Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-10-2005

La lgica del gobierno colonial

Tareq Ali
The Guardian

Traducido para Rebelin por Paloma Valverde


Actualmente existe acuerdo, prcticamente universal, respecto a que la ocupacin occidental de Iraq se ha convertido en un desastre absoluto; primero por el pueblo de Iraq, segundo por los soldados enviados por polticos sin prejuicios a morir en una tierra extranjera. El discurso de mentiras utilizado por Bush, Blair y los diversos apologistas neoconservadores/neoliberales para justificar la guerra ha perdido toda su credibilidad. A pesar de los periodistas empotrados, de una propaganda sin tregua, de las imgenes sangrientas censuradas, la inmediata retirada de las tropas -de todas las tropas extranjeras- es la nica solucin con sentido. Las historias reales se atesoran profundamente en la memoria de un pueblo pero suponen siempre un obstculo para los fantasiosos imperialistas: la visin de John Reid y del primer ministro Iraqu trajo los recuerdos de Anthony Eden y Nuri Said en Downing Street justo antes de la revolucin de 1958 que expuls a los britnicos de Iraq.

El argumento de que la retirada de las tropas llevar a una guerra civil no es absurdo. Desde la ocupacin se han acelerado y exacerbado las tensiones tnicas y religiosas en Iraq. "Divide y vencers" es la lgica asesina del gobierno colonial y los signos de que EEUU est planificando una salida estratgica, combinada con una presencia a largo trmino, son evidentes en la nueva constitucin iraqu, alentada por el procnsul estadounidense Zalmay Khalilzad. Este documento es una divisin de facto de Iraq: el Kurdistn (un protectorado israelo-estadounidense), el sur de Iraq (dominado por Irn) y el desierto de los sunnies (controlados por ex baathist'as, en los que apenas se puede confiar, bajo el tutelaje del departamento de Estado y de la Oficina del Foreign Office) Qu es esto sino una invitacin a la guerra civil? La ocupacin ha creado, adems, un caos geopoltico. Los ltimos acontecimientos en Basora estn relacionados con el temor occidental de la dominacin iran. Habiendo apoyado a las milicias de Moqtada al-Sadr's para resistir a la faccin sumisa a Irn, Por qu se sorprenden los britnicos cuando estos piden independencia real?

Los muls iranes, entretanto, estn literalmente- rindose. Hace algunos meses, cuando el vicepresidente iran [Gholamreza Aghazadeh] visit los Emiratos rabes para asistir a una cumbre regional, fue preguntado por los sheikhs si tema una intervencin estadounidense en Irn. El dirigente iran ri ostentosamente: "Sin nosotros, EEUU jams podra haber ocupado Afganistn ni Iraq. Saben esto, y que invadir Irn significara su expulsin de esos dos pases."

 

Mientras, hay una guerra en casa. Una guerra civil contra las libertades civiles enmascarada como defensa contra el terrorismo. Frente a los ataques terroristas se repite un particular mantra, tejido en la mentira, "No permitiremos que esos ataques cambien nuestra forma de vida." Pero lo hacen.

 

"Oh, ojal nunca ms pueda el rencor de un amo extranjero

con argucias legales, un tiempo futuro maldecir!" [1]

 

escribi Alexander Pope. Tres siglos despus tenemos Guantnamo, Abu Ghraib y la propia prisin estatal de alta seguridad britnica, Belmarsh, en la cual algunos de los que estn encarcelados indefinidamente sin juicio han enloquecido y han sido trasladados a Broadmoor [2]. Tampoco debemos olvidar la ejecucin pblica de Jean Charles de Menezes y el intento de encubrir los hechos.

 

No habr un camino hacia la paz mientras que Tony Blair contine siendo Primer ministro. Fue re-elegido solo por un 35% de los votos y escasamente por un quinto del electorado el porcentaje ms bajo obtenido por ningn partido en el gobierno en la reciente historia europea. Reino Unido est sufriendo una crisis de representacin: una mayora de la poblacin se opuso a la guerra de Iraq, una mayora est a favor de la retirada de las tropas, el 66% cree que los ataques sobre Londres fueron un resultado directo de la decisin de Blair de enviar tropas a Iraq. Todo buenas razones por las que el sbado [24 de septiembre] nos manifestamos para exigir el fin de la guerra y la ocupacin, y del terrorismo.

 

Tareq Ali es escritor y vicepresidente de la Stop the War Coalition (Coalicin Paremos la Guerra.)

Notas

 

 

  1. Traduccin de Manuel Talens y Paloma Valverde.
  2. Hospital psiquitrico de alta seguridad situado en el sur del Reino Unido.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter