Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-03-2016

El concepto de transicin

Franois Houtart
La Jornada


Se habla mucho de transiciones para calificar periodos de cambio socioeconmico o poltico. Es el caso actualmente frente al agotamiento de las experiencias posneoliberales en Amrica Latina por razones externas (crisis mundial) e internas, lo que no significa el agotamiento de las luchas antisistmicas. El trmino puede tener muchos sentidos, segn la lectura de los eventos. Carlos Marx desarroll el concepto de transicin a propsito del paso del modo de produccin feudal al capitalismo en Europa y Maurice Godelier, economista y antroplogo francs, lo resume de la manera siguiente: es la fase particular de una sociedad que encuentra ms y ms dificultades a reproducir el sistema econmico y social sobre el cual ella se funda y empieza a reorganizarse sobre la base de otro sistema que se trasforma en la forma general de las nuevas condiciones de existencia (Maurice Godelier, 1982, 1165). Se trata evidentemente de procesos largos, no lineares, ms o menos violentos de acuerdo con las resistencias de los grupos sociales involucrados. Muchos analistas estiman que el capitalismo lleg al fin de su papel histrico porque se ha vuelto un sistema destructor de las propias bases de su xito, la naturaleza y el trabajo, como ya lo deca Carlos Marx. Es as que Samir Amin habla del capitalismo senil, que Immanuel Wallerstein public un artculo en medio de la crisis financiera diciendo que se asiste al fin del capitalismo y que Istvn Mszars habla de su incapacidad de asegurar el mantenimiento del metabolismo social de la humanidad (2008, 84).

Si, por una parte, se puede aceptar la idea de que estamos viviendo una transicin del modo de produccin capitalista a otra forma y que el proceso puede ser precipitado por la crisis climtica, por la otra, no se debe olvidar que un tal cambio ser el resultado de un proceso social y que no puede realizarse sin luchas ni una transformacin de las relaciones de fuerza. En otras palabras, el capitalismo no caer por s solo y la convergencia de todas las luchas sociales y polticas es un requisito para llegar a un resultado. La historia nos ensea que el capitalismo es capaz de transformar sus propias contradicciones en un aporte al proceso de acumulacin. Ya se habla de un capitalismo social y de un capitalismo verde. La elaboracin terica del concepto en el contexto histrico de la crisis sistmica actual permitir la elaboracin de instrumentos de evaluacin de las experiencias sociales y polticas en curso. Es particularmente el caso en Amrica Latina con los regmenes que empezaron procesos de cambio y que se reclaman del socialismo del siglo XXI. La cuestin fundamental es de saber en qu medida las experiencias polticas latinoamericanas fueron transiciones hacia otro modelo social o adaptaciones del capitalismo contemporneo a las nuevas demandas ecolgicas y sociales.

Las transiciones que pueden conducir a un cambio de paradigma son numerosas, pero exigen una visin especfica. De hecho muchas de las medidas presentadas como transiciones son adaptaciones del sistema y no orientaciones hacia una construccin realmente pos-capitalista. Eso se nota en todos los pases del Sur y tambin a los tratados que se concluyen entre pases del Sur o en el cuadro de las polticas del BRICS. El apoyo al desarrollo de un capitalismo moderno en Amrica Latina, el acaparamiento de tierras en frica por parte de India y de China, la extensin de los monocultivos en Asia del suroeste para la produccin de agrocombustibles o de madera, no son transiciones, sino nuevos caminos hacia un capitalismo nuevo, con todas las consecuencias de concentracin del poder econmico y de ignorancia de las externalidades (daos ambientales y sociales) que constituyen las caractersticas de todo capitalismo, aun el verde y el social.

El concepto puede tambin ser aplicado a procesos particulares dentro de una transformacin general, por ejemplo en los campos econmicos, sociales, culturales, polticos, religiosos, etctera. En todo caso, se trata, sin perder la radicalidad de los objetivos, de definir las acciones que pueden conducir al resultado (otro paradigma de desarrollo humano) teniendo en cuenta, por una parte, las circunstancias concretas del desarrollo material, y, por otra, las relaciones de fuerza existentes en los campos econmico-social y poltico. Un ejemplo tpico son las economas de extraccin, que, a pesar de ser dainas ecolgica y socialmente y de ser dominadas ampliamente por los inters del capital, no pueden ser paradas de un da al otro en los pases que, en Amrica Latina, por ejemplo, empezaron cambios importantes, porque, entre otros factores, constituyen la fuente financiera de las nuevas polticas. Es el caso de Venezuela, del Ecuador y de Bolivia. La transicin consistira: 1) en iniciar una poltica econmica basada sobre las necesidades del mercado interior (lo que es a largo y mediano paso); 2) en promover leyes ecolgicas y sociales ms estrictas para las explotaciones; 3) hacer pagar sus costos (daos ambientales y sociales) a los usuarios, y 4) promover una legislacin internacional para evitar el fenmeno de las ventajas comparativas en favor de los que aplican regulaciones ms laxas.

La utilizacin de este instrumento conceptual no puede servir de pretexto a concesiones polticas o ideolgicas de tipo socialdemcrata, es decir, aceptando que el desarrollo de las fuerzas de produccin exige la adopcin de principios, herramientas y recetas del capitalismo. Eso se traduce en el reforzamiento del poder de las clases sociales ms opuestas a un cambio de modelo, como es el caso del Brasil, a pesar de avances en otros dominios. O tambin, como sucede en pases socialistas, se crean nuevas diferencias sociales que inevitablemente alargarn un proceso de transicin, tal como en China o en Vietnam.

De verdad eso plantea un problema fundamental: cmo desarrollar las fuerzas productivas en una perspectiva socialista, es decir, en funcin del bien comn de la humanidad y cules fuerzas desarrollar en prioridad? Es un problema que los pases socialistas y los regmenes progresistas que nacieron desde la Segunda Guerra Mundial, no pudieron resolver adecuadamente y que fue el origen, tanto de los fracasos, como de la orientacin neoliberal de la mayora de ellos. Como lo deca Maurice Godelier en sus cursos en la Universidad Catlica de Lovaina: El drama del socialismo es que ha tenido que aprender a caminar con los pies del capitalismo.

Frente a esto urge, por ejemplo, desarrollar la agricultura campesina orgnica, como se lo propuso en un seminario asitico en la Universidad Renmin (popular) en Pekn en 2010 y en otro, latinoamericano, en La Paz en 2013, en vez de promover los monocultivos de una agricultura agroexportadora; o tambin, reorganizar la red de ferrocarriles locales en Amrica Latina, en vez de adoptar los proyectos del IIRSA (la Iniciativa para la Integracin de la Infraestructura Regional Sudamericana). Muchas otras propuestas podran ser pensadas como elementos de una verdadera transicin que no sea una simple adaptacin al sistema.

Franois Houtart. Sacerdote catlico. Fundador del Centro Intercontinental de la Universidad Catlica de Lovaina

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2016/03/06/opinion/022a1eco



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter