sociedad estara basada en la Confianza, titulo que lleva su libro posterior. Teoras que mas tarde son sustituidas por el mismo autor en su obra La gran Ruptura donde Fukuyama con suficientes datos por fin descubre que en la sociedad capitalista las diferentes instituciones estn en crisis y la descomposicin generalizada apunta a desintegrar la familia y otras instituciones tradicionales. Ser que el lo descubre ahora o es que esta situacin subyace desde hace tiempo y queramos o no la sociedad capitalista esta entrando en una etapa de crisis profunda en la aplicacin de la poltica neoliberal.

Otro terico que se queda atrs es el ultra reaccionario Samuel Huntington en sus teorizaciones sobre el choque de civilizaciones, intentando obviar las verdaderas causas de los ltimos acontecimientos y la marcha histrica que ha tomado la humanidad. Este centra sus planteamientos en la polarizacion de fuerzas en siete civilizaciones con el predominio de tres en donde hay pases centrales que la capitalizan. El Islamismo, Occidente, y El Confucionismo.

Las contradicciones fundamentales segn este, se darn entre grupos de civilizaciones que giran alrededor de pases con mayor fuerza que subordinaran y asimilaran primero a los pases perifricos y que luego habr grandes confrontaciones entre los pases centrales en su disputa por el control mundial. El Establece:

Las aspiraciones Universales de la civilizacin occidental, el decadente poder relativo de occidente y la afirmacin cultural cada vez mayor de otras civilizaciones aseguran unas relaciones por lo general difcil entre occidente y el resto del mundo. Sin embargo, la naturaleza de dichas relaciones y la medida en que son antagnicas varan considerablemente y pueden entran dentro de tres categoras. Con las civilizaciones rivales, el Islam y China, Occidente es probable que tenga siempre relaciones tensas y a menudo antagnicas. Sus relaciones con Latinoamrica y frica, civilizaciones mas dbiles que han dependido de Occidente en alguna medida, registraran grado muy inferiores de conflicto, particularmente con Latinoamrica.(1) Las luchas de toda Latinoamrica y frica desmontan este planteamiento.

Con las luchas que vienen azotando al mundo y que continuaran durante toda esta dcada y ms all, se caen en lo fundamental y por las evidencias de la historia presente, todas estas teoras e hiptesis, tesis y planteamientos.

Resurgen principios y teoras elaboradas con la rigurosidad cientfica que exigen las ciencias sociales y a partir de la realidad objetiva que estamos viviendo. Si utilizamos las herramientas metodologicas correctas, podremos dar respuestas a estas y otras interrogantes que surgirn en todo este proceso. Y es indiscutible una tendencia general de los acontecimientos a partir de los niveles de contradiccin que vienen alcanzando las clases sociales. Al llegar a una determinada fase de desarrollo, las fuerzas productivas materiales de la sociedad chocan con las relaciones de produccin existente, o lo que no es mas que la expresin jurdica de esto, con las relaciones de propiedad dentro de las cuales se han desenvuelto hasta all. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Y se abre as una poca de revolucin social. (2)

La revolucin tecnolgica que esta viviendo la humanidad no se puede comparar con ninguna poca anterior, las fuerzas productivas han alcanzado un nivel de desarrollo extraordinario, sin embargo el producto social no llega en beneficio de toda la sociedad, porque el modo de produccin capitalista en su etapa neoliberal precomposicin del capital financiero- viene siendo una traba para la continuidad del desarrollo, no importa a cual civilizacin pertenezca la gente, el sometimiento de toda la sociedad a una clase dominante impide el continuo avance por su condicin parasitaria en el proceso de libre transito de los grandes capitales, en una economa improductiva. De hecho ni la clase Oligrquica ni la sociedad en general podrn seguir sustentndose en este modelo econmico, ni en este modo de produccin.

Un elemento importante que queda bien claro es el fin del periodo de dominio de la contrarrevolucin en el mundo y se abre un nuevo capitulo en la historia. Los movimientos sociales y las contradicciones polticas vuelven a tomar expresin beligerante en la cotidianidad y a ser el tema principal de las naciones perifricas y las mismas naciones centrales que de una manera u otra estn vinculadas a la guerra.

Aunque nos siguen imponiendo el neoliberalismo de mercado, esta corriente econmica enfrenta diferentes sectores y clases que son directamente afectadas por los efectos devastadores de dichas polticas.

Lo que si sabemos es que todas las interrogantes que puedan existir encontraran respuestas sobre la base de las luchas y contradicciones histricas, entre clases y sectores de clases antagnicas. Los grupos humanos que intervienen en los procesos de produccin y en el equilibrio de cualquier sociedad de las que ya han existido, vuelven a entrar en una lucha antagnica, eso lo pone de manifiesto la etapa superior de la lucha poltica. La guerra.

Durante cada estadiun que ha vivido la humanidad la constante lucha de clases fue el motor que impulso la historia, desde que apareci la propiedad privada de los medios de produccin, una clase dirigente por el lugar que ocupa en el mismo proceso productivo ha tenido que dar paso a otra en la direccin de toda la sociedad por esta constituirse en un obstculo en el proceso de desarrollo de la produccin y de la sociedad y la propia vida. Esto lo observamos en El Esclavismo, El Feudalismo, El Capitalismo y El Socialismo Real.

2.-Las clases se eliminan a travs de la lucha:

Cuando las condiciones econmicas, sociales y polticas maduran para que se produzcan cambios es inevitable la transformacin revolucionaria de la sociedad. Pero esa transformacin debe experimentar radicales luchas por la oposicin de las clases dirigentes a esos cambios.

Si bien el capitalismo ha tenido una relativa larga vida como sociedad en descomposicin y que antepone los intereses individuales a lo de toda la sociedad y esto se recrudece en la etapa neoliberal, desregulacin del mercado laboral, financiarizacion de la economa, desregulacin del mercado mundial de capitales, etc. Y que la implosin de la Unin Sovitica pone entre dicho la funcionalidad del socialismo real, por no satisfacer este rgimen las necesidades bsicas de la gente y por la burocratizacin de sus dirigentes. Podemos concluir que se perdi la naturaleza original como fue concebida esta sociedad. La realidad que viven millones de seres humanos (desempleo, bajos salarios, deficiencias sociales de salud, educacin, vivienda, etc.) en sociedades que haban alcanzado un alto nivel de crecimiento y un relativo desarrollo, ahora que la distribucin del ingreso se queda en grupos reducido de la sociedad, la lucha toma un carcter diferente contra estos grupos. Se incrementan las protestas y la lucha toma un carcter diferente que transciende el marco reivindicativo.

Las sociedades no marchan hacia atrs, y a cada nivel de desarrollo de las fuerzas productivas el hombre tiene que darse un modo de produccin que se corresponda con las necesidades de toda la sociedad y como consecuencia de esas luchas surge un nuevo modelo, nuevos regimenes, sistemas de gobiernos, relaciones que revelan un nivel de desarrollo poltico y social superior. Una nueva sociedad tiene que surgir. No importan cuanto tiempo pase, las sociedades y los modos de produccin no son eternos.

Sin embargo, no pueden decretarse esos cambios, la misma dinmica de la sociedad va imponiendo esos cambios, con los respectivos momentos cualitativos de la historia. Con la interaccin en medio de las contradicciones y con las luchas de clases que se va haciendo cada vez mas antagnicas.

La pregunta en este momento histrico es: a cual clase social le corresponde colocarse a la vanguardia de los proceso de cambios que se avecinan? Tomemos como referencia una cita del manifiesto comunista: De todas las clases que hoy se enfrentan con la burguesa (hoy la Oligarqua Financiera), solo el proletariado es una clase verdaderamente revolucionaria. Las dems clases van degenerando y desaparecen con el desarrollo de la gran industria; el proletariado, en cambio, es su producto ms peculiar. Las capas medias-pequeo industrial, el pequeo comerciante, el artesano, el campesino-, todas ellas luchan contra la burguesa para salvar de la ruina su existencia como tales capas medias. Ms todava, son reaccionarias, ya que pretenden volver atrs la rueda de la historia. Son revolucionarias nicamente cuando tienen ante si la perspectiva de su transito inminente al proletariado, defendiendo as sus intereses presentes, sino sus intereses futuros, cuando abandonan sus propios puntos de vistas para adoptar los del proletariado.(3)

El parntesis en medio de la cita es nuestro, porque las caractersticas actuales de las clases sitan por encima de la burguesa tradicional industrial a la Oligarqua Financiera Internacional.

Quizs en estos momentos es cuando mas puede ponerse vigente la teora sobre la vanguardia compartida.

La diversidad de las luchas no puede estandarizar definiciones y generalizar conceptos sobre la exclusiva participacin dirigente de una clase, sin caer en la especulacin y en el error. Las caractersticas de las luchas de los obreros en los pases centrales y cualquier parte del mundo es muy dismil a las luchas que llevan a cabo los indgenas de Amrica, o los campesinos y trabajadores estatales en los pases perifricos, aunque unos y otros tengan un enemigo comn, aunque ellos tengan la igualdad de condiciones de explotacin y degradacin frente a la oligarqua y la burguesa de sus respectivos pases.

Como resultado de las luchas en los pases perifricos, los grupos gobernantes al servicio de la oligarqua han permitido en los congresos y asambleas nacionales , el paso de dirigentes progresistas que representan a grupos alternativos, pero a la hora de aplicar ciertas reformas, unos se han acomodado al sistema o han quedado en una franca minoras y otros , los menos, han tenido que renunciar y retomar las luchas al lado de los desposedos que es su clase original.

En los pases centrales estos organismos se han convertido en una especie de pandemoniun por las contradicciones de los grupos devoradores y por las exigencias de la poblacin para no perder tradicionales reivindicaciones logradas a travs de anos de luchas.

Importantes sectores de la pequea burguesa, medianos y pequeos empresarios son arrasados por el gran capital y de una forma u otra vienen oponindose a la oligarqua en cada uno de sus respectivos pases.

Aunque las contradicciones fundamentales entre trabajo y capital vuelven a tomar vigencia, hay adems, en el escenario internacional otras contradicciones que retoman su carcter antagnico. La burguesa nacional ofrece resistencia al manejo de los grandes capitales financieros oligrquicos. La clase obrera ha sido afectada radicalmente por el capital internacional y las clases ubicadas en el sector servicio diversifican su estratificacin.

Aunque algunos pensadores mantienen la posicin ortodoxa sobre el carcter definitivo de la burguesa como clase, la realidad que esta viviendo la humanidad y los mismos ltimos estudios sobre la fragmentacin de las diferentes clases sociales, redefinen y revelan nuevos sujetos, grupos sociales que estn interviniendo en forma decisiva en la lucha poltica y que no encajan en las definiciones clsicas , pero que su participacin le otorgan un papel protagnico en el proceso real cotidiano de lucha social y poltica.

Desde mucho tiempo atrs, el mercado mundial de capitales es una realidad. La forma que ha tomado el saqueo de las riquezas nacionales y el usufructo de las empresas estatales que vienen ahora privatizndose y estas privatizaciones ha creado en los principales pases en va de desarrollo la organizacin y resistencia de importantes grupos burgueses y otros sectores sociales que al quedar al margen de los beneficios han quebrado y ese dinero ha pasado a los grandes especuladores de la bolsa en los centros mundiales de capital como New York, Londres y Tokio.

Si bien la contradiccin principal inicial del capitalismo fue y continua siendo entre el trabajo y el capital, no menos cierto es que en esta etapa neoliberal hay diferentes contradicciones que no pueden obviarse a la hora de los enfrentamientos que se estn dando alrededor del mundo. Y estas contradicciones en determinados periodos histricos pueden determinar la suerte de millones de personas.

Estas contradicciones las hemos clasificado como sigue:

Primero: Entre los sectores poderosos de la sociedad, los que estn dirigiendo el mundo en estos momentos, La Oligarqua Financiera Internacional, en su propio interior como clase libran una guerra de competencia entre ellos mismos por la obtencin de elevadas ganancias sobre el capital financiero y la inversin. Disputndose el control de las escasas fuentes mundiales de materia prima, yacimiento de petrleo y cualquier mineral indispensable estratgicamente para sus economas, as como los ms importantes mercados.

Segundo: La Oligarqua financiera contra la burguesa nacional en los diferentes pases perifricos por el reemplazo de la primera por la segunda en el usufructo de los recursos nacionales y el control de los Estados.

Tercero: La Oligarqua contra los trabajadores, se manifiesta a travs de la desregulacin del mercado laboral y la perdida de los beneficios de los trabajadores en sus diferentes manifestaciones, sindicalizados o no, tanto en los pases perifricos como en los pases centrales.

Cuarto: La Oligarqua contra todo el pueblo y lo que se puede denominar un Estado de derecho, podemos establecer la sociedad misma. Se manifiesta en el grado de descomposicin que han alcanzado las diferentes sociedades por el saqueo general , no solo de los recursos que nos da la naturales , sino por el desplazamiento cada vez mayor en la participacin de los beneficios y riquezas que crea el mismo hombre y por la aplicacin de una economa excluyente.

En medio de las luchas, los pueblos entonces buscan alternativas y se reagrupan en funcin de sus intereses. Cada clase social jugara su papel. En ocasiones crece y en ocasiones desciende, hay momentos que se perciben como si la humanidad fuese a sucumbir frente a los desmanes de los grupos gobernantes.

Aunque los trabajadores sindicalizados no constituyan en estos momentos una vanguardia claramente definida, por su desarticulacin durante la dcada de los 90, la misma marcha de los acontecimientos y el lugar que estos ocupan en la produccin le contina otorgando un papel protagnico en el proceso revolucionario que se avecinan. Aunque no puede drsele el clsico papel de vanguardia, la historia le tiene reservada la misin ineludible como clase de ser los sepultureros de la clase mas atrasada de la sociedad.

3.-Descomposicin del Capitalismo:

Para poder analizar en forma correcta la situacin en la que se encuentra la sociedad capitalista en este momento histrico observemos en forma breve como esta caminando la economa y la sociedad en el Japn, UE, y Estados Unidos. Pases centrales, potencias econmicas y polticas mundiales. Veamos como en el marco social el sistema que esta supuesto a continuar el desarrollo humano por el contrario nos trae hechos que demuestran la crisis y descomposicin sistmica. Y en la medida que se profundiza la crisis las diferentes clase sociales que intervienen en la sociedad se reagrupan en funcin de sus intereses y luchan primero por su sobre vivencia y luego por mantener sus costumbres. Podemos decir que se aferran a un Estado de derecho que le permita vivir acorde con principios universales de convivencia.

De acuerdo al reconocimiento de los propios tericos de la academia el equilibrio social en las naciones desarrolladas esta perdindose. El aumento de conductas antisociales, la incrementacion de los delitos, crmenes, drogadiccin. La degradacin y desintegracin familiar expresada en; divorcios, familias monoparentales, delincuencia juvenil, embarazos en adolescentes, bajos rendimientos escolares, violencia domestica, explotacin infantil y la mayor situacin alarmante esta signada por la degradacin de la naturaleza, y como ejemplo tenemos las consecuencias de los ltimos huracanes que han azotado a los Estados Unidos. La falta de confianza en las autoridades y las instituciones gubernamentales.

Iniciemos por la raz:

El dficit de la cuenta corriente norteamericana (145.000 millones de dlares en el 1994) y el supervit de la cuenta corriente japonesa (130.000de dlares en 1994) son prcticamente imgenes reflejadas entre si. Ninguna de las dos podra existir sin la otra. Hablar de una es hablar de la otra(4) Estos datos reflejan las condiciones como marchar las dos economas mas grandes del mundo y si tomamos en cuenta el dficit comercial que viene acumulando los Estados Unidos frente a la China, camina en la misma direccin.

Aunque China tiene supervit comercial con EE.UU., tiene dficit con el resto del mundo. El ao pasado China compr productos y servicios por 448,200 millones de dlares y export 484,274 millones, un supervit de 36,074 millones frente al resto del mundo. Si se descuenta el supervit comercial con EE.UU. (134,902 millones), China registr un dficit de US$98,828 millones con el resto del mundo. Pero en 2004 el supervit mundial de China podra contraerse a US$18,000 millones, como resultado de US$477,000 millones en importaciones y US$495,000 millones en exportaciones. As, para el ao 2010, China probablemente superar a EE.UU. como principal socio comercial de la Unin Europea. Adems, China es el mayor receptor de inversin externa del mundo (US$53,500 millones en 2003) aumentando sus tenencias de bonos del Tesoro de EE.UU. y convirtindose en el tercer mayor tenedor extranjero de bonos detrs de Japn.(5)

En el aspecto social veamos como se refleja la descomposicin capitalista:

La confianza en muchas formas tradicionales de autoridad, como los polticos, la polica, los militares, etc. Ha declinado en la mayora de los pases occidentales desarrollados, as como tambin ha disminuido el comportamiento tico informado, es decir el tipo de comportamiento que debera subyacer a toda relacin signada por la confianza.(6) Pero no es solo en los pases desarrollados donde la gente ha perdido la confianza en las instituciones, es en todo el mundo y sobre todo en los pases de la periferia. Mirar hacia centro Amrica y ver los niveles de criminalidad y delincuencia es para sentirse abrumado.

Cuando nos trasladamos a los Estados Unidos con inmensos recursos destinados a prevenir y controlar la delincuencia nos encontramos con: Lo excepcional del caso estadounidense se hace particularmente evidente en las tasas de delitos violentos, un aspecto en el cual cabe a los Estados Unidos el honor de tener la tasas mas altas del mundo desarrollado en materia de asesinato, violaciones y asaltos agravados. Aqu la tasas de asesinato representan una magnitud mayor que en muchos pases europeos y que en el Japn.(7)

Por los senderos transitados por los pases centrales no se vislumbra ninguna solucin a estos graves problemas que nos sita en la disyuntiva de caminar hacia la barbarie.

Ni Japn ni los Estados Unidos van a tomar medidas que deberan tomar. Ninguno tiene la disposicin, o quizs la capacidad, para imponer el esfuerzo econmico sustancial, aunque manejable, que se necesitara par evitar consecuencias repentinas y muchos mayores en el futuro. Ambos esperaran la crisis: El dia que los Estados Unidos ya no pueda financiar el dficit comercial, el dia que sus perdidas sean tan enormes que Japn (y la China) no estn dispuestos a financiar lo que se define como el dficit comercial norteamericano pero que es tambin el supervit comercial Japons. (8) Sin embargo en estas sociedades centrales y desarrolladas estn generndose niveles importantes de organizacin en la sociedad civil, con la reestructuracin del movimiento sindical y grupos alternativos que buscan articularse con los diferentes grupos de presin alrededor del mundo.

Todas estas razones son las que han colocado al mundo en un punto en el que la lucha poltica llego a su etapa superior que es la guerra. La sociedad capitalista alcanzo su clmax. Sin embargo, como hemos establecido a lo largo de este trabajo, la lucha de clase se agudiza y el resultado de estas luchas traer consigo una nueva relacin de produccin y consigo una nueva sociedad mas justa.

4.- La Oligarqua y las corporaciones sern desplazadas por los trabajadores y el Estado:

Las diferentes teoras acerca de la nueva sociedad giran desde la oposicin a este capitalismo barbarico hasta la oposicin al socialismo burocrtico que se desplomo en la antigua URSS. Pasa por una posible tercera va que se intenta ensayar en algunos pases, y por lo que se ha denominado el socialismo de los siglos. La democracia representativa han sido desacreditada y los regimenes militares son rechazados donde quiera que intentan aflorar.

Lo que si estamos seguros es que la sociedad va dndose formas superiores de organizacin y convivencia, y aunque hemos llegado a un momento de descomposicin, en medio de ella surgen nuevas relaciones de produccin por el avance de la tecnologas y en el plano poltico fruto de las propias luchas. En una sociedad transitoria, camino al socialismo donde la democracia participativa sea la norma, las grandes transnacionales y corporaciones, as como importantes instituciones financieras nacionales que hoy estn en manos de la oligarqua financiera internacional pasaran a mano de los trabajadores como ya estamos viendo la experiencia Argentina y Venezuela en la toma de fabricas y luego el Estado tendr el control general de estas instituciones.

Todo ello estar supeditado a nuevas normas que debern darse los organismos financieros internacionales hoy tambin en manos de esa oligarqua y que en algunos casos el transito ser radical y en otros casos gradual. La oligarqua como clase pasara a ser como las sobrevivientes castas monrquicas que existen todava en algunos pases, pero la vigilancia permanente de los Estados para impedirle el monopolio y control de la sociedad, as como las transacciones ilegales.

Los Estados estarn dirigidos por coaliciones de clases y grupos que de una forma u otra intervienen en el proceso de produccin, sea material o intelectual.

5.-La nueva sociedad resurge de los escombros de la guerra:

Tal y como se produjo en el proceso de confrontacin durante y despus de la primera y segunda guerra mundial, las leyes internacionales de convivencia entre naciones se modificaran y se harn cumplir las que ya existen a favor de la convivencia pacifica y para beneficio del desarrollo mas humanitario de los pueblos.

Se producirn revoluciones que elevaran las condiciones de vida en las sociedades ms atrasadas y los bloques econmicos y polticos harn ms equilibradas las relaciones de ciertas zonas del planeta y harn ms justos los intercambios comerciales y econmicos. Aunque en estos momentos se estn produciendo enfrentamientos que atentan contra la sobre vivencia de etnias y culturas, los pueblos y las clases mas avanzadas continuaran su reagrupamiento y aumentara la solidaridad internacional, haciendo posible la derrota del imperialismo en todas sus manifestaciones y el desplazamiento del poder de los grupos oligrquicos financieros.

Estos conflictos son el caldo de cultivo para el surgimiento de sociedades acorde con los niveles de desarrollo de estos tiempos.

[email protected]

Notas:

1.- Samuel Huntinton: El choque de las Civilizaciones, Pg. 218 Ediciones Paidos Iberia, S.A. 2001

2.- V.I. Lenin: La concepcin materialista de la historia, Obras Escogidas. Tomo I- pag. 32 Editorial Progreso.

3.- Citado por V.I. Lenin del Manifiesto Comunista en la Pg. 35 del Tomo I Obras Es. Editorial Progreso.

4.- Lester Thurow: El futuro del Capitalismo, Pg. 209 Javier Vergara Editor 1996.

5.- Adolfo Mart Gutirrez: Qu podemos aprender de la experiencia econmica china? Hoy (Suplemento Negocios) Lunes 17 de enero, 2005

6.- Francis Fukuyama: La Gran Ruptura- Pg. 76 Editorial Atlntida 1999.

7.- Francis Fukuyama: La Gran Ruptura- Editorial Atlntida 1999.

8.- Lester Thurow: El futuro del Capitalismo, Pg. 220 Javier Vergara Editor 1996.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter