Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2016

Posguerra iraqu y corrupcin

Martin Chulov
The Guardian

Traduccin para Rebelin de Matas Bru.


La corrupcin de la clase poltica iraqu ha conducido en 13 aos el saqueo de las arcas pblicas desde el poder. La cada de los precios del petrleo, que est disminuyendo an ms los ingresos del pas, no auguran mejora alguna en la gobernanza.

Uno de los dirigentes que encabezan la lucha contra la corrupcin en Iraq afirma con exasperacin en su oficina que no hay solucin. Todo el mundo es corrupto, de arriba abajo de la sociedad. Todo el mundo. Incluido yo.

Esta afirmacin de Mishan al Yaburi en el curso de una conversacin sobre la fallida gobernabilidad de Iraq y sobre qu medidas se estn tomando para cambiar las cosas, resulta inquietante. Al menos yo soy honesto al respecto. Alguien me ofreci 5 millones de dlares para que dejara de investigarle. Los acept y segu con su procesamiento igualmente.

Yaburi es miembro de uno de los dos organismos que vigilan el fraude, un comit parlamentario encargado de proteger los fondos pblicos en la post-guerra iraqu. Ambos tienen ms trabajo del que podran abarcar si es que quisieran hacerlo con determinacin.

Ahora que la cada de los precios del petrleo pone en riesgo los ingresos de Iraq ms que en cualquier momento desde la invasin de Estados Unidos, se empieza a prestar atencin a qu han destinado los gestores de los fondos pblicos durante ms de una dcada las decenas de miles de millones de dlares que podran estar sirviendo de colchn en la actual crisis presupuestaria.

Si como se predice, los precios mundiales del petrleo se mantienen en los mnimos histricos, Iraq no podr pagar a sus funcionarios ni cumplir los compromisos de construir carreteras y centrales elctricas en el prximo ejercicio. La gravedad de la crisis est creando incmodos ajustes de cuentas entre la clase poltica iraqu, los mandos militares y ciertas figuras religiosas relevantes, que durante 13 aos han dirigido un saqueo escalonado que ha situado a Iraq en la clasificacin constante de uno de los cinco pases del mundo menos transparentes y ms corruptos.

Crame, la mayor parte de las figuras de alto nivel del pas han sido responsables del espolio de casi todas sus riquezas, seala Yaburi. Hay individuos de renombre en las altas esferas que me mataran si los investigara. Aqu cuando la gente roba, lo hace abiertamente. Se jactan de ello. En Iraq hay un virus, como el bola. Se llama corrupcin. No hay esperanza, lamento decirlo.

En todos los niveles de la sociedad iraqu existe la certeza de que el pas est entrando en una fase que podra resultar igual o ms desestabilizadora que la guerra contra el Estado islmico. Yamal al Batij, prominente dirigente tribal con influencia entre la clase poltica, afirma: Durante 12 aos hemos estado elaborando el presupuesto en el parlamento pero nunca lo hemos cerrado. Nunca ha habido un ajuste contable. Durante todo ese tiempo, lo que han hecho ha sido dividirse el pastel en pedazos.

El ex vicepresidente Ayad Allawi, cuya oficina fue clausurada a finales del ao pasado por recortes presupuestarios, considera que es algo estructural. El pas est gobernado por mafias organizadas, por no hablar de las milicias. Lo digo muy francamente: no hay poder iraqu que pueda actuar contra esto.

En los ltimos cuatro meses algunos de los principales miembros del gobierno de Iraq dirigidos por el primer ministro Haider al Abadi han intentado hacer frente a esta situacin. Alentados por la mxima autoridad religiosa [chi] de Iraq, el ayatol Ali al Sistani, Abadi ha intentado lanzar una campaa contra la corrupcin diseada para erradicar a los ms culpables y abrir procesos significativos de rendicin de cuentas en todos los niveles empresariales y polticos.

Sistani, que ha mantenido una actitud discreta durante la mayor parte de su carrera, se posicion enrgicamente al respecto a travs de sus sermones de los viernes difundidos por un portavoz, hasta que en enero pasado dej de darlos como forma de protesta. Nos hemos dejado la voz y sin embargo, nadie nos ha escuchado, afirm en ese momento. Las intervenciones cada vez ms directas de Sistani fueron, segn Allawi, ms fuertes, intensas y profundas que nunca. l conoce la gravedad de este asunto.

Al otro lado de Bagdad se ha encomendado al ministro de Finanzas, Hoshyar Zebari, que halle la forma de hacer frente al profundo dficit presupuestario que, segn los temores de Sistani, Abadi y otras figuras iraques, puede dar lugar en breve plazo a disturbios e incluso represalias sociales.

El precio del petrleo

Zebari seala que dependemos en un 93-95% de los ingresos petroleros. Este ao nuestra situacin es mucho ms difcil que en cualquier otro ao. Hemos agotado nuestro endeudamiento interno. Tenemos que plantearnos seriamente la situacin. Tenemos que dejar de confiar en el petrleo. Hay que preparar a la gente para el cambio en asuntos como el IVA y otras nuevas medidas. Se trata de un cambio de actitud. Aqu la gente no est acostumbrada a eso.

El presupuesto de Iraq se establece en funcin de un precio del petrleo que ronda los 45 dlares por barril. Sin embargo, el petrleo ya haba rondado los 27 dlares por barril en los ltimos meses, antes de que se recuperase un 14% durante la semana pasada. No obstante, expertos en crudo de Oriente Prximo consideran que la reciente cada de los precios es estructural, no cclica, y que tendr consecuencias muy severas para las economas impulsadas por las energas tradicionales.

Zebari afirma que a principios de febrero hizo llegar a Sistani un completo informe financiero sobre Iraq para que el ayatol lo evaluase. Est muy comprometido con cambiar las cosas pero se siente frustrado, apunta Zebari.

Iraq tiene una de las mayores nminas pblicas per cpita del mundo; aproximadamente 7 millones de personas son funcionarias en una poblacin de poco ms de 21 millones de habitantes, y es aqu donde Zebari cree que se oculta gran parte de la corrupcin sistmica. Nuestro mayor problema son los soldados fantasma; se pagan entre 500 y 600 millones de dlares en salarios a soldados que no existen. Hay muchas salidas de este dinero que desaparece sin ningn control.

En unos casos, son oficiales del ejrcito los que se quedan con los salarios. En otros, son los soldados los que pagan a los oficiales la mitad de su sueldo para no tener que presentarse a servicio.

El ex jefe de personal del ejrcito de Iraq, el general Babakir Zebari, retirado desde el ao pasado, admite que la cuestin de los soldados fantasma ha perjudicado al ejrcito tanto como los contratos enormemente inflados de armamento. Yo ya advert sobre esto todo el tiempo; todo el mundo saba lo que pensaba al respecto. Los contratos son un asunto que exige una supervisin ntida. Estoy convencido de que un montn de dinero se ha esfumado por all.

Hoshyar Zebari estima que hay hasta 30 mil soldados fantasma en el ejrcito iraqu y que son oficiales corruptos quienes se estn embolsando sus salarios. El impacto que ello tiene va ms all del balance contable: la cada a mediados de 2014 de Mosul, segunda ciudad de Iraq, se debi en parte a que haba muchos menos soldados en posicin para defender la ciudad de los que aparecan en los registros. Los generales y otros oficiales de alto rango acusados de esta estafa an no han sido juzgados.

Estaban protegidos, afirma Yaburi. Aqu solo se persigue a blancos fciles. Recientemente un empresario cristiano fue condenado a prisin durante dos aos por robar 200 mil dlares para construir su casa. Eso no es nada. Ni siquiera tiene la categora de delito en comparacin con lo que est sucediendo. Hemos pagado mil millones de dlares por unos aviones de combate que nunca llegaron. En Tikrit se ha presupuestado y pagado la edificacin de tribunales que nunca se han llegado a construir. Lo mismo ocurre con los proyectos de carreteras en todo el pas, con el puerto de Umm Qasr, cerca de Basora. Aunque contara con 50 asistentes apenas podramos abarcar un mnimo de casos. En esto, como en todo, el problema es social. Al que no roba se le considera un pusilnime. Todo el mundo aspira al poder porque saben que el poder no se comparte.

Allawi cuenta que present un plan a Abadi para que solicitara una auditoria pericial que examinara los registros contables de Iraq. Me encontr con silencio y miradas en blanco; fue como si hubiera detonado una bomba en el despacho.

Abadi ha definido buena parte de su poltica social como una iniciativa reformista que considera esencial para mantener unido al pas. Sin el publicitado respaldo de Sistani, su iniciativa no hubiera tenido eco. Sin embargo, hasta ahora ha sido incapaz de frenar el saqueo que mantiene paralizada la gobernanza de Iraq. Es un buen tipo, sostiene Yaburi. Es ms limpio que todos los miembros del parlamento. Pero no lo conseguir. Nadie puede. Y qu hay del jefe anti-corrupcin que se auto declara corrupto, Yaburi? Actu as porque estoy desafiando a que la gente venga a por mi. Nadie se atrever. Tengo expedientes abiertos a todos ellos.


Fuente: http://www.theguardian.com/world/2016/feb/19/post-war-iraq-corruption-oil-prices-revenues?CMP=share_btn_tw



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter