Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2016

Tucdides y el realismo geopoltico en Occidente
La maestra salvaje

Juan Antonio Hernndez
Rebelin


Dedicado a Vctor Prieto

Desde el punto de vista de la razn imperial, vale decir, de los presupuestos con los que Occidente ha intentado legitimar su dominacin, uno de los momentos fundadores lo constituye la Historia de la guerra del Peloponeso de Tucdides (460-400 AC) magna obra cuya importancia, para la formacin de estadistas y estrategas en Occidente, no puede exagerarse. Libro de cabecera, a lo largo de los siglos, de reyes y emperadores (nada menos que Carlos V hizo que su secretario lo tradujera al espaol en 1564) ha sido objeto de estudio, de manera exhaustiva, en pocas ms cercanas, por parte de los ms diversos estrategas de la geopoltica anglosajona y alemana. Su influencia en las academias de estudios internacionales, de formacin militar y geoestratgica, durante las dos Guerras Mundiales y la Guerra fra, ha dejado profunda huella en la visin poltico-militar de Estados Unidos y de la OTAN. Cuando los oficiales de la marina de guerra norteamericana comienzan a asistir a los cursos avanzados de estrategia, en el U.S. Naval War College, lo primero que se les entrega es una copia de la Historia de la Guerra del Peloponeso de Tucdides.

Cabe agregar que el comentarista de Tucdides de mayor influencia en los ltimos aos, Donald Kagan fund, junto a su hijo Robert, el movimiento neoconservador en ese pas. El ascendiente de Kagan, sin duda, se extiende ms all de la rbita republicana y del departamento de literatura clsica de Yale: la esposa de su hijo Robert, Victoria Nuland, es la actual subsecretaria para Asuntos Europeos y de Eurasia de Barack Obama. Basten las referencias anteriores para advertir que cualquiera que crea que leer a Tucdides, en el contexto de la actual coyuntura geopoltica, es un mero ejercicio conceptual o de filologa clsica, se equivoca profundamente.

Esencialmente porque Tucdides puede ser considerado como padre del llamado realismo poltico y de la expresin de esa perspectiva en las relaciones internacionales y la geopoltica. Partiendo de una visin profundamente pesimista de la naturaleza humana y de lo que sera un supuesto apetito natural de dominacin propio de esa naturaleza, el aristocrtico historiador ateniense se propuso describir y analizar las causas, el desarrollo y las consecuencias del vasto conflicto blico que enfrent a las dos potencias ms poderosas de la Hlade entre el 431 y el 404 A.C.

Tucdides se separa claramente de la historia escrita en Grecia, particularmente de la producida por Herdoto y sus continuas referencias, en los Nueve Libros de la Historia, a dioses y relatos mitolgicos. El hijo de Oloro y ateniense de nacin se propone explicar los acontecimientos histricos a partir de una descripcin fra de las decisiones humanas, registrando su inextricable mezcla de pasiones y clculos, apuntando al miedo, al honor y al inters como causas del conflicto entre Atenas y Esparta, especialmente al miedo espartano a la creciente expansin ateniense. La guerra es una maestra salvaje nos dice Tucdides y su voz llega a nosotros despus de haber atravesado incontables incendios, destrucciones, matanzas, auge y cada de imperios, ejrcitos victoriosos o aplastados en todos los rincones de la tierra. Y es que este ateniense que despreciaba la democracia y que apenas poda encubrir su admiracin por Esparta se propuso, con su Ἱστορίαι, registrar las principales lecciones de esa severa maestra como un don para todos los tiempos por venir.

En el siglo quinto antes de Cristo, las dos ciudades-estado se encontraban en su momento de mximo podero y expresaban dos paradigmas contrapuestos desde el punto de su estrategia militar: Esparta como gran poder de la tierra, a travs de su formidable ejrcito y Atenas en tanto potencia martima con una flota de trirremes sin rival. Precisamente la estrategia diseada por Pericles se bas en utilizar el poder naval de Atenas para hostigar a Esparta, desgastarla, sin arriesgarse nunca a un combate terrestre decisivo. Luego de casi tres dcadas, socavada por la peste, por errores de tipo estratgico (como la trgica expedicin a Sicilia) frente a una Esparta que pact con otro gran poder terrestre como el persa, Atenas debi rendirse terminando, de este modo, el periodo de mayor esplendor de la cultura griega. No es una irona menor que el vencedor haya quedado muy debilitado y a merced del imperio aquemnida.

La contraposicin entre Atenas y Esparta, entre un poder naval y uno terrestre, va a cobrar un valor paradigmtico en el pensamiento occidental en los siglos subsiguientes. No debe subestimarse, por ejemplo, la influencia de Tucdides sobre la decisin de Inglaterra, en la poca isabelina, de convertirse en un imperio martimo en contraposicin a los imperios basados en el control del continente europeo como Francia. Nada menos que Thomas Hobbes fue su primer traductor al ingls. Este valor paradigmtico de la Historia de Tucdides se encuentra, sin duda, en la raz de afirmaciones como la de Carl Schmitt en torno a que la historia universal es la historia de la lucha entre las potencias martimas contra las terrestres y de las terrestres contra las martimas.

Este paradigma ha sido llevado a extremos tal y como la comparacin, durante los dos grandes conflictos mundiales siglo XX, de Inglaterra con Atenas como gran poder martimo y de Alemania o Rusia con Esparta. De todos modos, ecos y trazas de Tucdides se encuentran en la triada que conforman Alfred Mahan, Halford Mackinder y Nicholas Spykman, vale decir, los ms importantes estrategas geopolticos anglosajones en el periodo que va de fines del siglo XIX hasta mediados del XX. Desde luego, el fin de la Segunda Guerra Mundial, con la consolidacin de la fuerza area como arma fundamental y el surgimiento del arsenal nuclear, produciran mutaciones de primer orden en la vieja contraposicin geoestratgica entre la tierra y el mar. La doctrina nuclear norteamericana de principios de la Guerra Fra, con su nfasis en el uso de armas nucleares tcticas para evitar una hipottica invasin terrestre de Europa occidental por parte del Ejrcito Rojo es quiz el ejemplo ms importante de esta tremenda transformacin.

En este mismo contexto de la Guerra Fra podemos advertir la influencia implcita de Tucidides en toda la teorizacin de Morgenthau sobre la importancia del inters y del poder en las relaciones internacionales o en Leo Strauss y su reivindicacin de las supuestas verdades eternas descubiertas por la teora poltica clsica.

No es de extraar, por tanto, que Tucidides vuelva a ser invocado en el contexto geopoltico actual para hablar de la creciente rivalidad entre China y los Estados Unidos. Muy recientemente (septiembre, 2015) la influyente revista norteamericana The Atlantic public un extenso artculo en torno al peligro de que Washington y Beijing, en un futuro prximo, caigan en lo que se caracteriza como la trampa de Tucdides metaforizando, de ese modo, una supuesta constante geopoltica segn la cual el temor, por parte de un poder imperial en declive ante el creciente podero de un rival, conduce, de manera inevitable a la guerra. Tambin Harvard ha creado, en su centro de Estudios Internacional, un Thucydides Project para estudiar los retos que enfrenta Estados Unidos de cara a la creciente influencia mundial de China.

Hay un famoso aforismo de Sun Tzu, el clebre estratega militar chino que vivi hace dos mil quinientos aos: conoce a tu enemigo como a ti mismo y nunca perders una batalla. Conocer a nuestros enemigos implica estudiar a profundidad los presupuestos conceptuales que subyacen en su visin del mundo y, de manera especfica, los fundamentos de su pensamiento estratgico. Valga esta brevsima resea como un estmulo al estudio de la razn imperial como parte de la lucha que libra nuestra patria por su definitiva independencia.


Juan Antonio Hernndez, embajador de Venezuela en Egipto

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter