Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-03-2016

Txernobil, Fukushima, Garoa

Oier Zeberio e Iaki Barcena
Rebelin


2016 es un ao de tristes efemrides nucleares. El pasado 2 de Marzo se cumplieron 45 aos desde que Franco inaugur la central nuclear de Santa Maria de Garoa en plena dictadura. A muchas personas se les olvida que esa central y el resto reactores nucleares que estaban previstos para instalar en Euska Herria (Lemoniz, Ea-Izpaster, Deba y Tudela) llegaron en un mismo paquete franquista denominado Plan Energtico Nacional. Tambin este ao, el prximo 26 de abril se cumplen 30 aos de la catstrofe nuclear ms desastrosa que se ha producido en el planeta, la de Chernobil (Ucrania) y en tercer lugar no debemos olvidar que el 11 de Marzo se cumplen 5 aos de la explosin de tres reactores nucleares, uno gemelo al de Garoa, en Fukushima (Japn) tras un maremoto y consiguiente tsunami.

Tras el bombardeo nuclear del ejrcito norteamericano sobre Hiroshima y Nagasaki, en la dcada de los 60 del pasado siglo, las centrales nucleares se vendieron como de uso pacfico. Sin embargo sus catstrofes y graves daos ah estn y a nuestro entender conviene recordarlos y analizarlos.

A las docenas de trabajadores, bomberos y militares que en la primeras horas (26-Abril-1986) intentaron controlar los efectos provocados por la explosin del reactor nmero 4 de Chernobil, se les unieron otros 880.000 "liquidadores" (mdicos, cientficos, soldados, trabajadores..). Muchos de ellos sacrificaron su vida. 335.000 personas que vivan dentro del radio de 30km y en zonas muy contaminadas tuvieron que dejar sus hogares. En algunos casos las evacuaciones se produjeron demasiado tarde y no se evacu a miles de personas que vivan en territorios que haban recibido una considerable radiacin.

Segn el informe titulado Chernobyl: Consequences of the Catastrophe for People and the Environment casi cinco millones de personas (entre ellas ms de un milln de nios) viven en territorios que tienen un alto nivel de radioactividad en Bielorrusia, Ucrania y la Federacin Rusa. Segn esta misma fuente, los casos de cncer de tiroides han aumentado considerablemente a causa del accidente. Por otro lado, ha habido un aumento significativo de otros tipos de cnceres, problemas de corazn, malformaciones de nacimiento, discapacidades y tasa de mortalidad... Los efectos de Chernbil no se limitan slo a estos pases. Segn el informe titulado The Other Report On Chernobyl el accidente contamin el 40% de la superficie europea. Segn el informe Health Effects of Chernobyl: 25 years after the reactor catastrophe ha habido un aumento de la mortalidad y las malformaciones en varios pases europeos. A todo esto hay que aadir los efectos provocados por el estrs y la ansiedad causados por el accidente y la contaminacin.

Hay un intenso debate sobre el nmero de vctimas provocado por el accidente de Chernbil. Segn lo publicado en 2006 por el Foro de Chernobil, el accidente caus la muerte de 9.000 personas. No obstante, Greenpeace facilita otros datos: solo en Bielorrusia, Ucrania y la Federacin Rusa, el accidente provoc 200.000 muertes entre 1986 y 2004 . Segn el informe Chernobyl: Consequences of the Catastrophe for People and the Environment el accidente caus la muerte de 985.000 personas en el mismo periodo. Esta cifra correspondera a la mortalidad global.  

En referencia al caso de Fukushima (11-Marzo-2011), el gobierno japons orden la evacuacin de las personas que vivan en un radio de 20 km. y de las que vivan en territorios con un grado alto de contaminacin, pero la orden de evacuacin de algunas de estas zonas se llev a cabo demasiado tarde. Entre 170.000 y 200.000 personas tuvieron que abandonar sus viviendas. No obstante, fueron miles las que quedaron en territorios con un grado elevado de contaminacin radioactiva. Como en el caso de Chernbil, no se orden la evacuacin de estos lugares. Cinco aos despus la contaminacin sigue siendo muy alta en algunos de ellos.

Respecto a los efectos que ha tenido esta catstrofe en los habitantes, hay menos informacin que la que desearamos. Segn la informacin oficial del gobierno se han producido 154 suicidios desde que comenz la crisis y ha habido 1.700 muertes derivadas de la medidas poco adecuadas que se tomaron para reducir los efectos del accidente. Hay poca informacin tambin sobre los efectos en la salud de personas y ecosistemas que ha tenido la radiacin. Segn estimaciones oficiales, por lo menos 115 nios han desarrollado cncer de tiroides. Es muy probable que en realidad todas estas cifras sean ms altas.

Como en el caso de Chernobil, la radiacin es muy alta en algunas zonas de la central siniestrada. Muchos de los miles de trabajadores que han pasado por Fukushima no contaban con la formacin necesaria para trabajar en un entorno tan hostil y peligroso. Segn algunas informaciones, la mafia japonesa Yakuza ha reclutado a docenas de personas que vivan en la calle para trabajar en la central. En muchos casos han tenido que realizar las tareas ms peligrosas en los lugares ms contaminados. Teniendo en cuenta todo esto, es muy posible que el nmero de muertos y afectados sea muy elevado en el futuro.

Conociendo lo ocurrido en Chernobil y Fukushima y sabiendo como se han gestionado estos accidentes nucleares Quin se puede sentir seguro viviendo cerca de una central nuclear obsoleta como Garoa? El pasado 1 de Febrero la mayora del parlamento espaol (PSOE, Podemos, IU-UP, Comproms, ERC y EH Bildu) pidieron al Consejo de Seguridad Nuclear que no concediera el permiso de reapertura a la empresa propietaria de Garoa. Iberdrola y Endesa, propietarias de Nuclenor, tienen la intencin de seguir quemando uranio otros 17 aos. Garoa est cerrada desde Diciembre del 2012; pero a juicio de sus propietarios es un asunto econmico lo que est en juego. Nosotros, por el contrario, pensamos que son los graves problemas tcnicos y de seguridad de la central nuclear lo que est en entredicho. Por eso, cuando hablamos de Garoa, no debemos olvidar lo ocurrido en Chernobil y Fukushima.

Oier Zeberio e Iaki Barcena (Ciencia Poltica UPV-EHU)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter