Portada :: Cultura :: Cine
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-02-2016

La gran apuesta
Sobre "The Big Short" y predicciones

David Romero
Rebelin


Ya se est estrenando en varios cines. The Big Short describe a varios de los actores clave en la creacin de la permuta de incumplimiento crediticio en el mercado, que buscaba apostar en contra de la obligacin colateralizada por deuda (CDO), y termin aprovechando la crisis financiera de 2007- 2010. El libro tambin destaca la naturaleza excntrica del tipo de persona que apuesta contra el mercado o va contra la corriente. Yo he asistido al preestreno en Atenas, organizado por una universidad privada y con la interesante ocurrencia de invitar a todos sus alumnos de un Master de Administracin de Empresas a verla y finalizar el acto con un debate de dos de sus profesores de Economa. Me ha gustado la pelcula y me ha resultado interesante el resumen de mi compaera y traductora, de lo que estos profesores comentaron tras terminar la proyeccin, pero me sorprendi mucho el optimismo con el que tanto estos profesores como tantos otros expertos -quiz el lector ha escuchado tambin a otros- vislumbran el futuro. Das despus, un amigo al que le recomend verla, que tambin estudi Economa, me afirmaba convencido lo mismo. Y aun ms convencido que sendos profesores: claro que se puede esperar que esta crisis no se repita en 20 aos! Los expertos ahora cuentan con potentes ordenadores que les permiten predecir con exactitud cundo ocurrir la siguiente.

Pueden parecer hilarantes estas afirmaciones, pero lo cierto es que el Anlisis Econmico y nuestras herramientas (la Estadstica y los ordenadores) mejoran da a da, y algunas de sus predicciones (en Geografa Econmica, por ejemplo) alcanzan ya la precisin de algunas parcelas de la Medicina. Por qu parece imposible saber con esta antelacin, la fecha exacta de la prxima crisis? La respuesta es S y tambin No, dependiendo del sujeto. Quin lo sabe?

Para determinar algo as, primero debemos partir de una definicin de crisis. Se suele aceptar la de recesin cuyos efectos (sobre todo, el aumento del desempleo) duran varios aos. Y qu es recesin? Es esa fase final (o inicial, segn se mire, porque por algo decimos que el capitalismo es cclico) de cada ciclo econmico, muy habitual (en 240 aos de los EEUU, se han producido 42, una cada 6 aos), durante la cual la Renta Nacional disminuye. En la OCDE se suele considerar como tal si dura al menos 9 meses, puesto que hay muchas economas con reduccin (estacional, y por tanto no crtica) del PIB por unos meses tras el agosto propio de su estructura: suele coincidir con la temporada alta en el turismo. Es por eso que la recesin que provoc en Espaa el pinchazo de la burbuja inmobiliaria no se pudo constatar hasta mediados de 2009, cuando llevbamos 9 meses de recesin, y que sta tena magnitud de crisis, aos ms tarde.

Los protagonistas de The Big Short se dedicaban a estudiar los vaivenes del mercado financiero y en un momento dado, pasan de creer que hay que seguir apostando por el boom inmobiliario, a apostar en contra. Gracias a que hoy se puede comprar y vender casi de todo, se convierten en multimillonarios en cuestin de meses por el catastrfico hundimiento de dicha burbuja. Al comprarle a diversos bancos derechos a vender en el futuro sus participaciones en carteras de hipotecas (prstamos agrupados de modo que muchos inversores contribuyen en la financiacin y obtienen parte de los intereses, cuando se cobran, si se llegan a cobrar) al precio vigente en el momento de la transaccin -altsimo en la recta final de esta fase febril-, estaban apostando a que todo se iba al garete. Solo as se puede rentabilizar este acuerdo: pagas por un derecho que solo ejerceramos si baja el precio de nuestra cartera. De ese modo, cuando de hecho as sucedi, pudieron vender todos sus activos muy por encima del nuevo precio. Algunos multiplicaron as su fortuna por ms de 200 veces en un solo ao.

La pelcula y la novela tambin te cuentan que dos de los protagonistas sufren tanto remordimiento de ser de los pocos que se beneficiarn de este hallazgo personal -de momento, parece ser que solo unos pocos no solo comprendieron que esto iba a suceder, sino que interesaba comprar cuantos ms derechos de venta de subprime, mejor-, cuando la debacle que se avecina dejar a millones en el mundo sin trabajo, sin empleo y muchos ms, con sus ingresos recortados, quieren publicar sus anlisis en la prensa econmica. Wall Street Journal desprecia la propuesta por las escasas credenciales de estos inversores: ni su CV ni el valor de los activos que manejan les sitan por encima del anonimato. Ms de uno se preguntar: y si les hubieran hecho caso y se publica este boom en 2006?

La historia no habra sido muy diferente, salvo que el desastre se habra adelantado un ao. Si mucha gente creyera la veracidad de sus conclusiones, el pnico se extendera a partir de su publicacin, en lugar de meses despus, por las noticias que finalmente pregonaron el final de esa burbuja especulativa. Y ah est la clave para entender este lo: cuando se avecina una crisis, lo nico que puede hacer un agente econmico influyente es adelantarla mostrando su preocupacin -por ejemplo, echando ms lea alarmista al fuego-, o ignorar estos anlisis, pero tarde o temprano, las personas racionales tomarn medidas: muchas empresas despedirn a sus trabajadores al haber comprometido su viabilidad en esta burbuja; los despedidos, no seguirn endeudndose; todo el que tenga activos relacionados, tratar de venderlos como sea. Todas estas acciones se alimentan entre s y el fuego de la crisis, que desinfla la burbuja hasta que los precios -en este caso, de los inmuebles y varios activos- tocan fondo.

Supongamos ahora que un grupo de economistas, con los ordenadores ms potentes, las mejores herramientas de anlisis econmico y recursos suficientes, hacen un estudio sesudo que arroja como conclusin que la prxima crisis empezar con una recesin durante los meses de enero a septiembre de 2030. Hay dos escenarios extremos: que todo el mundo les crea y que nadie les crea. En el primer caso, el pnico cundira antes. Las expectativas autocumplidas estn bastante estudiadas y diversos estudios nos demuestran que ante una conviccin grande, los agentes tratan de anticiparse para evitar prdidas personales, pero obviamente esto acelera el desastre y colectivamente, la mayora sufrir prdidas. Es lgico: si crees que este estudio es cierto y conoces la teora de las expectativas autocumplidas y la teora de juegos, esperars al 31/12/29 a vender tus activos? Quiz te juegas mucho; sabes que si hay miles queriendo anticiparse, puede que el 31 ya sea tarde. Mejor el 30. O el 29? Qu hacemos? Ya est, metemos todas las variables en un programa informtico que resuelve sistemas de ecuaciones por teora de juegos. Es decir: realiza diversas simulaciones del comportamiento de todos los agentes que queramos considerar. Tras cada simulacin, nos ofrece un resultado. Como queremos anticiparnos, se repite la simulacin (o juego) pero cambiando la variable esperada, pues es posible que otros agentes tambin hagan el mismo anlisis y quieran anticiparse, y obtenemos un nuevo resultado, pero entonces a qu fecha se anticiparn los actores? Si intentamos anticiparnos a millones de inversores, al final, el ordenador concluir que debes vender maana mismo. La Teora de juegos es un rea de la matemtica aplicada que utiliza modelos para estudiar interacciones entre sujetos que reciben incentivos o castigos por sus acciones y nos permite trazar varios escenarios posibles y la decisin ptima. Si sta es anticiparse, tenemos que considerar cuantos sujetos participan, la probabilidad de que stos se anticipen a nosotros, el coste de anticiparse y el de no hacerlo. Entonces, tiene que entrar la subjetividad del decisor -no queda otra- y unos vendern mucho antes de la fecha sealada por los agoreros, y otros sern ms crdulos con la profeca, esperando a ver qu pasa, pero seguro que vendern antes de 2030, puesto que para 2029 ya habrn cado tanto las cotizaciones que ser imposible el optimismo. As, tendremos que la crisis que todo el mundo crea perfectamente predicha por unos analistas formidables, tendr lugar mucho antes de lo previsto, por la credibilidad total de los afectados.

En el segundo caso extremo, nadie creer a estos magnficos economistas y la recesin tendr lugar en las fechas y magnitudes previstas. Estos economistas podrn luego complacerse con un os lo dije, como Casandra segn aquel mito griego, pero lo paradjico es que acertarn justo porque nadie les cree -aparte de que sus predicciones sean asombrosamente pertinentes-. Es lo que tienen las Ciencias Sociales: si el analista hace predicciones que pueden alterar las expectativas -y tanto! porque hay mucho en juego-, estas predicciones tendrn que cambiar en cuanto los agentes estudiados cambien su comportamiento. El observador -que en estos casos, hace algo ms que observar-, modifica lo observado. En parte, es lo que criticaba Miguel Angel Ordoez a Rajoy. Anunciar que la cosa est muy mal -magnificando la situacin- puede servir para que si aun no lo estaba, empeore hasta el punto deseado, pero solo si alguien te hace caso. Si todo el mundo ignora la prediccin, sta no tiene modo de afectar a las decisiones de los agentes. Solo as puede cumplirse.

Cualquier otro caso ser una situacin intermedia entre estos extremos: algunos creern la prediccin y sus decisiones afectarn a las de otros agentes, pero cuantos ms sean los que se anticipan, antes ocurrir la recesin anunciada. Cuantos menos crean el estudio en cuestin, mas probable ser que se puedan mantener las premisas -lo cual no quita que si la prediccin es errnea, lo seguir siendo-. Y esto nos lleva a una terrible conclusin: las predicciones sobre la prxima crisis no son tiles para evitarlas. Solo pueden ser certeras cuando casi nadie ve venir la hecatombe y en tal caso, tan solo sacarn tajada unos pocos avispados como los de la pelcula. Por otra parte, siempre nos quedar la duda de si son realmente unos pocos, tal y como nos muestra el director, o muchos del famoso 1% que posee casi la mitad de la riqueza mundial, los que se anticipan y la reubican en lugares y formas convenientes para cada momento. Dada la apertura financiera de nuestras economas hoy, esto es sumamente fcil para quien posee un patrimonio considerable.

Lo que est claro es que la inestabilidad del capitalismo es inherente a su funcionamiento y puede que cada crisis tenga algo distinto a todas las anteriores, pero siempre viene otra y otra ms. Y en parte es as porque es imposible saber cundo es la prxima. Esta incertidumbre confiere al fantasma de la crisis una autonoma que adquiere casi rango de personalidad propia, como un agente ms que decide tanto o ms que un gobierno o incluso un G-8. De este modo, las clases y grupos dominantes se exoneran de culpa y como ya deca Roxa Luxemburg*, este resultado de la suma de decisiones humanas, conscientes y hasta premeditadas, se convierte en catstrofe natural en manos de la prensa. Ya a principios del siglo XX se hablaba as de una crisis y aun hoy se utilizan smiles como terremoto, tsunami, etc. Al llamarlo terremoto financiero, nos quedamos mas tranquilos, porque es un apelativo que nos invita a la resignacin. Poco podemos hacer contra la Naturaleza, incluso en la sociedad del conocimiento. No parece casualidad que Hollywood nos haya relatado decenas de formas fantsticas de solucionar o anticiparse a una hecatombe y salvar as al mundo, pero no se puedan salvar ms de 10 personas a una crisis financiera ni en un film de George Lucas. No nos quieren dar ideas.


Nota

*Luxemburg, Rosa. Introduccin a la Economa Poltica. Siglo XXI de Espaa, 1974.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter