Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Egipto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-03-2016

Quin te crees que eres, Sisi?

David Hearst
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



El presidente egipcio Abdel Fatah al-Sisi inaugura el Africa Business and Investment Forum -2016-

(Foto AFP)

Pocos dirigentes rabes querran hoy que les compararan con el coronel Muamar Gadafi, el dictador libio que tuvo tan espantoso final. Menos an aspiraran a tal comparacin citando las palabras pronunciadas por Gadafi desde las ruinas de un edificio destruido por ataques areos estadounidenses en 1986.

Gadafi utiliz ese escenario para atacar a la revolucin libia un mes despus de que se iniciara: Quin os creis que sois?, grit.

Sus palabras han pasado a la historia. Expresan la rabia e incomprensin de un dictador que ve desaparecer su poder. Qu fue lo que sinti el presidente de Egipto Abdel Fatah al-Sisi para echar mano de ellas en un discurso pronunciado la pasada semana?

Quin os creis que sois? Nadie puede acercarse a Egipto Juro en nombre de Dios Todopoderoso que har desaparecer de la faz de la tierra a quien se acerque a Egipto.

Sisi aadi bastantes cosas ms a esas palabras: que slo l saba lo que estaba haciendo, que cada egipcio que se despierte cada da debera donar una libra egipcia al gobierno; que si l, Sisi, pudiera ponerse en venta, se vendera a s mismo por el bien de Egipto; que era demasiado pronto para la democracia; y que los egipcios no deberan escuchar a nadie ms que a l.

Sisi grit: Por favor, no hagis caso de nadie ms que de m! Estoy hablando muy en serio! No escuchis a nadie ms que a m!

Instantes de risa histrica, diatribas contra su propio gobierno y lgrimas de afliccin interrumpieron su discurso. Es difcil imaginar que un presidente egipcio monte ese espectculo en el momento de lanzar un proyecto titulado La estrategia de Egipto para un desarrollo sostenido Visin de Egipto en 2030. Las redes sociales hicieron mofa de l de inmediato.

El discurso no fue el primero en crear dudas en sus partidarios acerca de su capacidad de discernimiento. En videoconferencia, Sisi exigi a los egipcios que se apretaran el cinturn cuando inauguraba una serie de proyectos de desarrollo en varios gobernorados. Y manifest que los subsidios al agua cuestan 40 millones de libras egipcias al da, una carga que el Estado no puede seguir soportando ya.

El Estado no puede seguir por ese camino. No es que no quiera, es que sencillamente no puede, dijo.

Camino a la videoconferencia, su caravana presidencial pas por encima de una alfombra roja de cinco kilmetros de largo. El general de brigada Ehab al-Ahwagy explic que la alfombra roja trasmita alegra y seguridad al ciudadano egipcio al comprobar que nuestro pueblo, nuestra tierra y nuestras fuerzas armadas son capaces siempre de organizar de forma adecuada cualquier cosa.

No es as como los mercados financieros de Egipto ven las cosas. La libra egipcia ha cado a mnimos histricos en el mercado negro, nueve por dlar, incrementando las presiones sobre el gobierno para que la devale. Las reservas de moneda extranjera se han reducido hasta la mitad desde la revolucin de 2011. Han bajado desde 36.000 millones de dlares en enero de 2011, a 14.400 millones de dlares en la actualidad. Y esto a pesar de la inyeccin de hasta 50.000 millones de dlares de Arabia Saud, los Emiratos y Kuwait que Sisi obtuvo desde agosto de 2013 hasta enero de 2014, y una inyeccin adicional de 12.000 millones de dlares en efectivo de un rescate llevado a efecto en marzo de 2014. Las reservas de divisas constituyen ahora el equivalente a tres meses de importaciones, el colchn financiero mnimo recomendado por el Fondo Monetario Internacional.

Las fuentes tradicionales de divisas se han secado. El turismo, que genera entre el 9 y el 11% de las divisas, cay un 46% el pasado mes comparado con el mismo perodo del ltimo ao. Los ingresos del Canal de Suez disminuyeron el ao en que se ampli el canal, obra que cost 8.200 millones de dlares. El presidente de la Autoridad del Canal de Suez, el vicealmirante Mohab Mamish, afirm que la expansin llegara a duplicar los ingresos anuales hasta los 13.500 millones de dlares en 2023. Pero en 2015 se redujeron de 5.500 a 5.200 millones de dlares.

La inversin extranjera est en estos momentos en el 40% de lo que fue en 2007, aunque es la actitud de un inversor extranjero en particular la que debera preocupar sobremanera a Sisi. La Arabia Saud gobernada por el rey Salman est suponiendo una experiencia mucho menos amistosa para Sisi que la del rey Abdullah, que financi el golpe militar en Egipto.

Hay toda una serie de razones para el enfriamiento entre Riad y El Cairo. El crculo interno de Abdullah llev a cabo una vigorosa campaa contra la sucesin de Salman, al igual que los medios de comunicacin egipcios al depender de ese crculo. El reino se est quedando tambin sin dinero como consecuencia de la cada de los precios del petrleo, que instig para excluir del mercado a los productores estadounidenses de petrleo de esquisto bituminoso.

Pero quiz la razn tcita ms importante es que la corte interna de Salman no considera ya a Sisi, a nivel personal, como una apuesta segura. Esto no significa que Arabia Saud est a punto de abandonar su creencia en que Egipto slo puede ser gobernado por un mariscal de campo. Pero podra significar que el rey no va hacer duelo alguno si un general egipcio sustituye a otro, que es el escenario ms probable en estos momentos.

Las pruebas de la nueva lnea dura saud apenas pueden percibirse. Pero estn ah. En diciembre, los saudes aceptaron invertir 30.000 millones de riales (8.000 millones de dlares) en Egipto a travs de sus fondos pblicos y soberanos para ayudar a Egipto a superar su crisis de divisas.

Bloomberg comentaba que la promesa de esos fondos sugera que el reino segua comprometido en el apoyo a Egipto, a pesar de desplome de los precios del petrleo y de la guerra en el Yemen. Sin embargo, Al Masry Al Yaum acaba de informar de que el lado saud del consejo de Coordinacin Egipcio-Saud rechaz un gran nmero de proyectos que habran atrado unas inversiones por valor de 8.000 millones de dlares. Segn las fuentes de ese peridico, las negociaciones se presentan difciles porque la parte saud slo considera esos proyectos desde un duro punto de vista comercial.

Los das en que Sisi haca burlas con sus ayudantes por todo el dinero que tienen los pases del Golfo (tienen tanto dinero como arroz) han pasado. Las seales de un Egipto carente de dinero estn por doquier. Hay escasez de medicamentos porque la industria farmacutica egipcia tiene que pagar las materias primas en dlares y cobrar los medicamentos en libras egipcias. En diciembre pasado haba escasez de 232 medicamentos, incluidos 43 que no pueden sustituirse.

La publicacin de la industria farmacutica Biopharma Dive informaba: El ministerio de Sanidad egipcio fija los precios de los medicamentos, lo que significa que los costes de las materias primas estn recortando los mrgenes de los productores. El impacto neto ha hecho que los productores excluyan determinados productos para reducir las prdidas.

Gulf News informaba que Air France/KLM llevaba desde el pasado octubre sin poder transferir fuera del pas 100 millones de libras egipcias de ganancias debido a la escasez de dlares.

Cees Ursem, gestor de la compaa en Egipto, dijo: Es un problema muy, muy grave porque todos nuestros ingresos estn bloqueados en el banco, pero al mismo tiempo todos los costes habituales, como el arrendamiento de las aeronaves, el combustible, el personal, los derechos de sobrevuelo, los servicios de tierra, etc., tienen que pagarse en dlares, por tanto, cmo se supone que podemos mantener estas operaciones?

Un cargamento de gas natural licuado de BP se desvi hacia Brasil en enero tras congelar Egipto sus pagos hasta marzo, informaba Interfax. Se dice que Egipto debe 3.000 millones de dlares a las compaas internacionales del petrleo, un dinero que es poco probable que pueda pagarse antes de finales de 2017.

El mundo va cerrndose poco a poco sobre Sisi a la vez que la crisis de su gobierno va hacindose ms profunda; esas pueden ser las razones de que est cada vez ms alejado de la realidad. La conducta de Sisi resulta incomprensible incluso para sus partidarios.

Caba esperar que Sisi estableciera un partido de gobierno o al menos un grupo de oligarcas que pudieran compartir la carga de la gobernanza. En cambio, parece estar haciendo todo lo contrario, jugando al faran ungido por Dios, el nico que tiene el destino de Egipto en sus manos.

Este faran ha ido quemando en su camino incalculables miles de millones de dlares en efectivo. En el proceso, se ha deshecho de la mayora de quienes apoyaron su golpe de Estado contra el presidente de los Hermanos Musulmanes. Como el tiempo no se detiene, Sisi ya no puede culparles por el caos en que est inmerso Egipto. Las crticas abiertas que aparecen en los medios son un sntoma de la amplia franja de insatisfaccin que traspasa a su propio clan. Finalmente, Sisi se quedar sin excusas y, al igual que Gadafi, se quedar sin palabras.

Quin os creis que sois?, preguntar de nuevo. Egipto, ser la respuesta.


David Hearst es redactor-jefe de Middle East Eye. Con anterioridad escribi para The Guardian y The Scotsman.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/who-are-you-sisi-702463929

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter