Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-02-2016

Prohibido o no, los estudiantes britnicos seguirn apoyando al BDS

Ali Milani
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


A pesar de que el gobierno tiende a detenerlos, los estudiantes universitarios britnicos seguirn luchando por el boicot, desinversiones y sanciones contra Israel

 Una mujer palestina se encuentra con un nio en un callejn junto a la reproduccin de un mural del artista de las calles britnico Banksy, pintado originalmente en el muro de Cisjordania, en Beln, en al-Aroub, campo de refugiados palestinos, al norte de la ciudad cisjordana de Hebrn el 11 de febrero 2016 (AFP).

Ayer por la maana me despert -al igual que muchos defensores de los derechos humanos palestinos- con ira y frustracin, ya que una vez ms nuestro Gobierno, un Gobierno conservador, ha salido en ayuda de la ocupacin y el apartheid.

El lunes, The Independent sali con una historia de portada afirmando que el Gobierno del Reino Unido est avanzando con planes para prohibir a los organismos pblicos boicotear a las empresas "no ticas". Ms especficamente, las cmplices de la ocupacin y la anexin de Palestina.

El Gobierno est tomando medidas enrgicas contra los intentos de los ayuntamientos y otros organismos pblicos de despojar a las organizaciones que son cmplices de los crmenes que se cometen contra el pueblo palestino, alegando que tales decisiones traen divisiones y polarizacin.

Mientras que el movimiento para prohibir boicots no ha hecho ms que dividir y polarizar, el ministro del Gabinete del Gobierno britnico, Matthew Hancook, ha llamado a las polticas de boicot, desinversin y sanciones campo poltico y afirma que los movimientos van a minar nuestra seguridad internacional.

Estos planes fueron discutidos por primera vez en octubre de 2015 en la conferencia del Partido Conservador y se espera que estas nuevas regulaciones sean anunciadas en una visita de Hancock a Israel, esta semana.

Todo esto parece ser una reaccin al xito a gran escala del movimiento BDS en el Reino Unido, y en particular su progreso dentro de las universidades y los sindicatos de estudiantes. Durante los ltimos dos aos hemos visto un impulso en la campaa de solidaridad con Palestina, con ms de 25 sindicatos estudiantiles que aprobaron democrticamente una poltica de apoyo al BDS.

Esto fue seguido rpidamente por la Unin Nacional de Estudiantes, que tambin vot democrticamente a favor de la poltica de apoyo al boicot.

Dentro de las consecuencias de la "Operacin margen protector" -que llev a la muerte de miles de palestinos, muchos de los cuales eran civiles-estudiantes de todo el pas comenzaron a tomar medidas. Estas acciones han tenido mucho xito con las inversiones extranjeras en Israel que han cado en un 46 % y muchas organizaciones que fueron objetivos del movimiento BDS deshicieron sus contratos.

Las acciones y el xito del BDS no se limitan simplemente al Reino Unido. Tambin hemos visto que la Universidad de Johannesburgo cort lazos con universidades israeles, estudiantes de Estados Unidos y Canad votaron a favor de la desinversin y miles de artistas en Irlanda y Suiza se unen al llamado a un boicot cultural.

Lo que comenz en la sociedad civil palestina parece haber alcanzado el mundo. El movimiento se inici como ltimo recurso de personas con muy poco poder que se juntaron e hicieron lo que estaba a su alcance para cambiar las cosas.

Esto se debe a que los estudiantes con frecuencia han sido percibidos como lderes del ejercicio moral y, por mucho tiempo, hemos sostenido la creencia de que nuestras escuelas deben ser el epicentro de la tica y los derechos humanos. Esta creencia ha llevado a los activistas estudiantiles al deseo de cambiar el mundo. Hemos luchado contra la guerra de Vietnam, el apartheid en Sudfrica y el racismo aqu, en casa. Hicimos campaa sobre estos temas a costa de nuestra libertad de palabra y expresin.

Y ganamos.

Ganamos porque ninguno de estos cambios puede pasar por su propia voluntad. Cambios sociales o humanitarios importantes nunca han surgido del vaco. Cada uno de ellos requiere un cambio de actitud de los poderosos. Este cambio de actitud a menudo se inspira en la juventud y en los estudiantes que exigen desafiar el orden existente.

La medida propuesta por el Gobierno para prohibir el boicot y aplastar la disidencia poltica no es ms que un ataque a nuestras libertades democrticas y a nuestra libertad de expresin. El Gobierno habla de retirar el derecho a la financiacin de las instituciones financiadas con fondos pblicos y con consejos elegidos democrticamente.

Estamos enojados y frustrados. Y no debera sorprendernos. Recordemos que fue el Gobierno conservador de Margaret Thatcher, que se opuso a las sanciones contra el apartheid en Sudfrica y el propio David Cameron ha sido reportado como alguien que "acept un viaje con todos los gastos pagados a la Sudfrica del apartheid, mientras Nelson Mandela todava estaba en prisin".

Esto slo sirve para recordar a los sindicatos de estudiantes y activistas estudiantiles por qu nuestro trabajo es tan importante. Una reaccin de esta escala es una seal de que estamos ganando.

La realidad es que los estudiantes seguirn luchando contra la ocupacin y el apartheid. Vamos a continuar nuestros esfuerzos contra los crmenes cometidos por el Estado de Israel y de los cuales no somos responsables. Somos responsables de nuestra propia conciencia y de nuestras comunidades.

Ali Milani es el Presidente de la Junta Directiva de la Unin de Estudiantes de Brunel, en el Reino Unido. Ali ha estado haciendo campaa sobre cuestiones pertinentes a los estudiantes, as como la liberacin palestina; trabaja con organizaciones como Amnista Internacional y Amigos de Al Aqsa.

Las opiniones expresadas en este artculo son del autor y no reflejan necesariamente la poltica editorial de Middle East Eye.

Fuente:http://www.middleeasteye.net/columns/ban-or-no-ban-british-students-will-continue-support-bds-632682919

 

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y a Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter