Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2016

Europa bulle

Iaki Gil de San Vicente
Resistencia


La historia europea ha transitado por muchas fases de luchas clasistas, nacionales y sociales en general especialmente tensas, algunas de las cuales han llegado a abrir oleadas pre y revolucionarias seguidas por reacciones contrarrevolucionarias atroces, militaristas y fascistas. Sin esta panormica histrica no entenderemos nada del presente1. La ebullicin social mltiple, polifactica y contradictoria en extremo no es sino el efecto del agravamiento de la nueva crisis mundial en las formas y contenidos que adquiere en la Unin Europea. Su expresin ms inmediata y llamativa en estos momentos se expresa en el debate pblico que se va a celebrar en Madrid los prximos das 19, 20 y 21 de febrero bajo la convocatoria expresada en el documento Un Plan B para Europa2. Es un esfuerzo para aglutinar sectores crticos3 buscando la democratizacin radical de la UE aunque es probable que no lo logre4. Al final volveremos a esta probabilidad imposible.

La sola aparicin del Plan B, al margen de las crticas que puedan hacrsele5 o de las relativas esperanzas que suscite6, muestra que determinadas fuerzas reformistas y algunas revolucionarias ya saben que hay que dar pasos fuera de la caja parlamentaria. Por su parte, otras corrientes radicales vienen coordinndose desde hace tiempo para fortalecer la lucha contra la Unin Europea como es el caso, entre otras, de la que se centraliza alrededor de la consigna de Salir del euro. Desde esta posicin, se apunta con plena razn a la creacin de estructuras populares para derrotar la Europa del capital7 porque lo que est en juego es otro modelo de civilizacin, una no basada en la mercanca. Hay que evitar que se imponga el plan burgus: La Unin Europea es el sistema ms sofisticado del mundo para construir una civilizacin de mercado8.

Desarrollar plenamente la civilizacin de mercado es la nica garanta del capital mundial para mantenerse en el poder en medio de la crisis que le azota. Hemos visto cmo sectores reformistas y revolucionarios se coordinan para, de modos muy diferentes, enfrentarse al capital y a su plasmacin en este istmo occidental de Eurasia que es la Unin Europea. Pero la derecha y la extrema derecha tambin se coordinan y se expanden9 por los mismos motivos. El choque entre dos modelos civilizatorios irreconciliables se agudiza an ms con la crisis. La derecha va acercndose a la extrema-derecha sin reconocerlo a viva voz y en medio del desconcertado silencio de un reformismo duro que a lo sumo que llega es a escribir un Plan B para la UE. Lo que est en juego realmente es un choque civilizacional entre el capital y el trabajo10, no entre el cristianismo y el islamismo o cualquier otra clasificacin.

En la mortal lucha entre la civilizacin del capital y la del trabajo que va agudizndose desde el siglo XIX, la respuesta a la pregunta sobre si se est desencadenando la tormenta perfecta11 lo decide todo en la coyuntura presente. Desde la lgica burguesa, son siete los focos que impulsan el temporal: uno, la saturacin y volatilidad del mercado del petrleo; dos, el endurecimiento de la poltica econmica de los EEUU; tres, el entorno de la economa mundial no es de recesin pero tampoco es un Santo Grial; cuatro, la economa europea no avanza lo esperado y la Banca retrocede inquietantemente: un 24,55% como media y es sabido que las crisis financieras son la antesala de una recesin; cinco, la gravedad del retroceso de China; seis, el aumento de la deuda no slo dentro de la UE sino a escala mundial; y siete, la debilidad de la direccin socioeconmica del poder gubernativo12.

Pero estudios realizados con rigor marxista13, niegan el optimismo expresado en el punto tres de la lista de siete arriba expuesta, sobre todo insisten en las fuertes contradicciones que por ahora14 le impiden comenzar una fase expansiva nueva, e incluso argumentan slidamente que tal recuperacin es ya imposible porque el capitalismo mundial ha entrado en una fase declinante15, de agotamiento por senilidad. Una vez ms debemos volver a la ley tendencial de la cada de la tasa media de beneficio, o dicho en burgus: la previsin de mejora de beneficio slo ha sido ms baja una vez en 25 aos16.

Se nos presenta aqu una cuestin decisiva: la teora marxista de la crisis que, sin mayores precisiones ahora, integra al menos cuatro contradicciones parciales --descenso del beneficio, desproporcin entre el Sector I y el Sector II, infra-consumo y sobre-acumulacin17-- que, a largo plazo, se rigen por la ley de la tendencia decreciente de la cuota de ganancia descubierta por Marx18. Una de las caractersticas de esta ley tendencial es que inserta la accin humana consciente, la lucha entre el capital y el trabajo a nivel mundial, en los motores de su devenir19.

Muy en sntesis, es esta ley tendencial y el conjunto de la teora de la crisis, la que nos explica por qu el poderoso y temido Deutsche Bank o banco ftido20, ha retrocedido a niveles insospechados: su acciones que se cotizaban en 2008 a 100 han cado ahora a slo 17, registrando las mayores prdidas en sus 58 aos de historia21. El Eurogrupo reconoce problemas22 en algunos bancos pero descarta que estalle una crisis financiera como la anterior, que exigi de un desembolso de alrededor de 1,6 billones de fondos pblicos para salvar la banca privada. De dnde extraer ms dinero para tapar tantos agujeros?

Solamente puede extraerse mediante un brutal incremento de la explotacin de las clases y pueblos explotados, especialmente de las mujeres23, y del aumento de las exigencias de las burguesas ms fuertes a las ms dbiles para que estas se sacrifiquen en beneficio de aquellas. En el marco de la UE, ello multiplica las tensiones en la UE porque sus Estados sufren presiones por las fuerzas centrfugas de sus burguesas obsoletas y las superiores presiones centrpetas, hacia una mayor unidad, por parte de sus burguesas ms potentes. Tenemos ahora mismo dos ejemplos paradigmticos entre otros muchos, uno es el de la sobreproduccin mundial de acero, excedentaria a todas luces24 lo que daa a muchos Estados de la UE que se han negado hasta ahora a cumplir el mandato de Bruselas sobre las tasas al acero chino25. Las tensiones en el interior de la UE, en este y otros muchos casos, responden a la mundializacin de la ley del valor y a la lenta y subterrnea accin de la ley tendencial de la cada de la tasa media de beneficio, que azuza la lucha de clases y endurece las competencias interburguesas.

El otro ejemplo, idntico a este pero diferente en su forma, es el famoso Brexit26 o salida de Gran Bretaa de la UE. Segn el ministro britnico de economa Si la UE se reformula, no creo que Reino Unido pueda ser ms rico fuera. 27. O sea, seguir o no en la UE depende de la tasa de ganancia que obtenga la faccin ms poderosa de la burguesa britnica dentro o fuera de la UE. Otros Estados ms dbiles y endeudados deben claudicar observando muy enfadados cmo los poderosos se reparten la tarta a costa suya, como en el caso de la ira de la una ex ministra espaola28. Portugal ha recibido el plcet, el visto bueno de Bruselas sobre su presupuesto nacional recordndole que debe imponer ms recortes sociales y ms austeridad29. La noticia es simultnea a otra sobre las exigencias del FMI para que apriete an ms el sangrado del pueblo portugus30.

El gobierno portugus de centro reformista se enfrenta as a una situacin muy parecida a la de Grecia, en donde tras un ao en el Gobierno, Syriza ha vendido su alma al poder31 y al imperialismo negociando con Israel y bloqueando una declaracin europea que cuestionaba las prcticas sionistas32, lo que refuerza el cerco de la OTAN a Rusia. Significativamente, las fuerzas reformistas han olvidado la vergonzosa claudicacin de Syriza pero tambin la revolucin traicionada33 islandesa porque sus duras lecciones destruiran mucha mitologa conformista. Tal vez sea por esto que un reformista duro como Y. Varoufakis intente convencernos de que la democratizacin de la UE facilitara que Escocia y Euskal Herria34 pudiramos disponer de Estados propios.

La cuestin clave es, sin embargo, qu clase de Estado nos permitira esa UE democrtica: protectorados obedientes o Estados obreros independientes de la UE, por muy democrtica que esta fuera. Debemos saber que Suecia retira su apoyo a la independencia del pueblo saharaui para recibir a cambio permiso de Marruecos para instalar una tienda de la multinacional sueca Ikea en Casablanca35 lo que supone un giro de 180 de la izquierda sueca36 que cuando estaba en la oposicin en 2012 exiga el reconocimiento de la independencia del Sahara. Como Grecia con Israel, Suecia pacta con Marruecos, del mismo modo que los Estados francs y espaol venden armas y negocian con dictaduras.

Gran Bretaa es demasiado poderosa an como para que la UE rompa con ella37 a costa de Escocia; el Estado espaol debe demasiado dinero como para empobrecerle ms si la UE facilita la secesin vasca y catalana. Y el Estado francs, que ocupa territorios vascos y catalanes, es un aliado imprescindible de Alemania. Adems, quienes mandan, los EEUU y el FMI38, exigen que los Estados europeos sean slidos y fiables, buenos pagadores, y con recursos para multiplicar los gastos militares que exige la OTAN.

EEUU ha decidido multiplicar por cuatro estos gastos39 en el Este europeo porque prev que la guerra silenciosa de Ucrania se endurezca en 2017. Inicialmente fue Alemania la que presion a Ucrania para frenar su acercamiento a Rusia garantizando que el mercado ucraniano siguiera en buena medida en manos alemanas y francesas, pero esta primera fase se trunc cuando el premio Nobel de la Paz, Obama, decidi endurecer el cerco a Rusia40 y quitarle buena parte del mercado ucraniano a Euroalemania.

En medio de estas tensiones, la oleada de refugiados ha cuarteado todava ms las frgiles estructuras internas de la UE. Los Estados los rechazan por los gastos que les originan y sus fuerzas ms reaccionarias se vuelven ms racistas para subir en votos. Con el cinismo y doble moral que caracteriza a la burguesa europea sectores de esta clase, sobre todo en Alemania41, llevaban tiempo advirtiendo de la necesidad de atraer fuerza de trabajo cualificada, pero se ha visto desbordada por la cantidad de refugiados. La causa de su espectacular aumento radica en que, sin retroceder mucho en la historia, la ferocidad de la OTAN42 contra los pueblos es tal que una parte de su poblacin busca refugio, en la UE que ha reaccionado con el racismo consustancial a la civilizacin europea. Dinamarca y Suecia, tenidas como eptomes de la democracia europea, han aplicado serias medidas para frenar la entrada de refugiados a sus pases43.

La doble moral burguesa se aprovecha de mltiples formas, siendo las sexuales las ms inhumanas sobre todo con la esclavitud sexual de ms de 10.000 nias y nios refugiados desaparecidos delante de las narices de la Europol. Si la esclavitud sexual engorda el PIB, tambin lo hacen las ganancias de las mafias que los trasladan: en la ruta griega44 deben pagar hasta 20.000 por persona. La economa criminal, el capitalismo en s, explota a las refugiadas y refugiados en todos los sentidos: trabajos descualificados, indefensos e ilegales, trabajos domsticos y de cuidado, reforzamiento de las mafias, etc. Un ejemplo, el billete de 500, de uso casi exclusivo de las mafias, la burguesa y la economa sumergida el 56% de las y los europeos nunca lo han visto45- juega un rol importante en el PIB de la UE.

Veamos la magnitud del problema: En 2012, el Banco de Italia cifr el valor de lo que denomina economa criminal en 10,9% del PIB. Hace dos semanas, la Oficina de Estadsticas Nacionales de Reino Unido (ONS) inform que la prostitucin, el trfico de drogas y el contrabando suponen unos 12.300 millones de euros de la riqueza nacional, es decir, un 0,6% de su PIB. Y esta semana, Espaa y Portugal tambin entregaron sus estimaciones. As, el Instituto de Nacional de Estadstica espaol (INE) calcul que el PIB aumentar entre un 2,7% y un 4,5 % (entre 27.000 y 45.000 millones de euros) incluyendo las actividades ilegales. En tanto, los responsables del INE portugus explicaron que este tipo de negocios elevan en un 0,4% el PIB nacional, o sea, unos 700 millones de euros 46.

Hemos visto realidades estructurales de la Unin Europea, esenciales y no accesorias para su funcionamiento diario. Aceptar incluso la remota posibilidad, por no hablar de probabilidad, de que el Plan B democratice radicalmente la UE y acabe con su esencia, es utpico. Es infinitamente ms realista debatir sobre la actualizacin de la consigna de los Estados Unidos Socialistas de Europa.


Notas

1 Lase como base argumentativa el texto del autor de esta ponencia: La crisis de Europa y las alternativas de la izquierda. 1 de julio de 2010 (www.matxingunea.org)

2 (www.planbeuropa.es)

3 S. Daz, Varoufakis, Lafontaine y Lapavitsas lanzarn desde Madrid el Plan B para Europa. 9 de febrero de 2016 (www.cuartopoder.es)

4 R. Zelik, Situacin seria, siguiente intento. 13 de febrero de 2016 (www.gara.eus)

5 S. Schneider, Yanis Varoufakis lanza un nuevo movimiento reformista por la Democracia en Europa, 12 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es); tambin, Comunicado de la Coordinadora Europea por la Salida del Euro, Los Planes B florecen desde Madrid a Pars pasando por Berln, 22 de enero de 2016 (www.salirdeleuro.net) y en la misma pg. Web, AA.VV.: Un Plan B para no ir a ninguna parte.

6 A. Pradilla, Miembros de EH Bildu, Podemos, IU y la CUP estarn en los encuentros Plan B para Europa, 2 de febrero de 2016 (www.naiz.eus)

7 J. Busqueta, Recuperar la soberana para transformar la sociedad, Encuentros de los movimientos emancipatorios de los Pueblos del Sur de Europa. 10-11 de octubre de 2015 (www.salirdeleuro.net)

8 J. Nikonoff, Ponencia Encuentros de los movimientos emancipatorios de los Pueblos del Sur de Europa. 10-11 de octubre de 2015 (www.salirdeleuro.net)

9 J. cantarero, Manos Limpias apoya una alianza para crear la versin espaola de Le Pen, 13 de febrero de 2016 (www.publico.es), y Ph. Corcuff, La extrema-derechizacin poltica de Europa, 15 de febrero de 2016 (www.lahaine.org)

10 A. Anievas y K. Nisancioglu, Para una crtica radical del eurocentrismo. 6 de febrero de 2016 (www.sinpermiso.info)

11 N. Rodrigo Palacios, Tormenta perfecta en los mercados. 11 de febrero de 2016 (www.cincodias.com)

12 Gema Escribano y A. Stumpf, Los siete focos de tensin en los mercados. 12 de febrero de 2016 (www.cincodias.com)

13 Guadalupe Bravo, Recesin: el fantasma que amenaza las economas de la zona euro y EEUU. 11 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

14 M. Gari, El fantasma de la recesin. 25 de enero de 2016 (www.vientosur.info)

15 J. Beinstein, Crisis petrolera y declinacin sistema mundial. 26 de mayo de 2015 (www.lahaine.org)

16 C. Jaramillo y Laura de la Quintana, Beneficios ahorcados. 14 de febrero de 2016 (www.eleconomista.es)

17 AA.VV., Elementos de anlisis econmico marxista, Catarata, Madrid, 2002, pp. 72-74.

18 Marx, El Capital, FCE, Mxico 1973 Libro III, pp. 213-263.

19 M. Roberts, La teora marxista de las crisis econmicas en el capitalismo. 7 de enero de 2016 (www.sinpermiso.info)

20 X. Vidal-Folch, Deutsche, un banco ftido. 12 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

21 J. Chingo, Un Lehman Brothers europeo? El Deustche Bank en la mira. 11 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

22 12 de febrero de 2016 (www.cincodias.com)

23 IrTeEn!!, Tocante al informe de la OIT sobre brecha salarial: Esencia y apariencia en las desigualdades salariales de gnero, 16 de diciembre de 2014 (www.irteen.net); tambin, Nuria Alonso y D. Trillo, La crisis del Estado del Bienestar y las repercusiones sobre la situacin sociolaboral de las mujeres, Revista de Economa Crtica, N 20, segundo semestre 2015, pp. 135-154. (www.revistaeconomiacritica.org), y X. Hermida, Las mujeres en la cuneta laboral, 10 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

24 I. Esnaola, Sobreproduccin en el mercado mundial del acero, 15 de febrero de 2016 (www.gara.eus)

25 J. Valero, La mitad de los pases europeos bloquea la subida de tarifas para importar acero chino, 15 de febrero de 2016 (www.elecomista.es)

26 L. Matas Lpez, Parir un ratn para abortar el Brexit, 12 de febrero de 2016 (www.publico.es)

27 F. Giugliano, 4 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

28 Ana Palacios Las consecuencias del Brexist, 4 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

29 5 de febrero de 2016 (www.eldiario.es)

30 5 de febrero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

31 C. Lapavitsas Un ao despus, Syriza ha vendido su alma al poder. 30 de enero de 2016 (www.kaosenlared.net)

32 Josefina L. Martnez, Gobierno griego sella acuerdo histrico con Israel y se aleja de la causa palestina. 26 de enero de 2016 (www.izquierdadiario.es)

33 I. Estvaliz, El espejismo islands, la revolucin traicionada. 16 de diciembre de 2015 (www.rebelion.org)

34 I. Soto, Y. Varoufakis: la democratizacin de la UE facilitara a escoceses y vascos poder ser Estado, 14 de febrero de 2016 (www.naiz.eus)

35 17 de enero de 2016 (www.publico.es)

36 18 de enero de 2016 (www.elpais.com)

37 Luca Abelln, La UE hace concesiones a Cameron para evitar la salida de Reino Unido. 2 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

38 E. Llopis, Entrevista con X. Arrizabalo, La integracin europea, bajo la gida de EEUU y FMI. 4 de enero de 2016 (www.rebelion.org), y M. Dinucci, La bandera de EEUU flota sobre Europa. 15 de febrero de 2016 (www.lahaine.org)

39 J. Faus, EEUU cuadruplicar su presupuesto militar en el Este de Europa. 2 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

40 S. Lupe y D. Lotito, Entre la reaccin y el neorreformismo. Estrategia Internacional. Buenos Aires, N 29, Enero de 2016, pp. 235-236.

41 Marina Forteza, Alemania habr perdido 6,7 millones de personas en edad laboral en 2025. 9 de marzo de 2015 (www.eleconomista.es)

42 ngeles Maestro, La OTAN t los refugiados: la mano que mece la cuna. 6 de septiembre de 2015 (www.lahaine.org)

43 5 de enero de 2016 (www.publico.es)

44 D. Iriarte, Los refugiados pagan una fortuna para escapar de la guerra por la ruta griega, la ms segura. 9 de agosto de 2015 (www.abc.es)

45 L. Gmez, Los usos inconfesables de los billetes de 500, 13 de febrero de 2016 (www.elpais.com)

46 Basem y Laila Tajeldine, La esclavitud sexual de los nios refugiados engorda el PIB de Europa, 4 de febrero de 2016 (www.kaosenlared.net) y la cita en (www.bcr-bestrong.com)


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter