Portada :: Espaa :: Por una vivienda digna
(Argumentos para la lucha)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-03-2016

Denuncian los desahucios mientras la entidad fue rescatada con 23.000 millones de euros de capital pblico
Activistas de PAH-Valencia piden el fin de los abusos frente a la sede central de Bankia

Enric Llopis
Rebelin


Bankia celebr ayer en el Palacio de Congresos de Valencia, ciudad donde el banco tiene su sede social, la Junta General de Accionistas. La entidad financiera logr en 2015 unos beneficios netos de 1.040 millones de euros, lo que representa un aumento del 39,4% respecto a las ganancias de 2014, que ascendieron a 747 millones de euros. Adems, Bankia fue la corporacin bancaria con mayores beneficios por su negocio en el estado espaol durante el ao 2015, por delante del Banco Santander, CaixaBanc, Banco Sabadell y BBVA. Pero los resultados de la entidad presidida por Jos Ignacio Goirigolzarri no fueron una excepcin en la banca espaola. Segn informaciones de Europa Press, el conjunto de bancos espaoles que cotizan en el IBEX 35 ganaron en 2015 un total de 11.651 millones de euros, es decir, un 8% ms que el ao anterior.

El mismo da que tena lugar la Junta General de Accionistas de Bankia, un centenar de activistas de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH) se congregaban en la puerta de la sede del banco en la calle Pintor Sorolla de Valencia, en pleno centro financiero de la ciudad. De ese modo se sumaron a las denuncias de los colectivos antidesahucios de todo el estado frente a los abusos de Bankia. La protesta se centr en los desahucios forzosos registrados en ciudades como Madrid, en las que intervino el cuerpo de antidisturbios de la Polica Nacional. Agredieron vilmente a varios activistas cuando defendieron el derecho a la vivienda impidiendo los desahucios y ocupando oficinas, de manera que muchos de ellos acabaron en los hospitales por las heridas recibidas, informa PAH-Valencia en un comunicado. El colectivo pidi asimismo la retirada inmediata de los cargos a los activistas.

La segunda reivindicacin de los grupos antidesahucios consiste en que se habilite un sistema de negociacin con el banco, que resuelva la situacin de centenares de familias afectadas. stas continan sin recibir una respuesta por parte de Bankia, seala la PAH, que pide la paralizacin de los desahucios y los procedimientos judiciales hipotecarios, adems de otras medidas como condonacin de las deudas, dacin en pago, liberacin de los avalistas, levantamiento de embargos y las quitas en caso de que haya un plan de pagos asumible por los afectados. Sobre todo, resalta la PAH en un comunicado, las familias requieren informacin previa de la venta o cesin de crditos a terceros, como es el caso de los fondos de capital-riesgo. El ltimo punto de las demandas de la PAH es la cesin de las viviendas vacas de Bankia con el fin de constituir un gran parque pblico de viviendas, destinadas al alquiler social. Esta exigencia se apoya en el hecho de que la corporacin bancaria fue rescatada con dinero pblico (unos 23.000 millones de euros), y su accionista principal es actualmente el FROB.

Custodiaban la sede valenciana de Bankia dos furgones de la Polica Nacional y una docena de agentes apostados en la zona, un dispositivo al que se sumaron algunos miembros de la Polica Local. Durante la concentracin los activistas corearon consignas como Este banco engaa, estafa y tira a la gente de su casa, Aqu est la cueva de Al Bab, Que s, que s, que s que hay dinero, lo tienen los corruptos y los banqueros, adems del habitual Basta ya, ni un desahucio ms. Terminado el acto reivindicativo, los congregados se desplazaron a la Plaza del Ayuntamiento para participar en la Intifalla, protesta que tiene lugar desde 2012 bajo el balcn del consistorio al finalizar la masclet (gran traca que se dispara diariamente durante la fiesta fallera). La Intifalla dedica cada da de la semana fallera a una lucha de los movimientos sociales, la de ayer peda la derogacin de la ley mordaza con la boca velada.

La portavoca de la PAH es rotatoria, de manera que ayer le toc ejercer a Carlos Montalvo, de nacionalidad peruana, quien adems coordina el grupo de afectados de Bankia en PAH-Valencia. En 2003 pidi un prstamo con esta entidad bancaria para comprar un bajo comercial, por 240.000 euros, y en aval deposit su vivienda, que ya tena pagada. Pero con el estallido de la crisis se vio forzado a cerrar el restaurante y dejar de pagar los 2.000 euros mensuales de cuota hipotecaria por el bajo. Intent negociar con Bankia una dacin en pago, pero el banco siempre rechaz esta opcin, explica el activista. El banco quera el bajo y la casa. Lleva en la PAH desde 2013 y el balance es satisfactorio: Primero Bankia me rechazaba, pero gracias a la presin de la plataforma hemos conseguido una reestructuracin de la deuda. Ahora paga mil euros mensuales, pan para hoy y hambre para maana, lamenta. Ms all de su circunstancia, (es el nico afectado por una hipoteca sobre un bajo comercial), lo habitual es que en el colectivo se presenten personas en paro y que, en un 80% de los casos, hayan dejado de abonar la cuota hipotecaria por la primera vivienda; Pero tambin hay familias que tienen que pechar con su condicin de avalistas y a los que el banco no da opcin. O quienes, sobre todo a partir de 2007, han perdido la vivienda y el banco contina reclamndoles la deuda acumulada. Con Bankia tenemos en Valencia una comunicacin fluida, asegura Carlos Montalvo, hay un negociador del banco para los diferentes casos de Valencia y la Comunidad Valenciana. Pero sin presin no hay nada, remata.

En un lugar discreto de la concentracin se halla Jessenia Turez, ecuatoriana de 37 aos, quien pacientemente espera para contar que firm un prstamo con Bankia de 152.000 euros en 2006 para comprarse una primera vivienda en Manises (Valencia). El banco la llev a juicio y el piso sali a subasta, aunque no se encontr al avalista. La vivienda termin en manos de un fondo buitre, relata en la acera contigua a la delegacin de Bankia. Ella y su marido, que actualmente trabaja en Madrid y tienen un hijo a cargo, abonaban una cuota mensual de 700 euros, pero ahora lo que piden es una condonacin de la deuda. Hace un ao, recuerda, se le reclamaban 136.000 euros, pero a esta cantidad se le ha de agregar la espiral de intereses que crece sin freno. Hoy contina en el piso y confiesa que la negociacin con el banco va fatal. Los negociadores de Bankia han comunicado a los coordinadores de la PAH que ya no quieren saber nada, porque han vendido la hipoteca. Y del fondo buitre le llaman al telfono mvil para decirle que puede firmar un prstamo con otro banco para adquirir la vivienda. Jessenia Turez contina amenazada de desahucio.

En enero de 2016 el Tribunal Supremo anul las rdenes de compra de acciones de Bankia por parte de los pequeos accionistas (unos 200.000 segn el banco), en la salida a bolsa de la entidad financiera en julio de 2011. El motivo era las graves inexactitudes en el folleto de la oferta pblica. En consecuencia, Bankia devolver la inversin realizada, ms unos intereses compensatorios, a los pequeos accionistas. El golpe podra suponer un desembolso de 1.500 millones de euros a la corporacin que preside Jos Ignacio Goirigolzarri, quien percibi en 2015 un sueldo fijo de 500.000 euros, al igual que el consejero delegado de Bankia, Jos Sevilla, y otro de los ejecutivos de la entidad, Antonio Ortega. Los dos primeros directivos renunciaron a la retribucin variable. Se da la circunstancia que Goirigolzarri dej, antes de ingresar en Bankia, el cargo de consejero delegado del BBVA percibiendo 68,7 millones de euros en concepto de pensin.

En una realidad diferente vive Elas Abbou Bensemmane, espaol de origen argelino, que perdi dos pisos (l y su excnyuge, matiza) en Valencia y Picanya. Todo empez con un prstamo de 139.000 euros con Bankia, que hoy se ha convertido en una deuda de 51.000 euros a la que se aaden progresivamente los intereses. Ya fueron subastados los dos pisos, pero Elas Abbou Bensemmane, de 47 aos, contina sin empleo y el subsidio que recibe -de 400 euros mensuales- expira en mayo. Bankia le ha concedido en rgimen de alquiler social el piso que tena hipotecado en Valencia, donde paga 120 euros. Primero intent negociar con ellos, y el director de la sucursal me trat como a una mierda. Despus se integr en la PAH y utiliz la estrategia de la presin colectiva. Al unirte a ms gente, ya puedes tratar con los cargos superiores de Bankia, que son ms flexibles. Pero al principio le cerraron todas las puertas (te lo pintan todo muy negro), incluso le amenazaron. Les intentas justificar que no pagas porque no tienes trabajo, pero no ceden. Afirma que tom pastillas y tranquilizantes. Eleva el tono para describir las formas de un director de sucursal: Me hablaba de manera agresiva, como un macarra. Te vas a quedar en la calle toda la vida como un moroso, le deca. Y delante de otros clientes le espet el directivo: A lo mejor ests recogiendo cartn de la basura y tienes dinero para pagar. O te vamos a desahuciar y no vas a tener tiempo, te va a coger todo por sorpresa.

Mientras Elas Abbou relata, indignado, su experiencia, Antonio Eslava, de 63 aos, observa de cerca y espera el final de la conversacin. Eres de la prensa? Te puedo contar mi caso? l no ha sufrido las acometidas de Bankia sino las de General Electric, pero est en la accin de protesta porque se solidariza con los compaeros y porque forma parte de PAH-Valencia. La hipoteca de Antonio Eslava termin en la cartera de un fondo buitre, pero con independencia de los vericuetos del prstamo lo cierto es que todos los meses se le reclaman 400 euros, que lleva cuatro aos en desempleo y, que como autnomo que tuvo que cerrar su negocio, no tiene derecho a prestacin. Ni l ni su cnyuge, de 56 aos, tienen actualmente ingresos. De qu vive? Pues de la ayuda de la familia, responde.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter