Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-02-2016

Fidel Castro: la verdad frente a la mentira

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Nos parece como que el mundo se hunde cuando una verdad se dice, como si no valiera ms la pena de que el mundo se hundiera, antes de que vivir en la mentira!

Fidel, hace 55 aos


El reciente encuentro del Papa Francisco y del Patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa Rusa en la Habana, sent pautas para el futuro de la cristiandad. Lo que ambas personalidades han expresado sobre Cuba rebasa con creces lo que era imaginable tiempos atrs. Y con ello se hizo evidente, una vez ms, la falsedad de las campaas sobre la posible esencia enemiga de la revolucin cubana contra las religiones, esgrimidas y reiteradas desde su mismo triunfo.

Cuando en el futuro se realice un estudio ponderado de los aportes de la Revolucin Cubana a la prctica y la teora revolucionaria, y de los instrumentos morales que le permitieron subsistir, desarrollarse y vencer durante ms de 60 aos a partir de su gnesis armada con el ataque al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, tendr que resaltarse ineludiblemente el apego a la verdad en su lucha contra enemigos menores y mayores, representados todos, despus del triunfo del 1 de enero, por los gobiernos y las clases polticas estadounidenses, as como de otras partes del mundo, que en sus propsitos para destruirla por todos los medios apelaron al arsenal de mentiras ms vil y descomunal que se pueda imaginar.

Como sealara Fidel la revolucin fue hija inspirada de Jos Mart y, por lo tanto, su autor intelectual. Y es que el Maestro fue una sementera gigantesca de ideas para Cuba y el mundo. As, por ejemplo, predicaba que la verdad deba cultivarse desde la cuna:

A los nios no se les ha de decir ms que la verdad, y nadie debe decirles lo que no sepa que es como se lo est diciendo, porque luego los nios viven creyendo lo que les dijo el libro o el profesor, y trabajan y piensan como si eso fuera verdad, de modo que si sucede que era falso lo que les decan, ya les sale su vida equivocada; y no pueden ser felices con ese modo de pensar, ni saben cmo son las cosas de veras, ni pueden volver a ser nios, y empezar a apreciarlo todo de nuevo. 1

Al triunfar la revolucin, con la herencia de incultura y pobreza que dej el capitalismo rapaz, Fidel la enrumb hacia las metas que garantizaran la liberacin plena del pueblo cubano. Haba que desterrar definitivamente las secuelas del oprobio entronizado durante siglos y construir el nuevo edificio de la repblica para el bien de todos.

Y todo deba comenzar, despus de alcanzada la libertad inicial con la derrota de la dictadura, por aquellas conquistas que afianzaran ms libertades en los aos futuros. Y entre ellas la educacin era esencial. Por eso convoc a la campaa de alfabetizacin con el propsito de acabar con el flagelo del analfabetismo en apenas un ao, lo que fue alcanzado exitosamente precisamente en el ao 1961, en el que Cuba fue invadida por ms de mil mercenarios organizados, financiados, pertrechados y dirigidos por el gobierno de Estados Unidos. Esa invasin fue derrotada en menos de 72 horas en Playa Girn, y se infligi as la primera derrota al imperialismo en Amrica.

Sobre esta tarea de emancipacin educacional y cultural, Fidel sealaba:

Liquidar el analfabetismo no es ms que un primer paso; despus vendrn nuevos pasos, despus vendrn nuevas batallas, porque nuestro pueblo tiene que proponerse estudiar; superarse, saber cada da ms, para comprender cada vez mejor; estudiar cada vez ms; para comprender la verdad cada vez mejor. 2

Y a la vez, Fidel reflexionaba sobre el papel diferente desempaado por los revolucionarios y los reaccionarios y explotadores en la consecucin de la verdad. Al respecto, apuntaba:

Los que ensean la verdad preparan a los pueblos para comprenderla; los que ensean la mentira condicionan a los pueblos para engaarlos. Los que defienden la explotacin, los privilegios y la injusticia tratan de mantener a los pueblos en la oscuridad y la ignorancia ms completa.

Las revoluciones que predican la justicia, que se hacen para redimir a los pueblos de la explotacin, ensean, educan, erradican la ignorancia. 3

Una idea raigal de la tica poltica asumida por Fidel fue expresada con claridad meridiana en un discurso el 16 de marzo de 1959, o sea, hace 55 aos.

Nos casaron con la mentira y nos han obligado a vivir con ella en vergonzoso contubernio; nos acostumbraron a la mentira, y nos asustamos de la verdad. Nos parece como que el mundo se hunde cuando una verdad se dice, como si no valiera ms la pena de que el mundo se hundiera, antes de que vivir en la mentira! 4

Esa esencia que encierran las ideas anteriores fue ratificada aos despus como doctrina poltica en su clebre concepto de revolucin, contenido en el discurso del 1 de mayo de 2000:

Revolucin;es no mentir jams ni violar principios ticos; es conviccin profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas. 5

Pero la verdad no se defiende sola como tal, requiere de portadores que la defiendan y de principios que la inculquen, y Fidel aporta un elemento novedoso y esencial, que es la funcin de servicio a un fin noble, algo que est ms all de lo estrictamente formal como ente abstracto y filosfico. As lo expres en comparecencia en el juicio contra el delator de los mrtires de Humbolt 7, el 26 de marzo de 1964:

La verdad es una entidad concreta y en funcin de un fin noble () E incluso desde el momento en que una verdad se emplee con mal fin ya no puede ser tal verdad. Yo concibo la verdad en funcin de un fin justo y noble, y es entonces cuando la verdad es realmente verdad. Si no sirve un fin justo, noble y positivo, la verdad, como ente abstracto, categora filosfica, en mi opinin no existe 6

Tambin se refiere a otro aspecto de la dicotoma entre la verdad y la mentira. Se trata de algo que no implica el ocultamiento doloso ni la mentira en el manejo de algunos asuntos en determinadas circunstancias coyunturales. Fidel lo identifica como discrecin en el abordaje pblico de cuestiones especficas:

Hay cosas que por sus caractersticas y su naturaleza no es ese tratamiento (pblico). Ah, pero la discrecin es algo muy diferente a la mentira! La mentira no paga dividendos, los dividendos que una mentira brinde a la larga los cobra a un precio mucho mayor. 7

Ya Mart, en su carta inconclusa del 18 de mayo de 1895, un da antes de su cada en combate, se refiere al asunto y circunstancias de algo esencial de su existencia, que en su momento debi asumir en silencio y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas. Lo expres palmariamente de esta manera:

[...]; ya estoy todos los das en peligro de dar mi vida por mi pas y por mi deber -puesto que lo entiendo y tengo nimos con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan con esa fuerza ms sobre nuestras tierras de Amrica. Cuanto hice hasta hoy y har es para eso. En silencio ha tenido que ser y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas y de proclamarse en lo que son levantaran dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin. 8

Fidel tambin es explcito a la hora de sealar lo beneficioso que resulta, como tctica y estrategia revolucionaria, ser abanderados siempre de la verdad.

Y no saben que no hay mejor tctica, ni mejor estrategia que luchar con armas limpias, y que luchar con la verdad, porque esas son las nicas armas que inspiran confianza, son las nicas armas que inspiran fe, son las nicas armas que inspiran seguridad, dignidad, moral. Y son con esas armas con las que hemos ido venciendo y aplastando los revolucionarios a nuestros enemigos.

Mentira. Quin ha escuchado nunca una mentira en boca de un revolucionario? Porque son armas que no benefician a ningn revolucionario, y ningn revolucionario serio tiene necesidad de acudir a una mentira nunca; su arma es la razn, la moral, la verdad, la capacidad de defender una idea, un propsito, una posicin. 9

Hoy la Cuba revolucionaria presenta una imagen distinta para gran parte del mundo porque las pequeas y grandes mentiras que se propalaron por gobernantes y polticos de toda la ralea imperialista y reaccionaria y la jaura integrada por el sistema de medios de propaganda y subversin, para frenar su ejemplo y destruirla, fueron sufriendo el desgaste del tiempo y la contraofensiva de pueblos y gobiernos, que los condujo a la larga a la derrota, reconocida al fin, por el gobierno de los Estados Unidos. Qu remedio les quedaba! Las mentiras fueron cayendo tal vez en un proceso demasiado lento, que puso a prueba el estoicismo del pueblo cubano, que tuvo que pagar la defensa de su dignidad y rebelda a un alto costo de sacrificio. Pero las mentiras se desplomaron, y las verdades fueron levantndose como escudos protectores de los destinos de la nacin cubana!

Sin embargo, no se asombren si all, all o acull escuchan todava una mentira trasnochada e increble de boca de personajes que persiguen herir a la Revolucin Cubana con dardos envenados, simplemente porque llevan en su interior un odio y una enajenacin mortal desde el punto de vista poltico. Ya han sido derrotados, pero an se escuchan los aullidos y estertores de algunos o muchos, hasta el da en que sean enterrados en el basurero de la historia.

CITAS:

1. [Jos Mart: OC, tomo 18- 500-501]

2. [Fidel Castro: Discurso, 23-11-1961. En La educacin en revolucin, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1975, p. 60]

3. [Fidel Castro: Discurso, 9-11-1961. En Ideologa, conciencia y trabajo poltico. Editora Poltica, La Habana, 1987, p. 260]

4. [Fidel Castro: Discurso, 16-3-1959. En Ideologa, conciencia y trabajo poltico. Editora Poltica, La Habana, 1987, p.328]

5. [Fidel Castro: El concepto de revolucin. Discurso del 1 de mayo de 2000. En www.ecured.cu]

6. [Fidel Castro: Comparecencia en el juicio contra el delator de los mrtires de Humbolt 7, 26-3-1964. En Ideologa, conciencia y trabajo poltico. Editora Poltica, La Habana, 1987, p.52]

7. [Fidel Castro: Discurso, 16-3-1964. En Ideologa, conciencia y trabajo poltico. Editora Poltica, La Habana, 1987, p.52]

8. [Jos Mart: Epistolario, tomo V. Carta a Manuel Mercado 18/5/95, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1993, pp. 250-252]

9. [Fidel Castro: Discurso, 3-10-1965. En Ideologa, conciencia y trabajo poltico. Editora Poltica, La Habana, 1987, p.62-63]

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter