Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-03-2016

Entrevista a Laith Shubeilat, disidente jordano
Abdul, el rey que gobierna Jordania por control remoto

David Hearst
Middle East Eye

Traduccin de Loles Olivn Hijs para Rebelin


Laith Shubeilat se distingue por haber sido el parlamentario ms popular de Jordania. Crtico implacable y sin fisuras de la autocracia, y reconocido internacionalmente por su compromiso con los derechos humanos y los principios democrticos, su disidencia ha sido un constante quebradero de cabeza para los dos ltimos reyes jordanos, Husein y Abdul.

Shubeilat habla en entrevista sobre Oriente Prximo, sobre su encuentro con Bashar al-Asad, sobre la primavera rabe y sobre la conmocin que segn l se avecina.

-MEE: Cundo empez Ud. a presionar a favor de la reforma poltica en Jordania?

-LS: Despus de haber promovido la reforma durante un primer mandato en el Parlamento (1984-1988) llegu a la conclusin de que no era posible conseguir ninguna transformacin sin reformas constitucionales. Fui el primero en afirmar en 1989 que Jordania necesitaba una monarqua constitucional. Tenemos una especie de monarqua constitucional que no acta como tal. Se lo dije al rey Husein dos veces. Una, cuando vino a recogerme personalmente a la crcel y otra, cuando me convoc a una audiencia tras haber cumplido una condena. Le dije: Usted me ha creado un problema a m y se lo ha creado a usted mismo. Fui elegido como presidente del Colegio de Ingenieros de Jordania y usted me eligi como miembro del Consejo Consultivo Nacional. A los 40 aos usted me meti en poltica. Le la Constitucin por primera vez en mi vida y luego intent aplicarla. Su Majestad, esta constitucin es inaplicable.

Por ejemplo, el primer artculo de nuestra Constitucin establece que Jordania es una monarqua parlamentaria hereditaria. Cada vez que se menciona al Parlamento en la Constitucin siempre se hace una referencia previa al rey; el Consejo de ministros es responsable de las decisiones del monarca, lo cual es sintomtico. En las elecciones generales de 1989 me present en una circunscripcin liberal, una apuesta difcil para un islamista como yo. Obtuve el mayor porcentaje de votos en Jordania, el 53% en un rea en la que se presentaban entre 15 y 20 candidatos opuestos a m.

En ese momento ya tena claro que lo que haca no era suficiente. No quera formular la cuestin de la reforma constitucional porque saba que el gobierno acabara por imponerse. As que lo que plante al Parlamento fue: Propongo volver a la Constitucin de 1952 previa a las diversas modificaciones que se introdujeron. Puedo parecer un revisionista por plantear este retroceso. Pero han hecho ustedes tantas modificaciones que han arruinado esta Constitucin. Nadie me apoy y pagu el precio.

-MEE: Yendo a la crcel?

-LS: En 1992 presida la comisin parlamentaria que investigaba al primer Ministro y que estaba a punto de imputarle. Un mes despus, era yo el que estaba en la crcel por planear un golpe de Estado. Cuatro meses ms tarde fui condenado a muerte. Dos das despus el rey promulg una amnista general. El rey llam a mi hermano, eran amigos, y le dijo: Lo he hecho por tu hermano; dile que deje de enredar con la Constitucin.

Volv al Parlamento. El rey quera modificar la ley electoral porque quera que se aprobara el Tratado de Wadi Araba [el tratado de paz con Israel de 1994]. Para su aprobacin necesitaba que todos los parlamentarios estuvisemos presentes en la Cmara en el momento de la votacin. Necesitaba que todos los grupos polticos estuvieran representados en el Parlamento. Todo el mundo estaba en contra de una nueva ley electoral que haba sido redactada por el embajador de Estados Unidos, Edward Gergian. Tanto los diputados de la oposicin como los pro-gubernamentales advirtieron que esa modificacin rompera el tejido social del pas. Pero el rey lo impuso y tanto los Hermanos Musulmanes como el resto de partidos, que haban prometido que no se presentaran a las elecciones, cambiaron de tctica. El rey pronunci un discurso muy duro en el que proclam: Voy a cambiar la ley y vosotros os vais a presentar [a las elecciones]. Y si no lo hacis, me enfadar. Cuando o el discurso supe que el partido de los Hermanos Musulmanes acabara por ceder. No podan asumir ese reto.

Cuatro das ms tarde, su dirigente, el difunto Mohammed Jalifa, se acerc a m y me dijo: El rey nos ha convocado y nosotros obedecemos. As que a la maana siguiente anunci que abandonaba la actividad poltica aunque no el pensamiento poltico. Seguira opinando pero no me presentara como candidato al Parlamento, ni aceptara ningn cargo ni formara parte de ninguna organizacin poltica.

-MEE: Cundo se enfrent con el rey Abdul?

-LS: Por suerte para m, el 11-S permiti distraer la atencin de lo que acababa de revelar pblicamente sobre la confiscacin de tierras en beneficio personal del rey. Estaba dando una conferencia cuando alguien me dio un documento que demostraba que el rey Abdul estaba confiscando tierras en beneficio propio, miles de dunums [1 dunam equivale a mil metros cuadrados], algo de lo que nadie se atreva a hablar a excepcin de la eminente Tujan Faisal [ex-parlamentaria y disidente jordana], quien tambin pagara por ello ms adelante con la crcel. As que lo hice pblico y denunci que eso era ilegal. Al Jazeera me grab pero al final no emiti mis declaraciones.

Palacio me envi a sus matones y destrozaron mi coche. A la maana siguiente el jefe de la polica de Amn me dijo: La prxima vez iremos a por ti. Y le respond: Entonces asumes que los responsables de esta primera vez sois vosotros. El oficial grit: Yo no he dicho eso. Al Jazeera transmiti la cita pero dos das despus ocurrieron los ataques del 11-S y todo el mundo se volc los atentados. La primera vez tuve suerte. La segunda vez que volv a sacar el tema en el ao 2010, unos matones me atacaron en una panadera despus de seguirme.

-MEE: Pero eso no le impidi seguir hablando...

-LS: La gente me dice: Dices que te has retirado pero sigues en primera lnea. Yo digo que mi posicin no ha variado desde 1993; son los otros los que se han movido y por eso parece que sea yo el que est en primera lnea. Durante el periodo en que ocurrieron los acontecimientos de Tnez y Egipto escrib una carta de 13 pginas al rey en la que le deca: me ha enviado mensajes diciendo que est usted dispuesto a asesinarme. Si algo me ocurre todo el mundo le har responsable. (En cierta ocasin el jefe de los servicios de inteligencia, Qaysi, lleg a decirme: Ojal que no te pase nada porque seguro que nos acusarn a nosotros).

El canal libans Al Yadid TV me entrevist durante una hora en un programa sobre corrupcin con motivo de esa carta en la que afirmaba que la corrupcin alcanza al propio rey. Volv a Jordania y a la maana siguiente mi casa haba sido rodeada por la polica. Yo no estaba dentro en ese momento. Llam a un amigo y le ped que indagara lo que estaba ocurriendo. As que llam a algunos contactos que tena en la polica y le dijeron que no tena de qu preocuparme, que Su Majestad ha ordenado poner un destacamento de seguridad las 24 horas para protegerte y que est bajo su mando. As que me protegi durante seis meses [de arresto domiciliario]. Lo bueno es que a mi amigo le dijeron que tenan rdenes de disparar a cualquiera que se acercara a mi aunque fueran de otros cuerpos.

-MEE: Cul es la diferencia entre el rey Abdul y el rey Husein?

-LS: El padre era carismtico y cordial. Tena un punto de distincin. A pesar de lo inaceptable de algunas de sus polticas estaba mucho ms cerca de la gente. El rey Abdul ha tenido que afrontar una ardua tarea para llegar a ser popular como su padre. Sin embargo, ltimamente juega a su favor el consenso sobre la lucha contra el terrorismo en Jordania. Se quiere presentar a s mismo como un dirigente fuerte, capaz de adaptarse a las situaciones adversas y de conseguir sus objetivos. En su debe pesan, no obstante, los vnculos de su familia con la corrupcin (el marido de su ta es un delincuente convicto condenado a 37 aos de crcel y a devolver muchos millones de dinares. Es un prfugo. Es solo un ejemplo, no hace falta que mencione ms); la confiscacin de tierras es otro de los asuntos que se le recriminan.

Por otra parte, Abdal parece gobernar el pas mediante control remoto porque siempre est fuera. Se lo dije en mi carta: Usted se gasta un milln de dinares (1,4 millones de dlares) al da. Un ex primer ministro me ha dicho que ahora son ya 2 millones de dinares al da (cuesta creer que un ex primer ministro me haya dicho esto a mi). Un avin privado para l, un avin privado para ella [la reina Nur, su esposa], quiz aviones tambin para los hijos, adems de los gastos de las comitivas. Jordania es un pas muy pobre que no tiene petrleo. Cuando di aquella entrevista, el rey redujo al mnimo sus viajes y los de la reina durante ese ao.

Segn datos oficiales pasa fuera de Jordania el 25% del tiempo. No hay ningn jefe del Estado que haga eso. Debera entrar en el Libro Guinness de los Rcords... Hay algn jefe de Estado que pase fuera de su pas una cuarta parte de su tiempo?

El que era entonces su ayuda de cmara, Naser Lozi, vino a visitarme y discut con l por criticar al rey. Fue Lozi quien me dijo que no haban salido del pas durante meses. Bueno, pues que siga as, le dije, y despus critiqu que el rey gobernara el pas como si de una monarqua presidencial se tratara; que quiera ser a la vez presidente (con un equipo de mil asesores contratados) y monarca en un pas cuya Constitucin confiere el poder ejecutivo a un gabinete que es responsable ante un parlamento. Esto es completamente inconstitucional. La Constitucin estipula que el rey ejerce sus poderes a travs del Consejo de ministros y no desde Palacio a travs de un gobierno en la sombra. Lozi se excus alegando que se haba reducido el personal a dos mil. Es de risa, y an as, el nmero de asesores ha crecido desde entonces.

-MEE: Todava cree en la primavera rabe?

-LS: No, ahora no; al principio, s. Dede que los servicios de inteligencia locales y exteriores arruinaran y usurparan el movimiento para retornar al estado previo, ya no.

La primera vez que la gente convoc una manifestacin fue en enero de 2011. Justo despus de que se quemase vivo Mohamed Buazizi, el vendedor ambulante tunecino. Se convoc una manifestacin y me enter de que los Hermanos Musulmanes y las asociaciones profesionales se negaban a apoyarla. As que le dije a un amigo: Nosotros tenemos que ir a la manifestacin. No podemos dejar a los jvenes solos. Asist aunque no me puse en la cabecera sino detrs. No tena previsto intervenir pero insistieron as que dije unas palabras.

Lo que vine a decir fue: mirad, no confiis en mi generacin. Os hemos traicionado. Cuando lleg la democracia en 1989 la utilizamos en beneficio propio. Nos hemos vuelto ms repugnantes que los que nos precedieron. Si consegus llevar adelante vuestras movilizaciones, no convoquis a la gente como yo. Debis ser la vanguardia y nosotros caminar detrs de vosotros. Cuando lo hayis conseguido elegid solo a los que estn limpios. As que organizaron movilizaciones y yo les escrib un documento poltico contrario a la monarqua absoluta. Defend que los jvenes deban elegir su propio liderazgo y luego convocar una conferencia nacional e invitar a quienes ellos decidiesen. Entonces descubr que los jvenes sufran de la misma enfermedad que nosotros: lo importante era en quin recaa el liderazgo. Nada ha cambiado. As fue como pasamos lo que dio en llamarse primavera.

-MEE: Qu papel desempean Arabia Saud y los Emiratos?

-LS: Por desgracia, a parte de Israel, las nica potencias que compiten por el control global o parcial en la regin son Turqua e Irn. Casi todas las polticas de los rabes son caticas.

Vamos a empezar primero con Irn antes de llegar a los rabes. El Irn post Jomeini es absolutamente pragmtico, tiene un programa nacionalista con una marcada impronta sectaria. Independientemente de su antagonismo con Estados Unidos, Irn ha bailado al son de su msica. Fueron los iranes quienes facilitaron las invasiones estadounidenses de Afganistn e Iraq sin cuya intervencin no habran sido posibles.

Los estadounidenses hicieron un trabajo muy sucio en Iraq para acabar entregando el pas a Irn, que es quien ocupa hoy en da Iraq. Arabia Saud, haber utilizado a Sadam Husein contra los iranes se volvi contra l y el resultado es que hoy en da se enfrenta solo a Irn y sin poder contar con la destreza del ejrcito iraqu.

En 1991 los iraques me solicitaron a mi y a otras personas mediacin ante Irn para conseguir garantas de que su gobierno se posicionara en contra de la invasin estadounidense. Ya en Tehern acab criticando abiertamente su llamada revolucin contra el Gran Satn. Entregu a Jomeini un documento crtico que redactamos entre el fallecido Hasan Turabi, de Sudn, Rachid Ghanuchi, de Tnez y yo mismo. En un encuentro en el hall del Hotel Istiqlal con el presidente del Comit de Poltica Exterior, este se alz enfadado y me dijo que no iba a consentir crticas tan duras estando yo en Tehern. Y le dije: Sintate, sintate, tengo que recordarte que Robert McFarlane [el entonces asesor de Seguridad Nacional estadounidense, el mismo del escndalo del Irangate] se aloja en la planta 10 del Hilton?, pues sintate. Acab sentndose. Pero al final, lo cierto es que el acuerdo nuclear con Estados Unidos ha instituido a Irn como la potencia hegemnica en la regin.

Por su parte, los saudes, tras haber perdido la influencia de Sadam Husein sobre Irn y despus de ver que los estadounidenses estaban entregando Iraq a Irn, descubrieron que eran vulnerables. Lo que estn intentando hacer es volver a equilibrar la balanza de poder. Eso explica lo de Siria y Yemen. Pero lo que est sucediendo es una locura. Cualquier poltico en su sano juicio sabe que lo que est ocurriendo es un sinsentido. [Arabia Saud] quiere combatir a Irn pero se posiciona contra los Hermanos Musulmanes, que no son sus enemigos. Sin embargo, coopera con los Hermanos Musulmanes en Siria y en Yemen, aunque est categricamente en su contra en Egipto, en Libia y en Tnez, y quiere adems tener buenas relaciones con Israel.

Aunque en Arabia Saud no se produjeron revueltas su rgimen se posicion en contra de las revoluciones en toda la regin. Lo sorprendente, sin embargo, es que respalden la revolucin en Siria. Financiaron el golpe de Estado del 3 de julio en Egipto y financiaron a Libia. Asimismo trataron de destruir la revolucin de Tnez.

-MEE: Pero usted es tambin crtico con los Hermanos Musulmanes y con los sectores nacionalistas [rabes]...

-LS: La Hermandad es fuerte pero polticamente mediocre hasta el punto de negarse a colaborar honestamente con otros grupos reformistas. Quieren ser los nicos. Los critico mucho, aunque si tuviera que votar votara por ellos porque los otros son repugnantes.

Cuando me sac de la crcel, le dije al rey Husein por qu no incluye a la Hermandad en el gobierno y as los neutraliza? La gente los acabar echando. Lo que la gente quiere es ganarse dignamente su sustento; si no lo consiguen ser el pueblo quien los eche; si lo consiguen ser un xito para usted que le dar fuerza y popularidad. Por qu convertirlos en hroes?

Mira a dnde hemos llegado, si siguen estando proscritos como ocurre en Egipto, ya no podremos esperar que los Hermanos Musulmanes adopten una agenda reformista. En lugar de ser auto-crticos por los errores que han cometido estn pendientes de Sisi. Yo era muy crtico con los Hermanos pero cuando se produjo el golpe de Estado del 3 de julio emit un comunicado en el que afirmaba: Ahora sois vosotros quienes habis conseguido con vuestra estupidez que ya no se critique a la Hermandad. Lo que ha ocurrido es un golpe militar y los nacionalistas os habis comportado como mezquinos.

Soy miembro de la Conferencia Nacional rabe (CN) y s que por desgracia la mayora de los nacionalistas se posicionan en funcin del la animadversin que les provocan los Hermanos Musulmanes. Nadie toma posiciones por amor a su pas. Porque amo a mi pas puedo llegar a un acuerdo con alguien que detesto. As fue que todos esos nacionalistas se alinearon con Sisi. Mi posicin coincide con la del periodista Abdel Bari Atwan, que lleg a decirme: algo no funciona en el seno de la CN, cmo es posible que slo t y yo veamos que esto es un golpe de Estado?

Los islamistas cometieron un terrible error en 2011 cuando acudieron a Estambul con el Consejo Nacional Sirio a pedir la intervencin extranjera. Luego, por su parte, los nacionalistas cometieron otro error aceptando a los militares [en Egipto]. Ambos son errores trascendentales pero se equivoca quien afirme que los islamistas y los nacionalistas son irreconciliables por sus diferencias ideolgicas. Son los falsos nacionalistas quienes no pueden entenderse con los falsos islamistas y viceversa. Celebramos conferencias conjuntas en las que nacionalistas e islamistas aceptaron dos consignas bsicas: no a la intervencin extranjera y no al militarismo. Los dos han pisoteado ambas.

Lo primero que deberan hacer es reconocer pblicamente que se han equivocado. Los nacionalistas porque fue un error apoyar un golpe de Estado que ha dado lugar a una carnicera. Y los islamistas por haber solicitado ayuda militar exterior. Cuando ambos sectores se regeneren podremos trabajar para acercarlos. De momento reniego de ambos. Yo no me siento con gente falsa. Estn mintiendo. Nos estamos jugando el destino de nuestros pases, y no es solo responsabilidad del rey y de los presidentes.

-MEE: Usted se reuni con Asad antes de que comenzaran las protestas en Dera.

-LS: Cuando Tnez y Egipto triunfaron todo el mundo estaba muy feliz. Yo, sin embargo, estaba preocupado porque pensaba que si suceda algo en Siria estbamos condenados. Fui a Lbano en coche y llam a Buzaina Shaban [asesora de prensa del presidente sirio] para reunirme con ella. Me dijo: Seor Shubailat, usted debera ver al presidente. l tiene que escuchar lo que dicen personas como usted. Cuando se lo digo yo, la gente que nos rodea me crea problemas. As que me llam a los 15 minutos y me dijo que al presidente le gustara verme. Esto fue el 3 de marzo de 2011, 12 das antes de que estallara Dera.

Estuvimos hablando durante dos horas. Fue una reunin interesante. En aquella ocasin me agrad porque aunque no estbamos de acuerdo no minti. Como de costumbre fui muy franco. Abord todos los temas, los alaues, la corrupcin, etc. Me dijo que haba empezado a hacer limpieza, que haba encarcelado a algunos de sus familiares porque hacan contrabando de cigarrillos. Incluso me dijo que iba a poner en vereda a su sobrino, el magnate Rami Majluf.

Cuando me habl de sus reformas yo le dije: Doctor, el tempo de sus reformas es demasiado lento, el ritmo de los acontecimientos va mucho ms deprisa. En Siria va a pasar algo... Y me contest: No, no, nosotros somos nacionalistas y mantenemos una poltica exterior muy correcta, contraria a Israel. Yo insist: Mire doctor, algo va a suceder. Me dirig a l como mdico. No estoy de acuerdo con usted. No es que yo quiera que ocurra pero va a suceder. Si algo llega a ocurrir, se lo ruego, pngase al lado del pueblo y contra los centros de poder. Y l dijo: Yo no tengo centros de poder.

Despus de nuestro encuentro le escrib una carta en la que le manifestaba que no estaba satisfecho con el resultado de nuestra reunin, que su programa de reformas era lento, que el ritmo de las reivindicaciones era mucho ms rpido y que los mundasin [los infiltrados)] operaban en realidad dentro de sus filas y no en el movimiento popular. Lleg el da 15 de febrero y ocurri. El da 24 pas por Siria y entregu mi carta a Buzaina Shaban. La publiqu cuatro meses ms tarde. l ya se haba referido a los infiltrados. Yo insist en que los infiltrados estaban en el interior de su rgimen. Le dije: Por Dios, vaya a Dera como hizo el rey Husein en 1989 desplazndose a Maan; vaya y ser bien recibido por la gente. Haban depositado sus esperanzas en usted. No haga caso a los halcones. Son ellos quienes envenenan las cosas entre usted y el pueblo.

Una de las principales figuras de la oposicin estaba en la crcel. Fue el nico amigo que visit mientras estuve en Siria, Haizam al Maleh [islamista], hoy en da presidente del Comit Judicial de la Coalicin. Le pregunt al presidente, por qu mantiene a ese hombre en prisin? Es honesto y tiene muy buenas ideas. Usted debera escucharle. Al final Asad lo liber; ms adelante le dije a Maleh: No militaricis el levantamiento. Por favor, qudate en Damasco y no vayas a Bruselas. Ese ser el comienzo de la cada de vuestro movimiento. Pero no me escuch.

En una carta que escrib recientemente a los Hermanos Musulmanes en Egipto les peda que no repitieran el mismo error que sus compaeros haban cometido en Siria. Que no dieran legitimidad al rgimen. Si se militarizan, el rgimen se sentir legitimado para utilizar la fuerza. Ahora, haga lo que haga, Sisi es ilegal. Y en lo que respecta a Siria, lo que les dije fue: vais a combatir pero al final ya sabis que acabareis sentndoos a negociar. No conseguiris que Asad y su gente se vayan del pas y ellos tampoco conseguirn echaros a vosotros. Tendris que aprender a vivir juntos, as que, por qu no lo hacis y evitis que mueran centenares de miles de personas? El proyecto que os imaginis de un hermoso pas en el que no haya ms que islamistas, sin alaues ni sin cristianos es un sueo enfermizo propio de alguien que ha perdido el norte. No os dais cuenta de que se trata de una aspiracin irrealizable? De acuerdo, ellos estn en el poder. As que lo que queremos hacer es disminuir su poder y conseguir ms poder para nosotros. El ex presidente de Yemen, Ali Abdul Saleh fue derrocado. Est fuera de juego? No, es uno de los tres representantes en las conversaciones de Ginebra. No como presidente sino como jefe de una milicia. Habis retirado a Ali Abdul Saleh, pero habis acabado con l?.

Nunca he visto ms cros jugando a ser polticos que hoy en da. La gente del Golfo cre Daesh y crearon al-Nusra. Fueron ellos quienes los crearon. Dejaron que saliera el genio de la botella y ahora intentan volver a meterlo dentro. Ninguno de los negociadores de Ginebra controla nada sobre el terreno. Es Daesh quien lo controla todo. Han destruido Siria.

-MEE: En qu sentido es el rey el custodio de la mezquita de Al-Aqsa en Jerusaln?

-LS: A quien protegen es a los israeles, no a Al Aqsa. Qu clase de custodio es ese? Cuando el Mosad intent envenenar [el ahora dirigente de Hamas] Jaled Meshal en Amn en 1997, el rey Husein llam al presidente de Estados Unidos Bill Clinton y le dijo que si los israeles no proporcionaban el antdoto de inmediato, Jordania rompera relaciones con Israel. El primer ministro israel, Benjamin Netanyahu, ha declarado en Davos que Israel nunca ha tenido mejores relaciones con los Estados rabes que ahora, refirindose a Arabia Saud, a Egipto, a los emirates. Y a Jordania. Netanyahu y los jefes rabes se coordinaron durante la guerra contra Gaza.

En Palestina se est produciendo algo nuevo que no est bajo control ni de Hamas ni de Fatah. Se trata de una nueva generacin que emerge. Ocurrir algo positivo? No. Pero la gente no aceptar seguir estando bajo ocupacin.

-MEE: Cree que se est desarrollando un liderazgo sun cabal?

-LS: Por desgracia no. Lo anuncian como si fuera una promesa celestial pero yo no lo veo, y el responsable es Occidente que ahora paga el precio. El norte de frica est justo al otro lado de Europa con cerca de 50 millones de musulmanes que les resultan hostiles. Han creado los problemas en frica y en Oriente Prximo y ahora no pueden frenar a los que emigran buscando refugio.

Pero es as como se construyeron las civilizaciones. Los grupos humanos se desplazaban en tribus a otros lugares debido a la falta de agua y huyendo del hambre. Si Occidente quiere acabar con el problema de la inmigracin tiene que resolver el problema israelo-palestino y no tolerar a los dictadores. Cuando el presidente de Irn Hasan Ruhani, visit el Vaticano y cubrieron las estatuas desnudas para no ofenderle escrib acerca de lo poderoso que se ha vuelto Irn. No tiene nada que ver con que si los chies son buenos o malos sino con el poder que ha adquirido Ruhani.

-MEE: Y mientras tanto el Estado Islmico sigue creciendo...

-LS: La nica fuerza capaz de conseguir adeptos es el lder del Estado Islmico Abu Bakr al Bagdadi, hasta el punto de que si dejara de considerar al resto como idlatras an obtendra muchos ms. Los jvenes no tienen nada que perder; estn hartos de sus gobiernos. Estn hartos tambin de la gente como yo, opositores que no tenemos nada que ofrecerles. No tienen con qu ganarse la vida y se irn con Bagdadi.

Ocho das antes de que los israeles atacaran Lbano en julio de 2006 pronunci una conferencia titulada: Quin tendr el poder maana? los regmenes, la oposicin pacfica, o la oposicin militarizada? Augur lo que iba a ocurrir y en menos de cinco aos ya est ocurriendo.

-MEE: Ve alguna luz al final del tnel?

-LS: No, an no, lo que veo es ms conmocin. Esto es una tragedia.


Laith Shubeilat, ingeniero, es un reconocido y respetado poltico adscrito al islamismo democrtico jordano que ha estado encarcelado en repetidas ocasiones por sus abiertas crticas contra la monarqua jordana. Fue elegido al Parlamento en 1984 desde donde intent promover sin xito una lnea reformista que finalmente le cost la persecucin poltica y la crcel. Elegido presidente del Colegio de Ingenieros Jordanos, y dentro del papel movilizador que han tenido tradicionalmente las asociaciones profesionales jordanas, ha participado activamente en iniciativas antinormalizacin como al Comit contra el Sionismo y el Racismo, particularmente desde que se firmara el Tratado de Paz Jordano-Israel de 1994. Asimismo, se posicion firme y pblicamente contra el embargo internacional impuesto a Iraq y contra la guerra y la ocupacin de ese pas.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/news/mee-interviews-laith-shubeilat-711229830#sthash.I7vLeoZr.dpuf



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter