Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-02-2016

Golpe de Estado que cambi el rumbo de la Transicin

Vctor Arrogante
Rebelin


Hace treinta y cinco aos de aquel nefasto 23 de febrero. Vivamos momentos de ilusin y compromiso. Se haba recuperado la democracia, despus de cuarenta aos, aun sintiendo que el espritu de Franco segua vivo y el aparato de la dictadura cuasi intacto. Los fieles al rgimen no podan permitir que se otorgase la soberana al pueblo, que se hubieran legalizado los partidos polticos, se desmontara el estado totalitario y se reconociese el derecho al autogobierno de nacionalidades y regiones.

Todava cabe preguntarse quin fue el jefe de la operacin. Podemos pensar que, si no estaba a las rdenes del rey, estaba a su servicio. Las elecciones de 1979, despus de las primeras democrticas del 15-J de 1977, dio la mayora al partido de Surez, creado para perpetuar el Rgimen. Sus polticas no dieron los resultados previstos y se produjo una gravsima crisis social, econmica y poltica. La inflacin se dispar, se elevaron los precios y el desempleo aument de forma escandalosa. El Sistema perdi credibilidad y cundi el desencanto. Pare el rey heredero de Franco, Surez ya no le era til y la democracia tan anhelada, haba dejado de ser la panacea de toda solucin.

El 23-F fue un golpe de estado en toda regla. Perpetrado por mandos militares, guardias civiles y una trama ideolgica de la derecha reaccionaria sin identificar. Fue un golpe de estado promovido desde las instancias del poder, para reconducir la situacin poltica a la deriva. Muchos clamaban por un gobierno de coalicin. Haba que redisear el proceso de la Transicin, con un nuevo pacto. Varios golpes y conspiraciones coincidieron en el tiempo, reconducidos por el CESID, induciendo determinadas acciones, para llevar al general Armada Comyn a la presidencia del gobierno. Estaba en marcha la operacin De Gaulle.

Todo estaba planeado para que fuera en marzo, los almendros florecen en primavera era una clave, pero la dimisin de Surez y el pleno de investidura de Calvo Sotelo, lo aceler todo. En este trance lleg el teniente coronel Tejero, que con su tricornio y pistola en mano tom el Congreso: Quieto todo el mundo! y dio la orden de todos al suelo. Rfagas de fuego de los guardias civiles asaltantes se estrellaron en los estucos decimonnicos de la sede de la soberana del pueblo. El gobierno y el parlamento quedaban secuestrados. Se produjo el vaco de poder que pretendan los golpistas. Se acababa de producir el Supuesto Anticonstitucional Mximo, que permita otra accin, para volver a la normalidad democrtica, pero con cambios. Otro golpe.

Los golpistas pretendan establecer un gobierno militar por supuesto, recuperar los principios del movimiento nacional y el espritu del 18 de julio. Juan Carlos de Borbn estaba al tanto de todo. Para el rey, los sublevados queran lo mejor para Espaa. Slo pretendan lo que todos desebamos: el restablecimiento de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad, le contaba al embajador alemn Lothar Lahn (revista Der Spiegel). Por encima de todo pretendan la defensa de la unidad de Espaa, la bandera y la corona, que el propio Franco le haba encomendado. Para Juan Carlos el responsable era Adolfo Surez, por no tener en cuenta las peticiones de los militares. El rey estaba al corriente de la trama golpista antes y durante; tambin de su frustracin.

Armada era un hombre leal y disciplinado, muy valorado por todas las fuerzas polticas y a las rdenes del Rey. Fue al Congreso, despus de pedir permiso en la Zarzuela y a sus rdenes. El esperado elefante blanco, la autoridad militar por supuesto, que anunci el capitn Muecas, no lleg a entrar en el hemiciclo, aunque si lleg al Congreso. El plan que el general Armada present en nombre del rey a Tejero, no era de recibo para el guardia golpista. Haba jugado demasiado fuerte, como para consentir que en el gobierno de Espaa estuvieran socialistas y comunistas y sin Milans. Quera una junta militar. Tejero se sinti traicionado e impidi que el general Armada asumiera la presidencia del gobierno a las rdenes del rey. El suyo era un golpe duro, de involucin y terminante. Tejero desmantel la solucin Armada; el golpe blando.

Qu coo es eso de intimidacin! Eso no estaba previsto!, dice el rey por telfono al general Armada, segn Fernndez Campo a Iaki Anasagasti (El Peridico 22 febrero 2013). El rey apareci en televisin, despus de haber dado la orden de interrumpir la operacin, con el apoyo de los capitanes generales a sus rdenes, anunciando la continuidad democrtica. El rey, mal aconsejado, pero dejndose querer, pretenda fortalecer la monarqua, restaurar el prestigio de Espaa y consolidar la democracia controlada. Fue una aventura peligrosa y un juego sucio para la joven democracia y para los espaoles que tenamos puestas todas las esperanzas en el nuevo sistema.

La causa 2/81 del Consejo Supremo de Justicia Militar, no desentra la trama del CESID, ni el papel que jugaron los servicios de informacin e inteligencia, quedando sin conocer la procedencia de las rdenes, las acciones y el papel que jugaron sus agentes. El juicio de Campamento fue puro cambalache. Todos los encausados se declararon inocentes (menos Pardo Zancada). Crean que la operacin contaba con el apoyo del Rey, alegando obediencia debida y estado de necesidad como eximentes. Los que juzgaban, bien podran haber sido inculpados, lo defensores acusadores y los procesados jueces. Tampoco el juicio conoci la autora intelectual. Qued probado que haba habido una rebelin militar. El asalto de la guardia civil al Congreso, porque estaba grabado por televisin.

Todo se hizo para dejar al Rey al margen del procedimiento judicial. Los abogados defensores intentaron que prestara declaracin como testigo, por el protagonismo que haba tenido durante las horas del golpe. En su lugar, declar Fernndez Campo. El Rey fue implicado en la mayora de las declaraciones de los encausados y todo hace pensar que el elefante blanco estaba a las rdenes del rey.

El desaparecido Diario16, dej 23 preguntas en el aire con respuestas incorporadas. Preguntas sin respuestas oficiales, pero muchas certezas. Fue un episodio vergonzante, que no se investig decididamente y se cerr con demasiada rapidez, por la personalidad de los implicados. Quienes participaron, ocultaron y desvirtuaron la realidad por su seguridad y lealtades mal entendidas. Demasiadas instituciones y representantes pblicos estuvieron implicados de espaldas al pueblo. Unos se han llevado su secreto a la tumba y otros viven de sus rditos. Habr que esperar a la desclasificacin de documentos secretos, si llega. Es de suponer que las pruebas documentales, cintas con imgenes y sonido, han sido destruidas, por quienes han tenido tiempo, inters o recibido orden de destruccin masiva.

El 23-F, sin triunfar, consigui lo que pretenda. La democracia qued vacunada, aunque todava tendramos que conocer alguna que otra asonada militar. Se legitim el rey y la monarqua sali fortalecida. Los partidos reconvinieron sus polticas. El pueblo apoy la democracia decididamente y todo qued sometido al miedo por la involucin. El desarrollo del estado autonmico, que supuestamente haba hecho peligrar la unidad de Espaa, se paraliz durante unos aos. Y la grave situacin poltica e institucional, achacada a la poltica de Surez, se recondujo hasta octubre del ao siguiente con la llegada del PSOE al gobierno, abandonando toda idea de salir de la OTAN.

Se hizo todo en nombre del rey, aunque insisti A mi ddmelo hecho! (El Rey y su secreto, Jess Palacios). La conducta del rey antes del golpe no fue en absoluto ejemplar, cometi errores, frivolidades e irresponsabilidades, en palabras de Javier Cercas en su Anatoma de un instante. Cayo Lara ha exigido que se desclasifiquen todos los documentos del 23-F y a la Casa Real que desmienta, si se puede, con explicaciones claras y concretas, el papel del rey en el golpe. Hasta hoy.

Yo no s muchas cosas, es verdad. Digo tan slo lo que he visto..., dice Len Felipe en S todos los cuentos; yo, adems, lo que he odo, lo que he vivido y lo que pienso.

@calval100

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter