Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-02-2016

Francisco Loua, Nacho lvarez y Ozlem Onaram debaten sobre alternativas al sistema monetario en las jornadas del plan B
Hay mrgenes de maniobra en la eurozona?

Enric Llopis
Rebelin


Parlamentos como el de Portugal, pas gobernado actualmente por una alianza de izquierdas (Partido Socialista, Partido Comunista y Bloco d'Esquerda) cuenta con algn margen para discutir medidas progresistas sin romper con la eurozona. La cuestin es si caben, a medio y largo plazo, iniciativas que promuevan el crecimiento econmico y el empleo sin romper con el cors del euro. Lo niega categricamente el economista y miembro del Bloco d'Esquerda, Francisco Loua. No es posible, zanja. Y se basa en uno de los principios fundacionales de la moneda nica europea: la libertad para la circulacin de capitales.

En muchas ocasiones los economistas se enzarzan en speras discusiones de carcter tcnico sobre la moneda: como reserva de valor, como unidad de cuenta... En las jornadas por un Plan B contra la austeridad y por una Europa democrtica, celebradas en Madrid entre el 19 y el 21 de febrero, Loua ha destacado el poder simblico y poltico de las monedas, entre economas (a escala internacional) y dentro de cada pas. Los economistas de izquierda polemizan sobre la libre circulacin de capitales en un marco concreto, el de la desregulacin financiera, pero optar por la libertad de circulacin es tambin una forma de regulacin, sostiene el miembro del Bloco d'Esquerda en un taller sobre alternativas al sistema bancario y monetario. No es posible tener democracia con libre circulacin de capitales, asevera.

Instituciones como el FMI o el Banco Mundial son poderes que garantizan esta regulacin, es ms, el euro es la forma monetaria de organizar la libre circulacin de capitales. Francisco Loua seala la primera condicin para poder llevar a trmino polticas progresistas, que generen empleo y permitan una distribucin de la renta: que el estado pueda controlar los capitales. Ciertamente, hay algn margen para aplicar polticas fiscales redistributivas, pero stas se veran amenazadas y no surtiran efecto debido a la actuacin de los agentes que controlan la transferencia de dinero. Es el problema ms importante hoy, afirma. De hecho, este libre trnsito ha generado la independencia del poder econmico respecto del poltico.

Se plantean dentro del campo progresista medidas como la reestructuracin de la deuda o la creacin de una banca pblica. Pero si la gestin y supervisin de los bancos nacionales est en manos del BCE, estos se hallan maniatados. No obstante, seala el economista del Bloco d'Esquerda, no hay posibilidades de poltica distributiva sin una banca pblica, por el hecho de que sta es un mecanismo de control de capitales. Tambin ha defendido la soberana monetaria: Un pas sin moneda propia no es una democracia. El estado ha de tener moneda, agrega. Sin embargo, una disolucin del euro puede resultar hoy peligrosa, dado que un tercio de las reservas mundiales de divisas estn referenciadas en la moneda europea.

Como en otras reuniones del Plan B celebradas en el Centro Cultural Matadero de Madrid, las imposiciones de la Troika a Grecia y las renuncias de Syriza han motivado reflexiones. A juicio de Francisco Loua, el gran problema fue que Tsipras no contaba con un plan alternativo para presionar a los acreedores, ni una va de salida por si la negociacin no daba resultados. Mientras, en Portugal continan las imposiciones de la Troika. Loua pone el ejemplo de Banif (sptimo banco de Portugal), que tras un rescate estatal y una inyeccin de capital pblico de 3.000 millones de euros, fue vendido al Banco Santander por 150 millones de euros. En pocos das la entidad presidida por Ana Patricia Botn se anot por la operacin unos beneficios del 190%, explica el economista.

Crecimiento o decrecimiento? En el estado espaol, con 4,7 millones de desempleados (20,9% de la poblacin activa), necesitamos crecer, asegura el responsable del rea econmica de Podemos, Nacho lvarez, en el taller El sistema bancario y monetario, hay alternativas? La cuestin esencial es la forma que adquiere el crecimiento econmico. Cuando en Podemos planteamos una expansin fiscal no es a partir de otra burbuja inmobiliaria, sino mediante el desarrollo de los servicios sociales, la reversin de los recortes en sanidad y educacin, y un cambio en el modelo energtico que implique la reduccin en las emisiones de CO2; el proceso de descarbonizacin energtica nunca lo impulsar el sector privado, explica el profesor del departamento de Economa Aplicada en la Universidad de Valladolid. Preguntado por las medidas que algunos economistas denominan de represin financiera, por ejemplo, forzar a la banca privada a que compre la deuda pblica de un pas, opina que puede considerarse, pero tambin se corre el riesgo de una mayor presin por parte de los mercados internacionales.

En una tribuna publicada el 23 de febrero en el diario El Pas (Las cuentas s cuadran), el secretario de Economa de Podemos cuantifica el impulso fiscal propuesto por esta formacin en 24.000 millones de euros anuales (96.000 millones de euros al final de la legislatura), lo que implica un ritmo en el incremento de gasto parecido al de la economa espaola en el periodo 2000-2008. lvarez detalla que bandas mayores y ritmos ms lentos en la reduccin del dficit pblico, en concreto, retrasar el ritmo un 2,5% del PIB durante la prxima legislatura, permitira un margen de maniobra de 25.000 millones de euros. Los recursos para la expansin fiscal podran obtenerse asimismo de una mayor recaudacin en el impuesto de sociedades, cuyo tipo efectivo actualmente es inferior al 10%.

El euro es una camisa de fuerza, afirma Nacho lvarez. Pone el ejemplo de dos pases, castigados por la crisis econmica, con elevado endeudamiento y desempleo. Ambos, sin soberana monetaria. Aclara el ponente que no se trata de modelos ideales, pero uno de los pases podra ser Grecia, que maniatado al euro y sin margen alguno de poltica monetaria, se mantiene actualmente enfangado en altas tasas de desempleo y pobreza. Y el segundo pas, Argentina, que aun considerando el precio de la soja en los mercados internacionales, puede volver al crecimiento, reducir el paro y establecer una quita de la deuda tras romper con la dolarizacin. Fuera de la UE y la eurozona, Islandia tuvo la oportunidad de devaluar su moneda durante la crisis financiera de 2008-2009, tambin de que un banco central pudiera adquirir deuda pblica y la posibilidad de establecer un control de capitales. Se trata de medidas que permiten acelerar la salida de la crisis.

La importancia de contar con una autoridad monetaria propia puede comprobarse a partir de las actuaciones del BCE. La institucin que preside Draghi invierte hasta 60.000 millones de euros mensuales en adquisicin de deuda hasta septiembre de 2016, pero a juicio de Nacho lvarez, es algo que pudo haber hecho desde el inicio de la crisis, lo que ocurre es que prefiri administrar el dolor. Ahora bien, romper con la moneda nica para recuperar cotas de soberana puede tambin tener un coste tremendo, apunta el economista de Podemos. De ah que, por ejemplo Syriza, no incluyera esta iniciativa en su programa electoral.

Pero el profesor de la Universidad de Valladolid s se ha mostrado partidario de poner fin a la austeridad fiscal, por ejemplo, planteando un conflicto con las instituciones de Bruselas para que los ritmos en la rebaja del dficit pblico sean compatibles con la recuperacin econmica. Portugal es un buen ejemplo de ampliacin de los mrgenes presupuestario en el contexto del enfrentamiento con la Troika. Tambin seala lvarez la senda del presidente del gobierno italiano, Matteo Renzi, quien se enfrent a Bruselas por las cuentas pblicas de su pas. Esto es algo que el PSOE ni se plantea. En el caso de Grecia, la experiencia fue terrible, porque prcticamente se trataba de permanecer o no en la zona euro, explica el economista en las jornadas por un Plan B para Europa. Francia tambin ha planteado una renegociacin de los lmites del dficit por razones de seguridad. En el caso espaol, concluye, se requiere esta voluntad de conflicto con las instituciones europeas.

Asumida la moneda nica como una camisa de fuerza, el debate se sita en los mrgenes de maniobra que restan frente a la omnipotente austeridad. La profesora de Economa en la Universidad de Greenwich y miembro del Comit de la Verdad sobre la deuda pblica griega, Ozlem Onaram, coincide con el economista Francisco Loua en sealar como prioridad un plan para el control de capitales. Es lo que nos ensea la crisis griega. Cuando el 29 de junio de 2015 se impuso lo que los medios se denomin corralito ya era demasiado tarde, opina la economista. Ante las amenazas externas como las sufridas por el pas heleno, considera capital recuperar la soberana alimentaria y energtica, pues actuaran como cortafuegos. Cuando se plantea la ruptura de la eurozona y la vuelta a las monedas nacionales, Ozlem Onaram apunta que Gran Bretaa no est en la zona euro pero tiene otros muchos problemas que resolver. Por qu hay deudas acumuladas y dficit en las cuentas pblicas? Gigantes tecnolgicos como Google apenas pagan impuestos en Espaa, concluye.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter