Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-02-2016

Algunas claves en el torbellino poltico actual

Carlos A. Larriera
Rebelin


A casi dos meses de asumir Macri el gobierno, se confirman todos los pronsticos negativos acerca de su estrategia poltica.

Es necesario comenzar por aclarar que no es la estrategia de Macri en particular, sino la del capital concentrado internacional, cuyos representantes polticos, entre ellos las internacionales de derecha, la estn desarrollando a nivel internacional.

Si repasamos la poltica de la derecha internacional en cada uno de los pases, encabezada por el capital concentrado norteamericano, podemos ver algo as como las distintas etapas de una misma estrategia adaptada a cada pas en particular. Medio Oriente, Ucrania, Venezuela, por slo citar algunos, son ejemplos claros.

No hay que olvidar que la misma derecha, el mismo capital concentrado que impulsa el genocidio en Medio Oriente, el gobierno nazi en Ucrania, los intentos de destitucin de Maduro, es la que le dicta la poltica a Macri. Desde esta perspectiva no debera sorprendernos que a Macri no le tiemble el pulso para avanzar a las formas represivas ms extremas, a la dictadura ms feroz, si bien presentando las cosas de la manera lo ms original posible, conservando algo de las apariencias democrticas, pero slo apariencias.

Los problemas que se plantean, los temas a tratar, las incgnitas sobre las medidas concretas y las formas que adoptarn, las tcticas que implementarn, son muchos y requeriran gran cantidad artculos para abarcarlos. Es imposible prever todo. En lo que sigue se tratan brevemente algunos de esos muchos temas que se van presentando da a da.

Fuerzas de choque, fascismo y democracia burguesa

Algunas acciones de este gobierno tienen caractersticas tpicamente fascistas, por lo que sera importante aclarar de qu se trat realmente el fascismo o el nazismo, y si este gobierno puede seguir ese camino y profundizarlo.

Bsicamente, cuando el capitalismo, especficamente el capital cada vez ms concentrado, tiene necesidad econmica de saquear [i] un pas, inevitablemente necesita recurrir a un grado de represin muy avanzado. Pero no siempre puede recurrir para ello a una dictadura militar. Fundamentalmente porque la poltica de saqueo inevitablemente afectar a la gran mayora de la poblacin, y en esas condiciones una dictadura pura y simple no se podra sostener mucho tiempo. Ya la simple legitimacin del voto no alcanza. En esas circunstancias, como pas con el fascismo y el nazismo, la gran burguesa (el capital concentrado) recurre a una tctica distinta a la dictadura militar simple o al engao electoral y meditico. Maneja la situacin de manera de enfrentar a la mitad del pueblo con la otra mitad, llega a niveles inusitados de represin de esa manera. Esto lo explic muy bien Trotsky en sus escritos sobre el nazismo [ii].

Confundir las conciencias

Una tctica que usarn seguramente ser confundir las conciencias, empleando el aparato meditico para distorsionar la lectura de la realidad por la poblacin. Sin esa confusin ser imposible evitar el levantamiento general del pueblo.

Esa estrategia confusionista ha sido uno de las herramientas fundamentales con las cuales ganaron en el ballotage presidencial [iii].

La elevacin de la conciencia es la lucha ms importante

En muchas notas se ha insistido en la importancia de la elevacin de la conciencia de todo el pueblo, en particular de la clase obrera [iv].

Si toda la poblacin comprende claramente lo que est sucediendo, inevitablemente se rebelar masiva y democrticamente.

Toda la lucha de este perodo radica centralmente en la profundizacin permanente de la democracia y la elevacin cada vez ms completa de la conciencia.

Qu significa la elevacin de la conciencia, concretamente?

Es necesario que todo el pueblo conozca perfectamente cmo funciona la economa, la democracia burguesa, qu intereses defiende cada partido poltico, que orientacin tiene la constitucin nacional, etc., etc.

Una vez llegado a un nivel de conciencia suficiente el paso a la accin es natural e inevitable. Si se comprende plenamente la necesidad de cambiar, se cambia.

En algn momento el pueblo tendr que decidir si dentro del capitalismo, dentro de la democracia burguesa, en su versin ms radicalizada, es realmente posible el bienestar pleno del pueblo, algo as como el crecimiento con inclusin social kirchnerista, o si la nica alternativa es expropiar al gran capital y comenzar a construir el socialismo.

Tomar esta decisin y llevarla a la prctica solamente se puede hacer en el curso de una verdadera revolucin democrtica.

Los mecanismos de la democracia actual, la democracia burguesa, no han sido suficiente garanta para defender las conquistas sociales logradas en el gobierno anterior.

La necesidad de la profundizacin de la democracia ya revolotea en la mente de muchos ciudadanos, pero qu y cmo profundizar todava no est claro.

En el fondo se est desarrollando un proceso social hacia la revolucin democrtica.

El capital concentrado, por la inmensa escala alcanzada, no se puede conformar con tolerar un determinado grado de bienestar como el logrado durante el gobierno anterior, sino que necesita imperiosamente, por su propia naturaleza, destruir todas las conquistas logradas y avanzar sin pausa sobre el nivel de vida, de educacin y de democracia del conjunto del pueblo.

La corrupcin es inherente al capitalismo

El capitalismo funciona en base a la corrupcin. Las formas de corrupcin son muchas pero las origina la empresa capitalista. Corrompe otras empresas, corrompe al gobierno. Es un mito que la corrupcin la generan el estado y los gobiernos. Las empresas capitalistas son las que han originado y perpetan la corrupcin generalizada. Necesitan hacerlo para ganar en la competencia, para evadir impuestos, para ganar licitaciones, para obtener prioridad en la apropiacin de materias primas, etc. Son pocos los funcionarios estatales que resisten las presiones para corromperlos. Como en tantas otras cosas el capital ha instalado la creencia de que es el estado el que tiene el mximo poder, que son los gobiernos los que detectan ese poder emanado del Estado, ocultando que el verdadero poder detrs de los gobiernos es el gran capital, y que una de sus principales armas, imprescindible, es la corrupcin.

En la conciencia de la poblacin se instala que los corruptos, los que roban, son los funcionarios, por propia iniciativa, guiados por su codicia, que eso es lo que provoca todos los males econmicos del pas. El rol del gran capital ha desaparecido para la conciencia colectiva. El mejor truco del diablo es hacerle creer al mundo que no existe [v].

Acusar a un gobierno en particular de la corrupcin del capitalismo en general, en todas las pocas histricas, es confundir las conciencias, y ocultar el verdadero rol del capital.

Libre mercado y desaparicin del Estado

Se dice habitualmente que el llamado neoliberalismo est por la libertad de mercado irrestricta y la desaparicin del Estado. Lo primero es cierto. Lo segundo hay que aclararlo. Lo que desaparece en el Estado es su funcionamiento a favor del pueblo, pero el funcionamiento del Estado a favor del capital concentrado no slo no desaparece sino que ocupa prcticamente toda su actividad, no dejando ningn margen para ocuparse de las necesidades del pueblo.

Ajuste o saqueo?

Hace mucho que se habla de ajustes.

Gran parte del progresismo y la izquierda, si bien explican en mayor o menor medida el significado reaccionario que tiene en los hechos el ajuste, no obstante emplean la palabra habitualmente, lo que de alguna manera contribuye a instalar que es necesario un ajuste.

La palabra ajuste implica que algo est desajustado. Que est desajustado quiere decir que algo no funciona como debera funcionar. Por ejemplo, ajustar el motor de un auto.

El trmino fue acuado por la burguesa, y tiene larga data. La eterna mitologa conservadora de que el gasto pblico es excesivo, que produce dficit fiscal, el cual no se puede soportar porque se financia con emisin monetaria, y esta produce inflacin, lo que distorsiona todo el funcionamiento econmico y, adems, perjudica principalmente a los asalariados que tienen un ingreso fijo.

La emisin monetaria por s sola no produce inflacin. El dficit fiscal se soluciona cobrando ms impuestos a los ricos, ms especficamente reduciendo en un pequeo porcentaje la evasin impositiva que realizan. Que esto sea polticamente difcil de lograr es otra cuestin. Y la inflacin no es el principal problema para los asalariados. Ms grave es la desocupacin y las condiciones de extrema explotacin en el trabajo.

No hay un funcionamiento "normal" del capitalismo. Siempre es desequilibrado. Pero en trminos relativos el gobierno saliente dej la economa funcionando mucho mejor que ningn gobierno anterior. Que por lo menos la mitad ms uno de la poblacin apoye al FPV contribuye a certificar esto.

La gran burguesa bajo el gobierno macrista no est realizando un ajuste inevitable debido a los "desajustes" del gobierno kirchnerista. Lo que est haciendo es saqueando todo el pas para elevar la tasa de ganancia de los grandes conglomerados empresarios internacionales que son sus mandantes. Por ms perfecto que pudiera haber sido el funcionamiento econmico del gobierno anterior, la dimensin del saqueo sera la misma, porque no responde a "desajustes" en la economa local sino a crisis en la tasa de ganancia internacional consolidada de estos grandes conglomerados empresarios internacionales.

Cunto subsidian los estados a las grandes empresas?

Los subsidios del gobierno argentino a las empresas de servicios pblicos tal cual estn funcionando hoy son esencialmente para familias de bajos recursos o PyMes pequeas.

Los representantes polticos de los grandes conglomerados empresarios quieren reducirlos. Pero el objetivo es que el gobierno los subsidie a ellos. Cuando se habla de subsidios esto ltimo se menciona poco.

Y se reclama constantemente la suba de tarifas, alegando que estn atrasadas, pero en ningn momento se ha conocido una auditora de costos a estas empresas que justifique ese aumento.

Hoy en da en el capitalismo mundial (siempre fue as en alguna medida) los estados subsidian a las grandes empresas. De distintas formas. Se puede afirmar que la tan difundida admiracin por la eficiencia de las grandes empresas es un mito si se considera que en general todas viven de subsidios estatales. Si se eliminara todo subsidio estatal a las grandes empresas sus balances estaran en rojo, y las empresas en crisis.

Cules son estos subsidios? No siempre reciben este nombre. Por ejemplo la estructura impositiva regresiva, es decir a mayor ingreso de la empresa menor tasa de recaudacin, es en s mismo un subsidio.

Y tambin las obras de infraestructura que benefician exclusiva o mayormente a grandes empresas son un subsidio con otro nombre.

Es cierto que en el capitalismo las grandes obras de infraestructura cuya rentabilidad tarda dcadas en producirse y es en general una rentabilidad social no pueden ser asumidas directamente por las empresas, dado que estas se manejan con una rentabilidad ms inmediata. Pero el gasto en infraestructura es estatal, sean realizadas directamente por el estado o a travs de empresas contratistas. El que paga es el Estado. Con dinero de la recaudacin impositiva, o sea dinero de la ciudadana. Pero como las grandes empresas evaden la mayor parte del impuesto a las ganancias, ya de por s con una tasa de recaudacin baja, regresiva, no son precisamente las que pagan con impuestos las obras de infraestructura de las cuales se benefician y les permiten elevar sus ganancias.

Y hay subsidios directos, como en el caso argentino los escandalosos subsidios a la minera.

Se puede incluir en esta lista las estatizaciones de la deuda privada. Una reclamo que nunca ha sido realizado por ningn sector poltico es que las empresas que se han beneficiado con las estatizacin de su deuda privada paguen hoy en dlares el monto de esta estatizacin, o sea que se revierta el proceso. No se debi estatizar su deuda, que los empresarios beneficiados devuelvan lo que gast el estado (el pueblo) para estatizarlas y pagar esta deuda privada a los acreedores externos.

Ni hablar del dinero del pueblo que estas empresas han usado al emplear los servicios bancarios para la fuga de divisas.

La queja empresaria es la misma de siempre, se dirige al gasto estatal que de una manera u otra beneficia al pueblo trabajador, porque las grandes empresas quieren todos los subsidios estatales para s mismas.

Como siempre, ms all de la explotacin directa en los lugares de trabajo, se apropian del dinero del pueblo por diversos mecanismos indirectos, en este caso los subsidios, pero se ocupan muy bien de adjudicar ese empobrecimiento del pueblo a tal o cual actitud del Estado. Los subsidios son indispensables para la supervivencia de las grandes empresas.

La poltica macrista no puede cambiar ni moderarse

La poltica macrista no puede cambiar ni moderarse porque su patrn no la deja, las instrucciones del patrn son precisas. Todos los gobiernos tienen patrones, en realidad siempre es el mismo patrn, el capital concentrado. La excepcin relativa son los gobiernos Kirchner. El problema es que no pudieron ponerle el cascabel al capital concentrado y tambin que cometieron muchos errores. Impulsaron y lograron grandes conquistas sociales, pero dejaron sin mayores modificaciones la estructura de poder del capital concentrado. Le dejaron la propiedad privada y extranjerizada de la economa, la gran propiedad terrateniente, el oligopolio privado del comercio exterior. Dejaron tambin la banca privada en su mayora concentrada y extranjerizada. Dejaron gran parte del poder judicial que viene desde la dictadura militar.

Son los empresarios los que producen desocupacin pero le adjudican esa responsabilidad a los gobiernos nacionales, con excepcin, por ahora, del gobierno macrista.

Los empresarios siempre han generado la desocupacin y al mismo tiempo responsabilizado a los gobiernos nacionales por esa falta de empleo.

Los empresarios deberan pagar sueldos que permitieran a las familias de los asalariados vivir dignamente.

Pero no lo hacen. Los gobiernos populistas cubren parte de esas obligaciones empresarias no cumplidas, por ejemplo, Asignacin Universal por Hijo (AUH), etc.

Los empresarios se quejan de que eso es un despilfarro, un exceso de gasto pblico, que fomenta la vagancia, porque los pobres se conforman con los subsidios y no quieren trabajar, etc.

Lo nico que hace un gobierno populista [vi] en este caso es cubrir mal y parcialmente lo que los empresarios estn obligados a incluir en el salario.

Algo similar sucede con la desocupacin.

Al apropiarse de los medios de produccin (maquinaria, tecnologa, edificios, etc.) los empresarios impiden que el ciudadano comn realice su propio trabajo y lo obligan a contratarse como asalariado.

Al despedir gente o no contratar en la medida suficiente, los empresarios son los responsables de la desocupacin. Ellos despiden gente y generan la desocupacin.

Al monopolizar los medios de produccin adquieren, de hecho, simultneamente, la obligacin de garantizar trabajo para todos.

El discurso empresario invisibiliza su responsabilidad en la desocupacin, lo acusa al gobierno por esa situacin, pero se opone al mismo tiempo tanto a que el Estado tome empleo como a que otorgue subsidios que cubran en parte la falta de trabajo.

En la Argentina gobernada por el macrismo, son los grandes empresarios los que gobiernan directamente, el estado empresario, los empresarios como clase y los empresarios individuales producen desocupacin para bajar el salario real, pero no se hacen ni se harn cargo de la misma. Ahora no le pueden adjudicar la responsabilidad del desempleo al Estado porque ellos son el Estado, le echan la culpa falsamente al gobierno anterior, pero dentro de poco tiempo tampoco lo podrn hacer, porque no podrn culparlo indefinidamente. Entonces inventarn todo tipo de ficciones para seguir eludiendo su responsabilidad en el desempleo, al mismo tiempo que reprimirn, desanimarn y aplastarn al pueblo, de todas las maneras posibles, como lo estn haciendo en todo el planeta.

Por qu hablar de un torbellino poltico actual?

Hablamos de torbellino poltico actual por varias razones. Hay una ofensiva feroz y vertiginosa del gobierno macrista contra el empleo, el salario real, la ciencia y la tecnologa, el acceso a la cultura, etc., en el marco de una censura informativa cada vez ms intensa y masiva. Todo esto requiere respuestas defensivas urgentes por parte del pueblo. Pero los dirigentes estn casi ausentes, demoran en asumir un rol a nivel de lo que est ocurriendo. Tampoco se sabe si finalmente asumirn ese rol, y si lo harn en la medida suficiente como para frenar la ofensiva destructiva del gobierno actual.

Uno de los problemas es que en el plan del gobierno figura la desocupacin masiva para bajar el salario real y consecuentemente subir la tasa de ganancia de las empresas concentradas. Y a la desocupacin masiva no se la puede combatir eficazmente solamente con medidas sindicales. Es en lo esencial parte de una lucha poltica.

Los mecanismos institucionales de sta democracia burguesa no garantizan la justicia para los reclamos populares. El poder judicial est mayoritariamente controlado por el capital concentrado representado directamente en el gobierno macrista.

Cmo hace el pueblo para defenderse ahora que todo el aparato estatal ha sido dejado por el kirchnerismo en manos del macrismo? Porque el kirchnerismo no dio ninguna batalla importante para impedir el acceso del macrismo al manejo del aparato estatal. Acept mansamente la formalidad de las instituciones burguesas actuales. Endios las leyes electorales vigentes como si fueran mecanismos inmanentes de la democracia en general.

Qu le queda por hacer al pueblo, entonces, para derrotar la ofensiva macrista? Con dirigentes kirchneristas y no kirchneristas, o con nuevos dirigentes surgidos de esta nueva lucha qu puede hacer el pueblo para derrotar al macrismo y pasar a la ofensiva?

La nica respuesta posible es poltica.

Pero para esto se necesita una profunda elevacin de la conciencia poltica del pueblo. Por eso hablamos de torbellino poltico actual. Una ofensiva vertiginosa del gobierno que exige a la poblacin una reubicacin poltica igualmente rpida. El pueblo debe transitar con la velocidad suficiente, dada la situacin, de un apoyo a la poltica gubernamental del anterior gobierno a una profundizacin de la democracia en la medida necesaria como para poder ejercer la voluntad del pueblo frente a la prepotencia capitalista de este gobierno. Todo esto constituye un torbellino, la ofensiva gubernamental sumada a la confusin poltica del pueblo buscando abrirse paso en una direccin correcta.

Si la poblacin no puede superar el marco restringido de las actuales instituciones democrtico-burguesas, tarde o temprano se sumergir en el desnimo y la derrota, el aplastamiento y finalmente la resignacin de vivir bajo la dictadura del capital concentrado.

Para superar el torbellino poltico actual no son suficientes paros y movilizaciones contra la desocupacin, por ms que sean necesarios. Es imprescindible la elevacin de la conciencia poltica hasta la comprensin de la imperiosa necesidad de un gobierno directo del pueblo, un gobierno a travs del cual el pueblo pueda ejercer diariamente su voluntad, pudiendo remover en cualquier momento a los gobernantes si estos no cumplen adecuadamente con el mandato popular.

Notas:

[i] Por saqueo entendemos un capitalismo concentrado totalmente desvinculado del desarrollo econmico de los distintos pases en donde operan sus empresas. Si bien siempre el capitalismo ha sido as, priorizando la ganancia individual de cada empresa, en la poca de la llamada libre competencia, donde haba competencia intercapitalista en cada uno de los mercados nacionales, estos capitales planificaban su actividad teniendo en cuenta precisamente el mercado nacional en donde actuaban y de alguna manera estaban interesados en su mejor funcionamiento, el desarrollo de infraestructura, etc. El grado de concentracin era incipiente, y sus posibilidades de acceso al mercado internacional era escasa y subsidiaria con respecto a su actividad econmica central. Hoy en da dominan el mundo conglomerados empresarios compuestos por empresas que obtienen sus insumos industriales de todo el planeta, y venden su produccin asimismo en todo el mundo. Esa es su preocupacin central. Se proveen de toda la materia prima que necesitan por su escala de produccin, sin interesarle si queda algo para las empresas locales. Y venden toda su produccin quitndole el mercado de consumo a las empresas de cada pas. Obviamente, para esto utilizan todos los recursos imaginables, incluyendo la violencia ms extrema. No hay mercado para todos. Por eso cuando el capital concentrado lograr gobernar directamente un pas, como en el caso del gobierno de Macri, inevitablemente cerrarn la mayora de las PyMes, la desocupacin ser masiva, la pobreza y la indigencia llegarn a niveles extremos. El capitalismo funciona as en esta etapa del mundo.

[ii] Len Trotsky: Adonde va Francia?; La lucha contra el fascismo en Alemania.

[iii] Esto est explicado en detalle en el artculo del autor La derrota en el ballotage presidencial en perspectiva, publicado en el blog wwwnudosgordianos.blogspot.com (sin punto entre www y nudos gordianos), y en www.kaosenlared.net.

[iv] Ver artculos del autor en el blog wwwnudosgordianos.blogspot.com (sin punto entre www y nudos gordianos), en  www.rebelion.org    y en   www.kaosenlared.net

[v] Frase pronunciada por el actor Kevin Spacey en la pelcula Los sospechosos de siempre, de Bryan Singer.

[vi] La diferencia principal entre un gobierno populista y un gobierno popular es que el primero no es un gobierno directo de la inmensa mayora del pueblo, y el segundo s. El primero es elegido con todas las restricciones, mediaciones y deformaciones de la democracia burguesa y el segundo en forma directa por la inmensa mayora de la poblacin, podemos decir el 80% o ms. Los dos toman medidas a favor del pueblo. El populista como reformas decididas desde arriba. El popular por cambios que incluso pueden ser revolucionarios surgidos de la iniciativa democrtica popular. Por supuesto, hay populismos que se acercan en mayor o menor medida a lo que sera un gobierno realmente popular, como hasta cierto punto fueron los gobiernos kirchneristas.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter