Portada :: Amrica Latina y Caribe :: Golpe militar y resistencia popular en Honduras
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-03-2016

Honduras, otro rgimen de terror impuesto por Estados Unidos

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


El cobarde asesinato de la lder indgena y campesina Berta Cceres mientras dorma en su hogar de La Esperanza, Honduras, muestra claramente que en ese pas no hay democracia ni estado de derecho y, a la vez, una realidad que cada vez se extiende ms en nuestra regin. Esta es la de la segunda conquista de Amrica Latina y el Caribe por las grandes potencias, a travs de las empresas transnacionales y del llamado crimen organizado que son apoyadas por los Estados en sus planes expansionistas de creciente y acelerado despojo y depredacin de los recursos y riquezas naturales. Todo ello mediante la represin, el despojo de sus tierras y aguas a comunidades indgenas, afrodescendientes y campesinas. Las empresas corrompen autoridades locales, regionales y nacionales, que cuando los lderes de los pueblos en lucha no se doblegan los meten en la crcel o los asesinan.

All est la escandalosa prisin arbitraria de Nestora Salgado, la comandanta de la Polica Comunitaria de Olinal en el Estado mexicano de Guerrero quien paga el crimen de meter en cintura a los criminales en su territorio y por ello disgustar a las autoridades que los amparaban. O la de Milagro Sala, indgena coya y lideresa de la Organizacin Barrial Tupac Amaru en la provincia argentina de Jujuy, el proyecto de autogobierno y autogestin comunitaria ms grande del pas austral, nicamente comparable a un Caracol zapatista, todo un desafo al capital y a las autoridades provinciales.

Sera interminable la lista de luchadores sociales presos polticos o asesinados por los gobiernos neoliberales de Amrica Latina y el Caribe. Sus casos casi siempre pasan inadvertidos pues no se llaman Leopoldo Lpez, ni son ricos ni existe el ms mnimo inters en difundir sus casos por los grandes medios corporativos. No debe perderse de vista que esos medios son propiedad tambin de grandes empresas transnacionales enemigas de nuestros pueblos.

Despus del golpe de Estado de 2009 contra el presidente Manuel Zelaya, planeado en la base area estadounidense de Soto Cano y en el Comando Sur de Estados Unidos, Honduras se ha convertido en uno de los pases ms peligrosos y violentos del planeta y en un paraso para la inversin de las grandes trasnacionales y para las organizaciones criminales. El pas centroamericano compite con Mxico en cuanto a asesinatos de periodistas y activistas sociales, nunca aclarados, nunca sancionados sus ejecutores y mucho menos los autores intelectuales. Es el reino de la impunidad para los crmenes del capital imperialista.

Berta, lideresa del lenca, el mayor de los pueblos indgenas de su pas, fue una de las fundadoras del Consejo Cvico de Organizaciones Populares e Indgenas de Honduras (COPINH) en 1993 y una de las ms destacadas referentes de organizaciones populares en las protestas iniciales de calle al golpe contra Zelaya y firme participante en la resistencia contra este.

Su aureola de luchadora indoblegable gan cada vez ms prestigio por las victorias que obtuvo frente a los megaproyectos de las trasnacionales, entre ellas que tuvieran que retirarse y clausurar el proyecto de hidroelctrica Agua Zarca, que habra arrasado con la economa de una amplia regin del pueblo lenca y de comunidades campesinas. En el ao 2015 Berta recibi el reconocido premio Ambiental Goldman.

Preguntada posteriormente si el galardn poda significar alguna proteccin para su vida esta fue su respuesta: El gobierno trata ahora de vincular los asesinatos de defensores ambientales y de la tierra con la violencia comn, pero hay suficientes elementos para demostrar que existe una poltica dirigida, planificada, estructurada y financiada para la criminalizacin de la lucha de todos los movimientos sociales y populares. La instalacin y expansin de proyectos transnacionales en los territorios no slo genera conflictividad, sino mltiples formas de violacin de los derechos humanos, incluso asesinatos. Ojal me equivoque, pero creo que en lugar de disminuir, la persecucin contra las y los luchadores va a recrudecer. No se equivoc.

Aunque tambin es cierto que este crimen ha sido muy repudiado por el pueblo hondureo en un momento crtico de su lucha contra el golpe de 2009. La diputada Scherly Arriaga, del Partido Libre del ex presidente Zelaya, ha dicho: el pueblo de Honduras retoma ahora nuevamente las calles El gobierno de Juan Orlando Hernndez entr en crisis al no haber respondido a la seguridad de ella. Creo que otra vez Honduras se levanta.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter