Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-02-2016

Nuevo cuadro de situacin
Los zigzag de Macri y la parlisis peronista

Hctor Menndez
Rebelin


El equipo de gobierno actual no es el de un partido poltico que se haya construido histricamente, representando a sectores sociales determinados en un debate de ideas y programas. Por eso no se entienden entre s los ministros/gerentes y el propio presidente cuyos zigzag denotan tambin falta de preparacin poltica y quizs tambin una falta de coordinacin con sus mandantes de la embajada.

Lo que pareca hace diez das un giro del gobierno, llamando a extraordinarias al Congreso, anunciando la elevacin del mnimo no imponible sobre ganancias y la oferta a la paritaria nacional docente de un aumento en dos cuotas del 40 % termina siendo un malentendido, una nueva mentira, un bluf.

Los avances ms notables del gobierno del Virrey Macri son sus avances polticos sometiendo a la derecha radical, a la derecha peronista y a la burocracia sindical antes peronista a que lo apoyen, paralizando la organizacin de toda respuesta de lucha que logre conmover su autoritarismo y fascistizacin. Hugo Moyano hasta justific el protocolo de seguridad que pretende legalizar los mtodos represivos fascistas con los que ahora la piba amenaza a los trabajadores. Que comenzaron antes, sin protocolo, contra Creta Roja y los municipales despedidos de La Plata.

Nosotros creemos que la derrota electoral del kirchnerismo, el mejor gobierno burgus de Argentina, ms all de las limitaciones desarrollistas burguesas con capital externo y de sus distancias con la base obrera del peronismo, ha planteado un punto de inflexin en la propia crisis histrica del PJ que se iniciara con la cada de Menem y de la Alianza. La crisis que parti en tres a los dos partidos histricos de la burguesa, UCR y Partido Justicialismo.

Dijimos entonces que era histrica, que no remitira, que la UCR y el PJ no volveran a unirse y a ser lo que fueron. Ahora, la cada del gobierno del kirchnerismo y la instalacin de un gobierno colonial, del imperialismo, con el apoyo de sectores de la alta burocracia sindical ex peronista ha abierto tambin una crisis histrica en esta burocracia que ha cambiado su relacin poltica histrica con la clase obrera y no solamente que no se unir en una sola CGT para apoyar al gobierno virreinal sino que la lucha por defender a los trabajadores de este ataque de la gran burguesa quedar en manos de los delegados, de las internas y de los nuevos sindicatos que han crecido en los ltimos aos.

Si bien Smata no es un sindicato, no tiene un convenio nacional que una a todas las fbricas extranjeras de la industria automotriz en el pas, el papel de Pignanelli como sirviente de Macri organizando la ruptura del bloque del FpV en diputados para que le aprueben los decretos ilegtimos de necesidad y urgencia con los que ha puesto al pas decididamente al servicio del imperialismo y de Clarn, me hace acordar el papel del gallego Rodriguez de Smata en el 76 entregando, junto con la patronal, la comisin interna de Mercedez Benz a los grupos de tareas de la dictadura que los desaparecieron. La relacin de esta conducta de Pignanelli con las patronales extranjeras de la industria, en nombre de quien gobierna Macri, es evidente. No admite prueba en contrario.

Las visitas en un mes de los presidentes de Italia, Francia y Estados Unidos a Macri, de los gobiernos de los pases dueos de la industria automotriz que se llevan 10.000 millones de dlares anuales del dficit nacional del comercio exterior automotriz no son ingenuas ni progresistas. Representan la nueva ubicacin de Argentina en el mundo del lado de sus viejos explotadores del imperialismo occidental.

La derrota electoral del kirchnerismo, como dijimos antes, ha sido la derrota de la utopa reformista de un nuevo capitalismo no parasitado por la enorme financierizacin de la economa, un capitalismo productivo sin parasos fiscales, unas organizaciones internacionales sin el doble rasero de los pases imperialistas que invaden pases y provocan guerras que buscan extenderse generando una situacin preblica, unas Naciones Unidas democrticas, un FMI democratizado junto a los dems organismos multilaterales de crdito. Esa lucha del kirchnerismo y en especial de CFK se constituy en una tendencia mundial del mundo colonial que acompa su denuncia a los buitres con 136 votos en la asamblea de la ONU y esta derrota del kirchnerismo es tambin una derrota del mundo colonial. Qu duda cabe.

El peronismo como partido poltico cerr su ciclo histrico con la entrega nacional de los dos gobiernos de Menem y el de su continuador radical De la Ra. Cuando la movilizacin popular de los ahorristas estafados eyect a De la Ra de la Casa Rosada y las manifestaciones y asambleas barriales consagraron el que se vayan todos mientras los cinco presidentes peronistas en una semana no lograron estabilizar el pas burgus y organizaron esa especie de gobierno provisional de Duhalde que llam a elecciones en abril/mayo del 2003, nosotros dijimos que la crisis de los dos partidos histricos de la burguesa argentina haban entrado en su crisis histrica, haban agotado el crdito poltico que despus de la primera y la segunda posguerra. El PJ y la UCR se partieron en tres y no volvern a unirse. Sobre esto hay una verificacin histrica en estos catorce aos.

El peronismo del kirchnerismo fue un hecho nuevo en la historia del peronismo y del pas. No lo vamos a analizar aqu, pero los doce aos en el gobierno lo mostraron como un peronismo sui-generis, con cierta independencia del PJ, de la burocracia sindical y de la clase obrera. No obstante su independencia, el xito econmico y la lucha nacional del kirchnerismo le dieron cierta cohesin a las formas diversas del peronismo histrico. Pero fuera del gobierno, en la oposicin, ante la necesidad de reorganizar internamente al partido emplazado por la justicia macrista, el kirchnerismo, a pesar de tener cuadros valiosos comenzando por CFK, no aparece como direccin de este peronismo diverso, necesitado hoy de enfrentar la penetracin del gobierno de las corporaciones. Muchos de los sectores que florecieron con el crecimiento del kirchnerismo protagonizan una mltiple protesta. La declaracin de los 7.000 cientficos condenando la poltica antinacional de Macri y defendiendo los emprendimientos tcnicos y cientficos del kirchnerismo es un documento de gran valor nacional, poltico. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-292945-2016-02-21.html Debiramos volantearlo en las fbricas y en los barrios y con ellos manifestar exigiendo a las direcciones sindicales un paro nacional.

La conclusin histrica fundamental de esta derrota nacional y social es que la expulsin del imperialismo y la liberacin de los trabajadores es imposible bajo la direccin poltica de la burguesa. Esta crisis nacional en el marco de la crisis mundial del sistema capitalista replantea agudamente la organizacin poltica independiente de la clase obrera. El proletariado argentino que fue el protagonista social de las luchas histricas de las dcadas del cuarenta, cincuenta y sesenta del siglo pasado, sus cuadros avanzados actuales ante estas circunstancias deben tomar la decisin de romper con esta direccin que ha conducido ya tres veces a la derrota.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter