Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-02-2016

Las guerras sucias de Amrica Latina

Ilka Oliva Corado
Rebelin


Fueron establecidas por Estados Unidos y la oligarqua latinoamericana simultneamente con La Operacin Cndor que dio paso a sangrientas dictaduras que reprimieron a la poblacin civil, vestigio del que nunca se terminar de recuperar el continente. Porque esas guerras sucias no son manuales codificados que se quedaron archivados en las hemerotecas y en las gavetas de Estado. Siguen vigentes, renovadas conforme lo exige la tecnologa y el tiempo. Pero es el mismo enfoque, el mismo objetivo: desestabilizar a los gobiernos post-neoliberales que han hecho florecer a sus pueblos porque han impulsado transformaciones sociales y econmicas de beneficio para las mayoras. En dcadas anteriores fue para cortar de raz el comunismo y el socialismo.

Se podra decir que el motor principal de estas guerras son los medios de comunicacin que manipulan las mentes de las masas. Estos medios han tomado un papel fundamental: televisivo, escrito y hablado, que con la ayuda de las redes sociales se torna plvora que explota en la enajenacin de la muchedumbre que repite de memoria lo que es incapaz de articular y cuestionar por iniciativa propia.

Las bases fundamentales de esas guerras siguen vigentes, el paramilitarismo y el terrorismo estn ah, eso explica las desapariciones forzadas en pases como Mxico y Colombia que en los ltimos aos se cuentan miles. Eso habla de criminalizar a lderes comunitarios, defensores de derechos humanos y defensores del medio ambiente en pases de gobiernos de carcter neoliberal. Por esa razn se siguen censurando radios comunitarias y desaparecen y asesinan periodistas disidentes a las polticas de Estado, y que con un profundo sentido de la tica informan con verdades comprobables. Esa guerra sucia que va de la mano con el terrorismo de Estado ha llenado de fosas clandestinas el continente y a insensibilizado a la sociedad.

Bajo esa lluvia de balas, entre en la vena de la Operacin Cndor que ha sacado races en el continente nacieron gobiernos post neoliberales, gobiernos progresistas que han sufrido todo tipo de calumnias y de golpes blandos. No es nuevo que sean desprestigiados, lo han vivido desde sus inicios. El panorama de los ltimos meses en el continente nos muestra los miles de dlares que ha invertido Estados Unidos y la oligarqua mundial empresarial en la desestabilizacin de estos gobiernos.

Y cabe resear el golpe blando que se le quiso dar a Cristina con el caso Nisman, en el que los medios de comunicacin de carcter neoliberal jugaron un papel principal, hicieron uso de todo tipo de artimaa para derrocar a la presidenta, y lograron sin mucho esfuerzo utilizar a las masas que desinformadas imprimen como esponjas todo lo que circula en las redes sociales, principalmente. Por medio de las redes sociales quienes orquestan la guerra sucia hicieron un llamado a las masas que, obedientes y sin refutar salieron con ollas y cacerolas a exigir la renuncia de quien ha enaltecido grandemente al pas argentino. Esas masas, claro est, son clase media.

Esas mismas masas votaron por Macri, el cual gan con un mnimo de diferencia en los votos. La guerra sucia peg el tiro de gracia y hoy por hoy Argentina ha comenzado a desmoronarse, son millones y millones de dlares los que desaparecen diariamente desde las arcas del gobierno. Ha comenzado la represin a las manifestaciones populares. Los manuales de contra- insurgencia (1979) especifican claramente que se deben combatir los paros, los movimientos populares, las huelgas, las organizaciones estudiantiles, tambin el movimiento sindical. Es lo que est haciendo Macri en estos momentos con la resistencia argentina que defiende los logros de los gobiernos progresistas, es una clara guerra sucia con tintes de terrorismo de Estado.

En Venezuela en las vsperas de las votaciones parlamentarias Estados Unidos por medio de la DEA y los medios afines a las mediatizacin, lanzaron una bomba de tiempo contra Maduro, y explot puntual y dio como resultado la mayora de la derecha en el parlamento. Las guerras sucias son bombas de tiempo, movimientos milimtricos, muy bien estudiados en tiempo y forma; y si la poblacin no est informada, si carece de Memoria Histrica y de dignidad los resultados son devastadores. Esas masas desinformadas son manipulables por indolentes y por su carencia de sentido comn y de criterio propio; son marionetas, son aguas revueltas, son el comodn y la escalera, parte de esa estructura que desde un sistema colonial va de estocada en estocada hacia su propio pueblo.

En Brasil para las vsperas de las votaciones en Venezuela nuevamente se lanz una granada contra Dilma, la acusacin fue a nivel mundial desde la derecha internacional; se le acus de corrupta y Brasil tembl, Estados Unidos se lama los labios, ya se haca con Petrobas en sus manos. Ya se haca destruyendo por completo la Amazona, ya se haca exterminando a la infancia de las favelas, mismas a las que Lula y Dilma han brindado un sistema de salud como los nunca soados en Brasil, gracias a Cuba y el programa Ms Mdicos. Entonces queran enjuiciarla y darle el golpe de estado tan ansiado e implementar de nuevo el neoliberalismo en la regin. No es la primera que le hacen a Dilma y no ser la ltima, las guerras sucias son el ataque constante a los gobiernos progresistas. A la dignidad y a la hermosura de un continente que lleva ms de quinientos aos resistiendo.

En este momento Estados Unidos no escatima gastos en la mediatizacin contra Evo, el referendo es una nueva oportunidad para que Bolivia siga en el camino de la reconstruccin con el primer presidente indgena que ha tenido el continente en toda su historia. Qu clase media, oligarqua y podero empresarial mundial quiere un indgena (inteligente, humano y con arrestos) como presidente? A qu horas se nos escap?, estar preguntndose constantemente Estados Unidos ya que en este pas la voz de los nativos de los pueblos originarios est silenciada. En Latinoamrica los gobiernos de carcter neoliberal tambin reprimen a los pueblos indgenas. En Guatemala con una tierra arrasada y el Plan de Operaciones Sofa se les quiso exterminar por completo.

En las vsperas del referendo viene con todo la guerra sucia y lo acusan de trfico de influencias, y sacan a bailar a una ex novia, y la convierten en amante y cargan el nombre y la integridad de ambos del tingo al tango. Y sacan al ruedo a toda la familia de Evo. El NO en Bolivia solo beneficia a la oligarqua nacional e internacional, solo beneficia a Estados Unidos con su Plan Cndor y su guerra sucia que est renovando constantemente. El NO en Bolivia es un avance hacia el final del progresismo latinoamericano. Es un retroceso, es volver a estar de rodillas ante la explotacin, la opresin y el saqueo. En cambio, la continuidad de Evo representa en el pas y en la regin la plusvala de un continente que lucha por dignificarse e independizarse de todo despotismo.

La guerra econmica que vive Venezuela tambin es parte de esa guerra sucia. La Operacin Cndor y la guerra sucia tienen innumerables vertientes y camuflajean a la perfeccin. Hay que estar atentos, hay que atreverse a dudar, a no creer por completo en los que dicen los medios de comunicacin. Tener cuidado con el periodismo manipulador que solo busca beneficio a travs de la desinformacin. La informacin es maniobrable, se encubre la razn y el objetivo. Medios de comunicacin empresariales son fieles a la oligarqua, la oligarqua fiel a la poltica exterior de Estados Unidos porque ambas sacan ventaja de oprimir y desangrar a los pueblos y la Pachamama.

Que quede claro que los resultados que se estn dando en Suramrica, no son porque el pueblo est cansado de esos gobiernos. No son porque esos gobiernos estn faltando a la integridad. El resultado es el trabajo extraordinario de la guerra sucia en las mentes de la clase media latinoamericana. El resultado es la vergenza de esos graduados de universidad que son incapaces de discernir, de cuestionar, de dudar. Es la indolencia de una parte de la sociedad que desecha a los pueblos originarios. Es el resultado de una educacin a nivel superior que desde una visin colonialista utiliza y extermina todo pensamiento propio. Es la falta de integridad, de conciencia y de humanidad de una clase media latinoamericana que baila al son que le toquen. Es el resultado de la comodidad de no ser ni chicha ni limon.

En la vida un ser humano no puede ser imparcial ante la injusticia, tiene que tomar bando, tiene que involucrarse, tiene que hacer de su existencia un arte, un arte poltico para la liberacin de los pueblos. De lo contrario seguirn las guerras sucias y las invasiones y ser tristemente el patrimonio de apocamiento que heredemos a las generaciones futuras.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter