Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-02-2016

Entrevista con Laura Hernndez Norambuena, hermana del "Comandante Ramiro"
Buscamos que el gobierno de Chile retorne a Mauricio de su cautiverio en Brasil

Andrs Figueroa Cornejo
Rebelin


Mauricio Hernndez est prisionero desde hace 14 aos en Brasil, acusado de ser parte del secuestro del empresario Washington Olivetto. La accin tuvo mviles polticos de carcter internacionalista y de emancipacin social.

() una vez que mueres por la unidad, / y sabes quin eres, / una vez que ensanchas la claridad, / y sabes quin eres, / una vez que ilustras tu condicin, / y sabes quin eres, / una vez que rompes con la piedad, / y sabes quin eres, / una vez que incendias la oscuridad, / y sabes quin eres, / y dejas de amar tu seguridad, / y sabes quin eres, / puedes combatir al senil rufin / para que sin gloria vuelva al basural / del que se escap manchando la historia. De Concierto de Trez-Vella de Patricio Manns.

 

Casi en el lmite que divide a las ciudades de Valparaso y Via del Mar, en la V Regin de Chile, hay una casa vertical y verde y suspendida en el vrtigo de un cerro mordido por el Ocano Pacfico. All el periodista se entrevist con la doctora en Medicina, Laura, una de las hermanas de Mauricio Hernndez Norambuena, conocido tambin como Comandante Ramiro, ex dirigente del Frente Patritico Manuel Rodrguez (FPMR). Esa fuerza comport uno de los principales destacamentos que combati poltica y militarmente a la tirana pinochetista y que, de acuerdo a diversos analistas, precipit el pacto interburgus que termin con el rgimen cvico-militar entre 1973 a 1990, y abri el perodo de administraciones civiles vigente hasta hoy en el pas andino. Ambos sistemas polticos corresponden a formas distintas y funcionales moldeadas por la misma dictadura del capital en su actual fase.

Mauricio Hernndez est prisionero en la Crcel Federal de Porto Velho, en Rondonia, Brasil, prxima a la frontera con Bolivia, acusado de ser parte del secuestro del empresario Washington Olivetto. La accin tuvo mviles polticos de carcter internacionalista y de emancipacin social.

Es verano a media tarde en Chile y por la ventana el mar lastima los ojos.

-Laura, cmo defines las condiciones en las cuales mantienen cautivo a Mauricio en Brasil?

-Encierro en aislamiento. En Brasil es el nico caso que existe con la duracin de 14 aos en semejantes condiciones. El sistema de aislamiento extremo en Brasil, raya incluso en lo inconstitucional en ese pas. De hecho, ha sido condenado por todos los organismos de Derechos Humanos existentes. El caso de Mauricio est denunciado por nuestra familia en la Corte Interamericana de DD.HH., y ella entiende que es una condicin inhumana por lo prolongada.

-En qu consiste el encierro en aislamiento?

-Mauricio permanece 23 horas del da solo en su celda, lo que atenta contra la esencia social de los seres humanos y contra un derecho tambin esencial: tiene prohibido interactuar con sus pares. Cuenta apenas con una hora para salir al sol, o sea, a un patio del tamao de media cancha de baby ftbol. nicamente se le autoriza el contacto con familiares directos (los cuatro hermanos/as que le quedamos). Su presidio de aislamiento brutal provoc, por ejemplo, que del terremoto que sacudi mortalmente a gran parte de Chile el 2010 se enterar tres meses despus de ocurrido.

-Y qu dice la justicia brasilea?

-Que as no ms es la cosa, que son las reglas del juego. Esto es, las autoridades del pas carioca tratan de justificar lo injustificable. Como familia nos reunimos con psiquiatras de all quienes nos aseguraron que las condiciones de aislamiento de Mauricio son inhumanas, sin justificacin alguna y agreden la integridad psicolgica y fsica de cualquier persona.

Exigimos a Brasil el respeto de los derechos humanos de Mauricio.

-Mauricio es el nico prisionero poltico en Brasil o existen otras personas bajo esa calificacin?

-En Brasil, Mauricio no es considerado un prisionero poltico legalmente. Sin embargo, la primera condena que recibieron los compaeros de Mauricio junto al propio Mauricio el 2002, fue de 15 aos porque diversas agrupaciones polticas latinoamericanas fundamentaron las motivaciones polticas del secuestro del empresario Washington Olivetto (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=207101), lo que fue considerado en el primer dictamen. Los recursos que devinieran del secuestro eran parte de una planificacin poltica de carcter internacionalista, una tradicin fundacional de todos los movimientos serios y jugados por la emancipacin social de la humanidad. Pero en la segunda etapa del juicio, la fiscala brasilea apel, y la condena se duplic a 30 aos porque fue desestimada la razn poltica de su accionar, contrariando la deliberacin anterior.

-De todos modos, para las y los chilenos, incluso, independientemente de su simpata o no con las posiciones polticas histricas asumidas por Mauricio, l s tiene una vida militante que avala su conducta eminentemente poltica. Fue miembro de la Juventud Comunista y luego un dirigente del Frente Patritico Manuel Rodrguez (FPMR), una fuerza poltica y militar fundamental en la resistencia en contra de la dictadura encabezada por Pinochet e impuesta por la oligarqua chilena y el imperialismo norteamericano. Mauricio no fue nunca parte de una banda de narcotraficantes, de delincuentes comunes o de ladrones de cuello y corbata; no fue nunca lobista entre los intereses de las grandes firmas y los parlamentarios de ocasin; no fue nunca integrante de la red criminal de colusiones antisociales que actualmente hacen nata en Chile; no fue dueo de AFP, banquero, ni privatizador de todo lo que existe en el pas. Fue un luchador antifascista, como tantos miembros de la resistencia en Europa que enfrentaron al nazismo y al fascismo durante la Segunda Guerra Mundial y en cuyos pases son reconocidos como hroes.

Qu piden a las autoridades chilenas como familia Hernndez Norambuena?

-Que el gobierno genere las condiciones para que nuestro hermano deje de sufrir un encarcelamiento inhumano. Y en Brasil, solicitamos a las organizaciones y a las personas que persiguen el mejoramiento de la condicin humana que exijan el respeto de los derechos de Mauricio.

Mi hermano no est dispuesto a tomar pldoras que bloqueen sus sentidos

-Laura, t y tus hermanos/as llevan aos visitando a Mauricio. T eres doctora en Medicina. Cmo podras evaluar su estado?

-Intentando ser lo ms objetiva posible, en general bien. Mauricio es profesor de Educacin Fsica y se ha impuesto un rgimen propio de ejercicios diarios en su celda para mantenerse en forma, lo que impacta positivamente en su estado de nimo. Naturalmente, vive en medio de una permanente ansiedad debido al aislamiento. Por la distancia espacial que existe entre cada una de las visitas que le hacemos (en la mayora de los presidios en los que ha permanecido, y en particular en el ltimo, la Crcel Federal de Porto Velho, en Rondonia, Brasil, prxima a la frontera con Bolivia), la tramitacin engorrosa y las dificultades para llegar hasta all, vuelven ms compleja la posibilidad de verlo con la frecuencia que quisiramos. Ahora bien, han ocurrido situaciones que multiplican la iniquidad de su cautiverio. En una ocasin, su carcelero lo acus de haberlo mirado a los ojos (!), cuestin estrictamente prohibida en el penal. El prisionero cuando interacta con el carcelero debe mirar el suelo. En la disputa entre el guardia y Mauricio respecto de si fue as o no, como es obvio en ese tipo de relaciones de poder, prim la versin del carcelero y mi hermano fue castigado con 10 das de encierro absoluto en un apartado especialmente denigrante. En la siguiente visita, despus de esa sancin, Mauricio se encontraba con el nimo descompuesto.

-Consume algn tipo de medicamentacin psicotrpica?

-Mauricio, ni antes ni durante su encarcelamiento ha necesitado frmacos de esa clase. De hecho, l nunca los ha aceptado. Mauricio me ha comentado, eso s, que los problemas que sufren los presos devenidos de las condiciones de una crcel de alta seguridad, el mdico del recinto los resuelve con diazepn. Al respecto, mi hermano me ha dicho que no est dispuesto a tomar pldoras que bloqueen sus sentidos ni su equilibrada apreciacin de la realidad. Por algunas dificultades debido a lesiones deportivas de juventud (Mauricio estuvo al borde de convertirse en un jugador profesional de ftbol), hace dos meses nosotros/as solicitamos poder llevar un mdico especialista de nuestra confianza. Sin embargo, en la crcel nos impugnaron que no era necesario porque el penal ya cuenta con un mdico.

Ral Pellegrin: No hay alegra ms grande que dar la vida por su pueblo

-Para muchas y muchos, no existe acto de libertad ms radical que despojarse de los intereses individualistas y del egosmo, y luchar por la libertad y la igualdad de tu pueblo y de otros pueblos del mundo. Cabe ese principio en el caso de Mauricio?

-Perfectamente. Algunos ex compaeros y amigos de mi hermano nos han confirmado el nivel de convencimiento y la capacidad de convencer de Mauricio en relacin a que no existe otro camino diferente al de la lucha en contra del capitalismo para superar su naturaleza inhumana. Esa manera de trascender en otros que solidarizan con su presente situacin, como familia, nos fortalece diariamente. Lo que nos parece en especial potente, es el episodio cuando mi hermano y los dems que participaron resolvieron integrar el equipo de gente que realiz el atentado contra Augusto Pinochet en 1986. Rodrigo Pellegrin (fundador del FPMR y asesinado en 1988) aparece sealando en un documental de reciente factura que no hay alegra ms grande que dar la vida por su pueblo. Por la vida que llev Ral Pellegrin, yo entiendo pueblo como a la humanidad oprimida.

-Por qu crees que los sucesivos gobiernos civiles no han accedido a que Mauricio sea extraditado desde Brasil?

-A esta altura, como familia, barajamos distintas hiptesis. Una de ellas es que ninguna de las administraciones gubernamentales que han pasado tiene en sus parmetros defender a un revolucionario, a un internacionalista, a un luchador social, cuya sola historia ya contradice sus intereses. Por otra parte, est la fortaleza de Mauricio de plantear con franqueza la realidad de lo que sucedi y de lo que est sucediendo, asumiendo autocrticamente todo aquello que le corresponda, claro. Sobre todo cuando tantas y tantos polticos dicen estar ejerciendo sus cargos por servicio pblico, amor al prjimo y otros valores que no tienen ninguna relacin con su conducta, como todo Chile sabe. No hay nada que una a mi hermano con ninguno de los gobiernos que hemos tenido despus de la dictadura. Claro que algunos miembros de los gobiernos han saludado nuestra causa por traer a Mauricio de vuelta y han dicho que consideran injustas las condiciones de su presidio, pero hasta ahora esas declaraciones no han tenido ningn efecto concreto. Yo creo que a Mauricio lo ven como una amenaza poltica. Y no estoy refirindome a la lucha armada ni nada por el estilo. Hablo de la ascendencia que l pudiera cobrar en Chile respecto de las distintas luchas que en la actualidad estn librndose (en los mbitos de la salud, el agua, el mar, las mineras, la educacin, el pueblo mapuche; la juventud, las mujeres y los trabajadores empobrecidos, etc.). Son hiptesis, por supuesto.

Finalmente, entre las tantas preocupaciones de las autoridades, nuestra causa no debe estar ni en su listado. Porque para que Mauricio logre purgar su pena ac y no en Brasil, el gobierno debe realizar diversas gestiones que requieren voluntad poltica, y esa voluntad permanece ausente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter