Portada :: Espaa :: Rebelin en los cuarteles
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-03-2016

Los grandes desconocidos de la sociedad espaola
Los militares de carrera que fueron fieles a la Repblica y que por ella combatieron en la Guerra Civil espaola (IV)

Vicente A. Menndez Gonzlez
Rebelin


Este artculo lo voy a dedicar al General de la Guardia Civil D. Antonio Escobar Huertas, un hombre profundamente catlico hijo, hermano y padre de militares y de guardias civiles y que, sin embargo, permaneci fiel al gobierno legtimo de la Republica Espaola. Impidi que el alzamiento triunfase en la ciudad de Barcelona y pag con su vida esa lealtad al gobierno legtimo, con su fusilamiento el 8 de febrero de 1940 en el castillo de Montjuc (Barcelona), tras la celebracin de un consejo de guerra sumarsimo.

GENERAL DE LA GUARDIA CIVIL D. ANTONIO ESCOBAR HUERTAS

Orgenes y familia Antonio Escobar naci en Ceuta el 14 de noviembre de 1879, en el seno de una familia de tradicin militar. Su padre era comandante de Infantera y falleci durante laGuerra de Cuba, siendo l nio. Era hijo, hermano y padre de militares, y tambin fue padre de una monja adoratriz. Tras alcanzar la mayora de edad, Escobar acab haciendo su carrera en laGuardia Civil. Su trayectoria militar, familiar y su religiosidad.

De este ceut, han afirmado algunos que, de haber estado en el bando franquista durante la guerra civil espaola con sus mismos principios y repetidas vivencias y actitudes, hubiera sido promovido a los altares. Vivi una profunda vida cristiana y muri perdonando a todos y pidiendo a sus familiares que no guardaran el menor rencor, pero los vencedores de la Guerra Civil no lo ejecutaron por su fe religiosa sino por haberse opuesto a la sublevacin militar de 1936.

Naci en Ceuta el 14 de noviembre de 1879, desempeando los cargos de jefe del 19 tercio de la Guardia Civil, Director General de la Seguridad en Catalua y General jefe del Ejrcito de Extremadura.

Este ceut, era un hombre de claras convicciones religiosas, consigui con su decidida actuacin el 19 de julio de 1936 que no prosperase la sublevacin militar en Barcelona.

Pese a ser hijo de un hroe de la guerra de Cuba, tener una hija monja y un hijo falangista, opt por la libertad de actuar conforme a su conciencia y al juramento prestado al Gobierno legalmente constituido.

El general de la Guardia Civil era hijo, hermano y padre de militares, estaba destinado en Barcelona cuando se produce el golpe. Puesto a las rdenes del presidente de la Generalidad, Llus Companys, al estallar la sublevacin, siempre consider un error que no se desarmara a las milicias anarquistas.

Siendo Azaa ministro de la Guerra, transforma a la Guardia Civil en Guardia Nacional Republicana.

Escobar se incorpor al Ejrcito del Centro, se mostr fiel a su juramento al gobierno de Espaa. Habiendo ganado la confianza del presidente de la repblica en la batalla de Belchite, tras esta viaja con permiso expreso del presidente Azaa, al Santuario de nuestra Sra. de Lourdes (Francia). A pesar de haberse podido quedar en Francia, regres a Espaa.

Motivo aadido de pesar fue saber que algunos de sus hijos combatan en el campo franquista sublevado (su hijo, el teniente de infantera Escobar Valtierra, perecera en la batalla de Madrid combatiendo al lado de los fascistas), trauma que le cost permanecer en reposo durante varios meses.

Fue herido en la Casa de Campo, durante la batalla de Madrid, por lo que tuvo que permanecer nuevamente en reposo varios meses.

Al acabar la guerra, los dirigentes militares y polticos que se encontraban en Catalua pudieron trasladarse a Francia, pero la zona central era una ratonera de la que slo se poda salir por aire y, efectivamente, as salieron los principales dirigentes polticos y militares con excepcin del general Escobar, que no era hombre para abandonar su puesto, de manera que cuando ces la contienda l hizo formar sus unidades y se entreg al vencedor al frente de ellas.

E igual como haba renunciado a huir declin la oferta que le hizo el general Yage de facilitarle el paso a Portugal. Con soldados que haban estado a sus rdenes fue llevado en un vagn de ganado a Madrid y luego a Barcelona, al castillo de Montjuc, para ser juzgado por un consejo de guerra. Quera que se le juzgase, convencido como estaba de que su razonamiento era impecable: se haba mantenido fiel al Gobierno legtimo y no poda admitir que se le acusase de desleal y de traidor. Irnicamente juzgado por rebelin militar, es condenado a muerte.

El propio Escobar dirigi su ejecucin. El mismo piquete de la Guardia Civil rindi luego honores militares a su cadver. La maana de su ejecucin pidi que la misa se adelantase lo ms posible para que l tuviese tiempo para dar gracias despus de la comunin. La ejecucin de Escobar tuvo lugar en los fosos del castillo, donde se haba fusilado al general Goded y donde un tiempo despus se fusil al presidente Companys, y se encarg de la ejecucin un piquete de la Guardia Civil. El general Escobar, al ocupar su puesto frente al piquete dijo al oficial que lo mandaba: "Usted dar las rdenes preventivas y dispararn cuando yo bese el crucifijo que llevo en la mano". l iba a morir vestido de paisano pero haba logrado variar el significado del acto, el oficial iba a dar rdenes al piquete hasta llegar al "apunten", pero la decisiva, el "disparen", la dara l besando el crucifijo. As morira como deseaba morir, como un jefe mandando a sus hombres.

Memorias de una figura clave en la Espaa de 1936

Mucho se ha escrito sobre la vida de este ceut, pero destaco lo reflejado por el jurista y escritor Javier Tellagorri, El coronel Escobar, jefe del tercio urbano de la Guardia Civil destacada en Barcelona, era un hombre de una sola pieza, paradigma de guardia civil a la antigua usanza, de una honradez sin fisuras y de una disciplina sin reservas, tan exigente con los dems como consigo mismo. Y todava algo ms, no slo se declaraba catlico como tantos otros militares sino que era hombre de misa y comunin diaria. Y era en nombre de su sentido de la disciplina y del juramento de fidelidad al Gobierno constituido que, igual como su superior el general Aranguren, jefe de la Guardia Civil en Catalua, el coronel se haba mantenido a las rdenes del Gobierno legtimo, representado en su caso por la Generalitat. De manera que aquella maana sus hombres siguieron avanzando por la Va Layetana hasta llegar a la plaza Catalua, donde los escuadrones de Caballera salidos del cuartel de Lepanto, militares afines al sublevado Franco. Hasta la iglesia de los Carmelitas, en la Diagonal, donde tambin se haban encerrado sigui subiendo por el paseo de Gracia. Haba ordenado a su batalln de guardias civiles vestirse con el uniforme de gala del Cuerpo, a sabiendas de que dicha vestimenta resultaba la ms elegante y respetada indumentaria militar existente. El coronel orden a sus hombres entrar en el hotel pero, fiel a su estilo, fue el primero en entrar y as gestion la entrega de los que all estaban.

Son varias las obras inspiradas en la vida del general ceut Escobar, destacando la novela La guerra del general Escobar premio planeta en 1983, de Jos Luis Olaizola, han sido publicadas por Ediciones Martnez Roca. Lleva publicados ms de setenta libros de los ms diversos gneros, de los que ha vendido ms de dos millones de ejemplares. Desde hace treinta aos se dedica profesionalmente a escribir libros y artculos, y a pronunciar conferencias. Volver a rer la primavera Premio Literario Troa libros con valores, y La nia del arrozal, que obtuvo el El cazador urbano, y en 1993 con el Premio de Prensa LOral. Cucho, que traducida al francs gan el Grand Prix de l'Acadmie des Lecteurs de Paris; en 1992 fue reconocido con el Prix Littraire de Bourran, Burdeos, por su novela La guerra del general Escobar, considerada por lvaro Mutis y Javier Cercas como la mejor novela sobre la guerra civil espaola.

En 1982 Olaizola obtuvo el Premio Barco de Vapor por su novela o el anteriormente sealado Premio Planeta 1983 por Planicio. A travs de esta obra, el autor nos da una visin infrecuente de los aos de nuestra guerra, vividos sin partidismo ni ideologas por un militar que en la Espaa del gran desgarrn histrico eligi, ante el estupor mal disimulado de las autoridades, una incmoda postura, porque crea que su puesto era aqul. Pese a la historicidad del relato, nos encontramos ante una novela en la que su autor se ha limitado a recrear un personaje admirable que pudo vivir, luchar y morir en cualquier otra guerra fraticida de la Historia. Olaizola, natural de San Sebastin, ejerci la abogaca durante quince aos. Su extensa carrera literaria ha sido reconocida con numerosos galardones, entre ellos el Premio Ateneo de Sevilla 1976 por su novela

Llevar su nombre alguna plaza o casa cuartel del benemrito cuerpo de la Guardia Civil?

No han faltado las ocasiones en las que la sociedad civil (sobre todo de la ciudad de Ceuta que le vio nacer) para la que un cuartel de la Guardia Civil , una calle o una plaza, sera una gran oportunidad, otorgarle su nombre y devolverle lo mucho que realiz este ceut por el honor de ese cuerpo y la democracia. El general Escobar nunca fue un revolucionario, ni siquiera un reformador social, era simplemente un hombre honrado que pudo escoger el camino fcil, y no lo hizo, decidiendo marchar por la senda difcil de la libertad y de la justicia. Un militar verdaderamente patriota, un burgus catlico que luch junto a los proletarios contra la burguesa. Esta es una sencilla reflexin que realizo en voz alta, para quien desee y pueda decidir, sobre el homenaje que le debe su ciudad natal.

Finalizada la guerra, Franco nunca olvid las deslealtades y, durante muchos aos, la Benemrita expi su papel en el golpe, encargndose de las tareas ms duras del nuevo rgimen que gobernaba Espaa. Barcelona y Madrid permanecieron bajo control del Estado gracias a su actuacin. Durante la contienda, la Benemrita se mantuvo como tal en la zona sublevada, y se transform en el resto de Espaa unindose a los guardias de asalto en la nueva "guardia republicana". La Guardia Civil destac, en la sublevacin de 1936, por su lealtad al gobierno, salvo en plazas concretas y sujetos siempre al mando de la autoridad militar superior

Al final de la contienda y despus de la inauguracin del Valle de los Cados, Antonio Escobar Valtierra, hijo del general, solicit que se trasladaran los restos de su padre. Se solicit el traslado de sus restos mortales, junto con los de su hermano, Jos Escobar, teniente que luch en el bando nacional, fallecido en la batalla de Belchite, se solicit el traslado de los restos de ambos a la citada baslica situada cerca del Escorial (Madrid), pero se autoriz exclusivamente el traslado de los restos del teniente, hijo del general; los restos del general Escobar siguen actualmente en el cementerio de Montjuc en Barcelona.

Esperemos que algn da se haga justicia y se le de el reconocimiento que se merece a tan ilustre personaje.

Bibliografa:

La guerra del general Escobar Jos Luis Olaizola

Coleccin: Autores Espaoles e Iberoamericanos ISBN: 9788432070174

http://elfarodigital.es/colaboradores/143754-el-general-ceuti-escobar.html#

http://laguardiacivilenlaguerracivil.blogspot.com.es/

https://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Escobar_Huerta

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/antonio-escobar-huerta-ultimo-general-republica-espanola/20150207144956112246.html

Vicente A. Menndez Gonzlez es Brig. Ing. ET, miembro del Colectivo Anemoi

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter