Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2016

Nuevo escenario geoestratgico, estamos entrando en una nueva guerra fra

Mario Ramos
Rebelin


La intervencin rusa solicitada por el Gobierno sirio devel sin lugar a dudas que el Estado Islmico fue un engendro de Occidente con EE.UU. e Israel a la cabeza, para llevar a cabo en el escenario sirio una guerra hbrida utilizando como bandera falsa a ejrcitos libres compuestos por mercenarios de al menos 80 pases.

Hoy esos grupos terroristas armados y financiados por determinadas potencias occidentales y monarquas del Golfo Prsico, en especial Arabia Saudita, estn siendo derrotados, por lo que frente al fracaso de esa inicial estrategia, el servil Erdogan inicia bombardeos a territorio sirio, las monarquas saudita y catar amenazan con enviar tropas e invadir Siria y se espera tambin un mayor involucramiento de la OTAN en ese ajedrez caliente. Si persisten y se concretan ms acciones ofensivas, se producir un escalamiento de la guerra siria a la cual se sumarn otros pases aumentando el riesgo de un enfrentamiento directo entre EE.UU. y Rusia, que indirectamente ya estn confrontados, lo que inevitablemente provocar el alineamiento geopoltico de las naciones de la comunidad internacional a favor o en contra de ese juego geoestratgico.

La pregunta clave es, por qu Occidente y sus aliados se muestran indiferentes a una escalada imprevisible del conflicto en Prximo y Medio Oriente? Ensayamos la siguiente respuesta: la derrota de los grupos terroristas en Siria es tambin la derrota de un concepto estratgico, el de la guerra global e infinita contra el terrorismo que permiti a EE.UU. despus de la desaparicin del cuco comunista y del 11-S (cada vez crecen las sospechas que fue un sofisticado auto-atentado con apoyo saudita) justificar e implementar su poltica imperialista. La guerra siria ha demostrado la falsedad e hipocresa de EE.UU. y sus aliados en esa supuesta guerra contra el terrorismo y los ha develado como los innegables auspiciadores tras bastidores del terrorismo, como lo ha sido durante varias dcadas sin que esto pueda ser comprendido claramente por el ciudadano comn. Si el falso enemigo terrorista ya no permite llevar a cabo una creble estrategia de confrontacin con fines de sostenimiento de lo que le queda de hegemona imperial, es necesario provocar un cambio de concepto estratgico y crear un nuevo enemigo, uno que permita justificar su enorme gasto militar y su permanente intervencionismo.

China y Rusia haban anunciado que no permitirn que se repita el guion libio en Siria. Ambas naciones estn obligadas a frenar la doctrina del caos constructivo que busca provocar zonas de inestabilidad, violencia y balcanizacin para lograr lo que lo romanos promovieron para mantener su imperio, el conocido divide et impera. China y Rusia estn decididas a defender el actual orden multipolar producto de la evolucin geopoltica que inici con la cada del muro de Berln. Aqu encontramos una primera dificultad para EE.UU. cmo fomentar una nueva guerra fra cuando han surgido nuevas potencias econmicas y polticas y existe un complejo reparto del poder mundial? Este es precisamente el problema al que aspira resolver los EE.UU. provocando una guerra que obligue al involucramiento de Rusia y China y otras potencias medianas como Irn con la aspiracin de debilitarlas, lo que a todas luces es una apuesta riesgosa, pero que se comprende en el marco de la crisis mundial del capitalismo y de frenar su menguante podero, de otro modo, la tendencia es a la gradual declinacin de EE.UU. como nica sper potencia.

Esta situacin cmo afecta a la CELAC? Se anuncia que Rusia estara negociando la instalacin de bases militares en Cuba, Venezuela y Nicaragua que tienen el propsito bsico de la disuasin frente a la creciente presencia militar pentagoniana en determinados pases de la CELAC, y en previsin de que el fracaso de la estrategia desestabilizadora y continua accin erosiva contra los gobiernos nacional-populares o progresistas, haga que el potencial siguiente paso sea provocar conflictos entre pases hermanos, como ya se ha intentado hacerlo entre Colombia y Venezuela.

El objetivo de EE.UU. es recuperar el absoluto control de su patio trasero destruyendo el nuevo proceso integrador de Nuestra Amrica, elemento esencial para sostener su hegemona mundial. Sin enemigo comunista y sin enemigo terrorista, cmo piensa EE.UU. disciplinar geopolticamente a Nuestra Amrica? Nuestra regin ha crecido en estatura estratgica y los nuevos procesos de integracin tienen un buen nivel de consolidacin. Como se ha sealado, eso es lo que se intenta demoler, pero tenemos la confianza que la experiencia histrica, la madurez geopoltica alcanzada y el reconocimiento de que tenemos intereses comunes que defender, nos permitir sortear todas las presiones y emboscadas para seguir construyendo nuestro autnomo destino por fuera de juegos geoestratgicos hegemnicos y violentos. EE.UU. ha entrado en una fase de peligrosa irracionalidad y al parecer no dilucida que hoy existen variables geopolticas cualitativamente distintas al escenario de la primera Guerra Fra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter