Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-02-2016

Carta al seor Felipe Gonzlez
Encantadores de serpientes

Gilberto Lopes
Rebelin


Sr. Gonzlez,

La verdad es que no deja de llamarme la atencin verlo aqu, contribuyendo a incendiar la poltica regional, en vez de quedarse, ayudando a apagar el fuego en Europa o en su mismo pas, donde las cosas tambin estn complicadas. Por aqu andaba antes el Sr. Aznar en esas tareas, parece que ahora le toca a Ud. tomar el relevo.

Pero ya que est Ud. aqu y la cita es sobre gobernabilidad democrtica, ms que su opinin sobre Venezuela me gustara saber que piensa del Plan B que grupos polticos europeos opuestos a las polticas de austeridad propusieron el pasado fin de semana en Madrid.

Este inicio de un (imposible) dilogo imaginario quizs pudo ser realidad. Bastaba con que hubiese aceptado la convocatoria a la conferencia de prensa que hizo la Fundacin Arias, en San Jos de Costa Rica, el pasado jueves 25 de febrero, sobre Gobernabilidad Democrtica y Participacin Ciudadana, que se organiz en coordinacin con la Fundacin Europea para la Democracia, que fund Vaclav Havel. En realidad, era para afinar estrategias de apoyo a la oposicin venezolana, ahora que vislumbran la posibilidad de poner fin a un rgimen que se tambalea.

Estaban el anfitrin, el dos veces presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Oscar Arias; Felipe Gonzlez; la exgobernadora de Puerto Rico, Sila Caldern. Anunciaron tambin al expresidente de Bolivia, Jorge Quiroga, al excanciller mexicano, Jorge Castaeda, a opositores cubanos y venezolanos. La reunin fue privada. Sus resultados no pueden, naturalmente, hacerse pblicos.

Al final, no fui a la conferencia de prensa. No tena, en realidad, nada que preguntarles, ni paciencia para orlos. Los conozco demasiado bien. Son encantadores de serpiente.

Gobernanza democrtica o conservadurismo

En Latinoamrica existe una crisis de gobernanza y sealaron a Venezuela como el principal ejemplo, le despus, en los resmenes de la conferencia de prensa.

Y Europa? No es ejemplo? Hace falta venir hasta aqu para hablar de gobernanza democrtica? No se trat el tema en una amplsima reunin realizada tan solo el fin de semana anterior a la cita de San Jos, en la misma Madrid, sobre la que pens inicialmente preguntar a Gonzlez? No existe en Estados Unidos, donde una campaa electoral eriza la piel a la misma clase poltica norteamericana? Por qu asustarse, si despus de Reagan, de Bush hijo, ahora sea Trump un posible presidente?

"La maravilla de la democracia, y que todava no se cree el presidente de Venezuela, no es que uno sea capaz de elegir al mejor gobierno. La maravilla es que uno puede quitar al gobierno cuando no le guste", habra dicho Gonzlez, refirindose a ese pas.

Es como la teora esgrimida una vez por el ex Secretario de Estado Henry Kissinger, cuando preparaba la estrategia para debilitar el gobierno de Allende con el sabotaje econmico, con la escasez, mientras financiaba y organizaba el golpe militar (es una maravilla que uno pueda quitar al gobierno cuando no le guste). O Bush, el hijo, cuando decidi cambiar el gobierno de Irak. Y luego decidieron cambiar el gobierno de Libia, o el de Assad, o, en la misma Europa, el de Ucrania. Siempre con el mismo argumento de la libertad y la democracia, siempre con la complicidad europea, con las consecuencias que conocemos, que sufren los sirios, pero tambin los turcos, los griegos, los ucranianos y toda Europa.

No ser suficiente comprobar el resultado catastrfico de la maravilla que entusiasma a Gonzlez para detenerse un momento? Para cambiar de rumbo?

Pero supongo que Gonzlez no se refera a esos casos, que se refera a Venezuela y a su pueblo, que vot contra el chavismo en las pasadas elecciones parlamentarias.

Antes Arias haba dicho que el chavismo destruy Venezuela y que los diputados de ese pas (ahora con amplsima mayora opositora) deben buscar una salida constitucional al Gobierno de Nicols Maduro. Pero, prudente, les advirti que la regin no admitir un golpe de Estado.

Hay que ser ciego para no ver los errores que facilitaron la derrota electoral del chavismo en las recientes elecciones parlamentarias. Pero hay que ser cnico para no ver el sabotaje econmico que, como en el caso de Chile, hace 43 aos, contribuy a ablandar el enemigo.

Al final, como siempre, no son los errores de la izquierda los que mueven la derecha a golpear. Son los aciertos. Los errores solo facilitan el que tengan xito. Y, cuando triunfan, como tambin sabemos, no vienen a corregir errores. Vienen a aduearse de todo, como lo muestra la insostenible concentracin de la riqueza mundial en cada vez menos manos, la expresin ms acabada de polticas neoliberales que eran impensables antes su triunfo en lo que se llam la Guerra Fra.

Habra que ser muy ingenuo para no saber de qu se trata. Lo dijo Jakub Klepal, director ejecutivo del Foro 2000, creado por el mismo Havel. Klepal, citado por agencias de prensa, indic que en el foro se discutir sobre cmo se intenta violar los resultados de las elecciones democrticas, con un Ejecutivo que intenta con medios de dudosa legitimidad impedir el trnsito a otro sistema, a otro Gobierno.

No ms muertes

Los reunidos en San Jos dan muestras de algo decisivo en poltica: el sentido de oportunidad. Saltar en el momento exacto. Acechar, procurando el animal enfermo, o viejo, para caerle encima. Como leona (o como hiena, o buitre). Saben que, por all, todo se cae a pedazos, piensan que ha llegado su hora. Quizs tengan razn. Han esperado que los de arriba repitieran la operacin del 73, ablandaran el enemigo con muchos golpes al hgado. Y entonces saltan. Ha sido siempre as, desde la poca de la revolucin sandinista, en los aos 80.

Pero hay que evitar ms muertos! Arias, quien a mediados de febrero visit Venezuela y pronunci un discurso en la Asamblea Nacional muy crtico del gobierno de Maduro, afirm aqu que "lo que todos buscamos es que el desenlace de esto sea sin violencia". Que no vuelva a ocurrir el derramamiento de sangre cuando murieron 43 personas hace dos aos. Los diputados me dijeron que hay seis salidas en la Constitucin y sern ellos los que tendrn que escoger la salida preferible con aceptacin de la mayora del Parlamento, declar.

Murieron 43 personas? De qu murieron? Quin las mat? Eran casi todos chavistas. Murieron en una de las asonadas convocadas por el lder opositor Leopoldo Lpez, luego encarcelado y condenado por las responsabilidades que pudo tener en esas muertes. Para Arias, "en Venezuela estn irrespetando los derechos humanos, porque los que opinan distinto son penados con crcel y eso es inaceptable". En San Jos estaban esperando la esposa de Lpez, que al final no pudo venir, desde Repblica Dominicana, donde se encontraba, por no contar con vacuna contra la fiebre amarilla.

Yo no se si Lpez debe estar preso o no por esos crmenes. Eso lo tienen que resolver los venezolanos. Esas muertes, como es evidente, tienen profundas causas polticas. Y costos. Como advierte Arias, hay que evitar ms muertos!

Y quines son los que acechan, los que esperan para volver al poder? Los mismos que Chvez desaloj hace ya ms de diez aos, los mismos que haban llevado el pas al caos de entonces y que ahora presiden la Asamblea y controlan el parlamento.

Es esa la salida?

Soga en casa de ahorcado

"Tenemos un problema que se llama crisis de gobernanza de la democracia representativa y en medio de ese problema muchos lderes que llegan al poder en contra de la reeleccin, pero que quieren reelegirse", dijo Gonzlez en la conferencia de prensa.

Menciona soga en casa de ahorcado. En Costa Rica estaba prohibida la reeleccin presidencial. Solo se poda ser presidente un perodo, sin reeleccin en ningn momento. Arias, presidente en el perodo 82-86, quera volver. Acudi a la Sala Constitucional. Pensaba que le daran la razn, pero perdi. Sac entonces el conejo de la chistera. Un miembro de la Sala muri, otro se pension. Con mayora en el Congreso, hizo elegir a dos partidarios de sus tesis. Y volvi a presentar el caso a la Sala. Gan. Pudo reelegirse. Pero, para eso, tuvo que manosear los tres poderes de la Repblica y la constitucin. Como lo dije otras veces: si alguien que, en vida, ha tenido tantos privilegios y honores se atreve a manosear la constitucin poltica en beneficio propio, dnde debe detenerse un padre que no tiene para dar de comer a sus hijos? Es esta la leccin de gobernanza democrtica?

Pero ah estaba Arias, sentado al lado de Gonzlez, mientras oa el regao. Quizs no se dio por aludido.

Y para qu quera Arias volver al poder? Para resolver una disputa enconada, una resistencia formidable que solo en Costa Rica se dio, contra el tratado de libre comercio entre los pases centroamericanos, Repblica Dominicana y Estados Unidos. En Costa Rica, estaba en juego tambin la privatizacin del negocio de telecomunicaciones y los seguros, hasta en entonces en manos del Estado. Convocado un referendo, al final gan Arias, por cerca de tres puntos, en una de las campaas polticas ms srdidas de que se tenga memoria en el pas.

La estrategia, pergeada en un memorando firmado por su entonces vicepresidente de la Repblica y por un diputado, primo suyo, qued conocida como la Estrategia del miedo.

La filtracin del documento le cost el cargo al vicepresidente, que tuvo que renunciar. Luego lo acomodaron en un puesto clave en la Organizacin de Estados Americanos (OEA). Al diputado terminaron nombrndolo embajador en el Vaticano.

Luego Arias dice que en 200 aos de vida independiente no hay un solo pas que haya logrado convertirse en un pas del primer mundo en Amrica Latina y eso significa que algo hemos hecho mal". Lo dice como si en esos 200 aos no hubiesen gobernado siempre l y los suyos. Como si la solucin fuera privatizar lo que aun quede, convencernos de que entregando la salud, la educacin, las carreteras, a manos privadas, entraremos al primer mundo.

Adems del tratado de libre comercio, la privatizacin de las telecomunicaciones y los seguros, su otro sueo es la ley de concesin de obras pblicas, presentando como ejemplo de modernidad algo que a lo que ms se parece es a la Edad Media, cuando haba que pagar peaje para cruzar las tierras de los seores.

Y quizs el fin del Seguro Social, al que carg cerca de diez mil puestos de trabajo innecesarios e insostenibles que amenazan con implosionarlo, mientras crecen los servicios privados, a los que la mayora no tiene acceso.

Nada de lo que digo avala los errores de los nuestros

Dije que son encantadores de serpientes. Lo digo por las razones esgrimidas arriba. No puedo estar de acuerdo con polticas que han llevado el mundo a los extremos en que est.

En Amrica Latina y ahora en Europa, crece la resistencia. Frdric Lordn, economista, autor de varios libros sobre el tema, habl en Pars sobre el Plan B contra las polticas de austeridad europeas que luego se discuti en Madrid.

La construccin europea es un terrible fracaso. Jams se haban visto tantas tensiones polticas de todo tipo, y tan cerca del punto crtico: la extrema derecha nacionalista a las puertas del poder, separatismo endmico, pueblos que se levantan unos contra otros, etctera, etctera, afirm.

Es lo que nos quieren recetar aqu. Refirindose a Europa, seal: hasta hace poco, el neoliberalismo era la tendencia general de todos los Estados miembros. Y luego vino Syriza! Y Podemos, y la coalicin portuguesa, alternativas un tanto balbuceantes Estaba hablando de las polticas monetarias europeas. Pero tambin del carcter internacional de estas luchas.

En Amrica Latina no hemos parado de buscar alternativas a una poltica neoliberal cuyos resultados es la creciente polarizacin de la sociedad. Se intent en Cuba, desde hace ms de medio siglo, en circunstancias muy distintas a las actuales. Y desde entonces no se ha parado de buscar alternativas, en Chile, en Brasil, en Uruguay, en Argentina, en Venezuela, en Ecuador, en Bolivia. No se trata de buscar recetas, cada pas tiene que encontrar su propio camino. Todas enfrentan la enorme resistencia conservadora, adems de problemas internos, bien conocidos en cada caso. Errores propios, pero tambin el enconado sabotaje.

El problema de esa oposicin conservadora es que, hasta hace algunos aos, tena una ilusin que vender. Hoy, atenazada por una crisis que el caos europeo hace evidente, tiene muy poco que ofrecer.

Los que intentan el cambio no tienen ms que seguir intentando, aprendiendo, unindose, corrigiendo errores, que no entregando el poder a estos encantadores de serpiente que nos han llevado a la crisis actual.

Es indispensable mirar a Europa nuevamente, vernos cara a cara, unir esfuerzos. Deberamos asomarnos, de ese Plan B algo tenemos tambin que aprender. Y ensear!


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter