Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-02-2016

Despus del pacto PSOE- Ciudadanos, Rajoy es un zombi poltico

Emilio Pizocaro
Rebelin


Comprendida la pintura de Genovs la mise en scene estuvo muy bien representada. Actuando como dos histriones de primera lnea Pedro Snchez y Albert Rivera han escenificado, el Pacto entre el PSOE y la nueva derecha espaola. Poco y nada tard El Pas en titular su versin digital, Rivera: Hemos sentado las bases para una segunda transicin.

Esta vez el vocero ms autorizado del rgimen dice la verdad, aunque, como siempre, esta verdad es interesada, parcial, engaosa. El pacto es parte de una maniobra de mayor calado que est en pleno desarrollo; se trata de garantizar la segunda transicin borbnica, modernizar el capitalismo, completar las reformas neoliberales, limpiar la cara de un sistema de partidos putrefacto.

En efecto, el tiempo de Mario Rajoy termin la maana que Felipe VI le inform que iba a facilitar la investidura de Pedro Snchez. Desde ese da el lder conservador es un dead man walking. Rajoy ha cometido un error de principiante; pensar que es el que manda. En su autismo ha minusvalorado la capacidad de maniobra del Ibex 35 y del capital financiero; los verdaderos dueos del pas.

Desde el 2011 el ms importante think tank de los empresarios ibricos agrupados por Everis en la Fundacin Transforma Espaa hizo su propio diagnostico. En un extenso documento de ms de 100 pginas certific sin ambages; la llegada de la crisis golpea a una Espaa necesitada de reformas urgentes, variadas y estructurales.

El equipo de sabios al servicio de los poderosos no se equivocaron, el rgimen del 78 est agotado, necesita con urgencia una puesta al da. La operacin no ha resultado fcil, se ha hecho necesario desbancar al PP, que corrupcin mediante, ha adquirido un pequeo grado de autonoma ante los poderes econmicos.

El big game prosigue y se esta jugado por etapas. En su da operadores, entre los cuales se encontraba Felipe Gonzlez impusieron la abdicacin del Rey Juan Carlos antes que fuera demasiado tarde para la monarqua . En esta vuelta, aunque siguen trabajando los mismos agentes polticos , se destaca Eduardo Serra oscuro personaje que fuera Secretario de Defensa con Suarez, Gonzlez y Aznar y que ha intervenido activamente para pergear los acuerdos secretos que esconde la gran farsa poltica televisada del pacto histrico para una segunda transicin.

Que hacen los asesores de Obama en Ferraz?

Para quienes conocen los entresijos pareciera que la gran operacin ha seguido un guion escrito en Hollywood. De la noche a la maana aparece rutilante un nuevo partido de una derecha civilizada, a continuacin se hace necesario alinear a una nueva generacin de dirigentes del PSOE. Entonces, la accin se traslada a la calle Ferraz 70 .

A fines del ao pasado desembarcaron en la sede central del PSOE, el equipo de comunicacin de Obama. El pretexto oficial fue asesorar la imagen de Pedro Snchez, aunque en realidad su verdadero task force (fuerza de tarea) fue inspirar los acuerdos programticos entre el PSOE y Ciudadanos. El siguiente paso de estos rubios asesores ser convencer a los viejos conservadores del PP.

El juego no ha terminado, la tozudez de Rajoy dificulta un acuerdo rpido. De momento, el indescifrable gallego, ha elegido seguir ejerciendo de jefe de la mafia corrupta en que se ha transformado el Partido Popular.

Sin embargo, el Imperio y la burguesa financiera saben que deben aprovechar este interregno con un pueblo desmovilizado, ensimismado frente al televisor con el espectculo de un interminable culebrn poltico.

Lamentablemente en este largo periodo electoral las llamadas fuerzas del cambio han tenido una actitud errtica; En primer lugar hay que decir que ha sido incomprensible el comportamiento de Alberto Garzn e Izquierda Unida. La Federacin de Izquierda que fue a las elecciones con un programa de ruptura democrtica, a la primera vuelta de cambio ha aparecido pblicamente alimentando ilusiones de un gobierno junto al PSOE para aplicar un programa de mnimos.

Un venerable histrico del PCE lo explica de esta manera en Mundo Obrero, necesitamos un Gobierno Progresista apoyado en la investidura por PSOE, Podemos, UP, confluencias y nacionalistas de izquierdas, que aplique el programa mnimo; hay que reconocer que, tras las elecciones generales y la correlacin de fuerzas expresada en su resultado, la ruptura democrtica constituyente no est actualmente en el orden del da.

Por su parte, Podemos, que su programa electoral era muy moderado porque hizo importantes concesiones de carcter socialdemcrata, desde el comienzo fue capaz de entender la maniobra que ocultaba Pedro Snchez tras su falsa oferta de un gobierno de cambio a la izquierda.

Hay que decir la verdad, ambas posiciones han estado marcadas por un exceso de tacticismo. Nunca hubo ninguna posibilidad de acuerdo con el PSOE porque este partido sigue siendo un pilar fundamental del rgimen. Muchos sectores populares se han agotado de tanto politiqueo, se han confundidos por la moda del postureo. Hace falta coherencia, pedagoga poltica para detener la restauracin en que estn empeadas las fuerzas del rgimen del 78.

Los cambios que ofrecen el PSOE y Ciudadanos desde arriba, son modificaciones moleculares, dirigidos por el sector ms lucido de la clase dominante que intenta meterse en el bolsillo (la expresin es de Gramsci) a sus adversarios incorporando parte de sus reclamos, para despojarlos de toda radicalidad.

A estas horas mientras seguimos bombardeados por la intoxicacin meditica del PSOE parece que cada actor vuelve a su lugar. Hoy esta ms claro que nunca, que no basta con sacar un buen resultado electoral, que no habr ruptura democrtica ni proceso constituyente desde abajo, ni fin a las polticas de austeridad , sin un momento jacobino, sin movilizacin social , sin un pueblo que gane las calles nuevamente.

Estamos en un momento crucial. En el caso, que entre las distintas facciones de la elite gobernante no se llegue a un acuerdo seguir abierta una ventana de oportunidad para una revolucin democrtica. Pero hay una condicin sine qua non, el pueblo debe ponerse de nuevo en movimiento y no esperar sentado a sus representantes.

Emilio Pizocaro es periodista

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter