Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2016

Camilo y un pasaje indito

Roberto Romero Ospina
Rebelin


No haban pasado cuatro aos del Frente Nacional y ya para 1962 irrumpa con fuerza la protesta ciudadana contra el estado de cosas: los movimientos polticos de oposicin y las fuerzas sociales, en especial los sindicatos, haban tomado confianza en sus fuerzas.

Fue el ao en que el padre Camilo Torres, -profesor de la facultad de sociologa que fundara con Orlando Fals Borda- recibi la orden del cardenal Concha de abandonar todas sus actividades en el claustro, incluida la capellana. El fervor que haba empezado a sumar entre los estudiantes por sus posiciones progresistas llenaba de preocupaciones a la conservadora jerarqua eclesistica.

Un cuadro de lucha social

El Movimiento Revolucionario Liberal, encabezado por Alfonso Lpez Michelsen, con una plataforma antialternacin presidencial como mandataba el Frente Nacional y propulsor de la renovacin poltica, obtuvo en las elecciones presidenciales de ese ao cerca de 700 mil votos, el 23% de los votantes. La abstencin pas del 52%.

Cinco meses despus de la victoria de Len Valencia, tenan lugar grandes manifestaciones y hasta paros de trabajadores contra la caresta de la vida, como la jornada histrica del 18 de enero de 1963 http://centromemoria.gov.co/memoria/injusticia/ que en Bogot escenific una masiva accin en la Plaza de Bolvar con un saldo de varios muertos.

La espiral de la protesta social en vez de amainar segua un curso confrontacional con el rgimen excluyente del bipartidismo con huelgas sindicales y la irrupcin de la Anapo.

Para 1964 m surgen las guerrillas de las Farc tras la Operacin Marquetalia el 28 de marzo y que vena preparando meticulosamente por meses Len Valencia con el argumento de la presencia de repblicas independientes como calific las zonas campesinas de autodefensa el poltico conservador lvaro Gmez Hurtado.

No deja de llamar la atencin, cuando se saba que era casi inevitable el asalto militar a Marquetalia, que Camilo Torres impulsara una comisin de estudios de carcter socioeconmico tratando de impedir las maniobras militares y buscar una salida pacfica. La comisin no fue autorizada a visitar aquella regin del Tolima con los resultados histricos que todo el pas conoce.

El ELN nacera tres meses despus y tuvo su primera accin armada el 7 de enero de 1965 con la toma de Simacota, Santander.

Terciando por el movimiento popular

En semejante panorama de convulsin, el padre Camilo tercia en favor del movimiento social y el 17 de marzo de 1965 sale a luz pblica su Plataforma para un Movimiento de Unidad Popular que poco despus de convertira en el programa del Frente Unido.

Punto crucial de su compromiso poltico fue renunciar al destierro al que fue conminado por la jerarqua catlica al que estuvo a punto de aceptar con un mensaje de que en seis meses vuelvo. No fue as y a cambio acept el homenaje que le renda la Federacin Universitaria Nacional FUN que agrupaba a todo el movimiento universitario el 22 de mayo de 1965 en la Universidad Nacional y en tributo a Jorge Enrique Useche, el alumno de la universidad Tadeo Lozano, asesinado por el ejrcito el da anterior cuando participaba en una marcha por la autonoma universitaria.

Cuando ha cado, vctima de la violencia, uno de nuestros compaeros, no podemos detenernos en las personas sino que debemos pensar en la necesidad, para Colombia, de la realizacin de una autntica revolucin, proclam en un sentido discurso aquella tarde en el campus universitario de la Nacional.

Las multitudes con el Frente Unido

Entonces comienza un proceso de movilizacin nacional a travs del nuevo movimiento al que se adhieren sectores de izquierda como el partido comunista, Vanguardia del MRL, el Partido Demcrata Cristiano, y agrupaciones obreras y sindicales.

Las giras del padre Camilo estuvieron marcadas por el xito. Llen plazas en todos los sitios a los que acudi, las principales capitales del pas y municipios intermedios y aparece el semanario Frente Unido que llega a vender 100.00 ejemplares por edicin. Reverdece la esperanza popular por los cambios.

El MRL y la Anapo no participan del Frente Unido pues Camilo auspicia la abstencin electoral creyendo, con cierta ingenuidad poltica, que las masas que no acudan a las urnas eran revolucionarias y la tarea era organizarlas.

De gira por la Costa

Como dirigente de la Federacin de Estudiantes de Secundaria del Atlntico FESA, tuve la oportunidad de participar en la organizacin de la bienvenida al padre Camilo con acto masivo que tuvo lugar en agosto de 1965 en el colegio de bachillerato de la Universidad Libre de Barranquilla y cop las calles aledaas con la presencia de ms de 10.000 personas.

Nunca olvidar tampoco, la reunin que mantuvo por una hora el padre Camilo con el comit regional del partido comunista del Atlntico, una veintena de dirigentes y a la que fui invitado como secretario de organizacin de la Juco de aquella pocas. El jefe del Frente Unido en ese encuentro clido, despus de hacer un balance del movimiento, agradeci el concurso de los camaradas y repiti que l jams hara anticomunismo.

Me lo presentaron como su colaborador para los asuntos del sonido en la gira que emprendera por Cinaga y Santa Marta pues en esos sitios no se contaba con equipos de amplificacin por lo que me hice cargo del traslado desde Barranquilla de todos los aparatos. Para m, un mozalbete de 18 aos, era un honor estar a su lado en la tribuna. En la gira por la Costa Atlntica, siempre lo acompa el dirigente comunista de Bogot, lvaro Marroqun.

En octubre de 1965, Camilo cerrara su campaa de concentraciones masivas que llenaban de entusiasmo al pueblo, con una masiva manifestacin en la Plaza de Bolvar de Bogot que termin siendo salvajemente reprimida por la polica.

Un consejo de Vieira

El clima de hostilidad a su movimiento, las divergencias internas en el Frente Unido, las dificultades para seguir sosteniendo el semanario, pero sobre todo su firme conviccin de que en Colombia estaban cerrados los caminos legales, lo impulsaron a decidirse por la lucha armada.

Fatal equivocacin cuando apenas comenzaba a gestarse un formidable movimiento de masas que dej hurfano al incorporarse a las filas del ELN. Fueron seis meses de gigantescas movilizaciones populares que merecan la presencia permanente del nuevo lder en el que todos crean y sentan suyo.

Con razn, como me lo confes en 1998, dos aos antes de su muerte Gilberto Vieira, ex secretario general del partido comunista para una investigacin sobre su vida, Camilo, en una conversacin con l le toc el tema sobre alguna posibilidad de que se incorporara a las nacientes guerrillas, el jefe comunista no tuvo otra opcin que desalentarlo de un camino semejante recordndole que estaba probado su papel como lder sin discusin del movimiento popular y su ascenso continuo era la mayor ganancia hacia una salida hacia los cambios que reclamaba el pas.

Camilo mantuvo una relacin de respeto por los comunistas y acept una vez lanz su iniciativa, una entrevista para el semanario Voz que realiz Teodosio Varela, asisti a un concurrido evento en la sede comunista y public su clebre Mensaje a los comunistas, por lo que no es extrao la consulta que le hizo a Vieira.

Han pasado 50 aos de la muerte en combate de Camilo Torres, el 15 de febrero de 1966 y como dice el padre Javier Giraldo en Semana de este 14 de febrero, l fue ms que un guerrillero su bsqueda fue la de la unidad popular alrededor de una plataforma que l redact. Plataforma que en aun tiene plena vigencia en una pas marcado por una de las desigualdades ms ominosas del mundo.


Roberto Romero Ospina, Centro de Memoria, Paz y Reconciliacin.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter