Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2016

Por qu son Sanders y Trump una amenaza al establishment estadounidense?

Arun Gupta
TeleSur


Los resultados en los caucuses de Iowa, en los que prcticamente hubo un empate entre Bernie Sanders y Hillary Clinton en la carrera demcrata, y el segundo lugar de Donald Trump detrs de Ted Cruz en el lado republicano, muestran que los dos candidatos que han atormentado los partidos del establishment no son ms que tigres de papel. Trump an es el favorito para triunfar en la nominacin del Partido Republicano, situacin que era impensable hace seis meses; Sanders, por otra parte, est demostrando que es un obstculo ms difcil de lo que se haba pensado para la coronacin de Hillary Clinton.

Su xito es un sntoma del quiebre en el consenso liderado por la lite. Trump y Sanders son amenazas al proyecto de globalizacin capitalista liderado por Estados Unidos. Cmo sucedi esto?

El capitalismo desbocado no le est cumpliendo a los ms de 100 millones de estadounidenses en pobreza o en el umbral de ella. Casi el 73 por ciento de los estadounidenses tienen ahorros de 1000 dlares o menos en sus cuentas, lo que indica que estn a un cheque de caer en la pobreza si se desata una crisis. En el otro extremo, los ricos son ms leales al lugar donde se encuentran sus activos que donde viven y esa lealtad de los millonarios no va ms all de su sed de lucro. Es la culminacin de cuatro dcadas de una lucha de clases de parte de los ricos, que es mejor conocida como neoliberalismo.

La divisin de clases ha creado brechas en las elecciones de este ao para que la izquierda y la derecha consigan apoyo, cada uno a su manera, en contra del establishment estadounidense. El nativismo, la xenofobia y el racismo de Trump son un gran peligro poltico para la globalizacin. l podra arruinar a Wall Street y las aventuras militares, pero al enfocar su furia en contra de China, los musulmanes y los inmigrantes indocumentados, Trump podra alejar la ayuda extranjera clave. Aunque Sanders es en esencia un capitalista, es una amenaza econmica. l enfoca su indignacin hacia el 1 por ciento de la poblacin privilegiado al abogar por la redistribucin a travs de un sistema de salud universal, gratuidad de la educacin superior, permisos familiares remunerados e incrementos masivos a los impuestos de los ms ricos. Ambos critican el sistema de pagar para jugar que se usa en las campaas y que tiene como consecuencia que menos de 200 familias tengan ms influencia en las elecciones que el resto de los hogares estadounidenses combinados.

Trump est mejor posicionado para ganar las elecciones debido a que, muy probablemente, dominar las primeras cuatro primarias: Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, y eso le abre claramente el camino hacia el triunfo.

Sanders es la gran amenaza existencialista, pero tiene menos posibilidades de ganar la nominacin porque Hillary Clinton tiene la maquinaria, las conexiones y el dinero para ganar el careo, junto con un frente unido de capitalistas detrs de ella. Si Sanders ganase la nominacin de los demcratas, sera imposible contar el dinero que gastaran los ricos para derrotarlo en unas elecciones generales.

Pero a pesar de la demagogia de Trump y Sanders, ambos han expuesto a sus partidos como un cascarn vaco. Los partidos Demcrata y Republicano y los candidatos del establishment estn en un aprieto porque dependen demasiado de Wall Street y este no les garantiza soluciones significativas a las crisis sociales que son consecuencia de un sistema poltico y econmico amaado.

Hasta ahora la estrategia de Clinton es vestir el manto de Obama y ubicarse como la nica mano capaz de guiar a Estados Unidos en este mundo peligroso. Asociarse a un presidente popular es algo obvio, pero Clinton se presenta como una candidata segura y que dir lo que sea para resultar electa. Ella juega en los dos bandos, disfruta del brillo de la presidencia de Bill Clinton anterior al 11S mientras afirma que rechaza polticas como NAFTA, ms policas y prisiones, liberalizacin financiera, el trato duro hacia los inmigrantes indocumentados y la destruccin del bienestar social.

Sin embargo, para los estadounidenses en apuros mantener el curso actual es el camino para ms sufrimiento y marginalizacin. Con sus polticas redistributivas, Sanders presta atencin a las graves condiciones de la clase trabajadora aunque su base es mayoritariamente blancos educados y liberales. l tiene la visin y la pasin, adems de un infeccioso llamado a la revolucin poltica. Clinton no posee eso y por eso cae en el modelo del establishment que le ha impedido aplastarlo. Se prevn problemas para Clinton en noviembre porque deber maniobrar entre el odio visceral que le profesa la derecha y el disgusto que los progresistas le tienen al cinismo de los Clinton. Su multimillonaria campaa le asegurar mucho msculo poltico, pero ella carece de una narrativa contundente que es un elemento clave para triunfar en una campaa presidencial.

Los republicanos sufren de la misma enfermedad: la poltica habitual. Incapaces de competir con el circo que es Donald Trump y los tres demonios que lo conforman: ego, ordinariez y dinero, sus adversarios tratan de ganar ventaja entre ellos con una morbosa adulacin a Reagan, la exclusin de los pobres y el belicismo. Luego de dcadas de llamados para reducir los impuestos, atacar a los derechos reproductores, y guerras; ms de lo mismo atrae a unos cuantos trabajadores blancos. Trump ha apelado a un nacionalismo populista blanco y se ha dado cuenta que romper con la ortodoxia republicana lo ha beneficiado. l habla favorablemente de los sindicatos, se opone a los pactos de negocios y desea imponer impuestos a las importaciones y deportar a los trabajadores indocumentados. Ha criticado la guerra al terrorismo por haber malgastado billones de dlares que pudieron haberse usado para revivir la economa estadounidense. Ni siquiera Sanders, cuyo socialismo termina en las fronteras de Estados Unidos, ira tan lejos. El principal atractivo de Trump son los chivos expiatorios, que atrae a ciertos sindicalistas, pero la evidencia indica que sus polticas econmicas perjudicaran a los trabajadores que lo apoyaran.

Sanders y Trump han catalizado un quiebre en la poltica nacional sin precedentes en la era moderna. Ambos han atacado exitosamente al consenso neoliberal del libre comercio y el bienestar social corporativo que se oponen diametralmente a los trminos de redistribucin en la izquierda y la exclusin en la derecha. Esto va ms all de una crisis partidista interna que trajo a colacin Ted Cruz. Los republicanos desprecian a Cruz porque ha desviado sus redes de poder, no porque sea una amenaza fundamental a la existencia del partido.

Sin embargo, el Estado profundo y su constelacin de corporaciones, Estado, ideologa y el poder poltico es lo suficientemente resistente para ajustarse a una presidencia de Trump o Sanders. Algunos republicanos dicen que podran vivir con Trump porque l es pragmtico. Trump podra funcionar con un Congreso de derecha para aprobar leyes discriminatorias y recortes de impuestos a los ms ricos, mientras que este, al mismo tiempo, podra bloquear gran parte de su agenda, por ejemplo, los impuestos, que llevaran a la ruina econmica. Sin embargo, sera incapaz de cumplir las promesas de deportaciones masivas y encarcelar a todos los musulmanes, una presidencia de Trump podra impulsar la violencia organizada, adems de daar las relaciones con pases de Latinoamrica, Oriente Medio y Asia Oriental; todo eso perjudicara el poder estadounidense y la economa y se dara inicio a otro ciclo de nativismo frentico.

Si Sanders ganara, el Congreso estara en un punto muerto permanente. Los demcratas diluiran sus polticas hasta hacerlas irreconocibles y ese sera el precio de su apoyo; los republicanos formaran un muro de hierro opositor mientras los medios aullaran incesantemente porque un socialista tom el poder. Los mercados financieros no quieren a ninguno de los candidatos, pero podran hundirse con una victoria de Sanders y se disparara una nueva recesin. El control de Sanders de la burocracia federal y el ejecutivo le permitiran realizar algunos cambios importantes; as, la oposicin capitalista probablemente inspirara a que la izquierda y los trabajadores se organizaran, pero la derecha que tiene una mejor organizacin tambin se beneficiara, incluyendo a las milicias extremistas y los grupos supremacistas blancos.

Clinton es la favorita para triunfar el prximo noviembre y los republicanos probablemente se unirn detrs de Marco Rubio para detener a Trump. Los liderazgos de ambos partidos tratarn de adaptarse a las particularidades, pero son indiferentes al creciente sufrimiento y, sin duda, no tienen planes para detenerlo. A pesar de lo que suceda en las elecciones, el apoyo de los estadounidenses a la globalizacin capitalista continuar disminuyendo e incrementar las probabilidades de un juicio final debido a las dcadas de lucha de clases. El asunto es si sern los pobres los que paguen el precio o los ricos.

Fuente: http://www.telesurtv.net/opinion/Por-que-son-Sanders-y-Trump-una-amenaza-al-establishment-estadounidense-20160211-0068.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter