Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-02-2016

El lado oscuro, crematstico y criminal de las pseudociencias

Rosa Guevara Landa
Rebelin


La ltima: estas prcticas [de fraude], pueden ocasionar males en las sociedades ms all del mal en s, por engao, que representan?

Claro, dan alas a todos aquellos charlatanes que reniegan de la Ciencia y su mtodo, y contaminan las conciencias con creencias y supersticiones muy peligrosas.

Alfredo Cano Maldonado (2016)


Tomo pie en un artculo de Javier Salas del pasado sbado 27 de febrero [1]. Sirva lo siguiente como prembulo:

Creer que la Tierra est inmvil en el centro de Universo, sin rotar los das impares y deslumbrada permanentemente por una msica csmica similar al concierto para clarinete de Mozart y a la obertura del Tannhuser wagneriano es una creencia falsa pero, en principio y as de entrada, para nuestra vida cotidiana es inocua. No causa grandes males, ms all del alejamiento de la verdad, en las sociedades humanas; no genera inexorablemente peligrosas prcticas muy dainas para nuestra vida.

Pero no todas las falsas creencias son as, no todas son de este tipo.

No es la primera vez qu pasa; debera ser la ltima. No hay que idealizar ninguna prctica humana. Tampoco la ciencia por supuesto, cuyas limitaciones conocemos (aunque en muchos campos sea lo mejor que tenemos, lo mejor que hemos sido capaces de conseguir). No lo sabemos todo y no todo lo que creemos saber est suficientemente justificado. Pero sabemos que muchos supuestos saberes que se presentan como tales, son cuentos nada inocentes, malos e interesados cuentos con efectos muy negativos. Algunas de esos efectos saben a muerte, a maldito baile de muertos.

Cualquier alerta es poca. Las pseudociencias, sobre todo en campos de la salud pblica y en casos de gravedad, nos jugamos mucho en este caso, son un mbito en el que toda cautela es insuficiente. Concienciar y concienciarnos es tarea de cada da y de cada una de nosotras. El principio de precaucin se impone: pensemos, consultemos, informmonos bien, estemos atentos a lo que nos cuentan, no nos desesperemos, no nos debemos dejar llevar por el dolor y la falta de esperanza.

Un ejemplo reciente de los desastres a los que estoy apuntado:

1.Pap, me he equivocado". Es Julin Rodrguez quien la pronuncia. Repite lo que le dijo Mario, su hijo de 21 aos. Poco antes de morir.

2.Mario abandon el tratamiento mdico de su leucemia para abrazar una terapia recomendada por alguien que aseguraba y asegura ser capaz de curar el cncer con vitaminas. Insisto: aseguraba. Muchos, en el caso de Mario, hubiramos podido caer.

3.El calvario de Mario dur seis terribles meses. Falleci en julio de 2014.

4.Las ganancias de los aseguradores de falsas creencis: Julin Rodrguez calcula que el curandero le cost 4.000 euros en tratamientos a su familia

5. Julin ha decidido luchar para que nadie ms vuelva a pasar por lo que l y su hijo fallacido han pasado. Dos semanas despus de que muriera Mario ya haba declarado la guerra contra los curanderos que se aprovechan de las tragedias de la gente y su falta de conocimientos mdicos: "Es tan doloroso saber que tuvo una oportunidad tan clara de salvarse. Aade: A mi hijo lo ha matado la incultura cientfica".

6.Su primera batalla: denunciar al curandero que apart a Mario del tratamiento que podra haberle sanado. La Audiencia Provincial de Valencia le acaba de dar la razn. Exige al juez , un juez que inicialmente desestim la denuncia, que reabra el caso para procesar al falso mdico "como mnimo, por un delito de intrusismo". Los magistrados/as consideran, con razn, que este pseudoterapeuta, que se presenta como experto en "medicina natural y ortomolecular", debe responder por fingir que es capaz de curar el cncer con sus recomendaciones.

7.Segn el mdico que trataba a Mario, el farsante no slo le convenci para que se negara a un trasplante y a darse la quimio: le prescribi un tratamiento que interfera en su recuperacin con elementos contraproducentes, como hongos y alcohol. A Mario hubo que intervenirle en el intestino por una infeccin

8.El padre de Mario ha creado una asociacin para proteger a los enfermos "de los mensajes de estos estafadores", luchando contra la difusin de mensajes contrarios a la ciencia mdica que, por supuesto, mantiene debates, no existe una opinin oficial o guiada desde esferas transnacionales. . Sus primeros objetivos: evitar que los charlatanes vendan sus servicios en espacios pblicos o con el aval de instituciones acadmicas. Tambin ofrecer informacin contrastada sobre la verdad de las pseudoterapias.

9.El trabajo que tienen por delante es monumental: los charlatanes cuentan con importantes plataformas de difusin en la red. Discoverysalud, por ejemplo, promociona sin tapujos estas pseudoterapias. Aparece mencionado en el escrito de la Audiencia, porque esta web promocion el falso tratamiento contra el cncer del curandero. Se presentaba como mdico aunque no tenga el ttulo: la Generalitat de Valencia le retir el cartel de su consulta.

10. Julin Rodrguez calcula que su hijo tomaba unas 25 pastillas al da por encargo del denunciado.

11..Alrededor del 13% de los espaoles, segn un estudio del CIS, prefiere aquellas medicinas mal llamadas alternativas, aquellas que estn fuera del sistema sanitario por no haber probado su utilidad.

12. Julin se exalta al relatar que los centros de pseudoterapias proliferan de forma imparable, ante la "pasividad de las autoridades sanitarias".

El farsante, el terapeuta acusado, Jos Ramn Llorente, se presenta como experto en "medicina natural y ortomolecular". Ese fue el cartel que le retir la Consellera de Sanitat tras confirmar que no tiene titulacin en Medicina. Es presidente de la Asociacin Espaola de Nutricin Ortomolecular. La llamada terapia ortomolecular se basa en el uso de altas cantidades de vitaminas y es considerada una pseudomedicina porque no existe evidencia cientfica de que funcione.

Llorente asegura que Mario abandon el tratamiento por miedo a la quimioterapia y que tom la decisin antes de acudir a su consulta. Con sus palabras: "Si se equivoc, se equivoc l".

Aade que solo le prescribi un tratamiento para mejorar sus condiciones bioqumicas: "No curo enfermedades, capacitamos al organismo para potenciar su recuperacin. Y si se cura del cncer, perfecto".

No es as, comenta Salas. Se pueden encontrar vdeos en los que defiende que la vitamina C cura el cncer y que la quimioterapia entorpece ese supuesto proceso.

Su defensa: afirma que se limitaba a divulgar esa idea, que segn l funciona. Pillado con las manos en el desastre afirma que l no le propone ese tratamiento a la gente que acude a su oficina.

Vale la pena insistir. Toda cautela es poca sobre todo en momentos de desesperacin, cuando nadie nos puede asegurar nada. Sabemos que no hay garantas totales de cura en todos los casos pero s que algunas alternativas son falsas, cuentos repletos de mentiras. De mentiras criminales difundidas sin ningn miramiento.


Notas

[1] http://elpais.com/elpais/2016/02/24/ciencia/1456341289_969832.html

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter