Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-03-2016

Entrevista a Albert Corominas sobre el Sindicato Democrtico de Estudiantes de la Universidad de Barcelona (1966). 50 aos despus (y III)
El SDEUB fue una escuela de democracia para miles de estudiantes, de l surgieron muchos dirigentes del movimiento de los Profesores no Numerarios

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Albert Corominas, que actualmente es catedrtico emrito de la UPC, inici en la universidad su militancia en formaciones polticas de izquierdas, primero en la AUE y despus en el PSUC, al que se incorpor en 1964 y a cuyo comit universitario perteneca en el momento de constituirse el SDEUB. Ha contribuido a la fundacin de numerosas organizaciones e instituciones polticas y culturales y ha publicado artculos en revistas de izquierdas, especialmente sobre poltica universitaria, en defensa de la universidad pblica y contra su mercantilizacin.

***

Estbamos en la entrada de la polica. Detuvieron a mucha gente? Os encarcelaron? Os llegaron a torturar?

Los intelectuales y profesores que no pudieron escapar o esconderse fueron llevados a la Jefatura de Polica, donde permanecieron las setenta y dos horas que la ley permita (con las excepciones de Espriu y Rubi, que fueron liberados antes por motivos de salud). Despus, les fueron impuestas multas de hasta 200.000 pesetas, lo que entonces era una cantidad muy considerable. Los profesores presentes y los que con ellos se solidarizaron fueron despus expulsados de la universidad.

Los estudiantes, inmediatamente, parecieron salir prcticamente indemnes. Al salir del convento tuvieron que entregar el DNI a la polica y despus lo recuperaron en Jefatura, generalmente sin problemas. Pero la represin se intensific y se hizo aparente muy poco despus y ya no tuvo solucin de continuidad. La polica detuvo a los miembros de la Junta de Delegados, que seran juzgados y condenados el 30 de mayo del ao siguiente por el Tribunal de Orden Pblico, que de paso sentenci la ilegalidad del SDEUB. En el curso de dicha detencin fue torturado el delegado de Industriales de Barcelona, Joaquim Boix, lo que dio lugar a una manifestacin solidaria de sacerdotes y religiosos el 11 de mayo, frente a la misma Jefatura, con la consiguiente represin. La mayora de los miembros de la Junta de Delegados fueron expulsados por tres aos de la universidad espaola.

Tres aos, qu barbaridad!

Otros, por perodos de duracin variada, incluyendo la expulsin perpetua de un centro. Por otra parte, muchos estudiantes perdieron el privilegio de hacer el servicio militar en las llamadas Milicias Universitarias (una recompensa franquista por el apoyo de la mayora de estudiantes a la sublevacin militar; incidentalmente, el escudo de las Milicias integraba elementos diversos del escudo del SEU y, por consiguiente, del de la Falange) o les fue anulado el tiempo pasado en las Milicias y tuvieron que hacer todo el servicio militar empezndolo de nuevo y sin reduccin alguna, muchas veces en los peores destinos, como las colonias africanas.

Los estudiantes convocados a aquel encuentro, perdisteis fuerza, energa y organizacin tras la represin sufrida? No tuvisteis miedo o ms miedo a partir de entonces?

Pese a la represin descrita en la respuesta a la pregunta anterior y a todas las acciones represivas que la sucedieron, tales como detenciones repetidas, el SDEUB sigui organizando acciones que unan reivindicacin y propuesta, como la III Semana de Renovacin Universitaria, y an tuvo fuerza para detener la ofensiva de las AE (Asociaciones de Estudiantes, nuevo nombre de las APE) a comienzos del curso siguiente, 1966-67, a costa de grandes esfuerzos polticos y, en algn caso, personales. El fracaso de las AE supone el de la poltica gubernamental que combinaba lo que podra llamarse reformismo tecnocrtico, ajeno a cualquier modificacin de los pilares del rgimen, con una represin que, en el franquismo, poda considerarse moderada. Ya slo le quedaba la represin sin ms.

El SDEUB no pudo pasar de 1968: la represin, con la consiguiente prdida de dirigentes capaces y experimentados, las divisiones internas en el movimiento y en el propio PSUC (que culminaron con una escisin de gran alcance en la organizacin universitaria del Partido) y, finalmente, el verbalismo escolstico, como lo calific Sacristn, derivado de una mala digestin del sesentayochismo francs, terminaron con aquella experiencia singular. El estado de excepcin de principios de 1969 cierra definitivamente aquella etapa y abre otra que ya slo concluye con la muerte del dictador.

Sera interesante analizar con mayor detalle el proceso de deterioro y liquidacin del SDEUB, en el que seguramente hubo lo que en el juego del tenis se llama errores no forzados, derivados tal vez en muchos casos de una sobrevaloracin de las expectativas y del consiguiente desengao, que algunas veces conduce a la pasividad y algunas otras a la crispacin. Pero creo que esto no cabe en ni corresponde a esta entrevista.

De acuerdo, de acuerdo.

Tuvimos miedo? Claro. Salvo las personas adictas al rgimen (que eran muchsimas, por supuesto; si no, el rgimen no hubiera durado lo que dur) todo el mundo tena miedo. Entre los estudiantes activamente demcratas sin ms, miedo a ser aporreados en una manifestacin, a ser expedientados y expulsados de la universidad, a tener que hacer (los hombres) el servicio militar en las peores condiciones posibles y con el estigma de ser desafectos al rgimen. Entre los ms comprometidos, miedo a sanciones ms fuertes, a ser detenidos y condenados a prisin y miedo a ser torturados y, an ms, a no resistir la tortura y dar informacin a los esbirros de la Brigada Social. Pero estos miedos no podan compararse con el que podan tener los lderes del movimiento obrero ni con el de los perdedores de la guerra en los aos siguientes a la victoria franquista. En todo caso, el miedo formaba parte del medio ambiente y, acostumbrados a vivir con l, todos hacamos lo que podamos y, en cada circunstancia, lo que debamos.

Slo hubo estos intentos en la Universidad de Barcelona? Pienso en Madrid, Zaragoza, Sevilla, Valencia u otras ciudades.

El 26 de abril de 1967 se constituy en Madrid el SDEUM, el mismo da en que la dimisin del Consejo Nacional de las APE certificaba el fracaso de aquel intento tecnocrtico-reformista en el marco del rgimen. En otras universidades, como las de Sevilla y Valencia, hubo tambin en aquellos aos un movimiento estudiantil potente. En todas hubo huelgas y movilizaciones, a veces coordinadas, como la huelga general universitaria del 7 de febrero de 1967.

Qu crees que signific aquel intento democrtico en la historia del movimiento antifranquista? Vali la pena? Obtuvisteis algn xito?

El proceso que condujo a la constitucin del SDEUB, en paralelo con las luchas en otras universidades espaolas y, en particular, la propia asamblea constituyente a la que dio proyeccin nacional e internacional el asedio policial consiguiente, fueron elementos significativos de la lucha antifranquista.

El hecho dio lugar a una masiva huelga de los estudiantes de la Universidad de Barcelona, que demostr la representatividad del SDEUB y de sus propuestas, y a diversas acciones ciudadanas de apoyo.

En este contexto, que la hizo posible, se produjo la creacin de la Taula Rodona de partidos, el primer organismo unitario de este tipo desde la guerra civil, que inmediatamente contribuy con iniciativas polticas y de asistencia jurdica a la defensa del movimiento y que se encuentra en el origen de lo que fue, siete aos despus, la Assemblea de Catalunya.

Ni el SDEUB ni la lucha antifranquista alcanzaron sus objetivos. El dictador muri en la cama, casi diez aos ms tarde, y, lo que es peor, muri matando y en el poder. Pero las luchas antifranquistas no fueron intiles. En primer lugar, porque luchar contra el franquismo, plantarle cara, era una cuestin de dignidad: nosaltres sabem dun nic senyor i viem com esdevenia gos, dice un poema de Salvador Espriu, que dedic a Jordi Rubi y al que Raimon puso msica.

Lo recuerdo, lo recuerdo muy bien.

Tambin, porque se puede discutir todo lo que se quiera sobre la Transicin, pero peor hubiera sido si no hubieran existido un movimiento obrero, un movimiento vecinal, un movimiento universitario.

Y por qu has dicho hace un momento que el dictador golpista muri matando? A qu te has querido referir?

A las cinco ejecuciones por fusilamiento del 27 de setiembre de 1975, cuando al dictador le quedaban menos de dos meses de vida. El da antes, haciendo caso omiso de todos los intentos por salvar la vida de los condenados, el Consejo de Ministros haba confirmado cinco de las once sentencias de muerte que tena en su orden del da. Por cierto, el hecho de que conmutara seis de las once penas fue loado por los medios de comunicacin espaoles como una muestra de la magnanimidad el Caudillo. Sin haberlo vivido, debe de costar mucho hacerse cargo de lo que era aquel sistema de terror y la degradacin moral que induca.

Volvamos al SDEUB

El impacto del SDEUB no termin con su extincin. El SDEUB fue una escuela de democracia para miles de estudiantes y del SDEUB surgieron numerosos dirigentes del movimiento de profesores no numerarios.

Sobre todo, la constitucin del SDEUB marca la ruptura definitiva con el franquismo de la universidad en Catalua. El SDEUB no sobrevivi a la represin, pero la represin no pudo imponer ni en la de Barcelona ni en ninguna otra universidad espaola las organizaciones con que el rgimen pretenda substituir al fenecido SEU. Entre 1965 y 1967 la universidad espaola rompe con el franquismo y este ya no conseguir recuperarla.

Un texto central de Sacristn, de algunos aos despus, La Universidad y la divisin del trabajo, est relacionado de algn modo con todo aquello?

La relacin es muy indirecta. Este documento tambin se incluye en el citado volumen de Intervenciones polticas y en l el propio Sacristn explica su origen (l mismo no recordaba con precisin si la primera versin era de 1969 0 1970) y las circunstancias polticas universitarias a que responda: En su ltima fase, el sesentayochismo espaol fue una escolstica congestionada, falsamente marxista, que hablaba constantemente de abolir all mismo la Universidad y la divisin del trabajo. Y a estas posiciones de aquella vanguardia desaforada combata el documento.

No haba pasado mucho tiempo desde la constitucin del SDEUB, pero, como se ve, el panorama haba cambiado radicalmente.

En cualquier caso, ms all de su origen coyuntural, se trata de un documento magnfico que toda persona interesada en la poltica universitaria debera leer y releer.

Algunos de los organizadores se convirtieron aos despus en mandatarios polticos de mucha importancia y no s si actuaron en la universidad con el mismo criterio que ellos entonces defendan de jvenes. Qu piensas de este tipo de evoluciones?

Contra lo que tal vez cabra imaginar, de los asistentes a la constitucin del SDEUB salieron pocos polticos en el sentido actual de este trmino. Algunos fueron dirigentes de organizaciones clandestinas o tuvieron responsabilidades en partidos ya legalizados despus de la reforma poltica de 1977. Pero son minora los que accedieron a cargos institucionales (como los de alcalde, diputado o consejero de la Generalitat, pongamos por caso), pese a que en aquel colectivo haba muchos hombres y muchas mujeres con capacidad y preparacin para ello. Lo que se explica, sobre todo, porque las personas que se reunieron en el convento no tenan otra vocacin especfica que la de contribuir al fin del franquismo y, en muchos casos, avanzar hacia una sociedad ms justa, una sociedad socialista, pero sin hacer de la poltica su profesin. Personalmente, recuerdo que una de las personas ms significativas en la gestacin del SDEUB me dijo, hace ya muchos aos, que no quera ser un poltico, sino un profesional comprometido. Y supongo que este estado de nimo era muy mayoritario entre el colectivo.

En el seno del cual convivan, desde luego, personas con posiciones muy distintas sobre como deseaban que fuera, en un futuro marco democrtico, la sociedad en que vivan. Algunas, han pasado de la izquierda o la extrema izquierda a la derecha neoliberal, pero me atrevera a afirmar, pese a que no dispongo de informacin cualitativa, que este fenmeno ha sido minoritario. La mayora de personas que trat en aquella poca, en el marco de la lucha estudiantil, han sido ms o menos activas polticamente, pero en general han permanecido fieles a las ideas que defendan entonces.

Es decir, no estoy de acuerdo con el tpico de que los jvenes de izquierdas se pasan a la derecha al hacerse mayores, que se utiliza como argumento, como hacan el abuelito y el pap del poema que Jos Agustn Goytisolo escribi y Paco Ibez sigue cantando, para que se hagan de derechas cuanto antes, ya que de todos modos acabarn as. Pero, lamentablemente, he de reconocer que, con la edad, el flujo de izquierda a derecha es mucho mayor que el de derecha a izquierda, si es que este ltimo llega a producirse. Y es que a veces, como Escarlata OHara en Lo que el viento se llev, deciden poner a dios por testigo de que jams volvern a pasar hambre. Porque, como saben los fans del serial de la guerra de las galaxias, la atraccin del Lado Oscuro de la Fuerza es tan poderosa que Annakin Skywalker renunci a una virtuosa carrera como jedi para ponerse, transfigurado en Lord Darth Vader, al servicio incondicional del Emperador [1].

Me dicen antes de empezar esta conversacin que t vas a hacer referencia al lado oscuro de la fuerza y no me lo creo, imposible. Por cierto, qu es eso de un profesional comprometido? Comprometido con qu?

Quiz se ha ido perdiendo la acepcin del trmino comprometido, utilizado como una especie de eufemismo, casi sinnimo de implicado polticamente o incluso organizado polticamente. Este sentido tiene, por ejemplo, en la cancin Qu volen aquesta gent?: La mare ben poc en sap, de totes les esperances del seu fill estudiant, que ben comproms n'estava. El profesional comprometido no sera un profesional de la poltica, sino una persona que ejercera la profesin correspondiente a su ttulo universitario y, adems, en tanto que ciudadana, desarrollara una actividad poltica.

Qu actos se celebran para recordar aquel combate? Preparan algo las instituciones para este prximo marzo? Te han convocado?

El grupo de investigacin GREF-CEFID, de la UAB, ha anunciado el inicio del ciclo La Caputxinada i el moviment estudiantil antifranquista, el 4 de marzo, con una conferencia sobre El moviment estudiantil: efervescncies poltico-culturals i ruptura generacional.

Tengo noticias de otros muchos actos conmemorativos de ndole diversa, en otros centros universitarios, en el Ateneu Barcelons e incluso en la Sorbona, en el marco de un ciclo sobre Barcelona en los 60 (Entre caputxinada & gauche divine) en el que sorprendentemente se califica a la asamblea constituyente de conspiracin y encierro. Algunas de las actividades programadas toman como punto de partida el aniversario para glosar el papel de algunos sectores de la iglesia catlica en el antifranquismo o parece que quieren tender puentes imposibles entre pasado y presente (De la Caputxinada a la Assemblea, 1966-2016", organizado por la ANC de Sarri Sant Gervasi).

Un acuerdo de 1965 del Consell Executiu incluye la caputxinada en la relacin de efemrides a conmemorar institucionalmente en 1966. En este marco, el Memorial Democrtic ha anunciado un acto (9 de marzo, 17 horas, en el propio convento de Sarri) que plantea como un homenaje a las personas que participaron en el de 1966 y cuyo enfoque, lamentablemente, no comparto. Por otra parte, el rector de la Universitat de Barcelona ha convocado un acto de conmemoracin del 50 aniversario de la asamblea constituyente del Sindicato Democrtico de Estudiantes de la Universidad de Barcelona (SDEUB) que tanto por su ttulo como por su contenido me parece, con mucho, el ms apropiado de todos los que se han programado. Intervendrn un historiador, una delegada y un delegado del SDEUB y un representante de los estudiantes de ahora mismo. Tendr lugar en el Paranimf de la UB el da 11 de marzo, a las 12.

Algn artculo o ensayo que nos quieras recomendar sobre todo aquello?

La descripcin ms completa y para m polticamente satisfactoria del movimiento estudiantil bajo el franquismo se encuentra en los dos volmenes de Els estudiants de Barcelona sota el franquisme, de J. M. Colomer (Curial, 1978). Dedicado especficamente a la asamblea de constitucin del SDEUB, La Caputxinada, de J. Crexell (Edicions 62, 1987) no aporta mucha ms informacin significativa, salvo la relacin de mujeres asistentes al acto, que no figura en el libro de Colomer. En ambos libros se encuentran los documentos de la Asamblea (Estatutos y Manifiesto, bsicamente). La versin original, en castellano, del Manifiesto, como ya he indicado, en Intervenciones polticas, de M. Sacristn.

Unas reflexiones personales y polticas de Francisco Fernndez Buey en Memoria personal de la fundacin del Sindicato Democrtico de Estudiantes de la Universidad de Barcelona (1965-1966) y La inslita experiencia de un sindicato democrtico estudiantil bajo el fascismo [1965-1969]. Ambos textos se encuentran ahora en el libro Por una universidad democrtica (El Viejo Topo, 2009).

Y, finalmente, un artculo mo, Francisco Fernndez Buey, dirigente estudiantil, en el nmero 119 de la revista mientras tanto (2013).

Gracias por las recomendaciones. Quieres aadir algo ms?

Agradeceros la oportunidad de transmitir datos y reflexiones sobre unos hechos relevantes en la lucha antifranquista y que ahora mismo creo que son muy poco conocidos y, a veces, voluntaria o involuntariamente, desvirtuados.

Soy yo quien debe agradecer tu amabilidad y tu generosa disponibilidad.

***

Nota

[1] En The Shock Doctrine (1967) Naomi Klein describe algunos de los mecanismos del Imperio terrenal para atraer jvenes talentos a su causa y cmo los ha aplicado en diversos pases, generalmente con mucho xito.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter